Fundación Bangassou - La Fundación


 
 
 

Contador de visitas:

 
 

Hora:

Carga contenedores 2015

 

Queridos amigos y colaboradores: El sábado día 7, como estaba previsto, se

cargaron los dos contenedores de ayuda humanitaria que anualmente envía la

Fundación Bangassou a la Rep. Centroafricana, para paliar, en la medida de

lo posible, las grandes necesidades y falta de los productos de primera

necesidad que hay en aquel país y en la Diócesis de Bangassou, adonde va

destinado el material.

Desde el principio, la afluencia fue muy numerosa, hasta el punto de que los

churros y el chocolate que trajo Sergio y que habitualmente duran hasta

media mañana, volaron en cuestión de una hora.

A continuación, el Pater Rafael,  bendijo a todos los que estábamos allí, lo

que íbamos a cargar y nos alentó a que siguiéramos realizando este magnifico

trabajo por los demás sin esperar más recompensa que el trabajo bien hecho y

la ayuda a los más necesitados.

Uno de los contenedores se retrasó un poco en llegar pero cuando lo hizo ya

había esperando un montón de brazos para empezar a llenarlo.

Y así fueron pasando las horas hasta que al filo de las 16,30, se dieron por

concluidas la tarea de la carga poniendo un broche final con el cierre de

los mismos y las  degustación de unos magníficos bocadillos de Bocadi que

hicieron las delicias de todos los asistentes, incluidos de los conductores

de los camiones que no daban crédito a la cantidad de cosas que habíamos

conseguido meter y que nos felicitaron por ello.

Desde aquí, daros las gracias a todos los que de una u otra manera, habeis

colaborado con la Fundación para hacer posible el envío de los "Contenedores

de la alegría y la solidaridad" como los llama Juanjo. Sin todos y cada uno

de vosotros, esto no hubiera sido posible. Sin vuestra ayuda inestimable,

sin vuestras oraciones y sin vuestros ánimos os aseguro que no hubiera sido

posible.

Gracias a los fieles que sábado a sábado y miércoles a miércoles no han

querido dejar de poner su granito de arena.

Gracias a los que estaban siempre en la retaguardia para hacer posible lo

imposible.

Gracias a los que han gestionado los contenedores, han mandado sus propios

vehículos a los confines de España o nos han facilitado todos los cartones y

maderas para embalarlo todo.

Gracias a todos los que con una generosidad extrema, han donado aquello que

le hemos pedido porque Juanjo lo necesitaba allí para su gente y para salvar

muchas vidas de niños.

Gracias a los que han dedicado muchas horas de su tiempo libre a hacer

posible que todo lo que Juanjo había pedido, estuviera listo para el día de

la carga.

En fin, un GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS con mayúsculas, porque ya no me quedan

más palabras para poder agradecer a la fiel retaguardia de la Fundación,

todo lo que hace, como lo hace y como lo vive.

Sois un ejemplo de dignidad, amor y solidaridad.

Con vosotros, la Fundación  va a donde haya que ir y sin vosotros no vamos a

ningún lado.

Un abrazo enorme para todos y cada uno de vosotros.

Miguel Aguirre.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)






 
Esta web utiliza cookies. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Para obtener más información sobre cookies haz click aquí.Aceptar