Fundación Bangassou - Prensa escrita

Buscar:
Buscar
 

 
 
Calendario:
ir a calendario
 

Contador de visitas:

Hora:

 
 
 
 

EL OBISPO DE BANGASSOU PRESIDIÁ LA COMIDA BENÉFICA DEL 9 DE MARZO

cordobahoy

     La idea es recaudar fondos para construir en la diócesis de la República Centroafricana un centro de costura para jóvenes viudas víctimas de la guerra
     El propio obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre Muñoz, estará presidiendo el próximo 9 de marzo la comida anual de la Fundación del mismo nombre, a modo de acto benéfico para la ayuda al misionero cordobés. Será en el Real Círculo de la Amistad, a partir de las 14.00 horas, y tiene un coste de 40 euros, según ha informado el presidente de este organismo, Miguel Aguirre.

     Durante el evento, habrá actuación de los antiguos tunos universitarios de Córdoba y se abrirá, igualmente, al público una exposición-venta de artículos africanos y donados por los colaboradores de la Fundación.

     El proyecto elegido para financiar con este acto benéfico es la construcción de un centro de costura para jóvenes viudas víctimas de la guerra que asola a la República Centroafricana, a la que pertenece las diócesis de Bangassou.

      Las invitaciones se venden en los sitios habituales, es decir en la sede de la Fundación situada en la Avenida de América, 19; en la tienda de peletería de Elisa García de la calle Sevilla, número 9; en la librería Monte Sionde la Plaza de los Carrillos o en en la portería del Círculo de la Amistad durante todo el día.

      La Fundación ha hecho un llamamiento a los voluntarios que deseen colaborar ese día para servir las mesas y que se apunten en el enlace https://goo.gl/forms/nWsO90SRDivtNVXg2.

 

(LEER LA NOTICIA COMPLETA HACIENDO CLICK AQUÍ)

El terror vuelve a Bangassou

El obispo Juan José Aguirre alerta de la llegada a Bakouma de 3.000 mercenarios, y de la huída de la población civil a la selva

 

     El obispo Juan José Aguirre ha lanzado mediante un mensaje una alerta de lo que califica de “crisis humanitaria que debe ser conocida”, consistente en la llegada a Bakouma, una localidad situada a 140 kilómetros de Bangassou de 3.000 mercenarios que han sembrado el terror en la población.

     Como explica Aguirre en su mensaje, estos mercenarios están “muy bien armados” y disponen de “coches nuevos, armas de guerra, logística; hasta los trajes y las botas son nuevas”, por lo que se pregunta el prelado que “quién los ha armado y traído”. Entre las acciones desarrolladas hasta ahora destaca el saqueo de la misión católica en la noche del 31 de diciembre, lo que obligó a la población a exiliarse, porque entre sus objetivos están los centros religiosos. Al imán de la ciudad lo han asesinado y el párroco logró salvar su vida por minutos al escapar de la ciudad.

     El panorama existente en la actualidad en Bakouma es de desolación, como explica el obispo de Bangassou al señalar que hay “miles de personas en la selva, huyendo”. A esta labor contribuye a diario de forma tan decidida como arriesgada el camión Iveco proporcionado desde Córdoba por la Fundación Bangassou, que cargado de personas logra ponerlas a salvo de una muerte más que segura. Aguirre detalla que en el camión se rescatan a las familias y a los adultos, mientras que los niños no acompañados van al orfanato.

     Bakouma vive ahora en un compás de espera, ya que el mediador enviado de la Minusca (Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en la República Centroafricana) ha dado a los mercenarios tres días para que se retiren de la ciudad. La negociación no es nada fácil, debido a que el líder de estos paramilitares se encuentra a 800 kilómetros de distancia y hay que hablar con él a través de un teléfono por satélite. “Si no quieren, no sabemos qué pasará”, afirma Aguirre con toda crudeza.

     ¿Cuál es el objetivo de estos paramilitares? El obispo de Bangassou señala en su carta que la finalidad de esta ocupación no es otra que dividir Centroáfrica en dos zonas, “para que los musulmanes del África central se concentren en el nuevo país”. La operación, además, está respaldada por otros países que apoyan a los mercenarios con armas y logística.”Mientras, el ejército centroafricano sigue sin armas porque continúa el embargo de armas sobre Centroáfrica desde hace cinco años”.

 

(LEER LA NOTICIA COMPLETA AQUÍ)

El obispo de Bangassou denuncia una nueva ola de violencia en este país

El cordobés Juan José Aguirre está acogiendo en su diócesis a numerosas personas que huyen de la barbarie de 3.000 mercenarios

 

   El obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, lleva desde el 31 de diciembre acogiendo en su diócesis a numerosas personas que huyen desdeBakouma, a 140 kilómetros donde él desarrolla su misión religiosa en la República Centroafricana, debido a que ha sido arrasada la misión católica de esta ciudad tras la llegada de unos 3.000 mercenarios, reclutados en Chad y Sudán.

   Según relata Aguirre, estos mercenarios han obligado a la población a exiliarse y han matado al imán de la ciudad. El párroco ha salvado la vida por minutos y miles de personas en la selva huyen. «Cada día desde Bangassou vamos a recoger a personas. Los niños no acompañados los alojamos en el orfanato. El negociador venido de la Minusca les ha dado tres días para retirarse de Bakouma. Quieren dividir Centroáfrica en dos para que los musulmanes del África central se concentren en el nuevo país. Algunos países extranjeros están apoyando con armas y logística esta situación. Mientras, el ejército centroafricano sigue sin armas porque continúa el embargo de armas sobre Centroáfrica desde hace 5 años», cuenta Juan José Aguirre.

     «Un camión desde Bangassou no para de dar de viajes, lleno a rebosar, trayendo gente desde Bakouma, para ponerse a salvo», añade.

 

(LEER LA NOTICIA COMPLETA HACIENDO CLICK AQUÍ)

El Obispo de Bangassou lanza un mensaje de esperanza en su carta de Navidad a la Fundación

Juan José Aguirre utiliza la imagen de la Virgen de las Angustias de Córdoba para desgranar la situación en la República Centroafricana y por extensión en buena parte del continente

 

     El pasado día 20, el obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre remitió una carta de Navidad a los miembros de la Fundación en favor de esta país centroafricano para desvelar la situación que se vive en aquel rincón del mundo, que no deja de ser de horror por la crudeza de la guerra y de la violencia con toques de esperanza hacia un futuro en el que musulmanes y no musulmanes puedan convivir en paz y que tiene su reflejo en los niños. Es una carta dirigida a los miembros de la fundación, que han querido, a su vez, hacerla extensible a todos los cordobeses y cordobesas y más allá de las fronteras provinciales.

     Monseñor Aguirre utiliza la imagen de la Virgen de las Angustias de Córdoba para ir narrando, usando cada una de las cinco lágrimas que le corren por el rostro a modo de imagen sobre un caso concreto de los sucesos de la República Centroafricana, donde se enmarca su valiente Obispado. Son lágrimas, según Aguirre, que reflejan las dos caras del misterio de Cristo: Vida en el pesebre y muerte en la Cruz. "Yo la llamo la Virgen de las cinco lágrimas, pero se llama con un nombre que habla de Quinta Angustia. He pensado siempre que llora con cinco lágrimas porque tiene cinco razones. Me quedo recordando esas 5 lágrimas, como cinco gotas de lluvia", señala en su carta.

     "Una primera lágrima viene a Centroáfrica y puede llamarse Ismail. Su madre se enfermó después del parto y murió a los pocos días. A Ismail lo trajeron a Bangassou en una bicicleta por una ruta plagada de mercenarios, envuelto en trapos. Lo acogimos en el orfanato 'Mama Tongolo' de Bangassou que sostiene la Fundación Bangassou de Córdoba porque quien acoge a un niño, acoge al mismo Dios. Niño huérfano de padres y de futuro. Como el de Belén, niño sin cuna, niños con cruz. Ahora él tiene dos años y también está enfermo. Ayer lo vi en el hospital con una sonda nasogástrica en estado comatoso. Una camita tierna ha sustituido el pesebre, pero nadie ha podido sustituir su cruz. Ojalá que llegue a la misa de Navidad, que es aquí el símbolo más visible de las fiestas. Por eso su madre llora".

Los Herodes sanguinarios

     Y sigue en su carta para desvelar el nombre de ciertos sanguinarios asesinos que campan a sus anchas por el continente negro obviando el valor de la vida con sus actos:

     "La segunda lágrima podría ser por todos los Herodes que merodean las selvas africanas matando gente. Es necesario poner a nuestras Navidades un poco de suelo, de estar tierra con tierra, poner doble ración de realidad porque la mitad de nuestro planeta no tendrá Navidad. Esos Herodes aguerridos, crueles, que pegan fuego a una choza sin pensar en la familia que está dentro y que va a acabar calcinada, ésos que campan a sus anchas en vez de estar ya en el Tribunal Penal Internacional, esos Herodes sin consciencia pagados por países llamados civilizados para sembrar el terror, son los que han atacado hace unos días el campo de 26.000 desplazados de Alindao, a 200 kilómetros de Bangassou. Alí Darass se llama uno de ellos. Es del Níger y siembra la muerte en Centroáfrica. Por eso la madre llora".

     Y no todo es tan negativo. La tercera lágrima, como va desgranando el obispo cordobés, habla de esperanza en la figura de los niños.

     "Una tercera lágrima va a ser de alegría. Ha visto cómo niños musulmanes y no musulmanes van por miles a las escuelas católicas, saltando protocolos de seguridad, jugando con el peligro e inventando razones para estar juntos. Niños que desafían la gravedad de sus adultos, niños que miran la vida con otros ojos, niños vestidos de uniforme azul que siguen riendo incluso cuando un grupo de gente armada haciendo patrullas les pasa a unos metros. Ni los miran pues ellos están a lo que están. Se sientan en la misma banca y aprenden a leer juntos. Es un desafío a riesgo, una osadía de niños que quieren la paz. Niños y niñas, musulmanes y no musulmanes en una misma amalgama de futuro. Niños de padres verdugos que juegan junto a niños de padres víctimas, incluso de padres asesinados. Nos enseñan el lado bueno de las cosas. Muestran sus blancos dientes cuando le pides una foto porque están contentos. La escuela es el futuro. Por eso la madre llora, esta vez de alegría".

     La penúltima alude a las consecuencias de la guerra y el miedo. Las riadas humanas que se ven obligadas a huir de sus hogares ante la inseguridad y la amenaza constante de muertes que pueden cobrar forma de espanto.

     "Hay una cuarta lágrima que corre por sus mejillas, la más larga hasta la comisura de sus labios. Se trata de los 650.000 centroafricanos/as que han tenido que huir de sus hogares, como ellos mismos, María y José tuvieron que huir de la furia de Herodes y sus esbirros para escapar de una muerte segura. En Egipto encontraron refugio. Aquí en Bangassou tenemos 6 campos de desplazados, de gente que ha perdido todo y a los que les queda solamente la vida, que no es poco. Pero la vida sin dignidad es más dura, sin pan se hace penosa, sin salud la moral se hunde y sin esperanza las ganas de vivir se diluyen. Al lado de Bangassou hay 9.000 no musulmanes que han huido de Nzacko donde había una misión floreciente, ahora completamente destruida. En nuestro Seminario menor, junto a nuestra catedral tenemos acogidos a 2000 musulmanes salvados de milagro de una muerte por bala o degollamiento. La vida de los desplazados, huidos o echados de sus tierras es abrumadora. En el continente son millones. Los que quieren llegar a Europa son el 1% del total. El resto lo tienen muy crudo. Por eso la madre llora".

     Finalmente, está la lágrima de la calma tras la tormenta. Algo que en Bangassou sigue siendo más un deseo que una realidad.

     "La quinta lágrima es la lágrima que sale de sus ojos en todas las guerras. Como Dios, también la Virgen llora en las guerras. Pero también lloran cuando se acaban y llega la paz, cuando la gente vuelve a pasear tranquila, vuelve a los campos y al mercado, vuelven a contarse chismes junto al brocal del pozo sin miedo a agresiones y violencias. Esta Virgen de Navidad llena de promesas de Paz, es la que os deseo a todos los que formáis parte de la Fundación Bangassou y colaboráis con ella. Que, en 2019, aunque sigan fluyendo sus cinco lágrimas, oasis de paz lleguen a Centroáfrica y a Bangassou y nos abran las puertas de un futuro mejor".

 

(LEER LA NOTICIA COMPLETA HACIENDO CLICK AQUÍ)

Una catedral de refugiados musulmanes

Los obispos de Bangasou, en Centroáfrica, protegen de la muerte a un millar de personas de los grupos antibalakas 

     El conflicto bélico de la República Centroafricana puede que sea el más olvidado del mundo, pero no en España, donde ni siquiera llega a esa categoría. Ni ha estado en la agenda de los medios ni lo ha conocido la opinión pública española, a pesar de que en este país del tamaño de la península ibérica hay un contingente militar nacional desplazado y varios religiosos que actúan de escudos humanos entre facciones.

     Dos de ellos son un cordobés y un burgalés, Juan José Aguirre y Jesús Ruiz, obispo y obispo auxiliar de Bangassou, una pequeña ciudad situada al este del país, donde su catedral, la de San Pedro Claver, alberga hoy a algo más de un millar de refugiados musulmanes para no ser asesinados por facciones antibalakas, surgidas en un principio entre la población cristiana y animista como reacción a los crímenes de una alianza musulmana radical: los selekas.

"Esto no es un conflicto religioso"

     Jesús Ruiz, misionero comboniano, fue nombrado hace poco auxiliar de esta ciudad de no más de 35.000 habitantes. Al habla con este diario por vía telefónica, hace una primera valoración muy aclaratoria: "Está claro que esto no es un conflicto religioso, es económico y político, tenemos uranio, oro, diamantes y petróleo; aquí está entrando Rusia con mucha fuerza, China ya está y Francia parece que quiere volver a estar como antes, y hay 17 grupos armados pagados por Arabia Saudí, Chad y Sudán, mientras que el ejército nacional está sometido a un embargo de armamento".

     La última década ha sido especialmente sangrienta en este país situado en el corazón de África. Su población es en mayoría cristiana y animista, pero una minoría musulmana, en buena parte proviniente de Chad y Sudán, comenzó a asentarse en los pastos del norte. Con el tiempo, el maltrecho equilibrio se rompió y surgió una alianza musulmana, los selekas, que arrasaron medio país y llegaron a la capital, Bangui, donde aún hoy controlan uno de sus distritos.

La alianza musulmanas de los selekas

     A los selekas, que llegaron a culminar un golpe de Estado, le surgieron los antibalakas y a éstos, otras facciones. "Grupos sanguinarios", los define el obispo auxiliar. Miles de muertos, limpieza étnica, una cuarta parte de la población desplazada y unas condiciones económicas que hacen que Centroáfrica sea uno de los peores países del mundo para nacer, según Unicef.

     Hace un año, los antibalakas de Bangassou se rebelaron contra los musulmanes, casi 2.000 personas de esta religión tuvieron que refugiarse en una mezquita, donde cayó asesinado su imán. Fue, entonces, cuando el obispo Juan José Aguirre, un cordobés de valor de titanio, se interpuso entre ambos bandos y llevó a los musulmanes hasta la catedral, donde aún hoy se encuentran más de un millar.

     Jesús Ruiz explica que la situación ahora en la ciudad es más tranquila, los refugiados pueden salir de la catedral a comprar, a estudiar al liceo y hacer algo de vida, pero el conflicto sigue latente en muchas zonas del país. En mayo, un grupo armado de los selekas entró en un Alindao, una población cercana, y asesinó a varias decenas de personas, entre éstas a dos sacerdotes católicos. Sí tienen dos parroquias situadas al este por las que muestra su preocupación, porque se encuentran en una zona que una facción islamista quiere recuperar.

     La principal queja del obispo auxiliar es contra la actuación, o para ser más claro, la no actuación, de las fuerzas desplegadas por las Naciones Unidas y contra la "hipocresía" internacional. "Ya son cinco años, los cascos azules de Naciones Unidas son meros espectadores, no actúan, son testigos de las matanzas", explica el obispo burgalés.

     Uno de los problemas añadidos es que apenas hay oenegés sobre el territorio, muchas zonas les están directamente vedadas y otras son tan peligrosas, sobre todo las del este, que los voluntarios no pueden entrar. La Iglesia es casi la única fuerza de paz que actúa, aunque con la asunción de un gran riesgo para los religiosos. "No puedo sino mostrar nuestra indignación frente a la pasividad de las naciones unidas y la hipocresía internacional", indica.

 

(LEER LA NOTICIA COMPLETA HACIENDO CLICK AQUÍ)

El Gobierno vasco concede el Premio René Cassin al obispo de Bangassou

eldiadecordoba

El misionero cordobés Juan José Aguirre es distinguido con este reconocimiento como defensor de los derechos humanos

     El Gobierno vasco ha reconocido con el Premio René Cassin al misionero cordobés Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, como activista y defensor de los derechos humanos por la labor que realiza en la República Centroafricana. También recogerá esta distinción el fundador de la Asociación pro Derechos Humanos de la Infancia (Prodein), José Palazón. El lehendakari, Iñigo Urkullu, entregará el premio el próximo 10 de diciembre con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos.

     Según el fallo del jurado, son "dos personas imprescindibles que han tomado en sus manos la suerte de los más débiles frente a la exclusión, la incomprensión, la enfermedad, la marginación, la ruina económica, la soledad y la persecución".

     Juan José Aguirre (Córdoba, 1954) lleva casi 40 años en la República Centroafricana, donde predica su fe y realiza una importante labor humanitaria. En los años 80 llegó como misionero comboniano y en 2000 fue ordenado obispo de la Diócesis de Bangassou , desde donde desarrolla una importante labor de atención y promoción  social apoyado por la Fundación Bangassou. Ha impulsado comités para el entendimiento entre distintas religiones y trabajado por la mejora de las condiciones de vida de las mujeres.

AGUIRRE LLEGÓ EN LOS AÑOS 80 CON LA ORDEN DE LOS COMBONIANOS A LA REPÚBLICA DE CENTROÁFRICA

     El premio lo otorga anualmente la Secretaría General de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Gobierno vasco y recuerda al jurista y juez francés René Cassin, redactor principal de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, galardonado en 1968 con el Premio Nobel de la Paz. La trágica experiencia de la I Guerra Mundial le marcó profundamente, convirtiéndose en un defensor de los antiguos combatientes y las víctimas de la contienda.

    Este galardón, que tiene una dotación de 12.000 euros, está dirigido a personas físicas y entidades sin ánimo de lucro con el fin de reconocer públicamente su trayectoria personal o profesional como testimonio de su compromiso en la promoción, defensa y divulgación de los derechos humanos.

     Para la concesión de este premio, el jurado valora la implicación prolongada de la persona o personas propuestas en el ámbito de los derechos humanos en el que desarrollen o hayan desarrollado su actividad; la relevancia intrínseca de la actuación realizada en el desarrollo de los valores de los derechos humanos y la repercusión e influencia, tanto en la sociedad vasca como en la esfera internacional, de laactuación o trayectoria desarrollada por la persona o personas propuestas.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Bangassou, con Mozambique

diariocordoba

El contenedor de ayuda que suele enviar la fundación Bangassou a República Centroafricana cambia su destino este año, rumbo al otro país africano Allí tiene su misión el religioso cordobés Pablo Ostos

     El contenedor con materiales de primera necesidad que envía todos los años la fundación Bangassou a República Centroafricana, a la región donde desarrolla su misión el misionero cordobés Juan José Aguirre. este año por primera vez cambiará su destino y no irá a esta república, sino a Mozambique. El director de esta fundación, Miguel Aguirre, explica que el motivo del cambio de decisión es el clima bélico y violento que se ha instaurado desde hace años en la empobrecida República Centroafricana, lo que no da garantías para que esta ayuda llegue a su destino. «Ya el año pasado tuvimos problemas y el contenedor quedó parado en la capital, Bangui, y desde allí hemos tenido que ir trasladando poco a poco la carga del contenedor a Bangassou, gracias a la colaboración de Cruz Roja y Médicos sin Fronteras. Por eso, este año, como no queremos que se pierda esa solidaridad tan grande que hay en Córdoba y España, pues hemos vuelto a preparar un contenedor que irá para la misión que realiza otro misionero comboniano cordobés, Pablo Ostos, en Mozambique», indica Aguirre. El contenedor incluye 4.000 kilos leche en polvo, 1.000 litros de aceite de oliva, más de mil kilos de neumáticos, dos soldadoras eléctricas, material escolar y sanitario, máquinas de coser, telas, ropa, calzado o colchones. «Si todo va bien el contenedor podría llegar para navidades a Mozambique», añade Miguel Aguirre. Al margen de esta actividad, la fundación sigue vendiendo lotería para poder enviar medicamentos a Bangassou.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Treinta contenedores de solidaridad viajan desde Córdoba a Bangassou

sevilla.abc

Más de dos meses de trabajo han sido necesarios para recopilar y cargar los tráileres que llegarán a la zona de trabajo del Obispo Juan José Aguirre

      Alimentos, medicinas, material sanitario, de higiene y también escolar viajan camino de África en los treinta contenedores que ha preparado la Fundación Bangassou con ayuda de decenas de voluntarios. Esta es una ayuda que se envía de forma anual desde la institución, con sede en Córdoba, y que llega a la República Centroafricana donde el obispo Juan José Aguirre realiza su labor humanitaria.

      Más de dos meses de trabajo han sido necesarios para recopilar y cargar los tráileres que van a llevar, con todo el material, kilos de esperanza por salvar vidas y mejorar algunas de las condiciones que padece la población en esas zonas. Hace unos días, tras finalizar con la carga de todas las donaciones, partía el último.

       Desde la nave de la Fundación, ubicada en el polígono de Las Quemadas, los voluntarios han contribuido al orden y clasificación de las aportaciones que iban llegando tanto de particulares como de empresas a las que desde la organización ha querido agradecer el gesto. «Me viene a la memoria un montón de gente a la que agradecer su ayuda, desde empresas colaboradoras que han donado lo que han podido hasta los que sólo han podido dedicar unas horas a esta magna tarea», se puede leer en las redes sociales de la Fundación Bangassou.

     Ya desde septiembre se hacía un llamamiento a la colaboración especificando que eran necesariosalimentos como legumbres, pasta y aceite de oliva. Asimismo se pedían máquinas de coser que funcionaran sin necesidad de corriente eléctrica y material para higiene como jabón para la ropa y para la ducha. Por contra se informaba de que no era necesaria ropa debido a la generosa donación del año pasado.

      El misionero comboniano y obispo de la Diócesis de Bangassou, Juan José Aguirre, ha puesto en marcha varios proyectos de asistencia sanitaria, educación y pastoral en una de las zonas más devastadas de África por la violencia y la pobreza. A través de su Fundación, promovida por familiares y amigos, se gestionan y canalizan las ayudas que se envían para apoyar su labor.

     Sobre el gran apoyo que recibe la fundación y la causa de Monseñor Aguirre, expresan su agradecimiento a voluntarios y entidades reconociendo que son «imprescindibles, la retaguardia, los que nunca fallan». Y los que además hacen este trabajo «con la alegría propia de quien sabe que hace una magnífica obra para ayudar a los demás».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Obispo denuncia que hay una “masacre de cristianos” en República Centroafricana

aciprensa

    Tras el ataque contra la Catedral de Alindao (República Centroafricana) que dejó decenas de muertos, Mons. Aguirre, Obispo de Bangassou, ha asegurado que “no sólo hay que denunciar la masacre de cristianos” sino también “preguntarse por qué sucedió” este ataque realizado por exrebeldes Seleka.

     El jueves 15 de noviembre, 42 personas fallecieron en un ataque contra la Catedral del Sagrado Corazón en Alindao, alcanzando también alcanzó un campo de refugiados cercano. Entre los fallecidos se encuentran el Vicario General de la diócesis, Abad Blaise Mada y el P. Celestine Ngoumbango.

      Actualmente todos cooperantes han sido evacuados y tan sólo se han quedado con la población el Obispo de la diócesis, Mons. Cyr-Nestor Yapaupa, y tres sacerdotes.

     Según diversos medios, este ataque estaba dirigido contra los cristianos y fue orquestado por exrebeldes Seleka de las UPC, siglas de “Unité pour la Paix en Centrafrique”, que son eminentemente musulmanes y enfrentados históricamente con los rebeldes anti-balaka.

      Las UPC son unas milicias que nacieron tras una escisión de los rebeldes Seleka y se instalaron en la zona de Alindao hace cinco años. Están bajo las órdenes del general Ali Drarassa.

      Mons. Juan José Aguirre aseguró a la agencia vaticana Fides que “no solo hay que denunciar la masacre de los cristianos. Hay que preguntarse por qué sucedió”.

      El Prelado explicó que “el acontecimiento que desencadenó la masacre fue el asesinato de un mercenario nigeriano de las UPC”, y explicó que la mayoría de los miembros de este grupo proceden de países vecinos como Níger.

      Los rebeldes de las UPC están instalados en la zona occidental de la ciudad de Alindao, y la misión católica está en el este, donde según explicó Mons. Aguirre, “hay un campo de desplazados para no musulmanes, que acoge a unas 26 mil personas”.

       Mons. Aguirre explicó a la agencia Fides que “las represalias fueron terribles. Los hombres de Ali Darassa atacaron, saquearon e incendiaron el campamento de desplazados y mataron a mujeres y niños e incendiaron la catedral donde mataron a los dos sacerdotes”.

     “Inmediatamente después, los mercenarios de las UPC dejaron entrar a la parte oriental de Alindao a grupos de jóvenes musulmanes de la parte occidental que saquearon la casa episcopal y prendieron fuego al presbiterio y al centro de Cáritas. Vi algunas fotos. De estas estructuras solo quedan las paredes calcinadas", aseguró el Prelado.

    Además, según las declaraciones del Obispo de Bangassou, el personal de las ONGs que trabajan en Alindao fue evacuado.

     “Todos se fueron, excepto Mons. Cyr-Nestor Yapaupa, Obispo de Alindao, y tres sacerdotes que quisieron permanecer cerca de la población. Hablé con ellos, están agotados, pero tuvieron la fuerza suficiente como para enterrar a los dos sacerdotes mártires y a las 42 personas masacradas en el campo de acogida”, subrayó el Prelado.

     Además explicó que es probable que en los próximos días el Arzobispo de Bangui, Cardenal Dieudonné Nzapalainga, visite Alindao.

     El Prelado dijo que "no podemos limitarnos a denunciar estas masacres. Tenemos que llegar al fondo de lo que está ocurriendo en República Centroafricana”.

     Señaló que “grupos como la UPC están formados por mercenarios extranjeros que han estado ocupando nuestro territorio desde hace cinco años. Están pagados por algunos países del Golfo y dirigidos por algunos países africanos vecinos. Entran por el Chad a través de Birao, con armas vendidas a Arabia Saudita por los Estados Unidos. Quieren dividir República Centroafricana alimentando el odio entre musulmanes y no musulmanes”.

     “De esta manera pueden aprovechar y saquear las riquezas del país, como el oro, los diamantes y el ganado. Pero sobre todo algunos países extranjeros y no africanos quieren utilizar República Centroafricana como puerta de entrada a la República Democrática del Congo y al resto del continente, manipulando el islam radical. Este es el juego detrás de la masacre de Alindao”, declaró el Obispo.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Tras la matanza de Alindao: todos meten mano en Centroáfrica… y la ONU se plantea irse

alfayomega

       Dos nuevos países se han sumado al conflicto que desde hace cinco años intenta islamizar y romper en dos la República Centroafricana: Nigeria, mediante los pastores nómadas que se han unido al grupo seleka que el fin de semana asesinó a 40 personas en Alindao, y Rusia, que apoya al Gobierno central. Mientras –alerta monseñor Juan José Aguirre–, la ONU está valorando sacar del país a los cascos azules por su ineficacia

    «Nos fastidia enormemente que Centroáfrica no pueda hacer nada y esté controlada por extranjeros». Es una de las primeras reacciones de monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, después de la masacre que el fin de semana acabó con la vida de más de 40 personas en Alindao, al sur de la República Centroafricana. Entre los fallecidos están el vicario general de la diócesis, Blaise Mada, y el padre Celestine Ngoumbango. Con ellos, el número de sacerdotes asesinado en los últimos ocho meses en el país asciende a siete.

      El ataque fue perpetrado por miembros de la Unidad para la Paz en Centroáfrica (UPC), un grupo escindido de las milicias de mercenarios musulmanes seleka. En represalia por el asesinato el jueves de uno de sus miembros, atacaron kalashnikov en mano la catedral y un campo de desplazados cercano, en el que vivían 26.000 personas. Los restos del padre Ngoumbango fueron hallados el domingo, totalmente calcinados, en una de las casas del campo.

       «La gente huyó, abandonando sus casas, y muchos musulmanes entraron en el arzobispado, lo saquearon y quemaron la casa sacerdotal –narra el obispo, de origen cordobés–. También prendieron fuego a la catedral, pero solo destrozaron una parte. Han rodeado el campo de desplazados y no dejan entrar a nadie. Ahora están saqueando la casa de Cáritas y los distintos edificios de la diócesis».

Desde Chad y Níger

      Cuando monseñor Aguirre habla de extranjeros, la acusación es muy amplia. Los seleka, que hace cinco años lograron el control de más de la mitad del país, proceden del Chad y «están armados por Arabia Saudí y los países del Golfo».

     Ahora, a los escindidos UPC se han unido además «muchos peuls, pastores itinerantes que vienen de Níger». Los ataques de estos pastores nómadas son un problema desde hace ya varios años en Nigeria, donde la Iglesia ha advertido de que entre ellos  se están infiltrando miembros de Boko Haram, después del debilitamiento del grupo islamista en el norte.

Partida de ajedrez en la ONU

     Desgranando todavía la injerencia extranjera en su país de adopción, el obispo comboniano critica que se sigan presentando estas carnicerías como un conflicto entre grupos musulmanes (30 % de la población) y no musulmanes (70 %). «Lo que hay debajo de todo –explica– es la agenda escondida de países de fuera para introducir el islam radical en Centroáfrica, y que de ahí pase a la República Democrática del Congo y a toda la región. Quieren dividir el país en dos partes, pero nosotros no estamos de acuerdo».

   Su ciudad, Bangassou, se convertiría en la capital de la zona musulmana. «Los países fundamentalistas están ensañándose como depredadores contra toda África, intentando llevar al extremo su guerra para controlar todo el continente».

    Esta estrategia de dividir el país –denuncia– cuenta con el apoyo de Francia y de la Unión Europea. «Esta trama se está jugando en la ONU como una partida de ajedrez, y sin entenderlo no se puede comprender la carnicería del otro día».

      No se trata solo del afán de proselitismo de los países islamistas. También del control de «todas las materias primas que atesora el continente: el oro, los diamantes, el manganeso, el wolframio, y el coltán, que se usa para hacer drones y misiles teledirigidos».

Rusia suple a los cascos azules

      Uno de los últimos actores en llegar es la Rusia de Putin, a quien el presidente, Faustin-Archange Touadéra, pidió ayuda. «Desde hace un año y medio están armando a las Fuerzas Armadas del Gobierno. Sabemos que Putin no es una hermanita de la caridad, pero son los que nos han ayudado» a que el control de las Fuerzas Armadas se extienda a cuatro partes del país, incluido Bangassou. «Allí donde llegan, escoltadas por diez o doce rusos, las tensiones se desinflan».

     De todas las fuerzas exteriores que intervienen en el país, las únicas que apenas lo están haciendo son precisamente las que tienen este cometido: los cascos azules de la Misión Unidimensional Integrada de las Naciones Unidas para la Estabilización en la República Centroafricana (MINUSCA). En Alindao, no hicieron nada para detener a los atacantes.

     «Cada país que envía soldados –explica monseñor Aguirre– lo hace con un contrato diferente. Los burundeses y ruandeses sí entran en combate cuando estos desalmados cometen una barbarie. Pero otros se retiran y se quedan en su base hasta que todo termina». Es el caso de los pakistaníes, los egipcios y, en esta última masacre, los mauritanos. «Según su contrato, están en el país pero solo luchan si los atacan a ellos».

      Esta ineficacia ha hecho que la población mire a los cascos azules con repulsa, y podría poner fin a su presencia en el país. Hace unos días la ONU no dio permiso para prolongar su presencia, y a mediados de diciembre se decidirá si abandona Centroáfrica.

Miles de personas en la selva

     Mientras esta cuestión se dirime, los habitantes del campo de desplazados de Alindao llevan ya varios días escondidos en la selva. «Imaginaos cómo estarán las familias, las mujeres: sin comida ni bebida, y con un miedo enorme en el cuerpo». El obispo de Bangassou no cree que lleguen a pedir ayuda hasta su ciudad, donde 2.000 musulmanes llevan ya año y medio refugiados en su residencia para protegerse de la violencia del grupo contrario, los anti-balaka.

     En Alindao, solo quedan como representantes de la Iglesia el obispo, Cyr-Nestor Yapaupa, y tres sacerdotes jóvenes para no perder totalmente los edificios. «La ONU ha sacado de la zona a todas las ONG y a muchas personas que trabajaban allí, y los demás sacerdotes huyeron a un centro de salud cercano».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Tras la matanza de Alindao: todos meten mano en Centroáfrica… y la ONU se plantea irse

alfayomega

       Dos nuevos países se han sumado al conflicto que desde hace cinco años intenta islamizar y romper en dos la República Centroafricana: Nigeria, mediante los pastores nómadas que se han unido al grupo seleka que el fin de semana asesinó a 40 personas en Alindao, y Rusia, que apoya al Gobierno central. Mientras –alerta monseñor Juan José Aguirre–, la ONU está valorando sacar del país a los cascos azules por su ineficacia

    «Nos fastidia enormemente que Centroáfrica no pueda hacer nada y esté controlada por extranjeros». Es una de las primeras reacciones de monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, después de la masacre que el fin de semana acabó con la vida de más de 40 personas en Alindao, al sur de la República Centroafricana. Entre los fallecidos están el vicario general de la diócesis, Blaise Mada, y el padre Celestine Ngoumbango. Con ellos, el número de sacerdotes asesinado en los últimos ocho meses en el país asciende a siete.

      El ataque fue perpetrado por miembros de la Unidad para la Paz en Centroáfrica (UPC), un grupo escindido de las milicias de mercenarios musulmanes seleka. En represalia por el asesinato el jueves de uno de sus miembros, atacaron kalashnikov en mano la catedral y un campo de desplazados cercano, en el que vivían 26.000 personas. Los restos del padre Ngoumbango fueron hallados el domingo, totalmente calcinados, en una de las casas del campo.

       «La gente huyó, abandonando sus casas, y muchos musulmanes entraron en el arzobispado, lo saquearon y quemaron la casa sacerdotal –narra el obispo, de origen cordobés–. También prendieron fuego a la catedral, pero solo destrozaron una parte. Han rodeado el campo de desplazados y no dejan entrar a nadie. Ahora están saqueando la casa de Cáritas y los distintos edificios de la diócesis».

Desde Chad y Níger

      Cuando monseñor Aguirre habla de extranjeros, la acusación es muy amplia. Los seleka, que hace cinco años lograron el control de más de la mitad del país, proceden del Chad y «están armados por Arabia Saudí y los países del Golfo».

     Ahora, a los escindidos UPC se han unido además «muchos peuls, pastores itinerantes que vienen de Níger». Los ataques de estos pastores nómadas son un problema desde hace ya varios años en Nigeria, donde la Iglesia ha advertido de que entre ellos  se están infiltrando miembros de Boko Haram, después del debilitamiento del grupo islamista en el norte.

Partida de ajedrez en la ONU

     Desgranando todavía la injerencia extranjera en su país de adopción, el obispo comboniano critica que se sigan presentando estas carnicerías como un conflicto entre grupos musulmanes (30 % de la población) y no musulmanes (70 %). «Lo que hay debajo de todo –explica– es la agenda escondida de países de fuera para introducir el islam radical en Centroáfrica, y que de ahí pase a la República Democrática del Congo y a toda la región. Quieren dividir el país en dos partes, pero nosotros no estamos de acuerdo».

   Su ciudad, Bangassou, se convertiría en la capital de la zona musulmana. «Los países fundamentalistas están ensañándose como depredadores contra toda África, intentando llevar al extremo su guerra para controlar todo el continente».

    Esta estrategia de dividir el país –denuncia– cuenta con el apoyo de Francia y de la Unión Europea. «Esta trama se está jugando en la ONU como una partida de ajedrez, y sin entenderlo no se puede comprender la carnicería del otro día».

      No se trata solo del afán de proselitismo de los países islamistas. También del control de «todas las materias primas que atesora el continente: el oro, los diamantes, el manganeso, el wolframio, y el coltán, que se usa para hacer drones y misiles teledirigidos».

Rusia suple a los cascos azules

      Uno de los últimos actores en llegar es la Rusia de Putin, a quien el presidente, Faustin-Archange Touadéra, pidió ayuda. «Desde hace un año y medio están armando a las Fuerzas Armadas del Gobierno. Sabemos que Putin no es una hermanita de la caridad, pero son los que nos han ayudado» a que el control de las Fuerzas Armadas se extienda a cuatro partes del país, incluido Bangassou. «Allí donde llegan, escoltadas por diez o doce rusos, las tensiones se desinflan».

     De todas las fuerzas exteriores que intervienen en el país, las únicas que apenas lo están haciendo son precisamente las que tienen este cometido: los cascos azules de la Misión Unidimensional Integrada de las Naciones Unidas para la Estabilización en la República Centroafricana (MINUSCA). En Alindao, no hicieron nada para detener a los atacantes.

     «Cada país que envía soldados –explica monseñor Aguirre– lo hace con un contrato diferente. Los burundeses y ruandeses sí entran en combate cuando estos desalmados cometen una barbarie. Pero otros se retiran y se quedan en su base hasta que todo termina». Es el caso de los pakistaníes, los egipcios y, en esta última masacre, los mauritanos. «Según su contrato, están en el país pero solo luchan si los atacan a ellos».

      Esta ineficacia ha hecho que la población mire a los cascos azules con repulsa, y podría poner fin a su presencia en el país. Hace unos días la ONU no dio permiso para prolongar su presencia, y a mediados de diciembre se decidirá si abandona Centroáfrica.

Miles de personas en la selva

     Mientras esta cuestión se dirime, los habitantes del campo de desplazados de Alindao llevan ya varios días escondidos en la selva. «Imaginaos cómo estarán las familias, las mujeres: sin comida ni bebida, y con un miedo enorme en el cuerpo». El obispo de Bangassou no cree que lleguen a pedir ayuda hasta su ciudad, donde 2.000 musulmanes llevan ya año y medio refugiados en su residencia para protegerse de la violencia del grupo contrario, los anti-balaka.

     En Alindao, solo quedan como representantes de la Iglesia el obispo, Cyr-Nestor Yapaupa, y tres sacerdotes jóvenes para no perder totalmente los edificios. «La ONU ha sacado de la zona a todas las ONG y a muchas personas que trabajaban allí, y los demás sacerdotes huyeron a un centro de salud cercano».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Monseñor Aguirre denuncia la complicidad de Arabia Saudita y EEUU en la masacre de Alindao

periodistadigital

Al menos 42 muertos en un ataque contra católicos en la República Centroafricana

El Papa deplora la matanza en Centroáfrica y pide "que cese la violencia"

     Aguirre: "TENEMOS QUE LLEGAR AL FONDO DE LO QUE ESTÁ OCURRIENDO EN REPÚBLICA CENTROAFRICANA. Buscan "saquear las riquezas del país, como el oro, los diamantes y el ganado"

     Sobre todo algunos países extranjeros y no africanos quieren utilizar República Centroafricana como puerta de entrada a la República Democrática del Congo y al resto del continente, manipulando el Islam radical

     (C.D./Fides).- "No podemos limitarnos a denunciar estas masacres. Tenemos que llegar al fondo de lo que está ocurriendo en República Centroafricana". Tras la masacre de al menos 42 personas este fin de semana en Alindao, el obispo de la colindante Bangassou, el español Juan José Aguirre, ha denunciado los intereses ocultos que quieren dividir el país africano "alimentando el odio entre musulmanes y no musulmanes".

     "No solo hay que denunciar la masacre de los cristianos. Hay que preguntarse por qué sucedió", asegura a la Agencia Fides monseñor Aguirre, obispo de Bangassou, diócesis del sureste de la República Centroafricana, adyacente a la de Alindao, donde el 15 de noviembre los ex rebeldes Seleka de las UPS (Unité pour la Paix en Centrafrique), bajo las órdenes del general Ali Darassa, mataron a más de 40 personas, entre quienes se encontraba el vicario general de la diócesis, monseñor Blaise Mada y el padre Celestine Ngoumbango, párroco de Mingala.

     "El acontecimiento que desencadenó la masacre fue el asesinato de un mercenario nigeriano de las UPC de hace unos días. La mayoría de los miembros de las UPC son Peuls de países vecinos como Níger. Las UPC, nacidas de una escisión de los Seleka, se instaló en Alindao hace 5 años, en la parte occidental de la ciudad. La misión católica está en el este, donde hay un campo de desplazados para no musulmanes, que acoge a unas 26.000 personas", explica monseñor Aguirre.

     "Las represalias fueron terribles. Los hombres de Ali Darassa atacaron, saquearon e incendiaron el campamento de desplazados y mataron a mujeres y niños e incendiaron la catedral donde mataron a los dos sacerdotes. Inmediatamente después, los mercenarios de las UPC dejaron entrar a la parte oriental de Alindao a grupos de jóvenes musulmanes de la parte occidental que saquearon la casa episcopal y prendieron fuego al presbiterio y al centro de Cáritas. Vi algunas fotos. De estas estructuras solo quedan las paredes calcinadas", explica el obispo.

    Ayer el personal de las ONG's que trabajaban en Alindao fue evacuado. "Todos se fueron, excepto monseñor Cyr-Nestor Yapaupa, obispo de Alindao, y tres sacerdotes que quisieron permanecer cerca de la población. Hablé con ellos, están agotados, pero tuvieron la fuerza suficiente como para enterrar a los dos sacerdotes mártires y a las 42 personas masacradas en el campo de acogida. Creo que mañana, el cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui, tiene la intención de ir a Alindao", asegura monseñor Aguirre.

     El obispo de origen español confirmó que los cascos azules de la MINUSCA no intervinieron para defender a los civiles del asalto de las UPC. "Tan pronto como comenzó el ataque, los Cascos Azules mauritanos de la MINUSCA se retiraron a su base. Hay que tener en cuenta que las normas de intervención de algunos contingentes, como los de Mauritania, Egipto y Pakistán, tienen un acuerdo con las Naciones Unidas en virtud del cual se comprometen a responder a los ataques armados solo si son atacados directamente. Así que en Alindao los cascos azules fueron completamente ineficaces. Otros contingentes, como el de Ruanda, tienen reglas de combate bajo las cuales intervienen para defender a la población víctima de ataque", precisa el obispo.

    Monseñor Aguirre asegura que "grupos como la UPC están formados por mercenarios extranjeros que han estado ocupando nuestro territorio desde hace 5 años. Están pagados por algunos países del Golfo y dirigidos por algunos países africanos vecinos".

     "Sobre todo algunos países extranjeros y no africanos quieren utilizar República Centroafricana como puerta de entrada a la República Democrática del Congo y al resto del continente, manipulando el Islam radical. Este es el juego detrás de la masacre de Alindao", concluye el obispo.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La Orquesta da un concierto benéfico para la Fundación Bangassou

eldiadecordoba

     La Fundación Bangassou y en concreto el proyecto Casa de la Esperanza en Centroáfrica será el destinatario de los recursos que se obtengan del Concierto Extraordinario que tendrá lugar el próximo 11 de noviembre a las 12:00 en el Gran Teatro la Orquesta de Córdoba y el Coro de Ópera. Las dos formaciones interpretarán un programa muy escogido del compositor Manuel Marvizón Carvallo, que incluirá dos estrenos absolutos, dirigido por la prestigiosa batuta de Francisco Javier Gutiérrez Juan, director de la Orquesta Sinfónica Municipal de Sevilla como director invitado.

     La voz de la cantaora Alicia Gil y la guitarra de Lito Espinosa, unidos a todo el elenco de voces y músicos, pondrán en escena un gran espectáculo musical único en su género. Las entradas están a la venta en las taquillas de el Gran Teatro, a través de Unitcket y de la página web del Instituto Municipal de Artes Escénicas (IMAE).

     El proyecto solidario se centra en la atención de las personas más desfavorecidas en la república centroafricana.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Las farmacias cordobesas colaboran con la lotería solidaria de la Fundación Bangassou

diariocordoba

Se destinarán 3 euros de la compra de cada décimo a la adquisición de medicamentos para esta población africana

     Las más de 400 farmacias de Córdoba colaboran un año más con la venta de lotería, a favor de la compra de medicamentos para la Fundación Bagassou,entidad que ayuda a la población donde desarrolla su misión el obispo cordobés Juan José Aguirre, en la República Centroafricana. En la sede de este colegio se ha presentado esta campaña, con la participación del propio Juan José Aguirre; el director de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre; el tesorero del Colegio de Farmacéuticos, Rafael Casaño, y el coordinador de la inicaitiva, Antonio Perea. 

     Miguel Aguirre destacó que, gracias a la solidaridad de los cordobeses y de entidades y personas de todo el país, poco a poco se está reconstruyendo lo destruido en Bangassou por las acciones violentas de grupos guerrilleros. Por su parte, Juan José Aguirre, que se marcha este fin de semana de nuevo a República Centroafricana, resaltó que con la compra de cada décimo de lotería, se destinarán 3 euros a la compra de medicamentos, de los que se beneficiará la población de Bangassou, región que se encuentra en el tercer país más pobre del mundo. 

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Mons. Agui­rre: “El Evan­ge­lio es tam­bién so­por­tar el cal­va­rio”

agenciasic

     En­tre­vis­ta a Mons. Juan José Agui­rre, Obis­po de Ban­gas­sou(Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na), con mo­ti­vo de su re­cien­te vi­si­ta a Gra­na­da, para ex­pli­car a los miem­bros de Cá­ri­tas pa­rro­quial de la Ba­sí­li­ca de las An­gus­tias a qué se han des­ti­na­do las apor­ta­cio­nes de los gra­na­di­nos y acer­car la di­fí­cil si­tua­ción que se vive en Áfri­ca por la vio­len­cia y ma­tan­zas de los ra­di­ca­les.

     Mons. Juan José Agui­rre es mi­sio­ne­ro com­bo­niano, na­tu­ral de Cór­do­ba. Lle­va 38 años en Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, en cuya dió­ce­sis de Ban­gas­sou es obis­po. Un lu­gar que vive des­de hace unos años gra­ves ata­ques y dura vio­len­cia con­tra las per­so­nas, in­de­pen­dien­te­men­te de su creen­cia re­li­gio­sa. Pero su ros­tro es se­reno y su voz cá­li­da. Lle­va a fue­go en su co­ra­zón y en su vida ha­cer car­ne pro­pia el Evan­ge­lio, has­ta el pun­to de con­ver­tir­se en una es­pe­cie de “es­cu­do hu­mano” para ayu­dar a per­so­nas, ya sean cris­tia­nas, mu­sul­ma­nes o de cual­quier otra creen­cia, de las ma­tan­zas de los ra­di­ca­les.

     Que­do con­vo­ca­da para ha­cer la en­tre­vis­ta en la Ba­sí­li­ca de Nues­tra Se­ño­ra de las An­gus­tias, don­de ex­pli­ca a un gru­po de miem­bros de Cá­ri­tas pa­rro­quial en qué se han em­plea­do las apor­ta­cio­nes do­na­das por los gra­na­di­nos, así como so­bre la si­tua­ción que se vive en su dió­ce­sis. La hora: las 15:30 ho­ras. Es un día de oc­tu­bre muy ca­lu­ro­so, como si en lu­gar de ca­mi­nar ha­cia el oto­ño re­tor­ná­se­mos al ve­rano. A mi lle­ga­da a la Ba­sí­li­ca, y tras sen­tar­nos, des­pués de una ma­ña­na de mu­cho co­rrer por mi par­te, su se­re­ni­dad te des­pier­ta del aje­treo de ese día y te re­cuer­da lo úni­co ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te, lo mis­mo de lo que se ali­men­ta y vive cada día des­de un epi­cen­tro de vio­len­tos ata­ques: Je­su­cris­to.

    -Mons. Agui­rre, vie­ne de un lu­gar nada fá­cil…

     -La Re­pú­bli­ca de Cen­troá­fri­ca está en el co­ra­zón de Áfri­ca. Es un país aho­ra mis­mo en gue­rra ci­vil. Yo lle­vo 38 años allí. Mis pri­me­ros 30 años han sido pre­cio­sos. La vida es muy bo­ni­ta allí, pero es­tos úl­ti­mos años en don­de em­pe­za­mos a ser in­va­di­dos des­de Ara­bia Sau­di­ta por un gru­po yiha­dis­ta muy vio­len­to lla­ma­do se­le­ka, des­de ese mo­men­to he­mos vi­vi­do un au­tén­ti­co mar­ti­rio.

     -A qué si­tua­cio­nes se ha en­fren­ta­do. 

     -Allí, pri­me­ro nos ata­ca­ron y nos qui­ta­ron todo lo que te­nía­mos. La Igle­sia Ca­tó­li­ca está muy desa­rro­lla­da, pero nos ro­ba­ron todo. Todo, me­nos la fe. Nos qui­ta­ron todo. Ha ha­bi­do en­fren­ta­mien­tos en­tre mu­sul­ma­nes y no mu­sul­ma­nes, y esto nos ha pues­to en una si­tua­ción muy di­fí­cil, tan­to que en un cier­to mo­men­to tu­vi­mos que ir a la mez­qui­ta, don­de ha­bía 2000 mu­sul­ma­nes con ries­go de ser de­go­lla­dos, con 400 fran­co­ti­ra­do­res de­lan­te ti­ran­do so­bre la mez­qui­ta, para ha­cer un poco de pan­ta­lla. Los cas­cos azu­les que ten­drían que es­tar allí se ha­bían ido, de ma­ne­ra que in­ten­ta­mos pa­rar aquel ge­no­ci­dio. Es­tu­vi­mos tres días de­lan­te de la mez­qui­ta. Nos pa­sa­ron los ti­ros al lado. Mu­sul­ma­nes en la mez­qui­ta mu­rie­ron mu­chos. Tu­vi­mos que en­te­rrar­los des­pués, ha­cien­do una fosa co­mún. Nos pi­die­ron des­pués ve­nir a re­fu­giar­se a la Igle­sia Ca­tó­li­ca y por eso li­be­ra­mos el Se­mi­na­rio Me­nor. Man­da­mos a los se­mi­na­ris­tas a sus ca­sas, y allí te­ne­mos aho­ra a 1500 mu­sul­ma­nes en­fren­te de la ca­te­dral des­de hace un año y me­dio.

     -Por todo ese con­tex­to de con­flic­tos, de gue­rras, y por tra­tar­se de una zona don­de con­vi­ven dis­tin­tos gru­pos re­li­gio­sos, ¿cómo se co­mu­ni­ca allí el Evan­ge­lio?

     -El Evan­ge­lio eres tú mis­mo, tu ma­ne­ra de com­por­tar­te. En un cier­to mo­men­to, ten­der la mano ha­cia quien ten­ga más di­fi­cul­tad, a los que son más vul­ne­ra­bles, como en aquel mo­men­to eran los mu­sul­ma­nes, el gru­po mu­sul­mán de Ban­gas­sou (tres ba­rrios en­te­ros). Era una ma­ne­ra de vi­vir el Evan­ge­lio. Vi­vir el buen sa­ma­ri­tano. Co­ger a esa per­so­na que está en el sue­lo y sin pe­dir­le pa­sa­por­te ni ver su na­cio­na­li­dad, la co­gió y la lle­vó al hos­tal o al cen­tro de sa­lud. No­so­tros vi­mos que en aquel mo­men­to los que eran más vul­ne­ra­bles, pero que es­ta­ban a pun­to de ser de­go­lla­dos y que les hu­bie­se cos­ta­do la vida, es la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na. Y por eso ten­di­mos la mano. Des­de en­ton­ces, nos han lla­ma­do de todo. Y los no mu­sul­ma­nes, mu­chos, nos han gri­ta­do trai­do­res y nos han ata­ca­do in­clu­so. Des­de el mun­do mu­sul­mán, que te­ne­mos ahí en el Se­mi­na­rio Me­nor, tam­bién ha ha­bi­do un gru­po ra­di­cal que nos ha ata­ca­do, nos ha que­ma­do mo­tos, nos ha ro­ba­do co­ches. He­mos aguan­ta­do. El Evan­ge­lio es tam­bién eso: es so­por­tar el cal­va­rio, el ca­mino del cal­va­rio y la cruz.

     -En Gra­na­da, ha acer­ca­do esta reali­dad a los gra­na­di­nos, por­que qui­zás con los ki­ló­me­tros que hay de dis­tan­cia, nos ha­ce­mos un poco in­di­fe­ren­tes al su­fri­mien­to hu­mano.

     -Sí, y a ve­ces la in­di­fe­ren­cia nos hace cóm­pli­ces. Te­ne­mos que sa­ber que Ara­bia Sau­di­ta es un país tre­men­do, con una dic­ta­du­ra tre­men­da, que está ali­men­tan­do Áfri­ca de gen­te vio­len­ta. En el mun­do vi­ven mi­llo­nes y mi­llo­nes de mu­sul­ma­nes mo­de­ra­dos, pero los es­ta­mos cla­si­fi­can­do por es­tos vio­len­tos, que en Ara­bia Sau­di­ta y los paí­ses li­mí­tro­fes es­tán for­man­do. Y a ve­ces nos fal­ta ese in­te­rés por in­for­mar­nos de qué está pa­san­do en es­tos paí­ses en el co­ra­zón de Áfri­ca, como son el Chad, Cen­troá­fri­ca, el Con­go, el Ca­me­rún, el Su­dán del Sur. Por ejem­plo, en este año 2018, en Cen­troá­fri­ca hay un mi­llón cien mil des­pla­za­dos o in­mi­gran­tes, que han sa­li­do del país. Lle­gan a Al­ge­ci­ras 18 o 20 o mil o dos mil, y nos echa­mos las ma­nos a la ca­be­za. Allí es­ta­mos ha­blan­do de mi­llo­nes de per­so­nas en Áfri­ca que es­tán hu­yen­do por el te­rror de la gue­rra y por huir de la gue­rra. Este año 2018, un país como Ugan­da aca­ba de aco­ger a un mi­llón dos­cien­tos mil sud su­da­ne­ses in­mi­gran­tes. No les han pe­di­do per­mi­so, ni les han pe­di­do pa­sa­por­te de en­tra­da, ni les han he­cho nin­gún re­gis­tro. Sim­ple­men­te, les han aco­gi­do. En cien cam­pa­men­tos de des­pla­za­dos en el nor­te de Ugan­da es­tán aco­gi­dos. Mu­chas ve­ces en Áfri­ca se ve la so­li­da­ri­dad y la fra­ter­ni­dad a flor de piel.

     -Qué pue­de ha­cer un gra­na­dino des­de aquí, para ayu­dar a toda aque­lla reali­dad. Ade­más, Cá­ri­tas pa­rro­quial de la Ba­sí­li­ca de las An­gus­tias co­la­bo­ra en al­gu­nos pro­yec­tos.

     -En pri­mer lu­gar, yo di­ría ora­cio­nes. Ne­ce­si­ta­mos ora­cio­nes. En se­gun­do lu­gar, ne­ce­si­ta­mos co­no­ci­mien­to; que la gen­te se in­tere­se por las reali­da­des que es­ta­mos vi­vien­do allí: que no les sean in­di­fe­ren­tes. Y en ter­cer lu­gar, esta ayu­da eco­nó­mi­ca nos lle­ga a tra­vés de Cá­ri­tas dio­ce­sa­na de la pa­rro­quia de las An­gus­tias y nos lle­ga a pro­yec­tos con­cre­tos. Aho­ra mis­mo, es­ta­mos in­ten­tan­do que, en to­das las mi­sio­nes de las dió­ce­sis en las que yo tra­ba­jo, ni­ños mu­sul­ma­nes y no mu­sul­ma­nes va­yan a la es­cue­la, jun­tos; que se pon­gan el mis­mo uni­for­me y ol­vi­den un poco la gue­rra. Y ha­cién­do­lo así los pa­dres tam­bién van a bus­car la cohe­sión so­cial. Y aho­ra, nos es­tán ayu­dan­do para pa­gar a los maes­tros que es­tán en si­tios de alto ries­go dan­do cla­ses a es­tos ni­ños. Y esto gra­cias a Cá­ri­tas Dio­ce­sa­na en la pa­rro­quia de las An­gus­tias.

   -Mon­se­ñor, us­ted es tam­bién mi­sio­ne­ro com­bo­niano. Allí, los mi­sio­ne­ros cómo desa­rro­llan todo este tra­ba­jo.

     -So­mos mi­sio­ne­ros “ad vi­tam”, no “ad tem­pus”, no para un poco de tiem­po. Ya nos han pre­pa­ra­do –como de­cía Com­bo­ni- para es­tar muy bien pre­pa­ra­dos a ni­vel de len­guas, ha­ber apren­di­do las len­guas, a ni­vel in­te­lec­tual, a ni­vel fí­si­co, para apren­der tam­bién a so­bre­vi­vir las en­fer­me­da­des que hay allí, y a ni­vel psi­co­ló­gi­co, para es­tar de­lan­te de si­tua­cio­nes muy du­ras sin hun­dir­te; po­der es­tar ayu­dan­do y aguan­tar la ten­sión, la in­ti­mi­da­ción, las in­ju­rias mu­chas ve­ces, los ro­bos. Un poco te­ner esa fuer­za in­te­rior. Da­niel Com­bo­ni la te­nía y no­so­tros he­mos apren­di­do de él. Com­bo­ni nos que­ría san­tos y ca­pa­ces. Y esto es lo que in­ten­ta­mos. Vi­vir en si­tios de alto ries­go cuan­do hay ne­ce­si­dad por no aban­do­nar a la gen­te. Com­bo­ni se im­pli­có mu­chí­si­mo en el pro­ble­ma de la tra­ta de es­cla­vos. Hoy, hay otra tra­ta de es­cla­vos, que está pa­san­do, y otros mu­chos pro­ble­mas a los cua­les los com­bo­nia­nos no po­de­mos ser in­di­fe­ren­tes.

     –Mu­chí­si­mas gra­cias Mons. Agui­rre por acer­car­nos lo que está su­ce­dien­do en Áfri­ca. 

     -Mu­chí­si­mas gra­cias a vo­so­tros, por­que nos dais la po­si­bi­li­dad de ser la voz de los que no po­drán nun­ca ve­nir aquí a ha­blar a los gra­na­di­nos; por ser ese tam­bor de re­so­nan­cia para ve­nir a ha­bla­ros de Áfri­ca y que nos es­cu­chéis.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo de Bangassou presidirá la misa en la Catedral

lavozdecordoba

La visita del prelado cordobés Juan José Aguirre se enmarca en la Jornada Mundial de las Misiones

     Este fin de semana tiene lugar el Domund bajo el lema, Cambia el mundo, el lanzamiento del mismo tuvo lugar el pasado 14 de octubre con una eucaristía en la Santa Iglesia Catedral presidida por monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou en República Centro Africana, según ha adelantado la Diócesis.

     Cabe recordar que el prelado cordobés es el pastor de una de las zonas más azotadas de África, y del mundo, por la violencia con trasfondo -o pretendida justificación- religiosa. Los guerrilleros Seleka y Antibalaka azotan de forma cruel un espacio, donde familias enteras -ya sean musulmanas o cristianas- sufren sin remisión los estragos de acciones atroces, en las que el propio obispo de Bangassou ha tenido que ejercer como escudo humano. Ello, además de refugiar y atender a niños, mujeres y ancianos para salvarlos de una muerte segura.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

África es el futuro, los misioneros son el presente

actuall

     Algo más de treinta años sin violencia, pero los cinco últimos en práctica guerra, en plena acción yihadista

     Como dice el obispo Aguirre, en África cuando dos o más elefantes pelean quien pierde es la hierba que está bajo ellos; es decir, el pueblo liso y llano ajeno a los debates y conflictos de los grandes del mundo.

   Este fin de semana se celebra el Congreso sobre cristianos perseguidos por el mundo #WeAreN2018 y este jueves he tenido el honor y la oportunidad de escuchar en el Senado, convocados por Familia y Dignidad Humana, al obispo de Bangassou (Centroáfrica) monseñor Juan José Aguirre narrar su experiencia de misionero tras treinta y ocho años en aquel país. Es obispo, es uno de los más de doce mil misioneros españoles, es un hombre de Cristo viviendo y amando a los más pobres y perseguidos, liderando a sus sacerdotes ante la muerte, la violencia y la adversidad.

     He tenido la fortuna de felicitarle por su magnífica intervención, más aún por su coherencia vital, su trabajo y su quehacer en aquellas duras tierras junto a sus sacerdotes. Nos ha narrado las causas de las guerras y la violencia de los mercenarios, muchos de ellos árabes financiados por Arabia Saudí y otros países del Golfo, -con la ausencia real de una participación activa y preventiva de los cascos azules- que desde hace poco más de cinco años padecen allí.

      Nos ha contado -al igual que se producirán otros importantísimos testimonios a lo largo de este fin de semana- como en marzo de 2017 se producían entre los grupos de violencia y poder como los islamistas radicales llamados seleka, ya presentes desde 2013, y, los supuestamente destinados a combatirlos y liberarlos, los antibolakos quienes finalmente han resultado tanto o más despiadados y depredadores que los primeros. Algo más de treinta años sin violencia, pero los cinco últimos en práctica guerra, en plena acción yihadista.

      Monseñor no ha silenciado ni la procedencia ni la financiación ni la finalidad de estos grupos de muerte y terror. La cuestión, en uno de los países más pobres del mundo como es Centroáfrica, son los intereses globales de los grandes países del mundo: los franceses dejaron de modo precipitado -tras sufrir grandes tensiones y presiones- el país en 2016. China explota sus minas de oro. Rusia, desde este 2018, ha desembarcado a través de la formación de las fuerzas armadas a cambio de explotaciones de minas de diamantes en las que también pujan Estados Unidos e Israel a través de apoyo militar. La guerra interesa a muchos que persiguen el control de materias primas como el cobalto, el oro, los diamantes o el coltán elemento necesario en la fabricación tanto de misiles como de drones.

     Sotana blanca en ristre se pusieron delante de la mezquita con los brazos alzados rogando no dispararan que detrás suyo estaban víctimas inocentes

     Como dice el obispo Aguirre, en África cuando dos o más elefantes pelean quien pierde es la hierba que está bajo ellos; es decir, el pueblo liso y llano ajeno a los debates y conflictos de los grandes del mundo.

     En este contexto emociona e inspira la narración de lo ocurrido el pasado año en Bangassou cuando unos 2.500 musulmanes, la mayoría mujeres y niños, quedaron encerrados en la mezquita huyendo de los asesinos francotiradores de ATBK. Enterado el obispo de los disparos y asesinatos de los francotiradores reunió a sus colaboradores y sotana blanca en ristre se pusieron delante de la mezquita con los brazos alzados rogando no dispararan que detrás suyo estaban víctimas inocentes.

      África es sin duda el futuro; por su capacidad de progresar, por su gran y joven población, por sus recursos propios hoy expoliados, pero también por su gran grado de espiritualidad

    Tras tres días, cesó el acoso. Más de treinta muertos, incluidos los dos imanes, debieron ser enterrados; era el resultado de la atrocidad. Hoy continúan más de mil de ellos, año y medio después, acogidos en el seminario menor que desde el principio les acogió. Esta labor, junto a un orfanato de más de mil niños, la decidida lucha contra el sida, la creación de colegios y la disposición de pisos de acogida a mayores demenciados son sólo algunas de las muchas cosas que los hombres de Dios realizan diariamente en aquellas tierras.

      África es el futuro, hoy una realidad de más de 1.200 millones de personas con la previsión de ser 2.500 millones en torno al año 2050. Algunas de sus naciones están en proceso de rejuvenecimiento lo cual se explica cuando la realidad es de un 40% de la población menor de edad. África es sin duda el futuro; por su capacidad de progresar, por su gran y joven población, por sus recursos propios hoy expoliados, pero también por su gran grado de espiritualidad y por no tener nada que perder en este reto del futuro. De hecho, contra las convenciones generales, los importantes flujos de población desplazada son fundamentalmente intracontinentales. Monseñor citó en el entorno de su actuación a más de un millón y medio de desplazados de Sudán del Sur a Uganda y casi un millón cien mil de centroafricanos a los países de su entorno, los pobres de los pobres no vienen a Europa.

     Según monseñor Aguirre tres claves, fundamentales dos, abren la puerta a un futuro de África: primero, erradicar la corrupción ya que países como Centroáfrica no es que reciban ayudas a la cooperación condicionadas, simplemente no llegan a sus destinatarios. Segundo, es imprescindible el control sanitario de las enfermedades más mortíferas y crónicas, el sida, la malaria, la tuberculosis o las diarreas infantiles a lo que, en tercer término, situó la cuestión demográfica como una contra-cuestión a la situación de occidente.

     África tiene futuro. Lo tiene gracias al presente de sacerdotes, misioneros y religiosas, que en el anverso de la moneda enseñan a Jesucristo y en el reverso trabajan por el progreso, la protección social y la igualdad; los hospitales, colegios, asilos, pozos, provisión de comidas y medicamentos, ilusión, esperanza, futuro, dar la mano al prójimo pobre o enfermo, exaltar la dignidad humana como hijos de Dios.

    Hoy, con razón, estamos padeciendo los crímenes intolerables de algunos desalmados sacerdotes, autentico baldón y dolor para todos nosotros. Ante ello se alzan estos héroes de Dios que con su trabajo y sacrificio dan testimonio de Dios y esperanza, autentico balón de oxigeno espiritual para nosotros, para todos.

     Simplemente, gracias.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

«Quinta Angustia de Córdoba» se estrenará en un recital con marchas y obras sinfónicas de Marvizón

sevilla.abc

La Orquesta de Córdoba y el Coro de Ópera de Córdoba estarán en el Gran Teatro el 11 de noviembre

     La inspiración del compositor Manuel Marvizón, la voluntad de la prohermandad de la Quinta Angustia, los instrumentos de la Orquesta de Córdoba y las voces del Coro de Ópera de Córdoba se aliarán el día 11 de noviembre sobre las tablas del Gran Teatro para un concierto que además de tener relevancia artística la tendrá social: los beneficios serán para la Fundación Bangassou, que ayuda a la diócesis centroafricana en que es obispo el cordobés Juan José Aguirre.

      El hermano mayor de la corporación con sede en la iglesia de la Merced, Rafael Jaén, recordó que en el concierto se estrenará la marcha «Quinta Angustia de Córdoba» que ha escrito el propio Manuel Marvizón, padrino de la bendición de la imagen. No será, con todo, sólo un concierto de marchas, sino que en la primera parte habrá obras de otro tipo. «Para que un concierto vaya perfecto hay que buscar siempre buenos amigos de viaje, y lo tenemos en el compositor, el coro y la orquesta», afirmó.

     Será un concierto, explicó Manuel Marvizón, «muy abierto», con una primera parte en la que habrá pasodobles, flamenco sinfónico y unos «Amaneceres», porque cada uno va dirigido en la ciudad: «Amanecer en La Rocina», «Amanecer en Sevilla» y «El jardín de la vida», que escribió y estrenó para el Real Jardín Botánico de Córdoba. En la segunda serán las marchas, con el estreno de «Quinta Angustia» y otras obras muy conocidas, como «Candelaria», «Esperanza», «Esperanza de vida», además de «Salve Hiniesta».

     «Será un aperitivo muy suculento para un domingo excepcional, y yo invito a venir, porque la obra social es más importante que todo», dijo el compositor, que se mostró orgulloso de escribir una marcha para «una imagen bellísima, que genera fe y amor».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Juan José Aguirre testigo en primera linea de guerra en Republica Centroafricana.

blogs.eitb

      Compartimos con Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, una extensa región selvática de la Republica de Centroáfrica. Este país está siendo esquilmado por diversas potencias mundiales como China, Arabia Saudí, Estados Unidos, Rusia, Israel y otros. Posee ricas minas de diamantes y oro. No hay gobierno ni ley que proteja a los ciudadanos que se ven mezclados en una guerra civil agitada por los señores de la guerra. Juan José Aguirre es testigo en primera persona de lo que sucede en Centroáfrica y nos lo cuenta.

      Juan José Aguirre se estableció hace 38 años en República Centroafricana, ejerce desde hace 20 años como obispo de Bangassou. Es una diócesis enorme, se tarda tres días en cruzarla. Es una selva habitada por animales salvajes.

      Durante los últimos cinco años sufren una guerra civil de baja intensidad pero terrorífica para la población. Se ha internacionalizado. Arabia saudí apoya a la guerrilla musulmana los Seleka que en la actualidad están divididos en catorce señores de la guerra.

    Para defenderse se crearon grupos de autodefensa cristianos que han derivado en los Antibalakas que tiene un aspecto feroz con sus amuletos con los que dicen que les balas les rebotan.

      Mientras se matan unos a otros en realidad todo es una cortina de humo para la depredación de las materias primas por algunas potencias mundiales.

      Hace 8 meses llego Putin para armar al ejército centroafricano a cambio de la explotación de los diamantes.

     Juan José Aguirre nos relata como él junto a otros compañeros sirvieron de escudos humanos ante un ataque de los guerrilleros a una mezquita en donde se cobija la población. Como ha recogido cadáveres de ambos bandos para que terminen juntos en una fase común. Es la población civil la que padece las muertes y el saqueo.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLIK AQUÍ)

«Agradezco toda la ayuda que recibimos en Bangassou»

diariovasco

El Monseñor Juan José Aguirre, quien lleva 38 años en la República Centroafricana, estuvo el viernes en Zarautz

      Monseñor Juan José Aguirre (Córdoba, 1954), quien lleva 38 años trabajando en Centroáfrica, veinte de ellos como obispo de la Diócesis de Bangassou, visitó el viernes Zarautz para agradecer toda la ayuda que reciben desde la Fundación Bangassou, cuyo representante en Zarautz es Mikel Mendizabal. Fue recibido en el salón de plenos por alcalde Xabier Txurruka, el concejal Patxi Elola, además de representantes de diferentes ONG-s locales que acudieron al acto para mostrarle todo su apoyo y reconocimiento por la labor que viene desarrollando en favor de los más desfavorecidos, en un país, según el índice de desarrollo humano, el segundo más pobre del mundo, solo superado por Níger.

     Txurrruka agradeció en persona al Monseñor por su labor humanitaria durante tantos años. «Zarautz es un pueblo solidario. Somos 23.385 vecinos y hay mucha gente volcada, que colabora en ONGs, ayudando en proyectos y a gente del tercer mundo. Destinamos de nuestros presupuestos una cantidad cada vez mayor para proyectos de desarrollo que llevan a cabo estas ONG y seguiremos apoyando siempre dentro de nuestras posibilidades, como lo hacemos con Bangassou».

       El obispo, en nombre de la Fundación, agradeció a Zarautz y resto de localidades de la comarca y recordó la ayuda recibida para construir un puente. «Construimos un puente romano con la ayuda recibida desde aquí; lo hicimos a ojo, pero nos salió bien; todavía sigue en pie».

        Monseñor Aguirre explicó a continuación la insoportable situación que padece desde hace cinco años Bangassou y Centroáfrica, invadida por ejércitos, todos con el mismo objetivo, hacerse con las minas de oro. «El conflicto no tiene freno y poco podemos hacer los católicos. Primero entraron los fundamentalistas guiados por Arabia Saudí; hace 9 meses ha entrado Rusia y seguidamente Estados Unidos con Israel. El conflicto se ha internacionalizado y los que sufren son los pobres, los que viven allí». Calificaba la situación de «auténtico horror», «pero nosotros cuatro colegios, atendemos a 1000 huérfanos, tenemos ancianos con demencia senil, gente con Sida que atender... No nos podemos marchar, seguimos allí y eso que nos han amenazado de muerte muchas veces».

     Por eso dijo que toda ayuda recibida es poca. « Agradezco enormemente la que recibimos. Zarautz y los vascos sois generosos». Antes de finalizar, el Monseñor lanzó un guiño a la esperanza. «Esperemos que algún día se marchan de Centroáfrica todos los extranjeros depredadores que buscan las minas de diamante, el gobierno controle la producción interna y pueda salir el país a flote, como han logrado países como Kenia y Uganda que se encontraban en parecida situación».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Zarautz recibe con los brazos abiertos al obispo de Bangassou

noticiasdegipuzkoa

Monseñor Juan José Aguirre agradeció la solidaridad del pueblo con la República Centroafricana

     ZARAUTZ- El obispo de la ciudad de Bangassou, Juan José Aguirre, fue recibido ayer en el ayuntamiento de Zarautz por parte del grupo de gobierno y varios miembros de diversas ONG que no quisieron dejar pasar la oportunidad de escuchar su relato sobre la situación actual que atraviesta la República Centroafricana. Es allí donde Aguirre lleva más de 38 años como misionero, siendo el obispo del territorio, jugándose la vida literalmente.

       El obispo quiso agradecer “en nombre de todas las personas que nunca van a poder estar aquí para hacerlo por sí mismas”, la solidaridad y la ayuda prestada no solo por parte de Zarautz sino también por la de varios pueblos de alrededor. Y es que, “gracias a sus aportaciones y colaboración pudimos, por ejemplo, construir un puente sobre el río Guinigu que les ha facilitado mucho la rutina diaria”, afirmó Aguirre. Por su parte, el miembro de la fundación Bangassou Mikel Mendizabal explicó que “como el puente de madera fue arrastrado por el agua, decidimos construir uno que soportara al menos un camión de 20 toneladas”. Así nació el nuevo puente, bajo el mismo nombre que el río, de la colaboración de varios ayuntamientos guipuzcoanos. “Yo siempre he estado convencido de que los vascos sois muy solidarios”, dijo Aguirre durante la mañana de ayer, que quiso recordar también el detalle de Reineta enviando 600.000 caramelos para los niños. “Es una pasada lo contentos que se ponen cuando les das uno”, explicó Mendizabal.

      Lo cierto es que, a pesar de las ayudas que recibe la fundación Bangassou para “tratar de encontrar soluciones a los problemas que se presentan a diario en este territorio”, la situación en la República Centroafricana es extrema, ya que se trata del segundo país más pobre de la Tierra. “Estas personas viven la gran contradicción de ser un país rico en recursos naturales y en cambio sufrir una pobreza extrema”, explicó el religioso y quiso señalar a la “comunidad internacional” por los saqueos que están sufriendo en esta zona de África.

     La situación que atraviesa la ciudad de Bangassou es de “una tensión terrible”, aseguró Mendizabal. “Juanjo vuelve aquí por orden del médico, porque ya ha sufrido tres infartos” explicó. Y es que, actualmente el obispo Aguirre tiene a 1.500 musulmanes en su iglesia, la mayoría enfermos y algunos inlcuso muertos. “Es tal el conflicto entre unos y otros que tuvieron que refugiarse aquí”, explicó Aguirre y añadió que “el problema ahora es que los radicales no nos dejan reabrir la iglesia”. A pesar de ello, el obispo prevé volver en pocas horas y seguir trabajando “desde el bien, porque al mal siempre hay que responderle así”, concluyó.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLIK AQUÍ)

Hasta 10.000 refugiados y 600 bebés nacidos...: día a día del Seminario de Bangui, en Centroáfrica

religionenlibertad

     La Iglesia Católica es el gran refugio para decenas de miles de personas que huyen de la violencia. Y protege tanto a los cristianos perseguidos como a los propios musulmanes. El obispo de Bangassou, el español Juan José Aguirre, ha explicado en varias ocasiones la situación extrema que se vive en el país y cómo miles de refugiados han tenido que ser acogidos en el seminario o el propio obispado.

     Lo mismo ocurre en Bangui, capital del país. El rector del seminario, el padre Edouard Tsimba, relata a Ayuda a la Iglesia Necesitada las necesidades que tienen y cómo han logrado albergar en el centro hasta a 10.000 personas que buscaban refugio.

     Actualmente hay 5.000 personas  desplazadas -han llegado a tener hasta 10.000-. Este religioso cuenta que algunos alumnos tienen a sus padres en este recinto como desplazados, que han nacido 600 bebés… Las ONG solamente ayudan a corto plazo. Desde enero pasado, éstas han decidido no ayudar y ver si la gente se marcha de los campos… No ha funcionado. La Iglesia es la única que tiene proyectos a largo plazo.

La necesidad de ayudar al necesitado

     El padre Tsimba, rector del seminario y coordinador de la ayuda a los desplazados, narra cómo llegaron tantas personas allí en busca de auxilio, cómo comenzó todo: “Desde el domingo de Ramos de 2013, empezamos a notar algo en el ambiente de la ciudad de Bangui. Antes de eso, fuera de Bangui, ya sabíamos que algo no funcionaba bien. Había grupos armados, bandas que estaban realizando barbaridades. Lo seguíamos de lejos hasta que un día, el domingo de Ramos, una banda armada, los Seleka, entraron en Bangui. Ese día llegaron hasta aquí: hasta el Seminario Mayor de Bangui. Se llevaron el coche, saquearon mi despacho y mi habitación.”

     “La gente del barrio me pidió que dejara el seminario y que me quedara con ellos, en la casa que está enfrente del seminario –continua contando el sacerdote-. Fui allí con un sacerdote francés aunque no abandonamos del todo el seminario… Nos dijimos que esa gente se había llevado el coche y dinero, pero que volverían… Durante cuatro días estuvimos sin dormir, estábamos de pie o sentados, había disparos por todas partes. Hicimos la reflexión de que teníamos que estar en casa, teníamos que volver: “Si nos tiene que pasar algo, que sea en casa”. 

     Cada vez que llegaban bandas armadas, cogían lo que quedaba en la casa y lo tiraban al techo, lo rompían todo. Fueron unos días tensos. Después pasó todo. Fue como un movimiento de masas.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Los contenedores de la solidaridad con Bangassou

lavozdecordoba

La fundación prepara unos contenedores con destino a la República Centroafricana con contenidos que van de los alimentos a las medicinas

    En estos días se está preparando el material que la solidaridad de los cordobeses envía para paliar las necesidades de la Diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana. Todo tiene que ir perfectamente seleccionado, embalado y etiquetado para facilitar su llegada al corazón del continente africano. Esta labor se realiza en fines de semana en una nave situada junto al polígono de Las Quemadas, donde cualquier ayuda es siempre bienvenida.

   El próximo sábado, a partir de las 09:30 horas se reanudarán las labores para llenar los contenedores que la Fundación Bangassou destina a la labor que en aquellas tierras desarrolla el obispo Juan José Aguirre, quien acompañó a los voluntarios el pasado 22 de septiembre en una misa y en el almuerzo, compartiendo unas horas de convivencia.

    Desde la Fundación Bangassou se ha informado del material necesario, como es el caso de medicinas y material sanitarios para paliar las carencias y poder atender las necesidades de la población. En el caso de la alimentación los requisitos son más estrictos, ya que sólo son necesarias legumbres como arroz, habichuelas y garbanzos, así como pastas y aceite de oliva.

     El material escolar es fundamental para la población de Bangassou. Así, la fundación reclama, además de folios A-4, que se lleve cuadernos, lápices, bolígrafos, grapadoras, grapas, quitagrapas, clips y pegamento. En el apartado de higiene, es necesaria la donación de jabón, champú, así como jabón para lavar la ropa.

     Por último, la Fundación Bangassou ha señalado que es muy necesaria la donación de máquinas de coser de las antiguas, de las que funcionan sin electricidad, así como de las herramientas necesarias para su reparación en caso de que estén averiadas.  

     Un aviso importante es que este año no es necesaria la donación de ropa ni zapatos, ya que aún quedan del año pasado.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

"CENTROÁFRICA SE DESANGRA EN UNA GUERRA CIVIL ABYECTA", GRITA EL OBISPO

periodistadigital

Monseñor Aguirre: "Bangassou vive recibiendo puñetazos en la nariz por todos lados. Mujeres violadas, familias perdidas, gente desubicada, niños de las milicias con sangre en las manos.... Yo también pierdo el norte de vez en cuando. Llegamos a convicción de que nos han llegado a robar todo menos la fé.

Juan José Aguirre: "El sacerdote murió de una bala en el oído. Vivimos una situación extrema. Los que han hecho surgir a Boko Haram y al ISIS, están entrando en el corazón de África"

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Centroáfrica se desangra en una guerra civil abyecta. El estado fallido que la gobierna es como un náufrago agarrado a un madero en el mar que otea el horizonte esperando un Aquarius que lo saque del abismo. Curiosamente, los navíos que vienen al rescate son muchos y poderosos. Porque el olor de los diamantes y del oro les atrae como el aroma embriagante del hachís.

     La diócesis de Bangassou, como la mitad de las diócesis en éste país desnortado, vive recibiendo puñetazos en la nariz por todos lados. Queremos ser nosotros mismos pero la guerra nos mete el pánico en el cuerpo y toda prestancia se desvanece. Nos sumerge de lleno en el Cristo del Calvario, abatido y torturado. Hay Comisiones para el diálogo, grupos de encuentro, mujeres por la paz, Justicia y Paz y tantos otros grupos. Hay gestos de reconciliación en cada barrio. Pero si los agresores no salen del país, estos roerán desde dentro todo esfuerzo por la paz. Y, al día de hoy, todos siguen aquí, protegidos y amparados por países fuera de Centroáfrica. Las comunidades rezan con fe pero se avanza a paso de tortuga.

     Ahora Bangassou es una diócesis ocupada por extranjeros, muchos de ellos con cabellos de trenzas, gafas de sol, armados de kalashnikovs. Una ráfaga de arma pesada te paraliza como la picadura de un escorpión. Nosotros y nuestra gente sencilla somos polvo y arena para ellos.

   Violentos y chiflados ocupan barrios enteros, escupen cuando pasas. Tenemos aún 1500 musulmanes, repescados en mayo del 2017 de una muerte segura por degollamiento, acogidos en el Seminario Menor San Luis, a 50 metros de la catedral. Entonces les salvamos la vida pero hoy nos dan muchas tribulaciones a causa de un grupo de radicales armados que paralizan el campamento de refugiados y tienen a todo aquel que no es musulmán como un enemigo.

     Yo también pierdo el norte de vez en cuando. Llegamos a convicción de que nos han llegado a robar todo menos la fe. Y para ello no hay más que mirar al Jesús del Calvario, el inocente sacrificado, el que pierde todo perdonando, el que nos enseña el camino de trascender lo vivido y mirar la realidad con fe y esperanza.

     Desde 2017, inmerso en la vorágine, se pierde la calma y el sosiego. Recogiendo cadáveres para hacer una fosa común, se bloquea la mente. Quedándose en silencio abrazando niños hasta que las ráfagas paren, la sangre se hiela y la adrenalina puede contigo. Pero después de la tempestad llega la calma, y con ella la confianza y el sosiego en Dios. Sin Él no eres nada y nada puedes. Te hundes en profundidades, en inmersión como la rana, para coger fuerzas y cargar las pilas. Si luego vuelves a la cruda realidad, ya vas de otro talante. Es la fuerza de la oración.

     Miles de personas en Bangassou, en uno de los 4 campos de desplazados internos, están heridas en el alma. Mujeres violadas, familias perdidas, gente desubicada, niños de las milicias antibalakas (atbk) con sangre en las manos, perdida la inocencia y sin saber distinguir entre la vida y la muerte. Jóvenes criminales no musulmanes en estado de shock... Miles de catecúmenos a relocalizar, matrimonios divididos por la guerra... Y también sacerdotes noqueados por las amenazas de muerte, por las intimidaciones, por la guerra en estado puro y la violencia ciega de los criminales, monjas huidas, que han sido atacadas y profanadas, que intentan reconcentrar sus miradas en la mirada de Cristo crucificado, monjas sin comunidad, monjas divididas entre la caridad y la apatía. Sacerdotes con la mirada perdida, a los que la oración alimenta poco... Personas con las pasar página y volver a reconstruir la esperanza y el futuro.

    Las noticias en España hablan de inmigrantes recogidos en el mar, de quién se los queda, de quién paga a Marruecos para que los devuelva al desierto para que se mueran de sed... Leo que tienen que pasar 9 barreras de negreros y mafias de otros africanos criminales con Rolex en las muñecas, antes de llegar a la patera de la playa o a la balsa con motor para los más pudientes, en las playas de Tánger... El obispo Mgr Agrelo no para de denunciar cómo se pisotean sus derechos fundamentales. Un problema grave mientras Europa quiera que sus fronteras sean infranqueables, pues detrás de las vallas de Ceuta hacen cola muchos miles de otros "intocables" dispuestos a llegar o a morir.

     Entre los que llegaron a Valencia en el barco de Médicos sin Fronteras, por una vez, que será la última, con fanfarrias y ministros, había una mujer centroafricana con un bebé. Dijo a la tele que escapaba de la "guerra de Centroáfrica". Es una madre. Una de entre el 1.100.000 refugiados centroafricanos: 650.000 en el Chad o el Camerún y 550.000 desplazados internos que luchan por sobrevivir, como estos 1500 que tenemos en el Seminario de Bangassou. Fijaos que no son 100, o los 600 que llegaron a Algeciras, o los 18.000 que han llegado en pateras a nuestras costas rozando por chiripa ser uno más en la fosa común del Mediterráneo. Os hablo de 1.100.000 solo en Centroáfrica. Uganda ha acogido ya a 1.200.000 sudaneses del Sur que huyen de la guerra civil en su país sin un dólar en el bolsillo que les incite a pensar en el temible desierto del Sahara y en las playas de Ceuta. Y así podríamos hablar de los 53 países del continente africano.

   Porque, aunque parezca mentira, inmigrantes o traficantes, aprovechados o simplemente depredadores extranjeros, están llegando a Centroáfrica de todo calibre y nacionalidad. Es nuestra propia ración de inmigrantes. Y no solo inmigrantes o refugiados que huyen del Congo o del Sudan y encuentran en Centroáfrica un mísero país de acogida.

    Hemos visto llegar en 2013 miles de mercenarios armados hasta los dientes (musulmanes radicales Seleka) que han reventado el país. Ahora, 18 señores de la guerra extranjeros con olor de pólvora en las manos y de diamantes en las narices, han despedazado el país en una guerra civil sin cuartel y lo quieren dividir en dos, con una parte mirando a la Meca para gloria del Islam y las materias primas de minerales dispuestas para viajar a Arabia Saudita y sus países acólitos. Robo de diamantes y oro sin pasar aduana, simplemente, dicen, porque Dios es misericordioso con los suyos. Ladrones de gente pobre a los que el gobierno español pone alfombra roja cuando vienen de visita o de recreo.

      Desde entonces hemos visto llegar a miles de chinos que han construido un puente y un hospital y han recibido por ello concesiones de minas de oro en el sur del país y que ya explotan con maquinaria moderna y miles de trabajadores chinos (inmigrantes de guante blanco) que llegan con los papeles firmados desde Pekín, sonrisa ancha y manos libres de cámaras de fotos. Porque estos no vienen a hacer turismo.

     En 2014 llegaron 12.000 soldados de la Onu que hacen y deshacen a su antojo. Un día se arriesgan por salvar a civiles y otro se arrugan de una manera vergonzosa. Muchos tienen experiencia y buena voluntad, pero en lo alto de la pirámide tienen salarios de 10.000 € mensuales y lo suyo, en un país tan pobre como el nuestro, es una maquinaria faraminosa de hacer dinero, con una logística de alto standing, sin deseo de terminar lo que están haciendo porque más que una misión, todo tiene pinta de un gran "business" que nadie quiere que concluya.

     Hace unos meses se colaron sin hacer ruido la gente de Putin, mercenarios rusos para poner de pie la armada centroafricana. Soldados españoles de EUTIN los están también formando desde hace varios años pero sin armas, debido a un embargo que Naciones Unidas impuso a Centroáfrica. Putin se las ha arreglado con rodear el embargo y los forma con armas. Aterrizan sus Antonovs cargados de armas, municiones y camiones, en un aeropuerto privado a 80 km de Bangui porque los soldados franceses que vigilan en aeropuerto Bangui M'Poko no quieren verlos aterrizar allí. Ahora han formados ya a 500 Faca (Fuerzas armadas centroafricanas). Allí donde llegan, soldados armados centroafricanos encuadrados por mercenarios rusos, la gente los aclama ridiculizando a los cascos azules de la Onu. En Bangassou hace dos meses fue el delirio y un gran berrinche para el señor de la guerra nigeriano que controla la región.

     Ahora, además de familias enteras de funcionarios sirios huidos de su país, que esperaban, o aún esperan en la isla de Lesbos que Alemania se los lleve como refugiados, están llegando a Centroáfrica cientos de jóvenes pirados y brutales huidos de Raqa, último bastión del ISIS en Siria. Escapados por la frontera del Líbano y a través de Libia y Chad, están desembarcando en el p.k. 5, barrio musulmán de Bangui. Sencillos comerciantes musulmanes tienen ahora que convivir (o ser rehenes) de radicales fundamentalistas. Viven sentados sobre una bomba. Son los nuevos "inmigrantes" que llegan a Centroáfrica sin papeles, de la peor calaña, escondidos en camiones de ganado. Llegan sin pasar aduana con el único deseo de meter fuego en Bangui apenas los radicales wahabitas del Golfo Pérsico chasqueen los dedos dando el o.k. para buscar kamikazes que se inmolen en la puerta de un hospital infantil para gloria del Islam.

     Como dice la canción: "Oh Dios no durmáis, ¡no durmáis! Pues que no hay paz en la tierra".

Mg Juan José Aguirre
Bangassou 23 agosto 2018

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El respaldo del Papa Francisco a la labor del obispo misionero Jesús Ruiz Molina

revistaecclesia

     “Protector de los más débiles, impulsor de reconciliación y depositario de esperanza”, esta es la invitación que ha hecho el Papa Francisco al obispo misionero Jesús Ruiz Molina. Este misionero de Osma-Soria, obispo auxiliar de Bangassou, República Centroafricana recibía una carta conmovedora del Papa, que ha hecho pública la diócesis de Osma-Soria:

      “Te agradezco tu carta, en la que me cuentas las dificultades y desafíos en tu labor como Obispo auxiliar de Bangassou. Me ha conmovido enterarme de las duras pruebas que tantos hermanos y hermanas deben enfrentar, en esas tierras, a causa de la persecución y de injusticias sin fin, y de los sufrimientos e incomprensiones que os afligen, debido a vuestros esfuerzos por tratar de defender la dignidad y de mitigar el dolor de muchas personas, sin hacer distinción de pertenencia religiosa.

     Comprendo el desaliento y la sensación de impotencia en los momentos de prueba. Pero no estás solo, el Señor es tu fuerza y nunca abandona; y la Iglesia, como madre solícita, está presente al lado de quien sufre. Estamos llamados a contrarrestar la violencia, que tiene su origen en el Maligno, con el amor y la misericordia. Esta es una de las tareas del Obispo: ser protector de los más débiles, impulsor de reconciliación y depositario de esperanza. Confiado en Jesús, te animo a seguir adelante con fe y esperanza, a ser un pastor cercano a tu gente, un padre y un hermano con mucha mansedumbre, paciente y misericordioso.

      Te acompaño con el recuerdo en la oración, como también al Obispo diocesano y a todo el santo pueblo de Dios que peregrina en esa nación. Por favor, te pido que reces y hagas rezar por mí. Que Jesús te bendiga y la Virgen Santa te cuide”.

     Mons. Jesús Ruiz Molina, Misionero Comboniano, el domingo 12 de noviembre de 2017, era ordenado Obispo auxiliar de Bangassou en la Catedral de Bangui, la capital de la República Centroafricana. No pudo ser consagrado en su diócesis de Bangassou por la dramática situación de guerra que atraviesa y que sufren tanto los fieles, como el clero y su obispo, el también misionero español, Juan José Aguirre.

OMPRESS-REPÚBLICA CENTROAFRICANA (18-06-18)
Foto Mons. Jesús Ruiz, Obispo auxiliar de Bangassou (República Centroafricana)

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Zemio: la misión católica masacrada por radicales que monseñor Aguirre quiere resucitar

alfayomega

      En Zemio (República Centroafricana) se inició en los años 50 una de las primeras misiones de la diócesis de Bangassou, dirigida actualmente por el español Juan José Aguirre. En 2013 dos grupos violentos perpetraron allí una masacre y «convirtieron Zemio en una ciudad fantasma». Ahora monseñor Aguirre ha restaurado la misión, donde se ha abierto una escuela para que los niños aprendan a convivir en paz

    Zemio es el último avispero en el que se ha metido el español Juan José Aguirre, obispo de Bangassou (República Centroafricana). Allí se inauguró una de las primeras misiones de su diócesis en los años 50, explica el prelado en una carta. Y fue próspera hasta hace un lustro. Hasta entonces, «teníamos una escuela para 2.100 alumnos, un rebaño de vacas, un proyecto de la Iglesia americana para la ganadería y la agricultura que nos daba al mismo tiempo luz e internet todo el día».

      Especialmente significativa era, según Juanjo, la labor de las monjas. «No solo se ocupaban de la escuela, sino que tenían proyectos de corte y costura, llevaban la caritas parroquial donde atendían cientos de ancianos, enfermos de sida y personas rotas por la dureza de la vida, llevaban las catequesis, ponían películas en la Iglesia por las noches, hacían pan para el barrio y estaban muy cerca de los dos curas de la parroquia…»

    Pero, en 2013, «la llegada de milicianos musulmanes radicales y jóvenes libertadores mal armados y mal encarados convirtieron Zemio en un baño de sangre». La llegada de los violentos, denuncia el obispo, responde a «un plan urdido en 2013 desde fuera de Centroáfrica para hacer de él un país ingobernable –o dividirlo en dos–, crear el caos y enfrentar musulmanes y no musulmanes» y, así, «poder robar de aquí los minerales, ganado, petróleo y toda la riqueza…»

     De esta forma, 25.000 habitantes de Zemio huyeron al Congo «mientras los violentos de un lado y de otro quemaban sus casas, sus graneros, sus sueños» y «robaban sus cosechas». Los pocos que se quedaron abandonaron el pueblo y se refugiaron en la misión católica.

    Los radicales también quemaron el hospital local, lo que provocó que un gran número de personas dependieran de las pocas medicinas que aun quedaban en casa de los sacerdotes de la misión. Pero estas también se agotaron. «La escuela cerró, la casa de las monjas fue saqueada» y las religiosas, impotentes, volvieron al Perú». Zemio se convirtió así en «una ciudad fantasma», tomada por «dos grupos armados peligrosos como víboras. Por cualquier cosa saltaban chispas en forma de tiros y la población civil pagaba los platos rotos», asegura monseñor Aguirre en la carta.

    En esta situación, el obispo español decidió sacar de la misión a los dos curas que todavía permanecían al lado de la población civil. Estaban «extenuados, delgados como palillos y en estado de shock». Los llevaron a la capital para seguir un curso para «destraumatizar. Habían enterrado decenas de cadáveres en fosas comunes y dormido en medio de una multitud aterrorizada durante meses».

     Antes de salir, los sacerdotes aconsejaron a la gente que huyeran al Congo y «la misión quedó vacía, silenciosa, acosada por los bandidos que se servían a sus anchas».

Regreso a la misión

     Después de un tiempo prudencial, en diciembre de 2017 monseñor Juan José Aguirre propuso a los responsables de la misión volver a ella y celebrar allí la Navidad. «Aceptaron y se juntaron a los que quisieron volver del Congo para vivir cerca de la misión». De vuelta en el nido de víboras, decidieron reabrir la escuela para que niños musulmanes y no musulmanes convivieran juntos y en paz. «Era el principio de la cohesión social. Lograron que los niños musulmanes dejaran sus cuchillos en casa y que los profesores empezaran sus clases distendidos y animosos».

     Juan José Aguirre se encuentra actualmente en Zemio, a donde decidió acudir para apoyar y animar a los sacerdotes de la misión. «La gente me ha recibido con mucha alegría y durante 10 días he rezado y hablado con todos los grupos parroquiales, autoridades, imanes y militares. Se duerme bien con tanto calor humano pero hay ruido de sables y la gente mira de reojo a su espalda por si acaso. Con esa tensión, se va viviendo, pero es un vivir sin vivir, la esperanza puesta solamente en Aquel que nos sostiene», concluye.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Ventana abierta a Bangassou

diariocordoba

El Grupo Eurostars Palace celebró su primera gala solidaria, cuya recaudación servirá para paliar la merma de ingresos, tras la retirada de subvenciones a la fundación

     «Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana». Así definió ayer el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, la propuesta que recibieron de parte del Grupo Eurostars Palace para organizar una gala con la que recaudar fondos a beneficio de los proyectos que lleva a cabo en la República Centroafricana el obispo Juan José Aguirre. «Todo surgió de una forma especial», explicó, «me llamaron del grupo Hotusa para decirme que su programa social estaba pensando organizar una cena solidaria en Córdoba, similar a otra realizada en Oviedo a beneficio de Mensajeros de la Paz, y que habían pensado en nosotros». Según Aguirre, la idea fue muy bien recibida «después del descalabro que ha supuesto para la fundación que la Diputación y el Ayuntamiento nos hayan retirado este año las subvenciones que teníamos previstas». Gracias a esta aportación, indicó, «podremos equilibrar en parte esta situación». Según el presidente de la Fundación Bangassou, «la Diputación no la ha concedido por la situación de guerra larvada que existe en la zona, ante la duda de que no se puedan ejecutar los proyectos» y el Ayuntamiento, «por falta de fondos».

     El grupo Eurostars Palace, por su parte, ha explicado que esta acción se enmarca en su programa social «que ofrece apoyo a colectivos desfavorecidos». La práctica totalidad de la recaudación obtenida se destinará a la fundación.

     Alrededor de 150 personas acudieron ayer a disfrutar de la cena de gala que tuvo lugar en el hotel Eurostar Palace, donde degustaron un menú de lo más sugerente. Taco de pulpo con cremoso de patata y aceite de pimentón de aperitivo, seguido de ensalada de vieras, escabeche ligero, foie y manzana verde; lenguado asado con su piel, verduras crocantes y roca de chipirón y esfera de Albariño con galleta, frutos secos y helado de crema de licor de café. El vino que regó tales manjares fue uno blanco de la DO Rías Baixas, firma colaboradora del Grupo Hotusa, según las fuentes consultadas.

     El dinero se destinará a los proyectos que están en marcha en la zona de Bangassou. En concreto, para la compra de fármacos antirretrovirales, para la reconstrucción de las escuelas destruidas en los últimos enfrentamientos registrado, para enfermos terminales de sida y para los desplazamientos de los equipos médicos que acuden a la zona a operar. «La situación ha mejorado ligeramente», explicó Aguirre, «y hay un rayo de esperanza tras la situación crítica de hace unos meses.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Cena a favor de la Fundación Bangassou organizada por el hotel Eurostars Palace

lavozdecordoba

El acto benéfico está organizado por el grupo Hotusa con la colaboración de Riasbaixas, Cadena Cope y el grupo Goncesco

El próximo 31 de Mayo tendrá lugar en el hotel Eurostars Palace y organizada por el grupo Hotusa, una cena solidaria cuya recaudación irá destinada integramente, para la Fundación Bangassou. Consiste en un magnífico menú con productos de Galicia y en el que habrá sorpresas durante la misma cena. El precio del menú es de 55 euros y el número de asistentes está limitado a 120 personas repartidas en mesas de ocho comensales.

      Con esta cena solidaria la Fundación Bangassou despide el presente curso, aunque en la misma se informará de las actividades que se desarrollarán hasta el mes de septiembre, ya que el programa de actuaciones de la misma no admite respiro.
El acto, organizado por el grupo Hotusa, dentro de su programa social, cuenta con la colaboración de Riasbaixas, Cadena Cope y Grupo Goncesco. Además, se puede colaborar por tres vías: los colaboradores Mesa Cero podrán participar con un donativo, y los colaboradores presenciales lo harán asistiendo al acto. Por último, la modalidad de colaborador no presencial está reservada a aquellas empresas que quieran participar de alguna u otra manera.

     Tras las palabras de bienvenida de los representantes del grupo Hotusa y de la Fundación Bangassou se dará paso a una cena en la que tanto las bebidas como todos y cada uno de los platos gozan de la calidad de las materias primas de Galicia y de la alta reputación de las cocinas del Eurostars Palace.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

EL OBISPO DE BANGASSOU CALIFICA EL ATAQUE DE "BRUTAL Y GRATUITO"

periodistadigital

Juan José Aguirre: "El sacerdote murió de una bala en el oído. Por la noche, los no musulmanes se vengaron quemando una mezquita"

      El ambiente estaba caldeado desde hace 20 días porque había soldados que querían desarmar a radicales de Banghi. Y lo que ha ocurrido este martes es que sin previo aviso tiraron bombas y granadas

     La capital de la República centroafricana ha sido objetivo de un nuevo ataque de violencia. La tragedia, que se salda hasta el momento con 16 muertos, ocurrió en la iglesia de Nuestra Señora de Fátima.

    Juan José Aguirre relata en 'La Tarde' que "el ambiente estaba caldeado desde hace 20 días porque había soldados que querían desarmar a radicales de Banghi. Y lo que ha ocurrido este martes es que sin previo aviso tiraron bombas y granadas".

     Durante el ataque murió un sacerdote "que salió de la Iglesia a auxiliar a un herido. Quizá una bala perdida le dio cerca del oído y murió. Después llevaron al sacerdote muerto por las calles hasta la residencia. Por la noche, los no musulmanes se vengaron quemando una mezquita".

      El Obispo Aguirre señala que llevan trabajando "durante muchos meses para que musulmanes y no mulsulmanes convivan en paz" pero este conflicto "en lo profundo es de tipo económico y político por el dominio de una zona".

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Juan José Aguirre condena el «brutal y gratuito» atentado contra una iglesia en Bangui

alfayomega

     En el ataque, que se produjo durante la celebración de la Eucaristía, murió un sacerdote «que salió de la iglesia a auxiliar a un herido»

     La capital de la República Centroafricana ha sido objetivo de un nuevo atentado terrorista. La tragedia, que se salda hasta el momento con 16 muertos, ocurrió el martes en la iglesia de Nuestra Señora de Fátima durante la celebración de la Eucaristía.

     «El ambiente estaba caldeado desde hace 20 días porque había soldados que querían desarmar a radicales de Banghi. Y lo que ha ocurrido este martes es que sin previo aviso tiraron bombas y granadas», ha explicado en La Tarde de Cope el obispo español de Bangassou, Juan José Aguirre, que ha calificado el ataque de «brutal y gratuito».

     Durante el ataque murió un sacerdote «que salió de la iglesia a auxiliar a un herido. Quizá una bala perdida le dio cerca del oído y murió. Después llevaron al sacerdote muerto por las calles hasta la residencia. Por la noche, los no musulmanes se vengaron quemando una mezquita», ha asegurado monseñor Aguirre.

     Asimismo, el prelado cordobés ha señalado que llevan trabajando «durante muchos meses para que musulmanes y no mulsulmanes convivan en paz» pero este conflicto «en lo profundo es de tipo económico y político por el dominio de una zona».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Solidaridad muy repartida

diariocordoba

El Círculo de la Amistad acogerá el 27 de abril su cena benéfica, para recaudar fondos para la obra social Hermano Bonifacio de San Juan de Dios En este acto se reconocerá a la fundación Bangassou

     La obra social del hospital San Juan de Dios de Córdoba celebrará el 27 de abril, en el Círculo de la Amistad, la tercera edición de su cena benéfica, con el objetivo de recaudar fondos para seguir atendiendo a las familias más vulnerables de Córdoba y dar visibilidad a sus necesidades. En esta ocasión, el premio Hermano Bonifacio, que se entrega en el transcurso de la cena, será para la fundación Bangassou, impulsada por el obispo cordobés Juan José Aguirre, en reconocimiento a la importante labor que desarrolla esta entidad en África central.

     El director gerente del hospital San Juan de Dios, Manuel González, dio a conocer los datos de la obra social Hermano Bonifacio correspondientes al 2017. El año pasado casi 800 familias y más de 2.300 usuarios se beneficiaron de proyectos como el de reparto de alimentos, o de las ayudas económicas para cubrir necesidades básicas tales como gastos de vivienda, luz o agua; gastos sanitarios o de productos infantiles y ropero. Unos proyectos que han supuesto que la inversión respecto al 2016 se haya prácticamente duplicado, alcanzando algo más de 230.000 euros, y que cuentan con la colaboración del Ayuntamiento de Córdoba, que mantiene una subvención de 12.000 euros; el Ministerio de Sanidad y Servicios sociales, mediante ayudas por IRPF, que el año pasado alcanzó los 70.000 euros, y la solidaridad de usuarios anónimos. Las entradas para la cena pueden adquirirse, a un precio de 50 euros, en el Círculo y en el propio hospital San Juan de Dios.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El Hospital San Juan de Dios prepara su tercera cena benéfica para recaudar fondos para familias vulnerables

20minutos

     La Obra Social del Hospital San Juan de Dios celebrará el próximo 27 de abril, en el Real Círculo de la Amistad, la tercera edición de su cena benéfica, con el objetivo de recaudar fondos para seguir atendiendo a las familias más vulnerables de Córdoba y dar visibilidad a sus necesidades.

     Presentación de la cena benéfica OBRA SOCIAL HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS Según ha indicado la obra social en una nota, en esta ocasión, el premio 'Hermano Bonifacio', que se entrega en el transcurso de la cena, será para la Fundación Bangassou, en reconocimiento a la importante labor que desarrolla esta entidad en África central.

     El director gerente del hospital San Juan de Dios de Córdoba, Manuel González, ha explicado que además de dar visibilidad a la situación de vulnerabilidad que viven muchas personas en Córdoba y sumar esfuerzos para seguir ayudándoles, esta cena sirve para que el hospital se abra a la ciudad, "lo que se convierte en una oportunidad para seguir estrechando lazos con las instituciones y entidades para continuar trabajando por Córdoba".

     González también ha dado a conocer los datos de la Obra Social 'Hermano Bonifacio' correspondientes a 2017. El año pasado casi 800 familias y más de 2.300 usuarios se beneficiaron de proyectos como el de reparto de alimentos, o de las ayudas económicas para cubrir necesidades básicas tales como gastos de vivienda, luz o agua; gastos sanitarios o de productos infantiles y ropero.

     Unos proyectos que han supuesto que la inversión respecto a 2016 se haya prácticamente duplicado, alcanzando algo más de 230.000 euros, y que cuentan con la colaboración del Ayuntamiento de Córdoba, que mantiene una subvención de 12.000 euros; el Ministerio de Sanidad y Servicios sociales, mediante ayudas por IRPF, que el año pasado alcanzó los 70.000 euros y la solidaridad de usuarios anónimos que lo hacen posible.

     Por su parte, el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, ha mostrado su satisfacción por este reconocimiento y destacó los lazos que unen a la entidad que preside con la Orden Hospitalaria, que también cuenta con obras de misión y cooperación internacional repartidas por todo el mundo.

     La Fundación Bangassou, impulsada por el Obispo de la Diócesis africana, Juan José Aguirre, lleva desarrollando proyectos en la república centroafricana desde 2003, orientados a mejorar el bienestar de esta zona, castigada por continuos conflictos bélicos e inestabilidad política y centrados, básicamente en la sanidad y en la educación. III CENA BENÉFICA 'HERMANO BONIFACIO' Las entradas para asistir a la III Cena Benéfica 'Hermano Bonifacio' pueden adquirirse en el propio Hospital San Juan de Dios de Córdoba y en el Círculo de la Amistad a un precio de 50 euros.

     Asimismo, el evento cuenta con una 'Mesa Virtual': IBAN ES80 0237 0210 309150860737, para aquellas personas que no puedan asistir o quieran hacer una aportación diferente al precio de la entrada. La Obra Social 'Hermano Bonifacio' se integra en el Área de Desarrollo Solidario del Hospital San Juan de Dios de Córdoba y centra su trabajo, fundamentalmente, en cubrir las necesidades básicas de las personas más vulnerables.

     Con la concesión del premio que lleva el nombre de la Obra Social, la Orden quiere reconocer a asociaciones y entidades locales que realizan una labor de asistencia y promoción de personas que lo necesitan, y recordar la aportación de uno de los hermanos más conocidos en la ciudad por ser un limosnero incansable y por su trabajo en pro de la infancia.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Fundación Bangassou, premio Hermano Bonifacio 2018

odisur

   El Hospital San Juan de Dios presenta la tercera edición de su ya tradicional cena y da a conocer los datos de su Obra Social referentes a 2017.

     Mañana martes 10 de abril, a las 11.00 horas, en el patio central del Real Círculo de la Amistad, tendrá lugar la presentación de la III edición de la Cena Benéfica ‘Hermano Bonifacio’ que este año distinguirá la labor social realizada por la Fundación Bangassou, con la concesión del premio ‘Hermano Bonifacio’.
 

     La cena se celebrará el próximo 27 de abril, en el Círculo de la Amistad, con el objetivo de dar visibilidad a la labor de la Obra Social en apoyo a los más vulnerables y sumar esfuerzos para continuar desarrollando sus proyectos.
 

     Al acto de presentación, en donde se darán a conocer los datos de la Obra Social del Hospital correspondientes a 2017, asistirán el Superior del centro, Isidoro de Santiago Sánchez O.H; el director gerente, Manuel González Suárez, la coordinadora de la Comisión Social y Humanitaria del Círculo de la Amistad, Elena Landauro Comesana y el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre Muñoz.
 

Presentación
III Cena Benéfica ‘Hermano Bonifacio’


Lugar: Patio central, Real Círculo de la Amistad

Fecha: martes, 10 de abril de 2018

Hora: 11.00 h

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Locura de esperanza en la República Centroafricana

noticiasdegipuzkoa

    Hace unos días les comentaba a ustedes en esta misma columna sobre el Informe Global de Felicidad y su listado de países más y menos felices. A la cola de este listado se encuentra la República Centroafricana. Y tienen motivos.

       La República Centroafricana ha vivido un conflicto armado durísimo. Trece de los catorce grupos armados acordaron en junio iniciar un proceso de paz y reconciliación, pero este acuerdo no ha conseguido el cese de una violencia que se retroalimenta y se ha convertido en la única forma de vivir (y de morir) para muchos centroafricanos. Un país que sufre, quizá como el que más, la maldición de los recursos: esa maldición por la cual tener uranio, oro, petróleo, madera noble y diamantes en abundancia tal que podrían dar sobradamente para asegurar educación, salud, bienestar a todos sus ciudadanos, se convierte en una maldición de conflicto, violencia y dinero sucio manchado de sangre y sufrimiento que todo lo compra y todo lo prostituye.

      La violencia entre unos grupos más o menos musulmanes, como Seleka, y otros más o menos cristianos, como los Anti-Balaka, se mantiene. Estos últimos días hemos recibido informes de violaciones masivas de decenas de mujeres en algunas comunidades o de ataques a escuelas con asesinatos de maestros y misioneros.

     Por si esto fuera poco, la República Centroafricana ocupa el último lugar en el Índice de Desarrollo Humano, como país con menor nivel de Desarrollo Humano de los 188 medidos por el PNUD. Tiene el PIB per cápita más bajo del mundo y una esperanza de vida de 51,5 años. Este país depende casi totalmente de la cooperación internacional para proveer a sus ciudadanos los servicios más básicos, especialmente la alimentación y la salud. Un país de cinco millones de habitantes, con 500.000 refugiados en los países del entorno y más de 680.000 desplazados internos.

     Pero no todo son malas noticias. El representante especial de la ONU en este país insiste en que “a pesar de la adversidad, la paz está avanzando en el país y el Gobierno está trabajando arduamente para restaurar la autoridad del Estado y fortalecer las instituciones democráticas”. La República Centroafricana asegura querer hacer de la educación una prioridad nacional, pero parece un objetivo muy difícil cuando no sólo no hay recursos, sino que los diferentes grupos armados atacan las escuelas y hacen de ellas barracones militares o arsenales.

    En la República Centroafricana la violencia crea imágenes dantescas de violaciones, machetazos, masacres y ríos de sangre y lodo. Pero también presenta historias increíbles como la que cuenta el periodista Alberto Rojas del obispo cordobés Juan José Aguirre, que mantiene refugiados en diversas iglesias de su Diócesis de Bangassou a 2.000 musulmanes que huyen de las masacres. Es una situación insostenible -sin servicios sanitarios ni alimentos- y extremadamente vulnerable -con milicias rodeando y dispuestas a entrar violentamente en cualquier momento- que sólo la locura de la esperanza mantiene viva.

     En ese contexto, nos ha tocado estos días colaborar en la promoción del derecho a la educación en este castigado país. Se trata de avanzar en el objetivo de conseguir una educación básica para todos y sin discriminación de género y de conseguir que las escuelas sean respetada de acuerdo a las leyes de la guerra.

     Y en ese contexto, hemos visto cierta esperanza en medio del horror. A esa llama, tal vez un tanto loca, tal vez no muy realista, tal vez no del todo racional, pero sí muy humana, me aferro.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Jueves Santo en Centroáfrica

diariocordoba

El obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, celebró el simbólico acto del lavatorio de los pies en Bangui con la población nativa Se desarrolla en la pequeña capilla de un hospital

    El obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, que ha estado recientemente en Córdoba presidiendo la comida a favor de la población africana donde desarrolla su misión religiosa, ya regresó de nuevo a la República Centroafricana, donde el Jueves Santo celebró, junto a su obispo auxiliar y otros sacerdotes, el acto religioso del lavatorio de los pies junto a nativos de Bangui.

     Según ha contado el propio Juan José Aguirre en un escrito para la Fundación Bangassou, de momento le es imposible llegar a Bangassou, debido al clima violento y bélico que se vive en esta zona donde este misionero cordobés realiza su labor religiosa. Sin embargo, el prelado cordobés está a la espera de novedades de las Naciones Unidas y del nuncio del Papa para que le dejen llegar hasta Bangassou en los próximos días. El lavatorio de los pies lo realizó Juan José Aguirre en una misa el Jueves Santo en el hospital central de Bangui, en una pequeña capilla, donde se agolpaban miles de enfermos y acompañantes que «siempre están allí y duermen en el suelo».

     Aguirre destaca que después del rito cogió «la toalla, llena de suciedades», y la besó, «porque representaba a Cristo. El símbolo era esa toalla, antes del ofertorio». El obispo cordobés espera que pronto se tranquilice la situación en Bangassou y que pueda haber una salida para unos dos mil musulmanes que desde hace casi un año este religioso (con la ayuda de más personas) tiene acogidos en la catedral y en el seminario para que escapen de la barbarie. Estos musulmanes huyeron después de que en mayo del año pasado sus escasas pertenencias fueran quemadas y arrasadas por los milicianos anti-Balaka. El obispo de Bangassou participó en el lavatorio de los pies, junto a su obispo auxiliar, Jesús Ruiz, que desarrolla su misión junto a Juan José Aguirre en República Centroafricana y que le es de gran ayuda. La República Centroafricana es el tercer país más pobre del mundo y en él desarrolla su misión religiosa, desde hace casi 38 años, Juan José Aguirre. En mayo del año pasado este religioso cordobés salió ileso de un tiroteo cuando refugió a unos dos mil musulmanes que huían de los guerrilleros anti-Balaka, en una jornada violenta en la que murió el imán de la mezquita de Bangassou.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Violenta Semana Santa en Bangassou: Mons Juan José Aguirre: “vivimos una situación extrema”

reportecatolicolaico

      “Mi vicario tendrá que salir porque tiene principio de schock traumático”.

     “Al final del rito he cogido la toalla, no solo mojada sino llena de suciedades. La he besado porque me representaba a Cristo, Él que cargó con todas las bajezas y enfermedades, la violencia y las yagas”.

     No he podido llegar a Bangassou. Algunos de mis curas están bloqueados como yo. Estoy en Bangui. Todos me aconsejaron de quedarme un poco aquí, hasta el Nuncio, hasta que en Bangassou se tranquilizarse las cosas.

     Dios sabrá porqué El lo quiere así. Es ya noche de Jueves Santo. Acabo de llegar del hospital central de Bangui. Allí hay una capillita junto a la zona de los desechos, un montón de enfermos y acompañantes en la misa del Jueves Santo.

    Algunos con enfermedades raras les hemos lavado los pies. Misa del amor fraterno. Y de la Eucaristía, fuente del amor. Al final del rito he cogido la toalla, no solo mojada sino llena de suciedades. La he besado porque me representaba a Cristo, Él que cargó con todas las bajezas y enfermedades, la violencia y las yagas… El símbolo era esa toalla antes del ofertorio.

     Abbe Benjamín sigue en Bangassou, con miedo, más de los suyos y de los musulmanes. Mons Jesús está con otros dos. El resto se ha ido a las capillas, en zona de alto riesgo, para limpiar pies y dar la fuerza de la eucaristía.

      Mi vicario tendrá que salir porque tiene principio de schok traumático. Ha perdido lucidez y vaga en sus miedos. Le han salido ronchas ( líquenes planos) a causa del estress. Llegando hace 10 días con mi Auxiliar, fuimos a ver al Nuncio, que es español. Enseguida fué a hablar con el responsable de la Minusca en Centroáfrica.

      Le contó la situación extrema que vivimos allí, el riesgo puro de agresiones y amenazas, de parte de nuestros hermanos musulmanes acogidos en el seminario, no obstante que les damos agua potable, comida y luz cada día. Dijo que el desarme de los musulmanes en el campo era inminente.

     Luego él marchó anteayer a New York y creemos que su presencia allí será hoy día más eficaz que un posible informe encaminado por conocidos nuestros militares. Ya hablan de relocalizar el campo. Ojalá, sería lo mejor para todos, sobretodo para los musulmanes más vulnerables…

     Mañana vuelvo al hospital. Un calor agobiante a las 3 de la tarde, pero nos esperan para hablar de la cruz y cantar Isaías junto a los desechos quirúrgicos de ese hospital que es una mole con miles de gentes, entre pacientes y familiares que siempre están allí y duermen por los suelos. Hablar y rezar la cruz donde flota un ambiente de Calvario.

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou)/RD

 

(LEER MÁS HACIENDO CLIK AQUÍ)

LA VIOLENTA SEMANA SANTA DEL OBISPO DE BANGASSOU

periodistadigital

Juan José Aguirre: "vivimos una situación extrema. Mi vicario tendrá que salir porque tiene principio de schock traumático"

      Al final del rito he cogido la toalla, no solo mojada sino llena de suciedades. La he besado porque me representaba a Cristo, Él que cargó con todas las bajezas y enfermedades, la violencia y las yagas

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- No he podido llegar a Bangassou. Algunos de mis curas están bloqueados como yo. Estoy en Bangui. Todos me aconsejaron de quedarme un poco aquí, hasta el Nuncio, hasta que en Bangassou se tranquilizarse las cosas.

      Dios sabrá porqué El lo quiere así. Es ya noche de Jueves Santo. Acabo de llegar del hospital central de Bangui. Allí hay una capillita junto a la zona de los desechos, un montón de enfermos y acompañantes en la misa del Jueves Santo.

     Algunos con enfermedades raras les hemos lavado los pies. Misa del amor fraterno. Y de la Eucaristía, fuente del amor. Al final del rito he cogido la toalla, no solo mojada sino llena de suciedades. La he besado porque me representaba a Cristo, Él que cargó con todas las bajezas y enfermedades, la violencia y las yagas... El símbolo era esa toalla antes del ofertorio.

     Abbe Benjamín sigue en Bangassou, con miedo, más de los suyos y de los musulmanes. Mons Jesús está con otros dos. El resto se ha ido a las capillas, en zona de alto riesgo, para limpiar pies y dar la fuerza de la eucaristía.

     Mi vicario tendrá que salir porque tiene principio de schok traumático. Ha perdido lucidez y vaga en sus miedos. Le han salido ronchas ( líquenes planos) a causa del estress. Llegando hace 10 días con mi Auxiliar, fuimos a ver al Nuncio, que es español. Enseguida fué a hablar con el responsable de la Minusca en Centroáfrica.

      Le contó la situación extrema que vivimos allí, el riesgo puro de agresiones y amenazas, de parte de nuestros hermanos musulmanes acogidos en el seminario, no obstante que les damos agua potable, comida y luz cada día. Dijo que el desarme de los musulmanes en el campo era inminente.

     Luego él marchó anteayer a New York y creemos que su presencia allí será hoy día más eficaz que un posible informe encaminado por conocidos nuestros militares. Ya hablan de relocalizar el campo. Ojalá, sería lo mejor para todos, sobretodo para los musulmanes más vulnerables...

     Mañana vuelvo al hospital. Un calor agobiante a las 3 de la tarde, pero nos esperan para hablar de la cruz y cantar Isaías junto a los desechos quirúrgicos de ese hospital que es una mole con miles de gentes, entre pacientes y familiares que siempre están allí y duermen por los suelos. Hablar y rezar la cruz donde flota un ambiente de Calvario.

     Un abrazo muy fuerte a todos. Unión de oraciones...

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Un lugar en el mundo

sevilla.abc

Monseñor Aguirre protege en su diócesis de Bangassou a dos mil musulmanes de la guerrilla anti balaka. Toda una lección de vida

       Ahí tienen a monseñor Aguirre. Un obispo católico que da cobijo a2.000 musulmanes para que no sean exterminados por una milicia de mayoría cristiana. Cuando el 13 de mayo del año pasado la guerrilla anti balaka asaltó a sangre y fuego Bangassou, este hombre de verbo claro y sandalias se jugó el tipo para salvar sus vidas. El prelado cordobés se interpuso entre la furia de las armas automáticas y aquel pelotón de cuerpos indefensos con el arrojo que solo un insensato se atreve a exhibir.

    Desde entonces, los musulmanes se refugian en el seminario menor que dirige Juan José Aguirre para guarecerse de un asedio mortífero. Monseñor no pregunta qué religión profesan sus huéspedes ni qué dogma anima a sus perseguidores. Hace lo que le dicta su conciencia y el sentido innegociable de humanidad. Punto. Aún a riesgo de su propia integridad física. Un día un guerrillero anti balaka le puso el cañón de un fusil en la cabeza y lo acusó de traidor. Un cristiano no debe proteger a un musulmán, ni un musulmán a un cristiano, pareció reprocharle aquel joven imberbe armado hasta los dientes.

      Pero monseñor Aguirre no voló hasta esta selva perdida en el mapa hace más de 35 años para clasificar ovejas ni pastorear ganado. Vino a curar enfermos, rescatar desahuciados y enseñar a los niños. Todo lo demás son categorías ajenas a su universo. Etiquetas de un mundo que no reconoce. «Hay muchas criaturas pobres, huérfanas y desnutridas. No las podemos abandonar», repite una y otra vez a quienes le ruegan que se dedique a las almas y se olvide de esta gente sentenciada a muerte.

      La violencia y el hambre son el pan nuestro de cada día en este país incrustado en el infierno. La República Centroafricana se sumió en una espiral incontrolable tras el golpe de Estado perpetrado en 2013 por los seleka, la guerrilla islámica que representa a una minoría cifrada en el 15 por ciento de la población. Los cristianos suponen el 80 por ciento y los animistas constituyen el resto. Ese mismo año, los seleka saquearon Bangassou y causaron estragos entre la mayoría cristiana.

     El ciclo interminable del odio sectario ha cambiado ahora de acera. Bangassou es hoy una demarcación amenazada por los cuatro costados. Por turbas de fanáticos, bandas de salteadores y facciones en busca de botín. Jóvenes sin piedad, extremadamente violentos y atiborrados de opiáceos, para quienes la vida es apenas un objeto de mercancía. Con este tipo de sujetos, se ha tenido que jugar los cuartos para frenar su cólera y defender a los suyos. «He visto cómo le abrían la cabeza a muchos y he recogido la masa encefálica de un muerto en medio de la calle. A otros les arrancan el corazón o les abren el cuerpo para sacarle las tripas», ha dicho a quien ha querido escucharle.

     Los cascos azules custodian el seminario en medio de una situación explosiva. Tanto que las fuerzas de la ONU aconsejaron al obispo cordobés que abandonara la zona y se tome un respiro. Agotado y víctima del estrés, monseñor Aguirre busca en Europa apoyos para neutralizar un conflicto que camina a toda prisa hacia una carnicería humana. Un grupo de refugiados radicalizados, atrapados en la diócesis desde hace ya diez meses, se han rebelado contra sus propios protectores. «Nos han destrozado la catedral y nos han quemado motos, coches y almacenes», lamenta el prelado.

     Aguirre no pierde la esperanza. Tarde o temprano regresará al ojo del huracán. Dispuesto a restañar heridas y recuperar escuelas. «Para que convivan niños musulmanes y no musulmanes», subraya el misionero comboniano. «Estudiando juntos se aprende a convivir». Desde luego que sí, monseñor.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, en Centroáfrica, 38 años en el continente

religionenlibertad

Guerrillas y bandidos y miseria... de misionero novato, todo empezó con la saliva de los leprosos

      Juan José Aguirre, misionero comboniano, lleva 38 años en África, anunciando el evangelio rodeado de circunstancias de miseria y, recientemente, también de violencia armada. Natural de Córdoba, es el obispo de Bangassou, en Centroáfrica, desde el año 2000. Ha tenido que proteger tanto a cristianos como a musulmanes en medio del fuego cruzado de las guerrillas. Pese a todo, él sigue adelante con su apostolado, ayudado por los donantes y colaboradores de la Fundación Bangassou (www.fundacionbangassou.com), que opera en este país del corazón de África.

      -¿Cómo puede usted seguir creyendo en un Dios Padre, en un Dios Amor, cuando palpa tanta dureza?
     -Es muy fácil, ¿cómo se puede ver el Amor de Dios en una zona de alto riesgo? Estamos viendo cantidad de personas inocentes que están cayendo sobre el efecto de la violencia de otros. Nos han preparado para eso. Los combonianos nos prepararon durante 10 años.

     »Justamente mi padre maestro en los primeros años del noviciado nos enseñó durante seis meses a hacer silencio interior como hacía santa Teresa, a hacer silencio del cuerpo, silencio de la mente y silencio del corazón para poder entrar en la oración contemplativa del tú a tú con el Señor, del boca a boca con el Señor y hacer la experiencia de la presencia que nos hacía también san Juan de la Cruz.

       »Recuerdo que el padre maestro nos llevó después de seis meses a una obra, y allí nos colocó de encofradores, de albañiles y entonces él nos preguntó si éramos capaces de seguir nuestra experiencia de vida interior grande con el Señor a pesar de la agitación del mundo de fuera. Y no podíamos. Las primeras semanas trabajamos de picapedreros… y teníamos las manos llenas de llagas y era imposible rezar. Y mi padre maestro me decía: ‘Esto es lo que hará posible que, en una zona de alto riesgo, de mucho riesgo, en África, donde viviréis a un cierto momento podáis resistir, podáis ser de ayuda, podáis transmitir el Evangelio, podáis predicar la paz y la tolerancia no obstante la agitación del mundo exterior.

      »Ahora vivimos un periodo como ése, vivimos un periodo de agitación enorme, de turbulencias enormes, entonces lo que nosotros intentamos hacer cada día a pesar del ruido de las metralletas, de las bombas de las armas pesadas, es poder entrar en comunicación con el Señor y hacer lo que hacen las ranas, que son los animalitos pequeños que cuando están en la agitación de la superficie, cuando están luchando por cazar y no ser cazadas, llega un momento en que saltan al agua y se van a la profundidad y en la profundidad cargan las pilas y cuando luego salen tienen las pilas cargadas y pueden soportar la gran agitación del exterior, de la superficie. 

      »A nosotros nos pasa ahora exactamente igual, esta vida interior de encuentro con el Señor, de sentir que el Señor nos está mirando, que el Señor nos cuida, nos protege, que el Señor protege nuestro cuerpo a pesar de la agresividad del mundo exterior. Esto es lo que nos hace vivir tranquilamente o más o menos serenamente en zona de alto riesgo.

       -Supongo que, tras 38 años de misión en África, si vuelve la mirada atrás rápidamente, seguro que hay personas que han marcado un antes y un después en esa vida, quizá detalles… si pudiera compartir con nosotros algunos momentos vividos…
»Fue esencial que al inicio yo tuviera un guía que me acompañara los tres primeros años porque llegamos como niños, que no sabíamos ni pedir agua, entonces necesitábamos a alguien que nos encauzara y nos diera una cura de humildad muy grande.

       »Recuerdo que tuve esa persona que fue un hermano comboniano, se llama Nicolás, que venía ahí expulsado del Sudán. Fue este guía que llegó cuando tenía 27 años y era muy ingenuo. Recuerdo una anécdota cuando llegamos a la misión donde yo trabajé mis primeros siete años, en la región de Obbo, la misión que estaba a siete días de coche del primer teléfono, del primer médico. Celebramos mi primera misa en Sango, y cuando estábamos en la sacristía y me estaba ayudando a quitar mis vestimentas sacerdotales me dijo: 

      »“Ahora sal fuera que la gente te quiere bendecir, tu haz lo que ellos te quieran hacer”. Y le pregunté: “Pero… les doy la mano?”. Él me contestó: “No, tú pon las manos así… “. Y me mostraba las manos en forma de cuenco, y me dijo: “ellos van a echarte perlitas de saliva”. Era su manera de bendecir, y me echaban perlitas de saliva por no decir, escupirme, y era entonces solo recibir la bendición de mi pueblo.

        »Al terminar, le dije a Nicolás: “Ya, ya ya…” (queriendo parar) y el me contestó: “No, falta lo más importante, ahí (señalando a un gran árbol, el mango de la misión, un mango enorme con muchas raíces, el eje de la tierra, en la cultura de ese pueblo es el eje del mundo que une el cielo y la tierra; en el que estaban sentadas muchas personas) ellos también te quieren bendecir.

      »"¿Y quiénes son?", pregunté. "Son los leprosos", contestó. "Leprosos, ¿aquí?…". "Sí", me aseguró. Entonces vislumbré a lo lejos, un grupo de personas que estaban sentadas, las manos se les terminaban en las muñecas y los pies se les terminaban en los tobillos, no tenían lóbulos de las orejas y las partes blandas como la nariz se habían caído: la lepra. Yo no había visto un leproso en mi vida.

      »Y dijo el hermano Nicolás: “Vete para allá que ellos también te quieren bendecir…”. “Pero hermano por favor…”, le dije. “Vete, vete …”. Y entonces el hermano me dijo al oído: “Con el mismo amor que tú has tocado la ostia durante la misa, la forma en la Eucaristía, tócalos también a ellos porque es al mismo Cristo a quien estás tocando”. Y entonces me dio un empujoncito, ¡pof! Para lanzarme y ahí me fui. Me abrazaron, me tocaron y me echaron esas "perlitas de sabiduría". Fue un momento iniciativo y fue gracias a este hermano que fui conducido hacia un auténtico segundo bautismo.
 

        -Hay un punto que quiero tocar para todos los que van a leer esta entrevista. Se trata del tema de la muerte al que usted se enfrenta de manera cotidiana. ¿Cómo vive la posibilidad de un martirio? ¿Y cómo podría transmitir esta realidad a los no creyentes?
»Partamos de la base de que la experiencia de estar en un peligro real la he vivido muchas veces desde hace muchos años. He vivido muchas ocasiones en donde han podido disparar o he tenido alguien apuntando con su metralleta y parto de la base de decir siempre que Dios sabe el día de nuestra muerte, y ¿de qué me voy a preocupar yo? Si Él no quiere que yo muera hasta tal día, Él lo sabe.

       »Si Él tiene pensado que muera tal día, Él lo sabe. Lo meto en las manos de Dios y sé que el día que Dios me llamará para Él, al cielo, el día que vaya a nacer al cielo, será el día que Él quiera y lo tiene establecido en su agenda particular.

     »Hace pocos meses, en el mes de mayo de 2017 estábamos en la mezquita de Bangassou, protegiendo a un grupo de dos mil musulmanes de la manos de 600 jóvenes exaltados que querían hacer un genocidio con ellos, estaban disparando por todos los sitios, nos pasaban las balas rozando y yo estaba ahí con mis curas y algunos se escondían detrás de mí y yo les decía: "Acordaos del Salmo 90, acordaos de ese versículo del Salmo 90 que dice: “Caerán mil a tu derecha y diez mil a tu izquierda pero a ti no te tocarán". Piensa en ese salmo, y verás como todas las balas te pasarán al lado, pero no te tocarán a ti”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo Aguirre con Cursillos de Cristiandad

lavozdecordoba

El prelado compartió la celebración de la Eucaristía y una interesante charla con los miembros de Cursillos

     La figura del obispo cordobés de Bangassou, Juan José Aguirre, es una de las más queridas tanto por la Iglesia de Córdoba y sus realidades como por la sociedad. La penúltima muestra de ese cariño tenía lugar el pasado sábado en la sede del Real Círculo de la Amistad, cuando centenares de personas respondían a la llamada del prelado y acudían a la comida benéfica, en favor del proyecto para las escuelas de la diócesis de la República Centro Africana.

     Sin embargo, ése no ha sido el único acontecimiento donde ha participado el obispo Aguirre, durante estos días. Y es que este martes ha celebrado la Eucaristía -junto con el consiliario y el viceconsiliario- con los miembros del Movimiento de Cursillos de Cristiandad de Córdoba. Después en la sesión de escuela el obispo de la diócesis de Bangassou hizo una presentación de la realidad del pueblo centroafricano y, con su testimonio, los transportó “a esa realidad tan opuesta a la nuestra”.

     “Nos hizo caer en la cuenta de la necesidad de rezar más. Confiar más en el Señor y ver que realmente los misioneros tienen una Gracia muy especial y un carisma que pueden soportar, como decía Aguirre, la Pasión es Cristo todos los días”. En este sentido, desde Cursillos se ha destacado que “llegamos a la conclusión que somos las manos del Cristo que tenemos en San Pablo, para con nuestro tiempo, trabajo y dinero poder ayudar a los más desfavorecidos y olvidados del mundo. Son todos los días el camino al calvario pero sabiendo que Dios está con ellos y con la esperanza que llegará la Resurrección”.

     Finalmente, Aguirre les pidió su oración “y nos dejó su semblante lleno de la mirada del Señor”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

«Esta ya no se muere...»

diariocordoba

El trabajo de la Fundación Bangassou es inmenso, pero las necesidades en Centroáfrica son aún mayores. Córdoba volvió a mostrar ayer su solidaridad con esta entidad en el Círculo de la Amistad

     «Hubo una vez un tsunami que sacó todas las estrellas de mar y éstas morían en la arena. Una niña pequeña empezó a llevarlas al mar de una en una. Un adulto la vio y le dijo: ‘¿Pero no ves que hay millones de estrella de mar en la arena?’. Y la niña contestó: ‘Sí, pero esta ya no se muere, y esta ya no se muere...’». Este cuentecito, contado ayer por el obispo auxiliar de Bangassou, Jesús Ruiz Molina, en el inicio de la comida benéfica celebrada en el Círculo de la Amistad, es un buen ejemplo del trabajo que realiza la Fundación Bangassou en la República Centroafricana, un país sumido en la guerra desde hace cinco años y que ha sido abandonado por las oenegés por su peligrosidad.

     Pero esta fundación sigue allí. Juan José Aguirre, obispo de Bangassou y presidente de la fundación, mostraba ayer su agradecimiento a los cordobeses. «Es impresionante cómo sigue reaccionando Córdoba ante una causa justa», señalaba, y reconocía el peligro constante en el que viven, «pero no podemos dejar solos a los pobres, a huérfanos, a enfermos terminales, a viejecitos con demencia». Aguirre recordaba un refrán africano: «Cuando dos elefantes pelean, la que sufre es la hierba, y yo trabajo con la hierba, con los más desfavorecidos, no podemos abandonarles».

     El obispo de Bangassou destacaba también que «hay guerras olvidadas, de las que no se habla, como la de Yemen, Centroáfrica... los elefantes se siguen peleando por las riquezas de África, son auténticos depredadores», al tiempo que alertó de la expansión del grupo yihadista ISIS «por el corazón de África, están bien armados y son un peligro para la humanidad», afirmó Aguirre.

     A la comida benéfica asistieron autoridades políticas como el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado; autoridades académicas, diputados, senadores, parlamentarios andaluces y concejales de distintas formaciones políticas. Uno de los asistentes fue el presidente del PP andaluz, Juanma Moreno, quien destacó la «esfuerza y la entrega» de la Fundación Bangassou, «un grupo de personas vinculadas a la iglesia con un objetivo noble», y resaltó que Córdoba «demuestra siempre una enorme generosidad con los más desfavorecidos». El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, afirmó que esta fundación es «un gran ejemplo para todos».

     Fueron muchos los miembros del PP presentes ayer en esta cita, desde su presidente provincial, Adolfo Molina, a parlamentarios, senadores y concejales. También hubo representación municipal de Ciudadanos y, por parte del gobierno local, asistió el delegado de Educación e Infancia, Andrés Pino (PSOE), que resaltó que «la labor de la fundación es fundamental en un sitio tan conflictivo», y se felicitó por que Córdoba volviera ayer a mostrar su solidaridad con la labor de Aguirre».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Con una pequeña ayuda de la amistad

eldiadecordoba

Córdoba vuelve a volcarse un año más en la comida organizada por la Fundación Bangassou para recaudar fondos para proyectos humanitarios en Centroáfrica

     Los Beatles dejaron para la posteridad en aquel su LP clásico entre los clásicos Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band -La Banda de los Corazones Solitarios del Sargento Pimienta- todo un himno que hacía mención a que la fraternidad humana mueve montañas. Fue en el tercer corte del mismo, With a little help from my friends-Con una pequeña ayuda de la amistad-, que así se llama la canción. Ayer, ese himno se volvió a hacer carne para el obispo de la diócesis de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, en el Real Círculo de la Amistad, donde más de un millar de personas se volvió a dar cita en la comida benéfica -a 40 euros el cubierto esta vez- que organiza desde hace 19 años la Fundación Bangassou, una cita en la que aportaron fondos que le sirven a Aguirre para seguir desarrollando una gran variedad de proyectos humanitarios en la República Centroafricana. "Un poco de lo tuyo es mucho para ellos", suele insistir el obispo. Mucho para ellos porque con esos fondos se tratan de paliar las carencias más básicas de los habitantes de Bangassou, es decir, sanidad y educación, sin perder de vista, obviamente -coletilla que le gusta usar al entrenador del equipo de fútbol de los amores de Aguirre, el Cholo Simeone- que todo se realiza a través de acciones que contribuyen al desarrollo de la zona. Desde hace 19 años -también parafraseando al Cholo Simeone-, la Fundación Bangassou trabaja en ello partido a partido intentando competir en una liga de la vida muy difícil en la que tiene como peligrosísimo rival, en palabras del propio prelado, al autodenominado Estado Islámico.

     En este caso, la recaudación se destinará a la recuperación de 11 escuelas e institutos de la diócesis de Bangassou. El prelado ya aseguró que en la República Centroafricana hay una "guerra civil de baja intensidad", entre musulmanes -entre los que los yihadistas son minoría- y no musulmanes. "Tenemos una lucha encarnizada, que está dividiendo a la sociedad", describió, al tiempo que recordó el trabajo que llevan a cabo en la diócesis, como la recogida de niñas porque "a los niños los matan a todos", para llevarlas a lugares seguros donde se puedan recuperar. En la mayoría de los casos, desde la diócesis se trata de llevar a las pequeñas con miembros de su etnia. Así que el dinero que se obtenga es para que "los niños puedan ir juntos a la escuela", reseñó, al tiempo que subrayó que el proyecto "es una forma de cohesión social".

     No faltó la representación política. En el caso del PP, encabezada por su presidente regional, Juan Manuel Moreno Bonilla, y por el secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto. También buscaron su hueco en la foto oficial del evento los Ciudadanos (Cs) Isabel Albás y David Dorado. "Una vez más la ciudad de Córdoba demuestra la enorme solidaridad y fraternidad, que demuestra siempre, no solamente con el resto de Andalucía y España, sino con personas que están en sitios muchos más desfavorecidos", dijo Moreno Bonilla tras posar en la foto. "La fuerza y entrega que hay detrás de la Fundación Bangassou es algo que hay que aplaudir, reseñar y fomentar", añadió. "Ahora mismo se han marchado las dos ONG que quedaban en Bangassou y ya somos los únicos que estamos allí y es muy peligroso; pero no podemos dejar a los pobres, a los niños y a los huérfanos. Allí estaremos al pie del cañón aguantando carretas y carretones", explicaba el prelado a los medios en los prolegómenos de la comida. Aguirre insistió en que la mejor manera de ayudar a su causa "primero es con oraciones y después, con interés, concienciándose de que hay auténticos problemas con guerras escondidas de las que nadie quiere hablar como, por ejemplo, la del Yemen, la del Congo, la de Centroáfrica...; y después, si queréis ayudarnos lo podéis hacer a través de la web de la Fundación Bangassou", relató el prelado, quien insistió en que "lo realmente importante es que se conozca la situación real de Centroáfrica". "Me gustaría que se conozca, porque compete a toda la sociedad, algo que nos está mosqueando muchísimo y es que el Estado Islámico está saliendo de Siria y está entrando por Líbano y por Libia hasta el corazón de África, y esto no va a ser sólo un mal para mi y los míos, sino también para toda la sociedad occidental y la humanidad", apuntó. "Porque el Estado Islámico, el ISIS y el Daesh armados y con ganas de follón eso es algo muy peligroso", alertó el obispo.

     "Estoy tremendamente agradecido y orgulloso de ver cómo ha venido tantísima gente en un día como hoy de lluvia", relató Aguirre, quien después de esa respuesta ve un poco más factible su objetivo de recuperar esas 11 escuelas e institutos. Los fondos conseguidos en otras citas anteriores han servido para, entre otros objetivos, "hacer realidad cantidades de escuelas para los niños y cantidades de centros de costura, centros de alfabetización, centros de soldadura...; también hemos construido gracias a esos fondos dos quirófanos y hemos puesto a disposición becas para que chicos y chicas, en este caso más chicas que chicos, vayan a la capital para prepararse como enfermeras y como maestros, porque es importantísimo también que creemos el futuro allí. Todo esto en la Fundación Bangassou gracias a la ayuda de tantos bienhechores cordobeses a los que les digo que muchas gracias", anotó.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La Fundación Bangassou apela de nuevo a la solidaridad de los cordobeses

diariocordoba

El evento ha contado en esta ocasión con el presidente del PP-A, Juanma Moreno, entre otras personalidades

      El presidente del PP-A, Juanma Moreno, ha resaltado hoy el papel que realiza la Fundación Bangassou, una organización que toma el nombre de una ciudad de República Centroafricana, de "personas vinculadas a la iglesia con un objetivo noble" y que trabajan en sitios "mucho más desfavorecidos".

       Moreno ha asistido en Córdoba a un acto organizado por la Fundación Bangassou para financiar la reconstrucción de escuelas en esta ciudad centroafricana, acompañado del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, y del presidente del PP de Córdoba, Adolfo Molina.

      En declaraciones a los periodistas, ha remarcado la importancia de iniciativas como ésta, "que lleva 19 años consecutivos haciéndose", y que permite que, en un ciudad occidental como Córdoba, "nos acordemos de otras personas que viven en Centro África y tienen conflictos militares y viven situaciones muy precarias".

     "Una vez más la ciudad de Córdoba demuestra la enorme solidaridad y fraternidad, que demuestra siempre, no solamente con el resto de Andalucía y España, sino con personas que están en sitios muchos más desfavorecidos", ha manifestado el líder del PP andaluz, que ha valorado especialmente la "fuerza y entrega" que hay detrás de la Fundación Bangassou, que es "algo que hay que aplaudir, reseñar y fomentar".

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Moreno destaca el papel de Fundación Bangassou por los más desfavorecidos

lavanguardia

      Córdoba, 10 mar (EFE).- El presidente del PP-A, Juanma Moreno, ha resaltado hoy el papel que realiza la Fundación Bangassou, una organización que toma el nombre de una ciudad de República Centroafricana, de "personas vinculadas a la iglesia con un objetivo noble" y que trabajan en sitios "mucho más desfavorecidos".

      Moreno ha asistido en Córdoba a un acto organizado por la Fundación Bangassou para financiar la reconstrucción de escuelas en esta ciudad centroafricana, acompañado del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, y del presidente del PP de Córdoba, Adolfo Molina.

      En declaraciones a los periodistas, ha remarcado la importancia de iniciativas como ésta, "que lleva 19 años consecutivos haciéndose", y que permite que, en un ciudad occidental como Córdoba, "nos acordemos de otras personas que viven en Centro África y tienen conflictos militares y viven situaciones muy precarias".

     "Una vez más la ciudad de Córdoba demuestra la enorme solidaridad y fraternidad, que demuestra siempre, no solamente con el resto de Andalucía y España, sino con personas que están en sitios muchos más desfavorecidos", ha manifestado el líder del PP andaluz, que ha valorado especialmente la "fuerza y entrega" que hay detrás de la Fundación Bangassou, que es "algo que hay que aplaudir, reseñar y fomentar". EFE

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Naciones Unidas se toma «muy en serio» las denuncias de monseñor Aguirre sobre abusos sexuales

alfayomega

     La misión de Naciones Unidas en República Centroafricana (Minusca) se ha tomado «muy en serio» las denuncias que sobre abusos sexuales hizo el obispo de Bangassou, el español Juan José Aguirre, en diversos medios el pasado fin de semana en nuestro país, donde se encuentra desde hace casi dos meses por motivos de seguridad. Principalmente en estas entrevistas en el diario ABC y Alfa y Omega , en las que alzaba la voz ante los agresiones de carácter sexual cometidas por cascos azules enviados a la zona para proteger a la población. Ya se lo había dicho a Antonio Guterres, secretario general de la ONU, cuando visitó la zona: «Le dije que había mujeres violadas, algunas menores de edad, y que eso era un crimen contra la Humanidad». Se abrió una investigación, pero nada cambió. Y por eso volvió a denunciarlo.

     Ahora la Minusca acaba de hacer público un comunicado en el que se toman «muy en serio las acusaciones de abusos sexuales», aunque añaden que tras las investigaciones y encuestas no hay evidencias que sostengan esas denuncias. Un trabajo de campo que se ha realizado en colaboración con actores locales y ONG presentes en Bangassou, que, dice, son los primeros en hacer saber de estos casos..

     En cualquier caso, desde Naciones Unidas muestran su compromiso de que toda denuncia de abuso tendrá su consiguiente investigación y sanción si los investigados resultan culpables, dentro de la política de tolerancia cero que vienen manteniendo el secretario general de la ONU.

     Juan José Aguirre vuelve el próximo día 18 a Bangassou, aunque no por mucho tiempo, pues se trasladará hasta otra zona, Zemio, para apoyar a los sacerdotes que tiene allí desplazados para recuperar las escuelas donde conviven juntos 2.000 niños musulmanes y no musulmanes y donde ahora actúa un nuevo grupo yihadista.

     Con todo, el obispo español es optimista: «No sabemos a corto plazo cómo va a terminar esto. Aunque el apartheid tampoco sabíamos cómo iba a terminar y un día desapareció».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La ONU pondrá en marcha nuevas investigaciones tras la denuncia del obispo de Bangassou

ABC.ES

Juan José Aguirre, obispo radicado en Bangassou, República Centroafricana declaró en ABC que los cascos azules «han abusado y dejado embarazadas a muchas menores de edad»

     La ONU ha publicado este miércoles un comunicado en respuesta a la denuncia del obispo de Bangassou, en República Centroafricana publicada el domingo enABC. Juan José Aguirre es un obispo español radicado en Bangassou, ciudad ubicada en el sureste de República Centroafricana desde hace 38 años. Aguirre acoge en un seminario a 1.500 musulmanes para salvarles la vida. Abuelos, mujeres y niños son atacados con machetes, disparados a sangre fría o decapitados por la milicia «anti-balaka», a la que erróneamente llaman cristiana.

     Para evitar estas atrocidades, la ONU creó en torno al seminario un perímetro con sacos de tierra. Allí, los musulmanes tienen agua pero la comida no llega y ante la desesperación, las mujeres venden su cuerpo a los cascos azules. «Están desesperadas, se mueren de hambre y muchas veces ellas mismas insisten en venderse para poder comer». Algunas son menores de edad: «Han abusado y dejado embarazadas a muchas de ellas. Les he preguntado a las madres qué había pasado y agachan la cabeza», dijo a este periódico.

     Ahora, la ONU ha respondido en un comunicado diciendo que «toma muy en serio las denuncias de abuso sexual por parte de sus tropas, que fueron hechas por el obispo de Bangassou, Monseñor Aguire, en un periódico español». Según la organización, «no hay ninguna evidencia tangible que respaldan estas alegaciones». Los soldados desplegados en esta ciudad pertenecen a la MINUSCA, Misión de las Naciones Unidas destinada a mantener la paz en la República Centroafricana.

     «La Misión mantiene su compromiso de garantizar que se investiguen las nuevas denuncias de explotación y abuso sexuales y que los autores cuya culpabilidad ha sido establecida mediante investigación sean debidamente sancionados de conformidad con la política de tolerancia cero del Secretario General», concluye el comunicado.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Nueva comida a beneficio de la Diócesis de Bangassou

eldiadecordoba

El evento tendrá lugar este sábado en el Real Círculo de la Amistad

     La Fundación Bangassou ha organizado una nueva comida a beneficio de la diócesis del mismo nombre, ubicada en la República Centroafricana, con la que recaudar fondos.

     La comida tendrá lugar el próximo sábado en las instalaciones del Real Círculo de la Amistad y se espera que acudan unas mil personas, tal y como ha expuesto en la presentación de esta nueva cita solidaria el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre. "Empezamos con muchos titubeos y ahora Córdoba se vuelca con la comida", ha reconocido. 

     En este caso, la recaudación se destinará a la recuperación de once escuelas e institutos de la Diócesis de Bangassou, según ha explicado su obispo, el cordobés Juan José Aguirre, quien ha hecho un llamamiento a la participación en la comida. "Tenemos necesidad de vuestra ayuda. Sois nuestra retaguardia. Os estamos esperando", ha declarado.

     Las entradas -su coste es de 40 euros- se pueden adquirir, entre otros espacios, en el Real Círculo de la Amistad. Además, se ha ha habilitado una cuenta en Cajasur Banco para quien quiera hacer una donación y no pueda acudir al evento.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Mujeres se venden por comida a los cascos azules en Rep. Centroafricana, denuncia obispo

aciprensa

     Mons. Juan José Aguirre es el Obispo de Bangassou (República Centroafricana), desde hace 18 años; sin embargo vive en este país en conflicto desde hace casi 40 años, y ha participado de manera activa en los intentos de pacificación entre las guerrillas.

     El Obispo fue entrevistado por el diario ABC, en donde relató la escasez de comida que se vive en esa zona y que lleva a las mujeres a vender su cuerpo a los cascos azules de la ONU por un poco de comida.

     “Están desesperadas, se mueren de hambre y muchas veces ellas mismas insisten en venderse para poder comer”, explica en la entrevista. Indicó que durante una visita de Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas a Bangassou, le explicó que “había mujeres violadas, algunas menores de edad, y que eso era un crimen contra la Humanidad”.

     La ONU abrió una investigación pero no se encontraron a los responsables. De hecho recuerda cómo en el 2015, cascos azules del Congo fueron expulsados por ofrecer comida a cambio de sexo.

     “A estos soldados no les suponía nada entregar las latas de lentejas”, pero eran usadas como moneda de cambio.

     Como consecuencia de la violencia, el pasado sábado un grupo violento atacó a unas religiosas en la ciudad de Rafai, a 150 kilómetros de Bangassou. El Prelado asegura que en las próximas semanas viajará a esa zona para dar ánimos a dos sacerdotes que llevan un colegio con 2 mil alumnos.

   “Si apoyamos a los profesores seguirán en pie las escuelas, y si estas funcionan, niños musulmanes y no musulmanes convivirán en las clases y los padres evitarán pelearse”, explica.   

   En este país africano existe una guerrilla llamada Anti-balaka, que busca vengarse de los musulmanes luego de que años atrás el grupo islámico Seleka asesinara a miles de personas.

   Durante los ataques que tuvieron lugar en el 2017, este Obispo español acogió a 2 mil musulmanes para salvarles la vida de las milicias Anti-balaka, e hizo de escudo humano.

     Según precisa, esta guerra “de baja intensidad”, como él la define, no es producto de un conflicto entre religiones sino de intereses económicos. “Hay un fuerte interés por convertir una parte de República Centroafricana en un estado independiente musulmán. Así, Arabia Saudí conseguiría una frontera de 1.000 kilómetros que le permitiría llegar a El Congo, país apreciado por todos por su riqueza en coltán, manganeso o cobre”, asegura en la entrevista.

     El Obispo vuelve periódicamente a España porque está amenazado de muerte, pero tiene claro que no piensa dejar el país. “Los anti-balaka me llaman traidor por proteger a los musulmanes. Uno me puso una ametralladora en la cabeza; recuerdo que tenía los ojos vidriosos por la droga. Yo estaba en mi coche y, lentamente, empecé a subir la música para que dejara de gritar y se calmara”, recuerda para ABC.

     Y destaca: “Cómo voy a dejar a la gente allí? Se van a morir. La Iglesia Católica es la última que apaga la luz. No podemos irnos”.

    Además, Mons. Aguirre explica que entre los musulmanes que viven en la Diócesis de Bangassou hay un grupo que se ha radicalizado. “Están en un espacio pequeño, se sienten acorralados. Hay unos cien que se han radicalizado, nos han robado todo, han destruido instalaciones, también la estatua de la Virgen...Buscan un chivo expiatorio porque lo han perdido todo”.

     El Prelado reconoce que esta situación de constante conflicto le agota física y psicológicamente. “No duermo bien, tengo mucho estrés. Cada vez que rezaba escuchaba de fondo bombas y ametralladoras. He tenido momentos de fragilidad psicológica y por eso he vuelto (a España temporalmente). Verbalizar ayuda a salir del shock”, afirma.

     Mons. Aguirre asegura que “si se pierde la esperanza hay que inventársela. Porque si un día se acabó el apartheid, esto también puede acabar”.

     Pero tiene claro que su esperanza y su fuerza están en el Señor: “Hundo mis ojos en los ojos del Señor para coger fuerza y energía. Busco el silencio del cuerpo y la mente para dejar solo abiertos los ojos y el espíritu, y así hundir mis ojos en los ojos del Señor”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

1.500 MUSULMANES SIGUEN, DIEZ MESES DESPUÉS, REFUGIADOS EN EL SEMINARIO MENOR DE BANGASSOU

periodistadigital

Juan José Aguirre: "Los que han hecho surgir a Boko Haram y al ISIS, están entrando en el corazón de África. Corremos el riesgo de una epidemia de cólera. La ONU no quiere hacer nada, el presidente tampoco"

     (Jesús Bastante).- Nunca pierde la paz, ni la sonrisa. Aunque a veces tenga que ver cómo un joven 'anti-balaka' (milicianos anti-islámicos) le llamara traidor y le pusiera un fusil en la cabeza. Aunque haya tenido que salir de Bangassou porque "las cosas se habían puesto callientes, y los cascos azules me dijeron que era mejor que me diera una vuelta". El cordobés Juanjo Aguirre, obispo de Bangassou, sigue adelante, denunciando la situación de violencia en Centroáfrica, de consecuencias impredecibles.

     Tanto Juanjo como Jesús, su obispo auxiliar, pasaron este fin de semana por Madrid, de vuelta de Roma, donde "hemos visitado algunos dicasterios y organismos" de ayuda a la misión. No han podido ver al Papa, "pero sí hemos conseguido enviarle una carta que le será entregada en mano", y en la que los religiosos españoles relatan a Francisco la situación que se vive en Bangassou, con la esperanza de que "hable de Bangassou en el Angelus y nos ponga en el mapa".

     Y, ¿cuál es esa situación? "El 13 de mayo se cumplirá un año desde que 1.500 musulmanes se alojan en nuestro seminario menor. Es el único campo de refugiados musulmanes en Bangassou". La acogida, en mitad de una persecución islamófoba, no cuenta con el apoyo de nadie "Hemos intentado hablar con la ONU, con los estados vecinos, con el presidente de la República.... Todos movían la cabeza y no hacían nada".

      La situación "es muy tensa". "El seminario es una ruina. Han cogido mesas, pupitres, todo, para hacer fuego. Hemos propuesto llevar el campo a otro lado, donde puedan tener agua y construir una mezquita, pero nada", asegura el obispo de Bangassou, quien denuncia que "hay una orden directa" del presidente para que nada se mueva.

     Mientras tanto, la diócesis está arrasada. "Es como si hubiera pasado Atila. La casa de los espiritanos, saqueada, como las de los cooperantes y alrededores". Por las noches, un centenar de jóvenes radicales salen del campo, "con la complicidad de los casos azules -encargados de la vigilancia-, y ya nos han destrozado la catedral. A mi vicario no lo mataron porque el último machetazo no llegó a la aorta...". También se han producido violaciones y saqueos, aunque "nada se denuncia. Los casos azules miran para otro lado, si no hacen otra cosa".

     "Estamos explicándole al Papa lo que está pasando para que lo conozca. En otros sitios, los obispos se encuentran con miles de desplazados no musulmanes. Somos los únicos que tenemos desplazados musulmanes", explica, acosados por "jóvenes anti-balaka, no musulmanes, que quieren atacar el campo".

     Las instituciones, con la ONU y el Gobierno a la cabeza, se marcharon. Apenas les dan agua y alimentos, "que tenemos que recoger y repartir nosotros. Y lo hacemos con gusto, porque no queremos que sufran, y porque sabemos que los radicales son muy poquitos", añade Juanjo Aguirre.

     La situación, a corto plazo, "no tiene solución". "Apelamos al diálogo, porque hay un sentimiento anti-islámico brutal, los anti-balaka quieren la revancha", sostiene. A largo plazo, es aún peor: "Estamos viendo llegar a líderes del movimento wahabita. Los que han hecho crecer a Boko Haram y al Isis, están entrando en el corazón de África. Los que han abandonado Racca están llegando a Centroáfrica". Vienen de Darfur y quieren entrar en Congo, "que es donde tienen todos los minerales". Porque "esto no es una lucha religiosa, sino de hacerse con el cobre, el manganeso y el coltán".

     "Pedimos al Papa -apunta Aguirre- que rece con nosotros, y que nombre a la asociación de Bangassou en el Angelus, para que la ONU se decida a intervenir, a hacerles un campamento en sitio más tranquilo". Porque ahora "las letrinas están llenas, riesgo de una epidemia de cólera. La ONU no quiere hacer nada, el presidente tampoco".

     Aguirre vuelve a Bangassou el 18 de marzo. "Tuve que salir de ahí por amenazas", pero ha de regresar porque, pese a todo, la vida sigue, y la esperanza, también. "Estamos intentando empezar las escuelas: ya hemos encontrado a 2.000 alumnos, musulmanes y no musulmanes. Eso va a desanimar a los padres para que se dejen de pegar y convivan. Voy a intentar ir allí en Semana Santa".

     Porque, pese al sufrimiento, lo más importante es "normalizar la vida para tantos niños. Pobres, huérfanos, desnutridos, los viejitos... no los podemos abandonar", constata el obispo de Bangasou. "Queremos hacer un centro con psicólogos que puedan escuchar a los ex-niños soldados, con sangre en las manos, a las mujeres violadas, a personas con sh0ck postraumática. A ver si Caritas y AIN nos ayudan...".

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El «ángel» que salva miles de vidas en el infierno de Centroáfrica

ABC.ES

  Protege en Bangassou a 1.500 musulmanes, entre los que hay niñas que sufren violaciones

   El obispo español Juan José Aguirré denuncia la situación que se vive en República Centroafricana:  «Los cascos azules han abusado y dejado embarazadas a muchas menores. El Papa nos dará pistas para salir de este laberinto."

  «Así es la vida, así la hemos hecho», lamenta Juan José Aguirre, obispo español radicado en República Centroafricana desde hace 38 años. Con más aire de denuncia que de resignación este cordobés de 63 años cuenta la terrible situación que vive en Bangassou, ciudad ubicada en el sureste de Centroáfrica en la orilla del río Bomu y frente a República Democrática del Congo.

     A 100 metros de la Catedral de Bangassou hay un seminario en el que «Juanjo» acogió a 2.000 musulmanes para salvarles la vida. Abuelos, mujeres y niños son atacados con machetes, disparados a sangre fría o decapitados por la milicia «anti-balaka», a la que erróneamente llaman cristiana. El obispo cuenta que, incluso, «les arrancan el corazón o les abren el cuerpo para que salgan las tripas porque dicen que así les roban el alma». Para evitar estas atrocidades, la ONU creó en torno al seminario un perímetro con sacos de tierra. Allí, los musulmanes tienen agua pero la comida no llega y ante la desesperación, las mujeres venden su cuerpo a los cascos azules. «Están desesperadas, se mueren de hambre y muchas veces ellas mismas insisten en venderse para poder comer». Algunas son menores de edad: «Han abusado y dejado embarazadas a muchas de ellas. Les he preguntado a las madres qué había pasado y agachan la cabeza».

     A la Diócesis de Bangassou llegó el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres. «Le dije que había mujeres violadas, algunas menores de edad, y que eso era un crimen contra la Humanidad». A partir de ese momento, se abrió una investigación pero nada cambió. Y no es la primera vez que los soldados de la ONU están en la mira en el país. En 2015, un grupo de cascos azules congoleños fueron expulsados por ofrecer latas de lentejas a cambio de sexo. «A estos soldados no les suponía nada entregar las latas de lentejas», se queja el obispo, pero ellos lo usaban como moneda de cambio. Y el negocio no terminaba ahí. Cuando la comida se terminaba, las latas vacías llegaban a un libanés que les daba 1.000 francos por cada una y con eso ganaban suficiente para poder comprar víveres.

Amenazado de muerte

     Los casos de abuso representan solo una parte del durísimo día día de este cordobés que tuvo que volver a España temporalmente porque está amenazado de muerte. «Los anti-balaka me llaman traidor por proteger a los musulmanes. Uno me puso una ametralladora en la cabeza; recuerdo que tenía los ojos vidriosos por la droga. Yo estaba en mi coche y, lentamente, empecé a subir la música para que dejara de gritar y se calmara». «Juanjo» cuenta lo vivido con sorprendente templanza, incluso con comprensión aún cuando los ataques vienen de los propios musulmanes que cobija en la diócesis. «Están en un espacio pequeño y se sienten acorralados. Hay unos cien que se han radicalizado, nos han robado todo, han destruido instalaciones, también la estatua de la Virgen...Buscan un chivo expiatorio porque lo han perdido todo».

     «Juanjo» no duda cuando se le pregunta si va a volver. «¿Cómo voy a dejar a la gente allí? Se van a morir. La Iglesia Católica es la última que apaga la luz. No podemos irnos». Este obispo que, por su fuerza y valentía parece «Superman», también flaquea. «No duermo bien, tengo mucho estrés. Cada vez que rezaba escuchaba de fondo bombas y ametralladoras. He tenido momentos de fragilidad psicológica y por eso he vuelto. Verbalizar ayuda a salir del shock».

     El conflicto entre musulmanes y no musulmanes no termina aquí. Bangassou está siendo cercada por otras guerrillas al norte, este y oeste. Hace cinco meses llegó un grupo de musulmanes radicales armados, los «zandjawid». Precisamente en la madrugada del sábado atacaron a un grupo de monjas en Rafai, 150 kilómetros de Bangassou. Actualmente están en Zemio, a 300 kilómetros al este de Bangassou y donde Aguirre pretende ir en Semana Santa. «Sí, también me meteré en ese avispero. Hay dos curas allí con 2.000 alumnos y quiero darles ánimos. Si apoyamos a los profesores seguirán en pie las escuelas y, si estas funcionan, niños musulmanes y no musulamanes convivirán en las clases y los padres evitarán pelearse».

     La ciudad de «Juanjo» está rodeada también por los seleka, otro grupo violento de tipo yihadista que llegó al país en 2013 apadrinado por el Chad y los países del Golfo. Están en el norte, en Nzako, a 200 kilómetros de Bangassou y en el oeste, en Pombolo, a 120. Después de un golpe de Estado se pusieron al frente del Gobierno pero fueron expulsados de la capital y ahora están en Bangassou, donde luchan contra los anti-balaka.

     Esta guerra «de baja intensidad», como él la define, no es fruto de un conflicto religioso sino de intereses económicos. «Hay un fuerte interés por convertir una parte de República Centrofricana en un estado independiente musulmán. Así, Arabia Saudí conseguiría una frontera de 1.000 kilómetros que le permitiría llegar a El Congo, país apreciado por todos por su riqueza en coltán, manganeso o cobre».

     Pese a todo, Aguirre confía en que la situación se revierta: «Si se pierde la esperanza hay que inventársela. Si un día se acabó el aparheid, esto también puede acabar». Para coger fuerzas, reza: «Hundo mis ojos en los ojos del Señor para coger fuerza y energía. Busco el silencio del cuerpo y la mente para dejar solo abiertos los ojos y el espíritu, y así hundir mis ojos en los ojos del Señor».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Fundación Cajasur colabora en la reconstrucción de los equipamientos de Bangassou

cordopolis

Colaborará en reconstruir las infraestructuras de la zona después del golpe de estado de 2013

      La Fundación Cajasur va a colaborar en la reconstrucción de los equipamientos de la Diócesis de Bangassou (República Centroafricana), en una primera fase, tal y como determina el acuerdo que han suscrito, en presencia del obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, el director de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadilla, y el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre.

     Según ha informado la Fundación Cajasur, esta nueva colaboración entre ambas fundaciones tiene como finalidad reconstruir las infraestructuras de la zona después del golpe de estado de 2013, que ha provocado daños más acentuados desde el pasado mes de mayo, cuando hubo miles de desplazados y muertos y se destruyeron buena parte de los proyectos realizados durante años.

     Ahora, gracias a esta ayuda de la Fundación Cajasur, la Fundación Bangassou podrá volver a reconstruir los equipamientos referidos a la sanidad, como farmacias, centros de diagnósticos de SIDA, un centro de salud, dispensarios y consultas de pediatría, entre otros.

      El director de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadilla, ha recordado la colaboración que se viene prestando a la Fundación Bangassou desde su nacimiento, con la intención de ayudar y potenciar la labor que se realiza en la Diócesis de Bangassou.

     Por su parte, el obispo Juan José Aguirre ha agradecido “la ayuda solidaria” que recibe de la Fundación Cajasur, “sobre todo en estos momentos”, en los que “una guerra de baja intensidad se ha abatido sobre Bangassou y amenaza la integridad física de miles de personas que viven en la Diócesis”.

     “La ayuda recibida -ha precisado- servirá para paliar las necesidades básicas de la población de Bangassou, y más ahora que muchas de las ONG que trabajaban en la zona la han abandonado, por la inestabilidad que sufre”.

     La Fundación para la Promoción y el Desarrollo de Bangassou fue creada en 2003 por familiares y amigos de Juan José Aguirre Muñoz, natural de Córdoba, misionero comboniano y obispo de la Diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana, para canalizar la ayuda económica y material que le enviaban periódicamente.

     Bangassou, ciudad de 35.000 habitantes, ha vivido su último episodio dramático el pasado mes de mayo. La catedral, el seminario menor y hasta la casa del propio obispo acogieron a 2.000 musulmanes, convertidos en refugiados en su propia ciudad tras el ataque de grupos de autodefensa antimusulmanes.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La ayuda de la hermandad de Gracia de Córdoba también llega a Bangassou

sevilla.abc

La cofradía, volcada tradicionalmente en América, entrega a Monseñor Aguirre un donativo

     América y también África. La hermandad del Santísimo Cristo de Gracia, inmersa en los actos del cuarto centenario de la llegada a Córdoba de su titular, ha entregado a Juan José Aguirre, obispo de la diócesis de Bangassou en la República Centroafricana, un donativo para paliar las necesidades de aquella tierra.

   Aguirre ha concelabrado con el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, una misa ante el Crucificado en el día en que se cumplen los cuatro siglos exactos de su llegada desde México a la iglesia del convento de los Trinitarios, y al terminar ha recibido este donativo que se dedicará a necesidades básicas en uno de los países más pobres del mundo.

     La obra social de la cofradía del Jueves Santo es una de las más importantes y constantes de las cofradías cordobesas. Tradicionalmente se ha orientado hacia América, de donde viene su imagen titular, con importantes misiones en Perú.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Ya hay fecha para el almuerzo a beneficio de la Fundación Bangassou

lavozdecordoba

Lo recaudado en este acto se destinará a la reconstrucción de las escuelas en la diócesis del obispo cordobés Juan José Aguirre

     El almuerzo anual que la Fundación Bangassou organiza para recaudar fondos con destino a distintos proyectos ya tiene fecha: será el próximo 10 de marzo, a las 14:00, en el Real Circulo de la Amistad, lugar tradicional de esta cita. En esta ocasión estará presente el obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, quien presidirá la comida junto al nuevo obispo auxiliar, Jesús Ruiz.

     El almuerzo estará amenizado por la Asociación de Antiguos Tunos Universitarios de Córdoba y además habrá exposición y venta tanto de artículos africanos como de donados por los colaboradores. Las invitaciones se pueden conseguir en los sitios habituales: en la sede de la Fundación, en avenida de América 19; en Elisa García Peleteria, en la calle Sevilla 9, y en la libreria Monte Sion, en la plaza de los Carrillos 1.

     Lo recaudado en este almuerzo benéfico se destinará a la reconstrucción de las escuelas de Bangassou, afectadas por el clima de inseguridad que se vive en la República Centroafricana y que las ha afectado gravemente, como a otras infraestructuras básicas para la población.

     La Fundación Bangassou hace un llamamiento a los jóvenes para que participen este día como voluntarios colaborando para un mejor resultado de este almuerzo benéfico. Los interesados se pueden poner en contacto con la propia fundación.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Ecos navideños desde Bangassou

diariocordoba

   El obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, nos ha descrito con rasgos dramáticos e impresionantes, la pasada Navidad en su diócesis, a la par que nos desea feliz año 2018 para todos. En su mensaje navideño, el obispo paisano ya nos ofrecía un símil entre Belén y Bangassou: «En Belén no había paz cuando llegó Navidad.

     Por mucho que digan nuestros bellísimos villancicos, las huestes del imperio romano tenían bien encadenada la región, dictaban leyes inmorales, agredían a quienes querían, robaban y mataban en la más completa impunidad.

      Pero no obstante todo, Dios eligió esa pequeña ciudad de Palestina para que naciera su Hijo. El centro del comos y de la historia nació en una Palestina ocupada. María y José y el Niño en la cuna, eterno misterio y don sin igual de la Encarnación. Igual que Belén, Bangassou vive hoy pisoteada por los rebeldes de la LRA y por los Selekas venidos del Chad y del Sudán. Casi toda la diócesis está también ocupada.

     Al igual que aquellos romanos, estos agreden, matan, queman poblados enteros y se ufanan de ello, en la más completa impunidad. Además, la mitad de la diócesis está maniatada por los antibalakas, jóvenes locos y chapuceros que dicen luchar contra el yugo Seleka y, por extensión, contra todos los musulmanes, que son decenas de miles».

     Y luego, tras su mensaje, días más tarde, nos describe cómo fue la Nochebuena y la Navidad: «En un barracón, antigua sala de estudios de los seminaristas, 100 personas ocupan el espacio entre colchones de goma espuma y entre ellas, una joven mujer está pariendo.

     La comadrona ha improvisado una sábana para aislar la escena, pero los gritos de la parturienta y lo espectacular de un parto ha atraído miradas curiosas y espectadores entrometidos. La madre es primeriza. (...). A la niña recien nacida la querían llamar «Aguirre», pero les dije que ese no era nombre de mujer, ni de musulmana practicante.

     Pienso en Belén, año cero, en la gruta, en el parto, que los evangelios no describen, pero fue también así, en Jesús bebé recien nacido, en sus pañales, en su llanto, en sus gritos por pasar del útero de María a la tristeza de un establo, a la impunidad de Herodes, a la violencia de los romanos, y, eso sí, más tarde ya mamando, a su sosiego por estar en la ternura de la Sagrada Familia». Impresionantes las descripciones que nos hace el obispo Aguirre, comparando la primera Navidad de la historia, con la Navidad vivida en su diócesis de Bagansoou.

     Aquilata más adelante, nuevos detalles: «La Sagrada Familia tuvo que huir de los mercenarios romanos, al igual que decenas de miles de la pobre gente de mi pueblo de la diócesis de Bangassou ha tenido que huir, la casa quemada y las manos vacías, a causa de la violencia ciega de los desalmados, se llamen como se llamen. Huir de prisa, huir sin nada, el aliento enfermo y la certeza de haber perdido todo cuanto tenían en este mundo».

     He querido recoger las palabras del obispo cordobés que inundan de reflexiones urgentes a los creyentes del Primer Mundo. Lo mismo, pasadas las fiestas, caemos en la cuenta de la verdadera Navidad.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Un pesebre en Bangassou

diariocordoba

El obispo cordobés Juan José Aguirre narra el nacimiento en Nochebuena de una niña musulmana en el seminario de esta ciudad centroafricana donde están refugiadas 2.000 personas desde mayo

      El obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, ha escrito su tradicional mensaje de Navidad en el que cuenta la realidad que se vive estos días en esta región de la República Centroafricana tan empobrecida, muy alejada de las casas llenas de comida y de regalos de los países occidentales.

       «Mi dron imaginario se acerca al seminario menor San Luis de Bangassou. Desde más cerca, el centro está atiborrado de gente. Niños corriendo, mujeres cocinando, hombres charlando con soldados marroquíes junto a carros de combate que peinan todo el perímetro del seminario. Alrededor todo es tierra quemada, cientos de árboles cortados por los mismos habitantes del centro y las casas de los vecinos presas de los vándalos. El campo de desplazados contiene a 2.000 personas», cuenta el obispo, en referencia a la población musulmana que Juan José Aguirre resguardó en la catedral y en el seminario menor de Bangassou, después de que el barrio de estos refugiados fuera en mayo quemado y arrasado por los milicianos anti-Balaka.

       El obispo cordobés destaca en esta carta que «en un barracón, antigua sala de estudios de los seminaristas, cien personas ocupan el espacio entre colchones de gomaespuma y, en medio de ellos, una joven mujer está pariendo. La comadrona ha improvisado una sábana para aislar la escena, pero los gritos de la parturienta y lo espectacular de un parto han atraído miradas curiosas y espectadores entrometidos. Es niña. Su salida por el canal materno es agobiante. La madre es primeriza. La partera mete los dedos para dar la vuelta al bebé, que finalmente sale expulsando sangre, placenta y fluidos hasta que la coge por los pies y le da una palmada para que rompa a llorar».

       En el mismo día que Jesús nació en Belén hace ya más de 2.000 años, ahora 200 ojos admiran a Maimona, que chilla de rabia. «La quieren llamar Aguirre, pero les digo que ese no es nombre de mujer ni de musulmana practicante. Maimona, ¿cómo se te ocurre nacer en un sitio como este, en un campo de desplazados, rodeada de kalashnikov y de agresiones?», resalta el obispo Aguirre, tras vivir este particular nacimiento.

     «Pienso en Belén, año cero, en la gruta, en el parto que los Evangelios no describen, pero fue también así, en Jesús recién nacido, en sus pañales, en su llanto, en sus gritos por pasar del útero de María a la tristeza de un establo, a la impunidad de Herodes, a la violencia de los romanos. Eso sí, más tarde ya amamantado, a su sosiego por estar en la ternura de la Sagrada Familia», concluye esta misiva de Juan José Aguirre.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Una noche muy especial en la Catedral

lavozdecordoba

Ayuda a la Iglesia Necesitada organiza la Noche de los Testigos, donde tendrá lugar una vigilia de oración presidida por el obispo

       Hermandades y cofradías de toda la diócesis, movimientos, grupos y asociaciones se darán hoy sábado, 2 de diciembre, en la Catedral, para orar juntos por todos aquellos cristianos que sufren persecución por su fe. Testimonios y una vigilia de oración para rezar y conocer la situación de los cristianos perseguidos será el acto que se llevará a cabo a partir de las 20:00 horas, en el templo mayor.

      Y es que de la mano de Ayuda a la Iglesia Necesitada, se llevará a cabo la Noche de los Testigos, una cita que comenzará con una primera parte testimonial, donde cuatro personas ofrecerán una visión sobre la realidad que viven los cristianos en países como Irak, Pakistán o Egipto, entre otros. El Padre Gaetan Kabasa, de África; la Madre Laamela, de la India; el obispo de Bangassou, Juan José Aguirre; y la joven nigeriana Rebeca Bitrus, serán los encargados de ofrecer su testimonio en primera persona.

     Acto seguido, el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, presidirá una vigilia de oración, que contará a su vez, con la música de capilla y del Coro y Orquesta de la Catedral.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El congreso internacional sobre Cultura Mozárabe aborda la situación de los mártires cristianos en Oriente

lavanguardia

La tercera jornada del primer Congreso internacional sobre Cultura Mozárabe se ha iniciado este sábado con una mesa redonda donde se ha abordado la situación de los mártires cristianos en Oriente.

     Durante la primera cita del día, se ha remitido de un vídeo remitido por monseñor Juan José Aguirre. Más tarde, el archimandrita P. Demetrio moderó un turno de intervenciones en el que el padre Andréy Kórdochkin, del patriarcado de Moscú, el vicario patriarcal de Antioquía, P. Nicolaos Matti y el P. Cristian Mihail del patriarcado ortodoxo de Rumanía ofrecieron testimonio de la persecución de la que están siendo objeto los cristianos orientales.

     En este sentido, Demetrio ha destacado que "la persecución en Europa ahora es mental, no física. Quieren alejarnos de nuestra fe a través de la educación", según ha informado el Cabildo Catedral de Córdoba en un comunicado.

      Con respecto al resto de la programación, la mañana ha continuado con las ponencias del padre Miguel C. Vivancos, quien ha repasado el culto martirial mozárabe en el norte de España, asegurando que "la historiografía mozárabe ha experimentado un auge extraordinario desde los años setenta del siglo XX", al tiempo que ha aclarado que "el mozarabismo "ha sufrido el sambenito de su asimilación con una especie de justificación del nacionalcatolicismo". Además, también ha abogado por "tener presente la memoria de los mártires de ayer y hoy "semilla de fe para los nuevos cristianos".

     Así, Leopoldo Peñarroja de la Real Academia de Cultura Valenciana ha sido el encargado de cerrar la parte académica del Congreso, ofreciendo su visión sobre los mozárabes en el levante español y defendiendo que "no podemos convertirlos en cristianos andalusíes". "No han existido los mozárabes andalusíes, existieron los cristianos resistentes", ha subrayado.

     El director académico del Congreso, Manuel González López-Corps, ha concluido las sesiones asegurando que durante tres días el Congreso ha alcanzado algo "precioso que es el conocimiento y la espiritualidad que refleja la liturgia hispana".

     López-Corps ha manifestado que "la presencia mozárabe no termina en el año 1080, sino que se prolonga a los siglos XII y XIV". Así, el director académico ha finalizado agradeciendo al Cabildo Catedral y al obispo de la Diócesis, a la vez que ha expresado "el deseo de continuar encuentros que sirvan para profundizar en el conocimiento del mundo mozárabe".

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

‘El Corazón de África’, en Albacete

eldigitaldealbacete

     Esta película cuenta la historia de dos hermanos que, huyendo de las guerrillas, llegan a la fundación Bangassou. Allí encuentran la esperanza para vivir. La película refleja la labor de misioneros y voluntarios y muestra la realidad de lo que se vive en muchos países africanos a consecuencia de la guerra, que tiene a los niños como principales víctimas. Se convierten en guerrilleros sin haber abandonado aún la infancia, condenándolos a la explotación y esclavitud sexual.

Día: jueves, 23 de noviembre

Lugar: Salón de Actos Diputación de Albacete

Hora: 19:00

Donativo entrada: 6€

     La recaudación de esta película se destinará al proyecto “Ampliación de un Centro de Formación”, en Madagascar, y las entradas pueden adquirirse en la sede de Manos Unidas, calle Teodoro Camino, 6-5º izq. o en la Diputación minutos antes de que empiece.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Una oportunidad para ayudar a quienes más lo necesitan

lavozdecordoba

La Fundación Bangassou llevará a cabo este sábado la carga del contenedor que irá destinado a la diócesis de la República Centroafricana

     Decenas de voluntarios se volverán a dar cita este sábado en uno de los actos que, cada mes de noviembre, sirve para mostrar la solidaridad de los cordobeses. Se trata de la carga de uno de los contenedores que, desde el mes de septiembre lleva preparando la Fundación Bangassou y que irá destinado a la diócesis de la República Centroafricana. La carga que se realizará este 18 de noviembre llegará a su destino en la época seca, y así poder trasladarlos desde Bangui hasta Bangassou con menos dificultad.

    Como se indica desde la Fundación, “la carga será laboriosa, pues intentaremos optimizar al máximo el espacio para que quepa lo más posible”. Por ello, a cargo del contenedor habrá una serie de personas que irán dando instrucciones sobre cómo hay que llevar a cabo las tareas. Asimismo, habrá una persona tomando nota de todo lo que va entrando para, una vez finalizada la carga, enviar al obispo cordobés de Bangassou, Juan José Aguirre, la relación de lo que va en el contenedor.

     Se trata de una experiencia personal muy gratificante. Así lo narraba el pasado año uno de los voluntarios que participaron. Se trataba del hermano mayor de la Paz, Enrique Aguilar. Éste mostraba su satisfacción a La Voz de Córdoba, tras colaborar en la carga del último contenedor enviado a la República Centroafricana. Así, el responsable cofrade manifestaba que “ha sido una mañana preciosa, rodeada de amigos y colaboradores que han hecho posible, una vez más, el milagro de llenar un contenedor de ayuda humanitaria y de llenarlo con alegría”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Mons. Jesús Ruiz Molina, ordenado obispo auxiliar de Bangassou

elmirondesoria

Mons. Jesús Ruiz Molina ha sido ordenado obispo auxiliar de Bangassou, en la catedral de Bangui.

El ordenante principal ha sido el cardenal Dieudonné Nzapalainga, arzobispo de Bangui.

     Mons. Jesús Ruiz Molina, de padres sorianos, no ha podido ser ordenado en su Diócesis por la dramática situación de guerra que se vive en Bangassou.  

    El Santo Padre Francisco nombró en julio obispo auxiliar de la diócesis de Baangassou (República Centroafricana) a este misionero comboniano donde tendrá que ayudar al obispo, también comboniano español, monseñor Juan José Aguirre.

     El nuevo obispo, burgalés de 58 años, ha pasado veinte de ellos en África, donde ha sido provincial de la recién creada provincia de Chad, entre 2002 y 2008.

     Desde 2008 ha sido párroco en Moungoumba, vicario foráneo y coordinador diocesano de la Comisión para la Catequesis de la diócesis de M’Baiki.

      Entre 2013 y 2015 ha ejercido también consejero de la Delegación de los Combonianos en África central.

   Como nuevo obispo auxiliar de Bangassou, Ruiz Molina será el más estrecho colaborador de monseñor Juanjo Aguirre para promover la convivencia en una ciudad en la que hace menos de dos meses el obispo tuvo que acoger en el seminario, la catedral y su propia casa a unos 2.000 musulmanes después de un nuevo estallido de violencia.

     Jesús Ruiz nació el 23 de enero de 1959 en La Cueva de Roa, en la diócesis de Burgos. Estudió en el Seminario Menor y luego el Seminario Mayor de la diócesis de Burgos. Completó sus estudios de Filosofía y Teología en el Seminario Mayor de Moncada. Amplío sus estudios de Teología en París (Francia) frecuentando cursos de Ciencias Religiosas. Hizo sus primeros votos el 25 de mayo de 1985, y los votos solemnes el 24 de abril de 1988. Fue ordenado sacerdote el 11 de julio 1987.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

«Manos unidas» para ayudar desde Córdoba a los más necesitados del mundo

sevilla.abc

Esta ONG repasó ayer en su asamblea sus ocho proyectos lanzados en 2017 de cooperación internacional

      La delegación en Córdoba de Manos Unidas celebró ayer su asamblea anual en la parroquia de Nuestra Señora de la Consolación, que arrancó con una eucarístia que presidió el obispo, Demetrio Fernández.

     Esta ONG nacional de la Iglesia católica, dedicada a combatir el subdesarrollo en el mundo, repasó su campaña de 2017 en la que ha impulsado ocho proyectos de cooperación internacional,para su desarrollo hasta los primeros compases de 2018.

     Su presidenta, María Aurora Toscano, explicó a ABC que dichos proyectos se reparten por el mundo entre Latinoamérica (tres); Asia (otros tantos, y todos en la India) y África (dos). En este último continente, se detuvo porque allí tienen una iniciativa «muy importante para nosotros». Porque, relató, es una escuela de infantil y primaria en Bangassou, territorio de la República Centroafricana del que es obispo el cordobés Juan José Aguirre. «El centro ya se ha construido, pero monseñor Aguirre, cuando vino en septiembre a Córdoba, nos dijo que no se había podido poner en marcha por la violencia que sufre ese país», afirmó.

Lucha contra el hambre

  En esos tres continentes, que es donde actúa Manos Unidas, realizaactuaciones de «alfabetización, con niños, de salud y también agrícolas». En cuanto a estas últimas, recuerda, la lucha para erradicar el hambre en la que «estamos centrados». Añadió que son proyectos «de desarrollo, de promoción de la persona»;especialmente de la mujer que «en muchos países es prácticamente invisible».

      Esta ONG, señaló Toscano, asigna cada uno de esos proyectos a distintas parroquias o colegios colaboradores que van realizando actividades para recaudar fondos. Es parte del potente tejido social de Manos Unidas, que, según indicó su presidente, cuenta en Córdoba «con alrededor de 3.000 socios». Las contribuciones particulares puntuales o los concursos públicos a los que se presenta para desarrollar iniciativas de cooperación internacional son otras vías de financiación.

    Toscano indicó que actualmente esta organización no gubernamental se halla inmersa en el trabajo de un trienio (2016/2018)dedicado a la lucha contra el hambre, lacra que fue precisamente origen de esta ONG en 1959. En concreto, la campaña de 2017 incide, ahondó su presidenta en Córdoba, en que en el mundo se produce lo suficiente para alimentar a toda su población, pero «un tercio de la comida va a la basura y 800 millones de personas pasan hambre». «Eso nos debe interpelar y llamar la atención», reflexionó. La concienciación es la otra vía de actuación de Manos Unidas.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo de Bangassou recibe al secretario de la ONU

diariocordoba

El cordobés Juan José pide más ayuda internacional frente a los ataques terroristas que sufren en la zona

    El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, que se encuentra en visita oficial a la República Centroafricana, ha sido recibido en este país por el obispo cordobés de la ciudad de Bangassou, Juan José Aguirre, Aguirre ha aprovechado este encuentro, señaló su hermano, Miguel Aguirre, presidente de la Fundación Bangassou, para exponerle "las miserias que soporta la población de Bangassou" y cómo podrían disminuir relocalizando el campamento musulmán del seminario a un sitio más digno y seguro y posibilitando el comienzo de las escuelas.

   En este campamento están refugiados más de un millar de musulmanes tras los ataques perpetrados hace unos meses por grupos terroristas.Según Aguirre, el secretario general de la ONU se ha comprometido a desplazar más soldados de la ONU a este lugar y establecer medidas para tratar de bloquear a los violentos que ahora están atacando pueblos a 100 kilómetros de Bangassou. 

    El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, llamó ayer al compromiso de la comunidad internacional para ayudar a la República Centroafricana a construir un país con "paz, seguridad y prosperidad para su pueblo".

     Durante una visita oficial al país africano, Guterres llamó a los líderes religiosos y comunitarios a "elevar sus voces en el sentido de una reconciliación efectiva", según dijo el máximo responsable de la ONU en un país sumido en una ola de violencia sectaria entre musulmanes y cristianos que ha causado miles de muertos.

      Para ello, Guterres pidió en Bangui, capital de esta república, apoyo para "fortalecer el tamaño y la capacidad" de la MINUSCA, la misión de Naciones Unidas en el país.

    "Deben crearse las condiciones para que las fuerzas armadas centroafricanas comiencen a desempeñar un papel efectivo también en la protección y seguridad del país", añadió.

     El dirigente de Naciones Unidas, que compareció ante los medios con el presidente del país, Faustin Archange Touadera, subrayó la importancia de que la gente pueda sentir que la paz aporta elementos positivos en la vida del país y en sus diferentes regiones.

     Además, la visita de Guterres tiene el fin de celebrar con los "cascos azules" el Día mundial de Naciones Unidas, que se conmemora el 24 de octubre, y demostrar así la "solidaridad" con el pueblo centroafricano y las autoridades del país.

     "El éxito de la paz, la democracia y los derechos humanos es el éxito de Naciones Unidas. Nos complementa su compromiso", dijo.

     Por otro lado, Guterres reprocho a la comunidad internacional el no estar interesada en el arreglo de la crisis de la República Centroafricana, al estár más preocupada por el fenómeno del terrorismo y la amenaza nuclear.

    "Con el desarrollo de nuevas crisis, hay una tendencia a olvidar crisis como la de República Centroafricana. El país está a veces demasiado lejos, no es una amenaza. Los terroristas no están aquí", comentó.

   Por ello, Guterres insistió en que la comunidad internacional "debe movilizar los recursos nec  zesarios para apoyar la reconstrucción del país y la reconciliación nacional".

     Por su parte, el presidente del país alabó los esfuerzos de la ONU para ayudar a su país y se comprometió a renovar la confianza en la comunidad internacional.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La Fundación Bangassou vende Lotería de Navidad para enviar 6.000 kilos de medicamentos al país centroafricano

cordobahoy

Ha adquirido la totalidad del número 10.062 y se puede comprar en numerosas farmacias de Córdoba, porque colabora el Colegio Oficial de Farmacéuticos

     La Fundación Bangassou, en colaboración con el Colegio Oficial de Farmaceúticos de Córdoba, la administración El Trébol de la Tercia, la cadena Cope y Grafer impresores, van a vender Lotería de Navidad para un proyecto solidario que implica, con un recargo de 3 euros, la posibilidad de financiar 6.000 kilos de  medicamentos de primera necesidad que esta organización sin ánimo de lucro cordobesa va a enviar en los contenedores que anualmente manda a la Diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana.

     Según ha informado el presidente de la Fundación, Miguel Aguirre, a través de un comunicado, "este año llevamos la totalidad del número 10.062 con lo cual sólo va a tocar en la Fundación y no se puede comprar en otro sitio".

     Con esta aportación se pretende salvar miles de vidas que, de otra manera, no sería posible pues esos medicamentos son imposibles de conseguir porque no llegan o porque no los pueden comprar con el escaso un euros al día que ganan con su trabajo y esfuerzo.

     Mensaje para animar

    "Dicen que las desgracias atraen a la suerte y os digo que después de todo lo que están sufriendo en Bangassou, seguro que algo, si no todo,  nos tiene que tocar en este número a la Fundación y a todos los que compréis de él", indica el presidente en todo un acto de fe. 

     Así, en muchas farmacias de Córdoba hay lotería, pero en caso de no encontrarla se puede pedir que la soliciten al Colegio de Farmaceúticos o a la Fundación Bangassou y en 24 horas estarán los números disponibles. Igualmente en Elisa Peletería Internacional, en la calle Sevilla, 9, en la Plaza de Emilio Luque, se puede comprar también este número.

     Otra forma es solicitarlo por teléfono (al  957 471457, de 08.00 a 15.00 horas y preguntar por Pablo) para recibirlo por correo certificado a cualquier parte de España.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El «ángel» que salva miles de vidas en el infierno de Centroáfrica

ABC

El obispo de Bangassou, Juan José Aguirre protege a 2.000 musulmanes de una lucha encarnizada

        Tenían el gatillo fácil, vi cómo le abrían la cabeza a varias personas, recogí la masa encefálica de un muerto de la calle». «Apuntaron el fusil contra mi vientre pero como tenía la sotana no dispararon». «Pusieron sus botas encima de las camas y violaron a mujeres y niñas, muchas de ellas, volvieron embarazadas». «La ONU me pidió que recuperara los cadáveres de sus soldados porque quienes tenía que hacerlo tenían miedo de acercarse a la zona».

      La historia de Juan José Aguirre, obispo cordobés de 63 añosradicado en Centroáfrica, no debería ser contada en tercera persona. Juanjo, como le dicen sus allegados, convive diariamente con la muerte. Cuando decide cargar con cuerpos mutilados del asfalto para darles sepultura, o cuando le hunden un fusil en el vientre. Recurre a Dios y cita el salmo 91: «Caerán á tu lado mil, y diez mil a tu diestra, mas a ti no llegará... ». Juanjo admite que a veces tiene miedo pero que jamás callará. «Si no, sería un cómplice».

        Hace 20 años que Juanjo es obispo de Bangassou, ciudad ubicada en el sureste de República Centrofricana en la orilla del río Bomu y frente a República Democrática del Congo. Hace cinco meses su ciudad vivió una auténtica carnicería. El 13 de mayo miembros de la milicia anti-balaka, que ataca musulmanes (y a la que erróneamente llaman cristiana) entraron en Bangassou para disparar a sangre fría a hombres, mujeres y niños. Los anti-balaka son jóvenes de 17 años, sin estudios, perdidos, indisciplinados y que creen que las balas van a detenerse antes de penetrarles el cuerpo. Fue Juanjo el que hizo, literalmente, de escudo humano cuando se encerró junto a 2.000 musulmanes en una mezquita para proteger sus vidas. Cuando tiene la sotana puesta, las armas dejan de humear. «Estuve días con ellos en la mezquita, actuaba como un escudo humano porque si me veían delante del templo no disparaban», cuenta Juanjo.

       Juanjo consiguió salvar a la gente y trasladarla a su seminario. Era el único que velaba por la seguridad de esas 2.000 almas porque la fuerza especial que mandó la ONU decidió no avanzar. «Nos ayudaron a sacar los muertos de la mezquita para que no estuvieran con los vivos, pero a los tres días se marcharon y, por eso, me llevé a la gente. Llegaron al seminario como un tsunami, invadieron las salas, los dormitorios, la capilla. Desde entonces, están allí».

      Ahora Juanjo lidia con otros problemas. La gente no puede salir de allí porque los anti-balaka rodean la zona y la gente se está quedando desnutrida porque la comida no llega. Las ONG que los ayudaban también se fueron.

      Pero Juanjo no duda un solo segundo. No va a volver a España pese a haber sufrido tantos ataques, pese a que su vida corre peligro cada segundo, pese a que su médico le recomendó que no frecuente zonas de alto riesgo tras haber sufrido tres infartos y tener colocados nueve stents. El dolor de su relato se combina, inexplicablemente, con una voz cálida y sosegada que aflora cuando habla de Dios, en el que encuentra toda justificación. «No me quitará la tribulación , pero sí que estará allí cuando llegue».

      Lleva 27 años en República Centroafricana y tiene muchos enemigos. A los anti-balaka se suman los seleka. Son grupos armados muy violentos de tipo yihadista que llegaron al país en 2013 apadrinados por el Chad y los países del Golfo. Provocaron un golpe de Estado y se pusieron al frente del Gobierno durante nueve meses pero finalmente fueron expulsados de la capital y ahora están en Bangassou, donde libran una lucha encarnizada con los anti-balaka.

      Mientras quienes se hacen llamar musulmanes y cristianos se matan a balazos entre sí, el obispo Aguirre pone su cuerpo para salvar a musulmanes inocentes: mujeres, hombres, niños…«En República Centroafricana se libra una guerra de baja intensidadpromovida por el gobierno del Chad, el mayor enemigo del país. El presidente Idriss Déby busca en República Centroafricana minerales que se venden muy bien en el resto del mundo. Quieren crear un país independiente musulmán que mire a La Meca con miles de kilómetros de frontera con el Congo, el país con los mejores minerales del mundo y al que el mundo musulmán radical quiere hincarle el diente», analiza Juanjo.

   Juanjo, ¿cómo hace para llevar esta vida tan terrible? «Es la vocación la que explica todo».

     Pero los anti-balaka y los seleka no son los únicos a los que Juanjo ha intentado detener con la sotana que actúa, para él, como «un traje militar». En 1997 fue nombrado provincial de todos los combonianos de República Centroafricana y se desplazó a la capital, Banghi. Allí vivió «momentos horribles, indescriptibles». Cuenta que para acabar con un amotinamiento del ejército que reclamaba mejoras salariales la Unión Sudafricana envió al país un grupo de soldados del Chad, los goran. «Son una raza muy violenta, tenían el gatillo fácil, vi cómo le abrían la cabeza a varias personas, recogí la masa encefálica de un muerto de la calle». A él también le apuntaron con fusiles, «paso delante de ellos y les digo que bajen el arma con la certeza de que el Señor me va a proteger».

     Fue durante esos años terribles cuando Juanjo comprendió el poder de su voz: «Vi cómo mataban gente indiscriminadamente, cómo disparaban contra civiles acusados de ayudar a los amotinados. Si me callaba iba a ser un cómplice y por eso empecé a hablar. Y mi voz los empezó a detener».

     Diez años después de esas imágenes llegaron otras. ¿Peores? Es difícil medir el horror, la sangre, la muerte...En 2007 entraron a Centroáfrica soldados del Ejército de Resistencia del Señor fundado por Joseph Kony. «Es un criminal que ha matado gente en Uganda, Sudán, Congo... Ha quemado poblados, tiene niñas de 9 años de esclavas sexuales que vuelven embarazas, niños soldados...». Son considerados una organización extremista cristiana. Juanjo explica que «eran de nacimiento cristiano» pero que se volvieron criminales. «Querían cambiar el sistema político ugandés a través de los 10 Mandamientos pero esto les duró dos semanas. En realidad era un conflicto tribal, el presidente ugandés era de una etnica y Kony de otra».

    Una vez en República Centroafricana se trasladaron a Obo. «Pusieron sus enormes botas encima de las camas y violaron a mujeres y niñas, muchas de ellas, volvieron embarazadas. Nos hicieron vivir un calvario».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La suerte para Bangassou

diariocordoba

Las más de 400 farmacias de Córdoba colaboran un año más en la venta de lotería de Navidad Se destina 3 euros por décimo para comprar fármacos para la población de la diócesis del obispo Aguirre.

     El Colegio de Farmacéuticos de Córdoba vuelve a colaborar un año más con la Fundación Bangassou. En la sede de este colegio se presentó ayer «Más por Bangassou», una campaña vinculada con las próximas fechas navideñas y con la que se pretende recaudar fondos para el envío de medicamentos a la región africana de Bangassou, diócesis al frente de la que está el monseñor cordobés Juan José Aguirre. Las más de 400 oficinas de farmacia de la provincia pondrán a la venta un billete de lotería del próximo sorteo de Navidad, con un recargo por décimo de 3 euros. Todo lo recaudado se destinará a la compra de medicamentos de primera necesidad que se enviarán en los contenedores que anualmente la Fundación Bangassou manda con ayuda humanitaria para paliar las necesidades más elementales de la población de la diócesis de Bangassou. El director de la fundación, Miguel Aguirre, destacó que con la lotería que se vendió el año pasado se logró recaudar casi 5.000 euros para Bangassou. En la presentación de la campaña estuvo presente, además de Miguel Aguirre, el propio obispo Aguirre, el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Práxedes Cruz, y Antonio Perea, responsable de esta iniciativa. Juan José Aguirre está aprovechando estos días de visita a Córdoba para oficiar alguna misa, como la celebrada el domingo en el Parque Figueroa; para presidir el concierto benéfico que hubo el martes en el Círculo, y con el que se recaudó más de 6.000 euros, o para supervisar la preparación de los contenedores de ayuda humanitaria.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La peña Califato Atlético, la 789, homenajea al obispo de Bangassou

lavanguardia

     Córdoba, 27 sep (EFE).- La Peña Califato Atlético, la número 789 del Atlético de Madrid, se inauguró hoy en Córdoba con un homenaje al obispo de Bangassou (República Centroafricana), monseñor Juan José Aguirre, protagonista del documental "Singuila Mingui" y que representa el espíritu de lucha de los colchoneros.

     El presidente de la nueva peña, Miguel García, dijo a Efe que es "un sueño hecho realidad", además de un honor contar con monseñor Aguirre, cuyos valores de "lucha en su día a día" en África representan a la perfección el "espíritu de los atléticos".

     Al homenajeado, lo acompañaron exjugadores colchoneros de Córdoba y el Córdoba como el portero internacional Reina o, ya más recientes, exjugadores como Gaspar Gálvez o José Juan Luque, quien asistió en representación del Atlético de Madrid.

     Califato Atlético exige como requisito indispensable ser socio atlético y, entre ellos, se encuentra el doctor José María Villalón, médico del club madrileño. EFE

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Lotería para Bangassou, euros por vidas

lavozdecordoba

El Colegio de Farmaceúticos ha presentado hoy la campaña "Más por Bangassou" que como cada año pone a la venta lotería de Navidad para enviar medicamentos a la zona más pobre del mundo

     Duele el alma cuando se oye al Obispo de Bangassou hablar de lo que está pasando en la República Centroafricana, uno de los países más pobres del mundo a pesar de tener una riqueza natural llamada tantalio, que posiblemente tenga mucha culpa de algunas de las situaciones que allí se están viviendo. Y es que Juan José Aguirre no tiene pelos en la lengua cuando dice que son los países de los petrodólares los que mueven los hilos de cada masacre y de cada vulneración de los derechos humanos. Centroamérica concentra el 98% de los recursos de Coltán y de ahí se obtiene el Tantalio componente utilizado en electrónica y concretamente en los misiles. “El que tiene tantalio, tiene el control de todas las guerras”.

     El presidente del Colegio Farmacéutico de Córdoba, Práxedes Cruz y el obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, y el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre en el momento de la presentación. / Foto: LVC

     Estas declaraciones las ha realizado en la presentación por parte del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba de la campaña “Más por Bangassou” que a través de la venta de lotería de Navidad busca recaudar fondos para enviar medicamentos a Bangassou. Y es que la realidad que se vive allí cada día, casi se escapa al entendimiento de los que vivimos en países occidentales desarrollados. Según ha explicado Aguirre, tras las matanzas, los cadáveres están días en los caminos hasta que pueden ser trasladados a fosas comunes, no hay alimentos, ni medicamentos, ni hospitales, ya casi no queda nada tras los continuos ataques de los yihadistas más radicales que quieren desestabilizar el país. Como dato, 17000 personas han abandonado el país y han sido acogidos por el Congo en los últimos meses. “Con este tipo de iniciativas como la del colegio de Farmacéuticos podemos ayudar e intentar salvar vidas”. Necesitamos que vuelvan estas 17000 personas: padres, niños, profesores… necesitamos que vuelvan a los colegios, que el país recupere su vida, porque confiamos, “como dijo Sabina, en que el diccionario detenga las balas”.

     El año pasado fueron casi 4000 euros lo recaudado, cifra que este año se espera superar. Con cada donativo de 3 euros al comprar la lotería, la Fundación Bangassou podrá enviar un camión cargado de medicamentos a una de las zonas más pobres y más desamparadas del mundo donde este hombre “santo”, como lo han calificado, se dedica a evangelizar y a ayudar a los pobres y desfavorecidos. El presidente de  Farmaceúticos sin Fronteras, asistente también a la convocatoria de prensa de hoy, se ha comprometido a intentar aumentar los medicamentos recaudados excedentes de las farmacéuticas más potentes para intentar reservar una parte para enviar también a Bangassou.

     El “número de la vida” este año es el 10062. El azar decidirá si toca aquí, porque allí les está tocando cada vez que alguien diga en una de las 405 farmacias de la provincia, “¿me da un número de los de Bangassou?”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Córdoba abraza a Centroáfrica: medicamentos para Bangassou

cordopolis

   El Colegio de Farmacéuticos presenta un año más su campaña para recaudar fondos a favor de la Fundación Bangassou | El objetivo es aportar medicinas para el país africano

     La violencia invade de un tiempo, no poco, a esta parte su territorio. Una circunstancia que sufren los habitantes de un país que no logra salir adelante a pesar de esfuerzos internacionales diversos. Dada la situación, en la que el yihadismo es agravante de un estado crítico debido a la pobreza imperante, la realidad se recrudece en lo referido también al aspecto sanitario. En medio de esa problemática se encuentra un cordobés, quien no ceja en su empeño de aminorar los efectos de los distintos factores negativos que dañan a la República Centroafricana. Se trata de Juan José Aguirre, obispo que lo es de Bangassou, un escenario éste al que visita el terror muy de vez en cuando. De su mano actúa también la Fundación Bangassou, presidida por su hermano, Miguel Aguirre, y que trabaja con el objetivo de avanzar en mejoras de esa sufrida nación. En este caso, los dos obtienen el abrazo, de nuevo, de su tierra con su campaña para la recaudación de fondos destinados a enviar medicamentos al escenario descrito.

     Más por Bangassou es el título de la iniciativa, que promueve un año más el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Córdoba en colaboración con la Fundación Bangassou. Una campaña ésta que tiene como fin, en efecto, una aportación económica para dar mayor cantidad de medicamentos para la ciudad de la República Centroafricana. “No sólo tiene carencias, sino también mínimos de seguridad”, expresó en primer lugar el presidente de la primera de las instituciones, Práxedes Cruz. Lo hizo en el acto en el que dieron a conocer el proyecto “para colaborar con la ingente y maravillosa labor que no se puede imaginar o entender en la sociedad occidental”. Hacía referencia, como es lógico, a la actividad de la Fundación Bangassou, que el año pasado recibió unos 3.700 euros destinados a la compra de medicinas.

     Práxedes Cruz señaló que la labor del Colegio de Farmacéuticos consiste en “difundir y poner a disposición de las oficinas de Farmacia que quieren colaborar, que son la mayoría, boletos de Lotería”. Son 405 los establecimientos existentes en la provincia, de los cuales participa una importante cifra. A la presentación de la campaña asistió por primera vez Rafael Martínez, presidente de Farmacéuticos Sin Fronteras, que tras conocer la actividad de la Fundación Bangassou quiso mostrar su apoyo. “Intentamos trabajar en todo el mundo, ahora lo hacemos en unos 50 países. Intentaremos enviar todo lo que se pueda allí”, comentó en referencia a la República Centroafricana, cuya difícil realidad describió quien mejor la conocía de los presentes.

     El obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, expuso una situación extremadamente compleja, cada vez más, en el país africano. “Desde hace cuatro años sufrimos el ataque del yihadismo más radical. Hemos visto masacres de manera indiscriminada, a veces a musulmanes y otras a no musulmanes, jugando a un ojo por ojo que cualquier día podría hacer que todos nos quedásemos ciegos”, narró en primer lugar acerca del territorio en que desarrolla su labor. “Estos grupos yihadistas vienen vinculados con el Chad, cuyo presidente nos está pisoteando sin piedad. Quienes les están pagando son los países del Golfo, de los petrodólares. Quieren tomar el Congo, que es un país muy rico en recursos naturales, y para ello tienen que pasar por Centroáfrica”, añadió antes de recordar una de las razones del padecimiento de aquel país: “Quien tiene el control del Coltán lo tiene de las guerras”.

     Con ese relato de las circunstancias, Aguirre quiso sumergir a los presentes en la dura realidad de la República Centroafricana. Sin ir más lejos, el pasado mes de mayo hubo ataques que dejaron decenas de muertos. Y una complicación mayor para responder a las necesidades de la población. “Esta campaña nos ayuda a comprar medicamentos, que llegan a Centroáfrica con muchísimos problemas. Te hacen pagar todo el dinero del mundo en el traslado. Centroáfrica es un país que existe, pero que vive en una situación de no Estado, sin Ejército y sin lo necesario para poder vivir”, expuso el obispo de Bangassou antes de detallar algunos de los proyectos principales de la fundación con el nombre de la ciudad. “Entre otros tenemos la casa de acogida para enfermos de SIDA en fase terminal, y eso da una idea de los medicamentos que vamos a necesitar. Tenemos cuatro centros que llamamos las casas de la esperanza, en las que recogemos a viejitos con demencia senil y que en los barrios les acusan de brujería, y otro proyecto para los niños desnutridos”, señaló.

“La situación sanitaria está por los suelos”

     Dadas las circunstancias, el panorama en el aspecto sanitario es cada vez peor. “Desde el mes de mayo, cuando unos 500 rebeldes dispararon como conejos a unos 200 musulmanes en la mezquita, ha sido muy complicado”, apuntó Juan José Aguirre. “La situación sanitaria no existe en estos momentos. Hemos asistido a masacres y tenido que enterrar a muchos muertos en fosas comunes. Hemos tenido que recoger a muchos heridos, y en los hospitales sólo encontramos a Médicos Sin Fronteras. Todas las ONGs se marcharon”, precisó a continuación. “Los pueblos de los alrededores de Bangassou no tienen nada. Si una persona enferma no puede hacer nada. Ahora tenemos muchos muertos por un ataque agudo de malaria. Así que la situación sanitaria está por los suelos”, concluyó el obispo de Bangassou.

     Un mensaje que también lanzó su hermano y presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, quien incluso aportó algún dato que vino a sumar al drama. “Es un auténtico desastre la situación que se está viviendo. Los dos últimos años hemos tenido que parar todos los proyectos sociosanitarios que teníamos. Habíamos construido dos quirófanos y uno de ellos lo han destrozado por completo, se llevaron hasta los techos”, explicó. Todo, “debido a la inseguridad”, lo cual va en perjuicio de la población: antes se hacían entre 100 y 110 intervenciones en 20 días, ahora no es posible. De ahí que sea importante cada ayuda, como la de la campaña promovida con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Córdoba. Por cierto, el número de Lotería de este año es el 10.062 y para más información puede acudirse a la web oficial de la fundación.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

CONCIERTO mañana A BENEFICIO DE bangassou

diariocordoba

   El Círculo de la Amistad acoge mañana martes, a las 20.30 horas, un concierto de violín y piano cuyos beneficios van a ir destinados a la reconstrucción de Bangassou, que «tantas calamidades lleva padeciendo desde que en mayo entraron unos guerrilleros, llamados antibalakas, asolando barrios enteros», según la organización del evento. Las entradas se pueden comprar al precio de 10 euros en el Círculo de la Amistad, la Fundación Bangassou, la librería Monte Sión y Elisa García Boutique.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Eucaristía de acción de gracias del obispo de Bangassou

eldiadecordoba

     Este fin de semana el obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, ha oficiado una eucaristía en la nave de su fundación para dar las gracias por la ayuda que recibe su diócesis desde Córdoba, a la vez que situó en el mapa a la República Centroafricana y explicó la difícil situación en la que se encuentra. En su visita a la nave, Aguirre también participó en la preparación de los contenedores que este año se enviarán a la ciudad. Además, el obispo cordobés también ha presidido una eucaristía en la parroquia del Parque Figueroa; una imagen poco habitual.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo de Bangassou oficia una misa en la nave de su fundación

eldiadecordoba

   El obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, oficiará una eucaristía de acción de gracias esta mañana en la nave que tiene la fundación (calle Polonia), donde ya han comenzado a prepararse los contenedores que se enviarán al país centroafricano. Está previsto que la celebración eucarística se inicie en torno a las 13:00 y en ella Aguirre agradecerá toda la ayuda que recibe su Diócesis desde Córdoba.

     Además, mañana el obispo de Bangassou presidirá la eucaristía de las 12:00 en la parroquia del Parque Figueroa.

     La Fundación Bangassou comenzó el pasado sábado 16 a preparar los contenedores que viajarán hasta el país centroafricano y también continúa recogiendo material para llenarlos, como medicamentos y productos sanitarios, material deportivo, productos de alimentación como legumbres (arroz, pasta, habichuelas y garbanzos), aceite de oliva y azúcar; folios en tamaño A4; máquinas de coser antiguas (a pedales, para el taller de costura) y material necesario para repararlas; jabón, champú, detergente para ropa y material escolar.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El cardenal de Bangui denuncia la "manipulación de la religión para fines políticos" en la República Centroafricana

periodistadigital

"La Iglesia no tiene armas. Nuestra arma es la palabra, que dirigimos a la gente para convencerla"

La gente no entiende cómo [las fuerzas de paz de la ONU] puedan portar armas y sentarse en sus vehículos a solo quinientos metros a donde los rebeldes están entrando en sus casas y aterrorizándolos

Líderes de distintas religiones piden que los soldados marroquíes abandonen Bangassou

Tragedia en la República Centroafricana: medio centenar de muertos en Gambo y la misión saqueada

     (Cameron Doody).- El conflicto en la República Centroafricana (RCA) "no es un conflicto religioso entre musulmanes y cristianos", sino "un conflicto militar y político". Esta es la precisión que acaba de hacer el cardenal arzobispo de Bangui, Dieudonné Nzapalainga, quien denuncia que en el país "se está haciendo un uso malo y manipulador de la fe y la religión para fines políticos".

     Nzapalainga -que se ha cosechado un gran respeto tanto dentro como fuera de las fronteras de la RCA por sus constantes esfuerzos a favor del entendimiento entre cristianos y musulmanes- ha declarado en una entrevista con DW que la Iglesia, lejos de ser partidario en la guerra que azota al país desde hace meses, "está de lado de todos aquellos que están afectados por esta violencia".

  "Estamos consolándolos, ayudándolos, apoyándolos como cualquier madre", ha afirmado el purpurado. "Y la Iglesia denuncia estos crímenes y la violencia en nombre de las víctimas", por lo que "instamos a todas las partes involucradas a renunciar a sus armas y volver al diálogo".

    "La Iglesia no tiene armas", ha recordado Nzapalainga. "Nuestra arma es la palabra, que dirigimos a las mentes y corazones de la gente para convencerles".

     Respeto a este carácter no religioso sino "militar y político" de la guerra en la RCA -matiz que no siempre han captado los medios internacionales que informan sobre el conflicto- el cardenal ha explicado que "por un lado, tenemos gente con armas y, por otro, los políticos que hacen declaraciones sobre el conflicto". Factores que han contribuido a esta situación actual en la que "se está haciendo un uso malo y manipulador de la fe y la religión para fines políticos". Incluso cuando se han dado casos -de los que el del obispo español de Bangassou, Juan José Aguirre, es quizás el más famoso- de "cristianos protegidos por imanes y musulmanes protegidos por sacerdotes". "Esta es nuestra manera", ha dicho el purpurado, "para dejar claro que esta no es una guerra religiosa".

     Mirando hacia el futuro, el cardenal Nzapalainga ha señalado que "para poner fin a la crisis, todos aquellos que son armadas tienen que desarmarse y aceptar que tienen que sentarse a la mesa y hablar los unos con los otros". "Tienen que enterrar el hacha de guerra" -así de claro- para que funcione la hoja de ruta hacia la paz diseñada por la Unión Africana.

     Condición sine qua non que no será para nada fácil de lograr, especialmente cuando, en palabras del arzobispo de Bangui, una dificultad apremiante ahora "es que la gente no sabe qué hacer primero". "Siempre han convivido con las armas", ha explicado, "y no saben cómo proceder. Es por eso que tenemos que buscar alternativa, para que la gente no se desespere sino que sepan por dónde tirar". O lo que es peor, el impedimento añadido que las fuerzas de paz de la ONU -la Minusca- no esté cumpliendo con su misión.

     "Exigimos que los que vienen a nosotros para crear la paz cumplan con esta tarea", ha declarado Nzapalainga. "La gente no entiende cómo [las fuerzas de paz de la ONU] puedan portar armas y sentarse en sus vehículos a solo quinientos metros a donde los rebeldes están entrando en sus casas y aterrorizándolos".

     Pero aún si las fuerzas de paz se convirtieran en una auténtica fuerza de protección con la que pudiera contar la población, advierte el cardenal, "la comunidad internacional no debe mantenerse indiferente a lo que está pasando en la República Centroafricana". "Vivimos en tiempos de globalización", ha recordado, solemnemente, y por eso "lo que nos pasa a nosotros también afecta a la gente... en el hemisferio norte".

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Bangassou, en la catedral

diariocordoba

     Ayer, la diócesis de Bangassou y su obispo, Juan José Aguirre, se hicieron presentes en la catedral de Córdoba, al presidir éste la misa coral, con miembros del cabildo. Fue un encuentro emotivo en torno al altar de Dios. Juanjo, más conocido así por sus más allegados, es un obispo cordobés, misionero comboniano, que ha entregado su vida por completo al anuncio del evangelio a los más pobres, a los más débiles, ya que su diócesis, enclavada en la República Centroafricana, se ve continuamente asaltada y saqueada, viviendo rodeados de constantes peligros. Lejos de su Córdoba y de su gente, cada día ofrece lo más preciado que un hombre puede tener: sus ideas, sus mensajes y su tiempo, con el único objetivo de evangelizar y ayudar a los mas necesitados. Ayer, en el momento de la homilía, sus palabras calaron profundamente en todas las personas que asistían a la eucaristía, narrando sus vivencias por los continuos asaltos de violencia y de muerte que se producen en su diócesis: “Abrimos de par en par las puertas de nuestra catedral, acogiendo a centenares de personas para evitar que fueran masacradas. Sentía cómo cruzaban cercanas las balas, casi rozando nuestros cuerpos, cómo no cesa el odio y la violencia, en intentos constantes de matar, de destruir vidas de mujeres y niños. Después, el dolor ante las tragedias, el recoger muchos cuerpos destrozados con la sangre ya negra empapando la tierra, para darles sepultura en una fosa común. En los asaltos, lo destruyen todo, lo arrebatan todo”. Las palabras del obispo Aguirre entraban no sólo por los oídos sino que atravesaban el corazón. Nos habló tambien del “secreto de las ranas”, que, en un momento determinado, se sumergen hasta el fondo de las charcas para recuperar fuerzas. “Así, nosotros encontramos la fuerza de lo alto, sumergiéndonos en el amor de Dios a su pueblo, en el silencio de la oración”. Ciertamente, en la misa coral de ayer, se hizo presente la diócesis de Bangassou, sus terribles problemas, la necesidad de que tantos problemas y angustias impregnen de recuerdo y solidaridad nuestras vidas y nuestro caminar, por los pueblos que son perseguidos. ¡Cuánto amor necesita tanto horror!.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La Fundación Bangassou del cordobés Monseñor Aguirre, comenzará a preparar sus contenedores humanitarios

cordobabuenasnoticias

     CBN. La Fundación Bangassou, dirigida por el obispo cordobés de la localidad centroafricana de Bangassou, Monseñor Juan José Aguirre, ha afirmado en una nota que el próximo sábado 16 de Septiembre comenzará a preparar los contenedores que van a enviar con ayuda humanitaria a mediados de Noviembre.

     Por el gran valor solidario y humanitario que la labor de la Fundación Bangassou viene realizando, reproducimos textualmente la nota, para todos aquellos que pudieran estar interesados en colaborar:

     (..) El próximo sábado 16 de septiembre estaremos, como siempre, a las 9,30h. en la nave de la Fundación para recibir a todos los que podáis venir.
Hay mucho que organizar, pues han ido llegando un montón de cosas durante el verano que hay que preparar y ordenar porque todo está manga por hombro, así que trabajo no nos va a faltar, sobre todo al personal sanitario, pues nos ha llegado material y medicinas en cantidad.
Así que os animo a que el próximo sábado nos echéis una mano a organizarlo todo y al mismo tiempo pasar un buen rato y si venís acompañados de amigos o conocidos, todos serán bienvenidos y necesarios.
Deciros tb, que aprovechando que Juanjo está aquí, el sábado 23 tendremos una Eucaristía en la nave y posteriormente comeremos allí los que quieran quedarse.

     También hemos pensado, en trabajar por las tardes un día a la semana. Nos parece que el mejor día son los Miércoles. Así que ya os avisaré cuando vayamos a empezar, seguramente a primeros de Octubre en horario de 18 a 20h. Así, el que quiera echar una mano, pero no pueda venir los sábados, tiene otra opción entre semana.

     Como el pasado año, NO VAMOS A RECOGER NINGÚN TIPO DE MATERIAL EXCEPTO LO QUE OS PONGO MAS ABAJO Y SOLO HASTA QUE LLEGUEMOS A UNA CANTIDAD QUE NOS PERMITA SU ENVÍO Y NO SE QUEDE AQUÍ. SERÁ LO SIGUIENTE:

.- Medicinas y material sanitario
.- Material deportivo
.- Alimentación como: legumbres (arroz, pasta, habichuelas y garbanzos), aceite de oliva y azúcar.
.- Folios A4
.- Máquinas de coser de las antiguas que iban a pedales (para el taller de costura) y material necesario para repararlas.
.- Material Escolar como: cuadernos, lápices, bolígrafos, grapadoras, grapas, quita grapas, clip, pegamento de barra, papel celo, cúter, rotuladores grandes
.- Jabón, champú, jabón para ropa

     IMPORTANTE: NO QUEREMOS ROPA NI ZAPATOS DE NINGÚN TIPO, PUES JUANJO TIENE UN CONTENEDOR LLENO QUE ESTÁ REPARTIENDO POCO A POCO Y EN LA NAVE TODAVÍA QUEDA DEL AÑO PASADO.

     Un abrazo. Miguel Aguirre (…)

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El conflicto ha estallado en semanas recientes en varias ciudades en la República Centroafricana

globalvoices

El interminable conflicto que afecta a República Centroafricana

     El 9 de agosto de 2017, Juan José Aguirre, jefe de la diócesis de Bangassou en la República Centroafricana (RCA), informó sobre la matanza de más de 50 personas a manos de las milicias musulmanas en una aldea situada a unos 70 km de Bangassou. Este anuncio es el último de una cadena de actos violentos que han supuesto un aumento de las tensiones entre las milicias cristianas y musulmanas, que puede derivar según algunos en un genocidio.

Una historia de tensiones recientes

     República Centroafricana se sumergió en la inestabilidad en 2013 después de que la coalición musulmana insurgente, denominada Seleka, derrocara al entonces presidente, François Bozizé, que es cristiano. El primer objetivo de la coalición era establecer un gobierno musulmán, en un país en el que el 80 % de la población es cristiana. Tras el golpe, algunas milicias cristianas (conocidas como Anti-Balaka o “antimachete”) se unieron para luchar contra los seleka. En aquel momento, el riesgo de genocidio provocó la rápida acción de Naciones Unidas. El 5 de diciembre de 2013, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas autorizó la operación Minusca, respaldada por la operación francesa Sangaris. En poco tiempo, el poder militar y la buena estrategia de las fuerzas occidentales en el terreno derivaron en un acuerdo pacífico firmado finalmente en julio de 2014. Desde entonces, no obstante, la situación allí ha empeorado. El año 2017 supone un nuevo inicio en este conflicto. Con la retirada de tropas francesas el pasado año, tal vez República Centroafricana experimente la misma situación que Ruanda en 1994, con avisos preocupantes de inseguridad en los últimos meses. Mientras aumenta la violencia, se cuestiona cada vez más la eficiencia de la operación Minusca. Pese a la disolución de los seleka en 2014, algunas facciones conocidas como exseleka siguen siendo muy importantes en el país, sobre todo en zonas que el Gobierno no controla.

     La República Centroafricana es bastante peculiar en el panorama africano debido a la naturaleza de sus conflictos internos. Si bien muchas guerras civiles, sobre todo en África, derivan de divisiones étnicas, la República Centroafricana se ve condicionada por diferencias religiosas. Tanto las milicias cristianas anti-Balaka como las musulmanas seleka llevan a cabo regularmente “asesinatos selectivos” de civiles, según sus creencias religiosas. Desde este punto de vista difiere bastante de Ruanda o el Congo, donde los asuntos étnicos siempre han superado las diferencias religiosas.

     Pese a este aspecto del enfrentamiento, no parece que la República Centroafricana vaya a caer en viejos conflictos religiosos. Pese a que muchos, cristianos y musulmanes, deben vivir juntos, la relación entre ambas comunidades fue relativamente pacífica hasta 2013. Este punto puede explicar el hecho de que parece que los acontecimientos actuales superan al país.

     La República Centroafricana nunca se ha enfrentado antes a un conflicto así, a diferencia de otros países vecinos. El país logró evitar una inmensa guerra civil y muchos concuerdan en que el conflicto actual es el peor desde la independencia.

Violencia en aumento

     Tras unos meses pacíficos que siguieron a la elección del actual presidente, Faustin-Archange Touadéra, en marzo de 2016, la violencia ha vuelto a aumentar. Muchos criticaron la retirada de tropas francesas el pasado año, en referencia a la situación de la seguridad en el país. La situación ha empeorado aun más desde principios de 2017, con nuevos enfrentamientos entre los anti-Bakala y los exseleka. Según Naciones Unidas, hubo 34 muertos a finales de julio en otras partes del país. Seis voluntarios de Cruz Roja murieron el 3 de agosto en Gambo a manos de milicias exseleka, como represalia por un ataque de los anti-Bakala unos días antes. El proceso de paz iniciado en 2013 tras la intervención francesa es un recuerdo lejano y resulta difícil imaginar algo que no sea un aumento del conflicto.

     Durante las últimas semanas, Alindao, como muchas otras ciudades, ha sido testigo de una repetición del conflicto que asoló el país a principios de 2013. La reciente matanza de 133 civiles tuvo lugar en junio de 2017 en un pueblo que acabó con barrios incendiados por completo.

República Centroafricana: Muchos muertos y miles de desplazados mientras el conflictoe estalla en Alindao.

       Esta matanza sucedió en lugares donde se desarrolla la operación Minusca. Los campamentos de Naciones Unidas no son adecuados para desplazados, carecen de organización y medios sobre el terreno. La gente de ciudades atacadas intentar llegar a países vecinos, como la República Democrática del Congo. En En Banguassou, durante las últimas semanas, ha huido la mitad de la población. El arzobispo de Bangui, Dieudonné Nzapalainga, dijo: "Solo en Bangui tenemos la sensación de tener un estado. Fuera de Bangui, no hay estado. Los rebeldes tienen el control".

       Aunque la misión de la ONU no es lo suficientemente eficiente, también hay que tener en cuenta la dura situación en el país para la ayuda humanitaria. La República Centroafricana es un país muy desfavorecido, con una extensión de 622,000 km2 pero apenas 1300 km de carreteras asfaltadas. A las tropas de Naciones Unidas les es muy complicado circular y llegar a algunas zonas.

    Asimismo, la República Centroafricana no cuenta con un ejército adecuado y el Gobierno aparenta gobernar en la sombra, sin poder efectivo en el país. Un año después de la elección del presidente Faustin-Archange, grandes franjas de territorio están fuera del control del Gobierno.

La ONU advierte de posible genocidio

        Actualmente, la situación ha empeorado de tal manera que Stephen O'Brien, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas, relacionó la violencia con “signos tempranos de genocidio”. Durante una visita al país, O'Brien contó a la prensa que vio a 2000 musulmanes encerrados en una iglesia católica de Bangassou. El suceso tuvo lugar después de que los cristianos anti-Bakala quemaran una aldea entera y reunieran a los civiles, quienes según O'Brien: "esperaban que les matasen si intentaban moverse. Hay una perspectiva de limpieza étnica muy profunda".

     En referencia a “la profunda perspectiva de limpieza étnica”, O'Brien pidió al Consejo de Seguridad un aumento considerable de fondos y de “casos azules” (las fuerzas de paz de la ONU, con poco más de 12.700 miembros) sobre el terreno como parte de la operación Minusca. También destacó que el número de desplazados ha aumentado un 40 % desde el año pasado, hasta 600.000 personas en un país de 4'50 millones de habitantes.

     Se dan signos de un posible genocidio en un momento en que existe poco apoyo de la comunidad internacional. En mayo, Cruz Roja dijo que se habían hallado 155 cuerpostras una serie de ataques de milicias. Según Crisis Group, la violencia se ha recrudecido en el norte y en el este, con más de cien muertos. La situación económica ha empeorado, la deuda pública aumentó un 20 % y ahora se acerca al 50 % del PIB.

El destino del país puede no estar a su alcance

     Se deben tomar medidas urgentes. Las operaciones militares francesas sobre el terreno lograron resultados alentadores, si bien son demasiado frágiles para perdurar, dada la inseguridad y la falta de instalaciones en el país. La República Centroafricana es un estado fallido, al borde del colapso, que se enfrenta ya al principio de un genocidio. La situación actual allí se asemeja a la de 1994 en Ruanda, cuyo rescate final fue posible solo gracias a la intervención de otros países africanos, como Uganda, y de la comunidad internacional.

     El futuro se presenta verdaderamente incierto, y la intervención de la Unión Africana no está en la agenda. Países como Liberia y Sierra Leona (en el oeste de África y miembros de la Comunidad Económica de Países de África Occidental, ECOWAS) recibieron ayuda militar del Grupo de Verificación de la Comunidad Económica de Países de África Occidental (ECOMOG). A diferencia de esos países, la República Centroafricana no forma parte del ECOMOG y no puede aspirar a esta ayuda. Más probablemente, la mejor esperanza reside en la preocupación de la comunidad internacional, tal y como sucedió en el genocidio de Ruanda en 1994. No obstante, la situación parece ser grave incluso para los casos azules. El 9 de mayo de 2017, cuatro murieron en un ataque a su convoy, lo que obliga a los financistas de los cascos azules a ser cautelosos.

     Vale la pena añadir que el país no representa una amenaza para la seguridad en Occidente. La proliferación de amenazas terroristas en puntos calientes de Yemen, Afganistán, Somalia y Mali, sobre todo para el Gobierno francés, significa que, con toda probabilidad, la República Centroafricana ya no es un prioridad para la comunidad internacional.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Aguirre: «El ISIS es la prueba de que el mayor problema de la humanidad es la pobreza»

sevilla.abc

El obispo cordobés de Bangassou habla sobre la crueldad de la guerra en Centroáfrica

     Hace tres meses, el misionero cordobés Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, tuvo que hacer de escudo humano para proteger a los más de 2.100 musulmanes que estaban frente a su mezquita y que iban a ser asesinados por el grupo de criminales «Anti-balaka», los «liberadores» de yihadistas. Aún hoy, los dos millares de musulmanes siguen refugiados en la misión católica, en Centroáfrica, y tienen ocupadas todas las dependencias del seminario, ya que salir a la calles es buscar la muerte. Un conflicto que «no tiene interés paraEuropa ya que no cuenta con poder mediático», se lamenta Aguirre.

   El misionero cordobés ha podido salir ahora de allí para «poder ver a la familia» y hacer «los chequeos médicos», explica en una entrevista. Arrastra problemas cardiacos desde años, pero el «estrés vivido en los últimos meses no ha hecho mella», sonríe aliviado. «Vivir un conflicto en medio de la boca del lobo es un chute de adrenalina que te va a salir todos los días. Te desgasta mucho», confiesa Aguirre, quien, sin embargo, se encuentra «bien y con fuerzas» y con ganas de que «el conflicto se pueda solucionar».

     Las asociaciones humanitarias «no han aguantado la presión» y la única ayudas son las fuerzas de Naciones Unidas presentes para proteger a la población civil, pero «lo hacen a su manera», ya que en los últimos tres meses «hay más de 100 muertos producidos por soldados de la ONU, las llamadas víctimas colaterales». Aguirre denuncia que el grupo de la ONU está formado por «marroquíes, que son musulmanes» y, por tanto, muchas veces son «cómplices de la comunidad musulmana y tiran antes de preguntar tiene el gatillo muy fácil y esto ha producido muchas víctimas por balas perdidas».

Una masacre

     Lleva unos pocos días en Córdoba pero el contacto con la misión es constante: «Me acaban de mandar un correo electrónico diciendo que ahora las fuerzas gabonesas de la ONU se han puesto delante de las marroquíes para defender la misión católica de los grupos criminales». Una buena noticia que no oculta el horror y el drama que vive Centroáfrica. «El otro día vivimos un episodio horrible. Los Selekas estaban abandonando un pueblo llamado Gambo por que estaban llegando los Antibalakas y encontraron un grupo de 60 civiles que estaban escondidos en el hospital. Les cortaron a todos la cabeza. Fue una masacre impresionante de 60 personas, entre ellos mujeres y niños. Los degollaron allí y hoy seguían sin enterrar», relata.

«No tengo miedo porque Dios me protege. Estará conmigo y esa es mi fe»

     Una situación que para Aguirre es producto de la pobreza. «No me inquieta especialmente el presidente norcoreano o el americano. El problema más gordo que tiene la humanidad es el empobrecimientode las personas, del que se aprovechan grupos criminales como el Estado Islámico», afirma. «Son millones los empobrecidos que están por el mundo y puede haber un loco que les va cambiar el chip y van a venir a hacer barbaridades. El ISIS es la prueba fehaciente. Son una mayoría de personas jóvenes sin educación que están perdidos de la vida y les dan la posibilidad de una metralleta y se vuelven criminales. Además, para ellos la religión es una pantalla para ocultar sus crímenes», argumenta Aguirre.

    Aguirre no teme por su vida ya que Dios lo «protege». «Cuando estaba delante de los francotiradores en la mezquita estaban tirando a derecha e izquierda sin apuntar, pero yo sabía que no me tocarían. El Señor me va a proteger y estará conmigo en cualquier tribulación. Ésta es la fe con la que me muevo», dice después de 37 años allí. Y entre tanto horror no falta el agradecimiento. «El otro día una mujer musulmana que estaba refugiada en la misión dio a luz y le puso al bebé de nombre Aguirre. Yo le dije que no era un nombre, sino un apellido, pero dio igual. Hay muchos niños en Centroáfrica que se llaman Aguirre y eso es un orgullo para un pobre hombre como yo».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Manos Unidas proyectará el día 28 “El Corazón de África”, con carácter benéfico, en Las Vías

lanzadigital

La película se proyectará en los Multicenes Las Vías, que han cedido una sala, el próximo 28 de septiembre.

    El dinero recaudado se destinará al 50% a un proyecto de desarrollo y a la Fundación Bangassou. Las entradas ya se pueden adquirir al precio de 6 euros

   Manos Unidas Ciudad Real va a inaugurar el curso con cine solidario. El próximo 28 de septiembre, a las 19,30 horas, en la sala 14 de los Multicines Las Vías, va a proyectar la película “El corazón de África” del cineasta Javier Santamaría, un film que aborda, tal y como ha explicado el delegado provincial, Pelayo Dorado, el drama de los niños guerrilleros en África.

      Se trata de un proyecto cinematográfico del director español Javier Santamaría que persigue un doble fin: benéfico y de denuncia. Y es que los beneficios de esta sesión de cine tan especial irán destinados a la Fundación Bangassou y a un proyecto de desarrollo que Manos Unidas está desarrollando en África. Las entradas, o fila cero, ya se pueden adquirir en la sede de Manos Unidas, calle Caballeros 7, en las parroquias de la ciudad y también las venden los voluntarios de esta ONG.

       Esta película cuenta la historia de dos hermanos que siendo niños sobreviven a un brutal ataque guerrillero a su aldea. Consiguen llegar a Bangassou, donde les acogen las “Abuelas de Bangassou”, un grupo de mujeres que cuidan niños huérfanos con la ayuda de la Fundación Bangassou, fundada en 2002 por monseñor Juan José Aguirre, sacerdote cordobés, misionero comboniano que llegó a la República Centroafricana a principios de los 80 y tras ser nombrado obispo coadjutor en 1997 es desde 2000 obispo titular de la Diócesis de Bangassou. Se refleja así la labor de los voluntarios y misioneros que con su trabajo diario consiguen devolver a los más pobres la esperanza de vivir. Esta película es la voz de un pueblo oprimido y olvidado.

       Javier Santamaría, con un lenguaje cinematográfico sencillo pero eficaz, refleja en “El Corazón de África”, la realidad de lo que se vive en el país a consecuencia de una guerra que tiene a los niños como principales víctimas: ellos, convertidos en guerrilleros sin haber abandonado aún la infancia; ellas, condenadas desde pequeñas a la explotación y esclavitud sexual.

     La finalidad de El corazón de África es reflejar la labor de los voluntarios y misioneros que trabajan en Bangassou y recabar fondos para ayudarles en la gran misión fijada por el obispo: “Cambiar armas por rosarios”, como refleja el elocuente cartel de la película.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

«La República Centroafricana atraviesa una situación calamitosa»

diariovasco

   Cooperantes con este país agradecieron la ayuda que reciben del ayuntamiento de Zarautz, empresas y particulares, a través de la Fundación Bangassou

   La Fundación Bangassou lleva desde el año 2003 aportando su granito de arena, apoyando la labor humanitaria del obispo cordobés Juan José Aguirre durante estos últimos 30 años en la República Centroafricana. La Fundación tiene delegación en Zarautz, con el vecino Mikel Mendizabal como delegado y alma mater a la hora de recabar toda la ayuda posible con destino a la República Centroafricana, un país que está atravesando por una calamitosa situación en todos los aspectos, con guerras internas provocadas por intereses económicos, sin un Estado propio, con grandes necesidades de ayuda humanitaria... Poco se habla de este país, pero hay un dato elocuente: según el índice de Desarrollo Humano, se trata del segundo país más pobre del mundo, solo superado por Níger.

   El ayuntamiento de Zarautz lleva desde el año 2008 colaborando con la Fundacción Bangassou, con aportaciones anuales para poner un pequeño grano de arena en el desarrollo del país, bien para construir carreteras, centros médicos, escuelas, ya que las necesidades son ab solutamente todas. Este año el ayuntamiento ha aportado 14.269 euros, en concreto para fortalecer el aspecto educativo, levantando un colegio en la localidad de Samba. «Ya sabemos que no es gran cosa, pero estamos comprometidos», comentaba en la mañana de ayer el concejal del área de cooperación con el Tercer Mundo, Patxi Elola. Le acompañaron en el acto para dar a conocer la situación que padece Bangassou, el propio Mikel Mendizabal; la cooperante mutrikuarra Arantxa Urreisti; la antropóloga y cónsul honoraria de Bangui, Berta Mendiguren, además del periodista y director donostiarrra, Alfredo Torrescalles, director de la película-documental 'Los párpados cerrados de Centroáfrica', un recorrido por la geografía social de la República Centroafricana, para entender las claves de su situación desestructurada y por qué uno de los países más ricos en recursos naturales se ha convertido en un Estado fallido.

   La película muestra cómo detrás de un conflicto supuestamente religioso subyacen intereses económicos y políticos.

   Un viaje de observación que da voz a diversos sectores sociales y compone un mosaico de testimonios y visiones que aproximan al espectador a las diferentes dimensiones que esconde esta 'guerra olvidada', tras el pretexto del enfrentamiento religioso.

    «Pretendemos dar voz a los que no tienen, visibilizar la situación de la República Centroafricana», comentaban ayer los cooperantes con este país con unas dimensiones mayores que Francia y Benelux (Bélgica Países Bajos y Luxemburgo), pero con apenas 4 millones de habitantes. «La República Centroafricana, en el corazón del continente africano, es un país muy inestable ya desde su independencia en 1960 con continuas guerras por el poder y control de la zona. Su población se encuentra totalmente desamparada y olvidada tanto por los políticos locales como mundiales. Con un nivel de pobreza extremo, malnutrición, falta de los recursos sanitarios más imprescindibles, falta de escuelas... Un panorama desolador que hace sonrojarnos a los que disfrutamos de la vida de Occidente», señalaban, agradeciendo al ayuntamiento y a todas las empresas y particulares que colaboran con ellos. Si alguién más quisiera colaborar, el contacto es Mikel Mendizabal: tfn: 670.900734, kelmi04@gmail.com

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Amar a tu enemigo

elperiodicoextremadura

       La gran noticia del verano ha sido el atentado terrorista de Barcelona. Es lógico y normal que se le haya dedicado el espacio que merece en los noticieros. La cercanía en el espacio hace que sea, aún más, noticia importante para nosotros y tenga consecuencias emocionales fuertes, además de llevarnos a actuaciones que nos hagan sentirnos más seguros, como el caso de Cáceres y otras ciudades, que ya han colocado maceteros a la entrada de los espacios públicos de mayor concurrencia.

      Hemos desayunado, comido y cenado con otras muchas noticias. Pero a veces las noticias no sólo llegan por los medios. Han pasado por Cáceres, para hacer ejercicios espirituales y recuperarse un poco, tres religiosas misioneras, Hermanas Franciscanas de la Inmaculada, que debieron salir como pudieron de Centro África. Las noticias que han traído y sus vivencias merecen primera página.

     Este verano, la guerra civil en la que está sumido el país centroafricano se ha recrudecido y derivado en guerra de religión. Selekas --musulmanes-- y Antibalakas --cristianos-- asesinan, ambos, con gran violencia, sin distinguir milicianos o civiles, niños o adultos. «Cuando salíamos por agua, los disparos nos hacían volver a entrar y tirarnos al suelo», comentan. «Lo que más pena nos da es que el curso escolar debería haber empezado en la misión --más de mil quinientos niños, cristianos y musulmanes-- y nosotras aquí», porque ellas están dispuestas a volver a Centro África en cuanto pase el peligro.

     El obispo de Bangassou, español, Juan José Aguirre, sigue allí. Con su vida protegió de la muerte a más de 2.000 musulmanes civiles, los acogió en el propio seminario y, aunque alguno, mientras él se ausentó a la capital para recoger ayuda humanitaria enviada desde España, se dedicó a destrozar las instalaciones, él sigue empeñado en proteger sus vidas por encima de todo.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El heroísmo de un obispo español en República Centroafricana

elmundo

República Centroafricana. La guerra más olvidada del mundo

Los grupos armados cometen masacres casa por casa con total impunidad

     República Centroafricana no existe. Sobre el mapa tiene fronteras, un horizonte selvático, una capital y hasta cuenta con un aeropuerto internacional, pero es todo una gran ficción. En realidad, este kilómetro cero del continente es hoy un conjunto de islas rodeadas de barrios quemados, de muertos mal enterrados y de grupos armados sin patria. De existir, República Centroafricana sólo sobrevive en el corazón de algunos hombres y mujeres que, en vez de contribuir a su disolución definitiva, han decidido luchar contra su destrucción con todo en contra. Una de esas personas es el español Juan José Aguirre.

      El padre Aguirre es el obispo de Bangassou, una de esas islas de tierra roja y bosques tropicales donde, en los últimos meses, lo que queda del país se desangra a tiros y golpes de machete. En su misión católica, Aguirre y su obispo auxiliar, el también español Jesús Ruiz, mantienen a 2.000 civiles musulmanes a los que las milicias cristianas Antibalaka (literalmente, los que no temen a las balas del AK) hubieran exterminado de no ser por su intervención. Hoy, la parroquia donde se encuentran es un auténtico polvorín y sus anfitriones, los religiosos católicos, sus escudos humanos.

      Toda la zona alrededor de Bangassou está controlada por el señor de la guerra nigeriano Ali Darassa, un criminal saqueador que ha venido a llevarse los despojos de esta antigua colonia francesa. Con su milicia Seleka, de mayoría musulmana, ha ido conquistando pueblo a pueblo desde su base de Bría (donde se extraen los diamantes más grandes del mundo) hasta la frontera con el Congo, que la marca el río Ubangui. En los 12 pueblos que ha conquistado ha ido destruyendo las parroquias católicas. La mayor parte de los sacerdotes están en paradero desconocido.

     La única ciudad que aún no ha podido conquistar es Bangassou, controlada por las milicias cristianas Antibalaka, la mayoría de ellos niños o adolescentes armados, drogados y sin disciplina. Ante los ataques de Ali Darassa, los Antibalaka la tomaron con los habitantes musulmanes de Bangassou.

     El odio y la manipulación, en un país donde jamás hubo problemas entre las comunidades cristiana y musulmana, habían cocinado un ambiente explosivo que finalmente reventó el pasado 13 de mayo. Casa por casa, los Antibalaka fueron matando hombres, mujeres y niños. Más de 100. Cuando llegó a oídos del padre Aguirre, que estaba en la catedral, consiguió refugiar al resto de musulmanes en los dominios de la iglesia. En total, fueron 2.000 personas que llevan metidas allí desde entonces.

      "Ellos no pueden salir. Si las mujeres intentan abandonar el recinto de la catedral para recoger leña las disparan los francotiradores. Si no los hubiéramos metido allí ya los habían exterminado", cuenta Jesús Ruiz.

      "Todos los días llenamos los tanques de agua, pero no tenemos más recursos para atenderles. Han quemado los bancos de madera de la iglesia para poder hacer leña y cocinar, pero no queda nada más", asegura este religioso, que describe una situación compleja y tensa. "Los cascos azules de la Minusca (misión de paz de la ONU en el país) protegen nuestro perímetro para que los Antibalaka no entren, pero hay un problema grave: son marroquíes y egipcios y han tomado partido por los musulmanes".

    "Eso ha provocado un rechazo por parte del resto de la población, que los observa con desconfianza. Tampoco ayuda que cada vez que salen de patrulla por Bangassou disparen a todo lo que se mueve, sean civiles o milicianos", dice. Además, los marroquíes han perdido ya a siete soldados en intercambios de fuego con los Antibalaka.

     La neutralidad se rompió hace unas semanas. Las fuerzas musulmanas Seleka tomaron Gambo, una población a unos 75 kilómetros de Bangassou. Ante la permisividad de los soldados de Naciones Unidas presentes, acabaron decapitando a 50 milicianos Antibalaka.

      "Algunos sacerdotes compran comida para las familias musulmanas refugiadas aquí, pero tienen que hacerlo a escondidas. Si las milicias cristianas Antibalaka ven que los religiosos estamos alimentando a los musulmanes nos matarán sin dudarlo. Ya han amenazado a nuestra enfermera. Si se le ocurre curar a alguno de ellos, los otros vendrán a por nosotros".

       ¿Cómo es el día a día para los musulmanes refugiados dentro de la catedral? "La gran mayoría de ellos son muy agradecidos. Saben que les hemos salvado la vida. Una mujer acaba de tener a un niño y lo ha llamado Aguirre en honor a Juan José, pero hay un pequeño grupo de jóvenes, una minoría radicalizada de 14 o 15 que nos amenaza de muerte a diario y que están bien armados".

       La población de la zona está cruzando masivamente hacia el Congo, al otro lado del río. Como no se puede oficiar la misa en la catedral de Bangassou, un campo de refugiados, el padre Aguirre ha llegado hasta a ir a territorio congoleño para celebrarla con los refugiados.

       Jesús Ruiz habla de las travesías al Congo para huir: "Una mujer nos pidió que la ayudáramos a cruzar el río junto a nuestros sacerdotes. Llevaba a sus cuatro hijos consigo, el más pequeño era un bebé. Los Antibalaka detectaron el bote y lo detuvieron. Obligaron a los sacerdotes a entregarles a la mujer y a sus hijos a punta de ametralladora. Les dispararon a todos, pero la mujer sobrevivió y pudieron recogerla herida de bala y en shock en la orilla del río. No respetan nada".

    Las armas fluyen sin control y se da una paradoja curiosa: mientras las milicias reciben puntualmente partidas de Kalashnikovs y munición, las fuerzas armadas nacionales, entrenadas por Francia y España bajo el mando del general Fernando García Blázquez, sufren un embargo de armas. Es decir, los soldados que deberían defender a los civiles no pueden armarse, mientras que las milicias, cada una con lealtades diferentes, todas ellas asesinas, campan a sus anchas pertrechadas hasta los dientes.

      Bangassou es sólo una muestra en miniatura de la suerte que está corriendo el resto del país. Pequeñas islas de desplazados internos, aterrados ante la posibilidad de un genocidio a cámara lenta y hacia los dos bandos, sobreviven desde 2013 en condiciones muy precarias escondidos en escuelas, iglesias y hospitales.

      El mejor ejemplo de lo último es Batangafo, una ciudad en el norte, también rodeada de selva, donde 15.000 personas se han refugiado en el centro que Médicos Sin Fronteras (MSF) tiene en la localidad. Su coordinador, el español Carlos Francisco, describe una situación catastrófica: "Unos perdieron sus casas en los ataques, otros tienen miedo de salir... Hemos tenido que poner letrinas para todos, conseguir agua potable, hacer vacunaciones masivas de enfermedades como el sarampión, que aquí tenemos un brote... Por desgracia no podemos movernos nosotros tampoco del hospital desde hace tres semanas. Es una situación desesperada".

      Como les sucede a los sacerdotes de Bangassou, en el hospital de Batangafo también sufren amenazas de uno u otro bando a la hora de desempeñar su labor: "Tratamos de enviar un mensaje de imparcialidad. Les hacemos ver que no formamos parte del conflicto, pero nos cuesta hacernos entender", dice Carlos Francisco.

     La población no es desplazada, sino redesplazada, es decir, han ido moviéndose por varias localizaciones ante el avance de la violencia. La Minusca, por su parte, lleva desde 2013 intentando pacificar la situación, pero cada vez está más lejos del objetivo. Las ciudades son esqueletos de barrios quemados, con los musulmanes cercados en las poblaciones cristianas y los cristianos en localidades con mayoría musulmana, a la espera del asalto final.

      Un periodista local, intérprete de este reportero hace unos años, cuenta desde Bangui: "No hay un genocidio porque no hay coordinación entre las milicias. Cada una mata por su cuenta, con alianzas entre ellas en una ciudad y declaraciones de guerra entre las mismas en otra. República Centroafricana ha desaparecido. Nunca fue gran cosa, pero ya no queda nada".

Una guerra continua

     República Centroafricana es uno de los países más pobres y subdesarrollados del mundo, aunque posee enormes recursos naturales como oro y diamantes en sus minas de Bria y Carnot. El idioma local es el sango, aunque en las escasas zonas urbanas se habla también francés, la lengua de la antigua metrópoli. En su historia ha conocido pocos momentos de estabilidad. Cada cuatro o cinco años había un golpe de Estado que cambiaba un dictador por otro, con el autodenominado "emperador Bocassa" como mejor ejemplo. En 2013 un grupo de milicias del norte del país se unieron en lo que llamaron coalición Seleka e invadieron el país con ayuda de mercenarios de Chad y Sudán. Desde entonces se desató una cruenta guerra civil con las milicias cristianas Antibalaka que ha virado hacia un conflicto religioso.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Jesús Ruiz Molina, de origen soriano, nuevo Obispo auxiliar de Bangassou

desdesoria

     Nacido en un pueblo de Burgos “pero soriano de corazón pues mis padres son de La Olmeda”, este misionero comboniano acaba de ser nombrado Obispo auxiliar de Bangassou (República Centroafricana); desde 2008 era párroco en Moungoumba, vicario foráneo y coordinador diocesano de la Comisión para la catequesis de la Diócesis de M’Baiki.

     El Papa Francisco nombraba Obispo auxiliar de Bangassou (República Centroafricana) al misionero comboniano Jesús Ruiz Molina, nacido en La Cueva de Roa (Burgos) en 1959 aunque de corazón soriano “pues mis padres son de La Olmeda”. “No soy nacido en Soria pero tengo raíces profundas sorianas y me considero soriano. Mis padres son de La Olmeda, cerca de El Burgo de Osma, pero al trabajar en la RENFE cada hijo fuimos naciendo en una estación diferente: Almazán, La Cueva de Roa y… el tren se paró en Miranda de Ebro, donde se afincaron hasta hoy aunque pasan la mitad del año o más en La Olmeda. Este pueblecito encantador y deshabitado es mi rincón preferido para desconectar, descansar. Las vacaciones las paso allí, con mi familia: paseos, río, cangrejos, la preciosa ciudad de El Burgo de Osma. Me encanta su paisaje y su gente, disfruto en Soria”, afirma desde el país africano.

     Sobre su futuro más inmediato el Obispo auxiliar electo afirma: “A mediados de agosto espero ir a visitar a mis ancianos padres y aprovechar para los controles médicos que tenía previstos desde hace tiempo. En septiembre pasaré una semana en Limone (Italia), la tierra de Comboni, con todos los Obispos combonianos, unos quince en total, y luego con Juanjo (n.d.r. Mons. Juan José Aguirre Muñoz, Obispo de Bangassou) haremos los trámites pertinentes en la Santa Sede. Después regreso a Centroáfrica para preparar la Ordenación episcopal que tendrá lugar el 12 de noviembre en Bangui, pues en Bangassou será imposible. Será el Cardenal Dieudonné Nzapalainga, el Cardenal más joven de la Iglesia, quien me ordenará Obispo junto con mis dos hermanos combonianos, Juanjo y Rino”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Soldados sin armas en un polvorín de África

elpais

La ONU advierte de los riesgos de genocidio en República Centroafricana, mientras militares españoles tratan de formar al Ejército, mermado por el embargo en la compra de armamento

     La paradoja es terrible: primero, un informe detallado de un equipo de trabajo de la ONU alertó recientemente de que las armas llegan sin freno, a la vista de todos, a las milicias de República Centroafricana. Lo hacen desde sus vecinos Chad, Sudán del Sur y Congo. La advertencia coincide con una escalada de la violencia en el país que ha dejado decenas de muertos, entre ellos personal de Cruz Roja, en algunos de los frentes en los que chocan, entre otros, musulmanes y cristianos. Segundo, para completar la paradoja, una fuerza europea de entrenamiento, comandada por el general español Fernando García Blázquez, trata de formar al Ejército regular centroafricano desde la capital, Bangui. Problema: no tienen armas para desplegarse debido al embargo internacional impuesto y renovado desde 2013, año en el que el país se asomó al abismo, con miles de muertos en las calles a fuego y cuchillo. 

La frágil vuelta a casa de los desplazados de Bangui: “El diálogo interreligioso es la única vía para República Centroafricana”

    El equipo de la ONU va al detalle: en enero de 2017, 18.000 cartuchos viajaron en barco desde Yakoma, en Congo, hasta Bema, en República Centroafricana, zona controlada por la Unión para la Paz en Centroáfrica, una milicia formada por antiguos combatientes Seleka, en su mayoría musulmanes. Ese mismo mes, continúan los investigadores de la ONU, un jefe antibalaka, esto es, un líder de la guerrilla formada en gran medida por cristianos, se hizo con municiones de mortero en la frontera con Chad. También por ese paso, otra milicia de ex-Seleka, el Frente Popular para el Renacimiento de Centroáfrica, se procuró una buena partida del mismo tipo de proyectil. "Es mucho más fácil", apunta al teléfono García Blázquez, "armar a las milicias que al Ejército".

    La fotografía de República Centroafricana (4,6 millones de habitantes), uno de los países más pobres del mundo, es enrevesada: en primer plano, la batalla entre milicias formadas por cristianos (son mayoría en el país) y musulmanes (un 15% de la población profesa el islam). De fondo, un conflicto entre grupos armados de diferentes etnias, con gran presencia de hombres, dinero y armas del extranjero y el componente letal en muchos de los países vecinos de la región: la disputa de la tierra y sus minerales, entre ellos, el oro y el diamante. "No es un problema religioso", apostilla el general español, "es multipolar".

     Pero la religión cuenta en el día a día de esta nueva escalada de violencia. Precisamente junto a la frontera con Congo, en Bangassou, trabaja como obispo de la diócesis el español Juan José Aguirre. La pasada semana, Aguirre envió al Vaticano una retahíla de mensajes de lo que estaba pasando en la zona. Uno decía: "Han atacado una misión a 75 kilómetros de Bangassou, llamada Gambo. Han degollado a varios hombres y niños. Todo está muy inquieto. Los jóvenes musulmanes no escuchan a nadie y quieren pelear y se sientan justo delante de la catedral, para que nadie pase...". El siguiente era más preocupante: "En Gambo llegaron los antibalaka y echaron a los Seleka anteayer, pero ayer entró la Minusca [misión de la ONU en el país] egipcia y echaron a los antibalakas, con lo que los Seleka volvieron y cortaron una decena de gargantas".

    Aguirre, contactado por este diario, cuenta que ya nadie entra en la catedral de Bangassou, que las matanzas corren de un lado a otro, que la lucha es desigual por el apoyo que reciben las milicias de musulmanes del exterior y que a él le llueven las amenazas de muerte por proteger a unos y otros. Relata precisamente como sirvió en mayo de escudo frente a un grupo de pistoleros que atacaban una mezquita de Bangassou: "Las balas nos pasaban rozando hasta que llegaron los de la Minusca portugueses". Lograron, él y otros religiosos, salvar la vida de alrededor de 2.000 personas.

Señales de genocidio

    La Minusca tiene 12.500 efectivos desplegados en el país centroafricano. Pero no son suficientes. “Hacen lo que pueden”, reconoce el general García Blázquez. Ante esta deficiencia, la ONU se plantea enviar más hombres. Uno de sus portavoces, el jefe de la sección humanitaria, Stephen O‘brien elevó en esta semana la alerta al señalar que hay indicios de “genocidio” a medio plazo. También se hicieron advertencias similares tras el estallido violento de finales de 2013 entre milicias cristianas y musulmanes. Cuatro años después, 600.000 personas permanecen desplazadas de sus hogares dentro del país y otras 480.000 han huido a los países vecinos.

    La fuerza de entrenamiento europea (EUTM CAR) cuenta con 170 militares, de los que 29 son españoles. “Queremos hacerles [a los militares centroafricanos] autosuficientes”, explica García Blázquez. Y para eso trabajan en Bangui con el objetivo de formar tres batallones completos (de unos 600 soldados cada uno). El reto es mayúsculo. De unos 7.000 efectivos con los que cuenta el actual Ejército, se estima que solo hay armas para un cuarto de ellos. Las milicias que pusieron patas arriba la capital en diciembre de 2013 tomaron cuarteles y arsenales. De ahí la prohibición internacional de venta de armas. “El embargo de la ONU afecta a todo el país”, señala el general español. Esto es, afectaría a todas las partes, pero de las milicias, unas 14, no se espera que lo respeten. “El que cumple la resolución tiene las de perder”.

     Los militares españoles, que cuentan con una excelente imagen en el país, mejor sin duda que la dejada por las tropas francesas desplegadas hasta el pasado añoy sobre las que pesaron acusaciones de abusos a menores, colaboran además en un programa de reinserción de combatientes, coordinado por la Minusca, junto al Ejecutivo del actual primer ministro, el cristiano Faustin Archange Touadéra.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

En base al testimonio desgarrador del obispo Juan José Aguirre, líderes de distintas religiones piden que los soldados marroquíes abandonen Bangassou

periodistadigital

"Son inactivos y, sobre todo, pasivos cuando les atacan los milicianos", denuncian

     (C. Doody/Fides).- El obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, denunció hace escasos días en RD que "no tenemos confianza en los soldados marroquíes" encargados de vigilar esta zona centroafricana. Ahora se ha sumado a su petición de que los cascos azules del reino alauí abandonen la zona un grupo de líderes religiosos de distintas confesiones, quienes han confirmado que la población de Bangassou es "testigo y víctima" de la ineficacia de las tropas marroquíes.

     "La petición de la población está basada en lo que confirma monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou", asegura el imán Oumar Kobine Layama, líder de la Plataforma de Confesiones Religiosas de Centroáfrica (PCRC), que ha participado en una delegación proveniente de la capital Bangui encargada de llevar a cabo una investigación sobre la situación en Bangassou y su entorno.

     La delegación estaba formada por personalidades de la política y la administración estatal así como por representantes de la sociedad civil. Como denunció monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, los soldados de la Minusca desplegados en la zona "son de gatillo fácil". Y cuando son víctimas de emboscadas responden disparando indiscriminadamente incluso hacia los civiles.

     "La población es testigo y víctima de las acciones cometidas en Bangassou por los militares del contingente marroquí", subraya el imán Layama.

     "La población no quiere que el contingente permanezca en Bangassou porque han fracasado en su misión de proteger a los civiles. Son inactivos y, sobre todo, pasivos cuando les atacan los milicianos".

     "Según los testimonios de algunas personas, los militares marroquíes son los responsables de varios asesinatos porque disparan a quemarropa sobre los civiles a los que confunden con milicianos", continua el imán.

     Bangassou y su entorno están en el centro de los enfrentamientos entre los séléka y los anti-balaka desde que se retiraron los militares ugandeses y estadounidenses enviados a la zona para dar caza a Joseph Koni, jefe del Lord's Resistance Army (LRA).

      Desde hace meses la catedral de Bangassou acoge a unos dos mil musulmanes amenazados de muerte por los anti-balaka.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Asesinan a 50 personas en un poblado de Bangassou

diariocordoba

A unos 35 kilómetros de la diócesis del obispo cordobés Juan José Aguirre

 En el poblado de Gambo, a unos 35 kilómetros de Bangassou, al frente de cuya diócesis se encuentra el obispo cordobés Juan José Aguirre, el martes los anti--Balaka, guerrilleros que atentan contra la población musulmana, asesinaron a unas 50 personas, entre ellos niños, muchos de ellos degollados, según denunció ayer este misionero. La situación de extrema violencia se mantiene en esta zona del tercer país más pobre del mundo, después de que en mayo Juan José Aguirre resultara ileso tras colocarse como escudo humano para ayudar a que se refugiaran en la Catedral de Bangassou cerca de 2.000 musulmanes, los cuales aún permanecen allí para evitar las acciones de los anti-Balaka y otros terroristas. El director de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, resaltó que el Papa Francisco pidió ayer en su audiencia de los miércoles por la paz en la República Centroafricana.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Obispo Aguirre sobre los ‘rebeldes islamistas’: “Han degollado a varios hombres y niños”

actuall

 Durante las semanas que lleva este ambiente de violencia en Bangassou, el obispo Juan José Aguirre acoge a los musulmanes que están siendo atacados por las milicias animistas anti Balaka, llegando a ser incluso el escudo humano que los ha protegido.

     “Han atacado una misión a 75 km de Bangassou llamada Gambo donde han muerto unas 50 muertos. Han degollado a varios hombres y niños. Todo está muy inquieto”. Con estas palabras, monseñor Juan José Aguirre, obispo de Bangassou en la República Centroafricana, denuncia el ataque a la misión de Gambo.

     El prelado cuenta que “en Gambo llegaron los antibalaka y echaron a los Seleka anteayer, pero entró la Minusca egipcia y echaron a los antibalakas, con lo que los Selekas volvieron y cortaron una decena de gargantas”. Y agrega: “Lo que ha pasado en Gambo es muy grave y tendrá mucho eco en Bangassou”, tal y como recoge Ayuda a la Iglesia Necesitada.

La catedral cerrada durante tres días

   “La situación en República Centroafricana es dramática y especialmente en la ciudad de Bangassou. Los jóvenes musulmanes no escuchan a nadie y quieren pelear y se sientan justo delante de la catedral, para que nadie pase. Durante tres domingos no han podido abrir la catedral pues nadie quiere ir allí. Como consecuencia de este conflicto “la mitad personas desplazadas… No tenemos confianza en los soldados marroquíes”.

     En su declaraciones, monseñor Aguirre, además ha explicado que hay tres curas junto con él, como su guardia pretoriana, “ahora estamos todos con los móviles. Los otros han escapado a Tokoyo para coger un poco de aire, otro se ha ido al Congo, otros se han quedado en las misiones al pie del cañón. Algunas monjas se han ido a España a hacer ejercicios en Teruel, otra al Congo. Han saqueado sus casas, otras has adelantado vacaciones en Perú”.

“Necesitamos vuestras oraciones”

    Durante las semanas que lleva este ambiente de violencia en Bangassou, el  obispo Aguirre acoge a los musulmanes que están siendo atacados por las milicias animistas anti Balaka, llegando a ser incluso el escudo humano que los ha protegido.

     Por último el prelado hace una petición: “Necesitamos de vuestras oraciones. Es la fuerza que mantiene nuestra esperanza en que esto se resolverá. Abrazos enormes a todos”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El Papa condena la "violencia homicida" en lugares de culto tras los ataques en Nigeria y República Centroafricana

lavanguardia

 El Papa ha condenado la "violencia homicida" en lugares de culto tras los ataques en Nigeria, donde fueron asesinadas ocho personas y cerca de una veintena resultaron heridas en una iglesia durante la celebración de la misa dominical, y en República Centroafricana, donde el obispo de Bangassou, el misionero andaluz Juan José Aguirre, ha denunciado todo tipo de atrocidades.

     El Papa ha condenado la "violencia homicida" en lugares de culto tras los ataques en Nigeria, donde fueron asesinadas ocho personas y cerca de una veintena resultaron heridas en una iglesia durante la celebración de la misa dominical, y en República Centroafricana, donde el obispo de Bangassou, el misionero andaluz Juan José Aguirre, ha denunciado todo tipo de atrocidades.

     "He quedado profundamente dolorido tras la masacre ocurrida el pasado domingo en Nigeria, en el interior de una iglesia, donde fueron asesinadas personas inocentes y en República Centroafricana donde se han perpetrado crímenes contra cristianos", ha señalado el Papa durante la audiencia general de este miércoles.

     "Deseo que cese toda forma de odio y de violencia homicida y que no se repitan más crímenes así de vergonzosos, perpetrados en lugares de culto donde los fieles e reúnen para orar", ha señalado a este respecto.

     Así, ha invitado a los fieles que estaban reunido en el Aula Pablo VI para seguir la catequesis semanal a recordar a las personas de Nigeria y de la República Centroafricana y a rezar "por todos ellos juntos".

     El pontífice ha centrado la catequesis en el concepto de perdón como motor de la esperanza al tiempo que ha reseñado que la Iglesia está formada por pecadores. De este modo, ha criticado que algunos cristianos crean que son perfectos y desprecien a los demás por ello.

     "Muchos católicos piensan que son perfectos y por eso desprecian a otros. Esto es triste", ha lamentado. "Los pecadores son perdonados. No solamente vienen aliviados a nivel psicológico porque son liberados del sentido de culpa. Jesús hace mucho más: ofrece a las personas que se han equivocado la esperanza de una vida nueva, una vida marcada por el amor", ha señalado finalmente.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Un ataque a 30 kilómetros de la misión acaba con más de 50 muertos

sevilla.abc

El obispo Juan José Aguirre protege a más de 2.000 musulmanes de la «guerra de guerrillas» en Bangassou

     Continúan los conflictos en Bangassou, la ciudad de la República Centroafricana donde el obispo misionero cordobés Juan José Aguirre protege a más de 2.000 musulmanes desplazados y trata de mediar entre anti-balakas y selekas, las dos milicias enfrentadas en una guerra de guerrillas que va mucho más allá de una pugna entre musulmanes y cristianos.

     Este martes más de 50 personas han fallecido en un ataque a unos 30 kilómetros de Bangassou que mantiene en vilo a toda la Diócesis, según ha relatado el hermano del obispo, Miguel Aguirre. Monseñor Aguirre lamenta el «ojo por ojo» en el que se ha convertido el conflicto en el que cada día «arriesga su vida» en situaciones límite como la que tuvo lugar en mayo, cuando tuvo que proteger una mezquita con su propio cuerpo para evitar que asesinaran a todos los musulmanes que se refugiaban en ella.

     Teme por la seguridad de los dos millares de musulmanes a los que protege en Bangassou de las milicias anti-balaka, un grupo autodenominado «de autodefensa cristiana» que hace frente a los selekas, vinculados al yihadismo. Según Miguel Aguirre, los testimonios que recibe de su hermano son de «auténtica locura» en una región constantemente amenazada por un conflicto que nació en la primavera árabe y en el que los dos bandos actúan de forma «indiscriminada e injusta» contra toda la población.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo de Bangassou (RCA) pide que el contingente marroquí de la MINUSCA sea relevado por otro

expansion

Aboga por el diálogo y reclama el traslado de los musulmanes refugiados en la catedral por su seguridad

   El obispo de Bangassou, monseñor Juan José Aguirre, ha defendido que el relevo del contingente marroquí de la Misión de la ONU en República Centroafricana (RCA) presente en esta ciudad escenario de ataques en los últimos días ayudaría a rebajar la tensión reinante entre "musulmanes y no musulmanes" en la misma.

   Según ha explicado en una entrevista a Europa Press desde Bangui, la capital, la presencia de 'cascos azules' marroquíes en esta ciudad del sur del país genera "tensión" puesto que se percibe que al proceder de un país musulmán ayudan más a los musulmanes que a los que no pertenecen a esta religión.

   En este sentido, ha considerado que el envío de 'cascos azules' de otro país que no sea musulmán "atemperaría las cosas". No obstante, Aguirre ha dejado claro que la hipotética salida de la MINUSCA de Bangassou como consecuencia de los dos ataques sufridos en la última semana, en los que han muerto tres 'cascos azules' marroquíes, provocaría "una carnicería".

   Bangassou fue escenario de una ola de violencia el pasado mes de mayo a raíz de un ataque de milicias 'anti-balaka', "compuestas por jóvenes no musulmanes de diferentes confesiones enrabietados" con las acciones de los antiguos Séléka, grupos armados predominantemente musulmanes, ha explicado el obispo.

   Estos jóvenes, enfadados con la falta de respuesta por parte del Gobierno ante las acciones de los Séléka, y en muchos casos "ignorantes", han terminado convirtiéndose en "criminales", ha precisado.

  En mayo, ha recordado, atacaron la mezquita de Bangassou y provocaron que unos 2.000 musulmanes tuvieran que refugiarse en la catedral y el seminario de la ciudad. La semana pasada, la violencia regresó a la ciudad, en esta ocasión "la chispa", según monseñor Aguirre, fue el secuestro de una joven musulmana por 'anti-balaka'.

  En respuesta, "un pequeño grupo de exaltados" de entre los musulmanes refugiados en el seminario atacaron la catedral, "quemaron motos y rompieron coches". Además, secuestraron a dos trabajadores de Cáritas y sus familias. Finalmente, ha precisado, la situación se calmó el sábado gracias al intercambio de los secuestrados.

  Sin embargo, el domingo y el lunes se produjeron dos ataques contra los 'cascos azules' marroquíes que regresaban de "coger agua para los musulmanes" refugiados en la catedral, en los que murieron tres efectivos, ha recordado, denunciando que los militares alauíes respondieron con disparos que fueron como "la traca final de Valencia" y que dejaron heridos, además de provocar el pánico de los niños.

TRASLADO DE DESPLAZADOS MUSULMANES

     Por otra parte, monseñor Aguirre ha defendido la necesidad de trasladar a los 2.000 musulmanes refugiados en las dependencias eclesiásticas a otro lugar, ya que el espacio en el que se encuentran actualmente "es pequeño" y pueden ser atacados con facilidad.

    Asimismo, ha denunciado que quienes actualmente viven ahí están siendo "estrangulados", puesto que les están quitando el agua, los alimentos y la leña, dejándoles en una situación muy complicada hasta el punto, ha precisado, de que "están pensando en romper los bancos de las clases del seminario para usarlos como leña".

     El obispo de Bangassou tiene claro que en República Centroafricana se está usando "la religión como pantalla" en el conflicto y ha defendido la necesidad del diálogo para que el país pueda salir de la situación en la que vive inmerso desde hace cuatro años. "Con la paz todo se gana, con la guerra todo se pierde y ahora llevamos dos meses en que todo está perdido", ha subrayado, animando a intentar "dar la vuelta a la tortilla".

     "Tenemos que llegar a un diálogo entre las partes que se oponen para que los pobres no tengan que pagar los platos rotos porque no es justo", ha defendido el obispo español.

DIFICIL LABOR DE LOS MISIONEROS

      Por otra parte, ha reconocido la dificultad de su labor y la de otros religiosos que están en el país. Según ha explicado a Europa Press, tanto él como sus curas han recibido amenazas de muerte por su labor y, aunque es algo que reconoce que le inquieta, al igual que la violencia a su alrededor, tiene claro que debe estar allí.

     "Muchas veces los misioneros estamos en situaciones que no podemos controlar pero estamos porque están los pobres y necesitan nuestra ayuda", ha subrayado. "Nosotros estamos tendiendo la mano a quien no tiene poder para decidir nada, a quien tiene hambre, a quien tiene sed, a quien está herido, aunque sea de grupos armados... ahí tenemos que estar", ha defendido.

    Según ha explicado, su mensaje siempre a los religiosos es que "no hay que perder la esperanza". "Aunque no podamos resolver cosas a grandes alturas, no dominamos los hilos de la política, lo que sí podemos resolver es vivir el Evangelio con los más pobres y vivir la paz", ha añadido.

     "La fe misionera es muy bonita, estar con los más pobres, incluso en situaciones de alto riesgo, incluso 'en la boca del lobo', merece la pena", ha recalcado monseñor Aguirre.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Llega la ayuda a Bangassou

diariocordoba

Los contenedores con alimentos, medicinas, combustible y otros materiales de primera necesidad que cada año la Fundación Bangassou envía desde Córdoba ya están en la República Centroafricana

     La importante ayuda que iba dentro de los contenedores que la Fundación Bangassou envió hace meses desde Córdoba con destino a esta región tan empobrecida de la República Centroafricana, donde el obispo cordobés Juan José Aguirre desarrolla su misión, ya está llegando a las manos de quienes más la necesitan. Una ayuda que es posible gracias a la solidaridad de personas anónimas, empresas y entidades que todos los años realizan sus aportaciones o colaboran en la preparación de estos contenedores. El presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, explicó que este año se han enviado, además de dos contenedores grandes, un tercero más pequeño que se está repartiendo en Bangui (capital de República Centroafricana), en la denominada Maison Bangassou. El contenedor contiene fundamentalmente leche en polvo, papillas y cereales, que se está repartiendo sobre todo entre orfanatos y organizaciones de ayuda humanitaria.

     «Los contenedores llegaron con mucho retraso en junio. Al haber comenzado ya la temporada de lluvias los caminos están embarrados, lo que unido a la situación política tan complicada desde que tuvieron que ser acogidos unos 2.000 musulmanes en la Catedral para evitar ser asesinados por los anti-Balaka, ha provocado que los contenedores sigan estando en Bangui. Pero con vehículos más pequeños se está transportando progresivamente esta ayuda hacia Bangassou», señaló Miguel Aguirre. El presidente de esta fundación indicó que «lo primero que se ha trasladado a Bangassou ha sido leche en polvo y medicamentos que hacían mucha falta y también combustible». Hace 3 años que ningún equipo de médicos voluntarios se puede desplazar desde Córdoba a Bangassou para realizar operaciones y revisiones allí. «Los únicos que sí estaban yendo cada año todos los meses de agosto eran un equipo de oftalmólogos, pero de momento hemos suspendido la expedición que teníamos prevista para el mes próximo teniendo en cuenta la violencia que persiste», añadió Miguel Aguirre.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Llamamiento dramático de Aguirre desde Bangassou: atacan la catedral en la que protege a musulmanes

religionenlibertad

   La situación en República Centroafricana es dramática y especialmente en la ciudad de Bangassou, donde es obispo el español Juan José Aguirre. Durante semanas, el prelado cordobés acoge a los musulmanes que están siendo atacados por las milicias animistas anti Balaka e incluso ha hecho de escudo humano.

   “La mitad de la población de Bangassou ha huido,refugiándose en la vecina República Democrática del Congo. Los enfrentamientos llevan varios días”, cuenta a la Agencia Fides monseñor Aguirre.

     Relata que “dos mil musulmanes están refugiados en el patio de la catedral defendidos por los militares marroquíes de la MINUSCA (Misión de la ONU en Centroáfrica)”. Sin embargo, “los anti-Balaka hacen estragos en Bangassou, golpeando a los musulmanes en todos los sentidos, tratando de matarlos, de evitar que les lleguen suministros de alimentos, agua y leña para cocinar. Los enfrentamientos continúan y causan la muerte por todos lados”.



Ataques a la catedral


      “Esta mañana (24 de julio) dos anti-Balaka han tratado de entrar en el campo de refugiados, pero han sido rechazados por la MINUSCA y a uno lo han matado”, cuenta Aguirre. El fin de semana pasado se produjeron enfrentamientos e incidentes graves de violencia, que han llevado a la muerte de un casco azul marroquí.

    “Todo comenzó el viernes 21 de julio, cuando los anti-Balaka secuestraron a una joven musulmana embarazada”, recuerda el español. “En respuesta al secuestro, quince jóvenes extremistas musulmanes secuestraron a dos cooperantes de Cáritas con sus familias, unas treintena personas en total. La MONUSCA reaccionó liberando a estas personas. El grupo respondió atacando la catedral, que sufrió graves daños materiales, ya que trataron de prenderle fuego. Por suerte no tuvieron éxito”.

     Además, Aguirre denuncia “La MINUSCA trata de controlar la situación mediante el envío de patrullas a las calles que disparan tiros de advertencia al aire, pero sin causar pánico entre la población; algunas personas han muerto a causa de ataques al corazón, mientras que otros han sido heridos por balas perdidas”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Juan José Aguirre: "Lo importante es que nadie haya muerto"

periodistadigital

Aguirre, en Bangassou: "Una mujer embarazada, dos de Cáritas, raptados por musulmanes y anti-balakas. Todo el mundo tiene miedo y se teme otro choque frontal de musulmanes contra no musulmanes"

   (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Las cosas ayer se complicaron en Bangassou.Una mujer musulmana y embarazada, fue raptada por los antibalakas, dos de Cáritas con sus familias raptados por los musulmanes del campo del seminario... 29 personas y la mujer que han sido canjeados esta mañana, los de Cáritas con golpes...

   Entre tanto, por la tarde, un grupo de 10-12 exaltados de los musulmanes salieron del campo y vinieron a la catedral.

    Mis curas huyeron y ellos rompieron las lunas de 10 coches entre ellos el negro mío, quemaron 12 motos y un almacén, rompieron la puerta de mi casa pero no llegaron a entrar, robaron en dos habitaciones de mis curas... La Minusca marroquí supo del ataque, pero no se movió hasta que todo acabó.

    Luego vinieron a asegurar la catedral pero cuando todo había ya terminado y estaba patas arriba. Los curas no han querido dormir en sus cuartos esta noche porque la Minusca no les daba confianza.

   Yo hablé con los responsables de la Minusca pidiendo el cambio del campo a otro lugar y que apresaran a estos exaltados que todos conocemos con nombres y apellidos y hemos pedido cien veces que se les detenga. Pero estos exaltados nos amenazan sin que el resto del campo esté de acuerdo con ellos.

   El día se pasó bien con el canje de rehenes, pero todo el mundo tiene miedo y se teme otro choque frontal de musulmanes contra no musulmanes. He hablado en radio France internacional pidiendo calma.

   Algunos me llaman y me dicen que me fui de Bangassou y se lió otra vez. Que no volverán a dormir a la catedral hasta que no llegue yo con Jesús, el nuevo Obispo auxiliar, el viernes... Pero entonces ya todo el mundo se habrá calmado.

    Hoy mientras descargábamos los contenedores, me llamaban por teléfono mucha gente de Bangui dándome ánimos. Lo importante es que nadie haya muerto. Los coches, las motos... me moveré con el coche sin parabrisas, así me da el aire... Encontrar otro en Centroafrica es trabajo de mucha paciencia...

     A las monjas no las atacaron. Algunos de mis curas se escondieron bajo las camas y luego huyeron. Pero nadie salió herido.

       Abrazos para todos

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Regresa el dolor a Bangassou

lavozdecordoba

Durante las últimas horas se han producido varios secuestros y agresiones, por parte de los guerrilleros antibalaka y los rebeldes musulmanes

     La tragedia ha vuelto a azotar a la población de Bangassou. Mientras en la diócesis de la República Centroafricana, el obispo cordobés, Juan José Aguirre, sigue realizando denodados esfuerzos por solventar esta dramática situación. El prelado ha reportado un duro relato, que da cuenta del estado real de los acontecimientos. En el mismo explica que “una mujer musulmana embarazada fue raptada por los antibalaka”. Hecho que provocó una reacción inmediata y “dos de Cáritas -junto a sus familias- fueron raptados por los musulmanes del campo del seminario”. En total, se trataba de 29 personas y la mujer que han sido canjeados está mañana, “los de Cáritas con golpes”, constata Aguirre.

      Los terribles hechos no se detuvieron ahí y, por la tarde, un grupo de 10 ó 12 “exaltados de los musulmanes salieron del campo y vinieron a la Catedral”, narra el obispo de Bangassou. Éste explica como “mis curas huyeron, mientras ellos rompieron las lunas de 10 coches, entre ellos el mío”. El saqueo fue más allá y, el testimonio de Aguirre cuenta cómo quemaron 12 motos y un almacén, “rompieron la puerta de mi casa, pero no llegaron a entrar; y robaron en dos habitaciones de mis curas”. Y establece que la Minusca marroquí supo del ataque, “pero no se movió hasta que todo había acabado”.

     Las fuerzas de paz del país norteafricano acudieron después a asegurar la Catedral, “pero cuando todo había ya terminado y estaba patas arriba”, relata el obispo de Bangassou. El mismo desvela que los sacerdotes no han querido dormir en sus cuartos está noche “porque la Minusca no les daba confianza”. Y Aguirre desvela que habló con los responsables de la Minusca, pidiendo el cambio del campo a otro lugar y que apresaran a estos exaltados. Sobre estos asegura que “todos los conocemos con nombres y apellidos y hemos pedido cien veces que se les detenga. Pero estos exaltados nos amenazan sin que el resto del campo esté de acuerdo con ellos”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Jesús Ruiz Molina, nuevo obispo ribereño

cadenaser

Nacido en la Cueva de Roa hace 58 años, este misionero comboniano ha sido nombrado por Francisco obispo auxiliar de la diócesis de Baagassou, en la República Centroafricana

El nuevo obispo burgalés Jesús Ruiz lleva más de treinta años al servicio de la pastoral africana

     El papa Francisco acaba de nombrar la pasada semana como obispo auxiliar de la diócesis Centroafricana de Baangassou al misionero comboniano burgalés Jesús Ruiz Molina, nacido en la Cueva de Roa hace 58 años. Su estancia en la Ribera fue breve, motivada por el trabajo de ferroviario de su padre, por lo que enseguida se trasladó a Miranda de Ebro donde pasaron los primeros años de su infancia y desde donde se trasladó al Seminario Menor de Burgos para terminar su formación religiosa en su juventud con los misioneros combonianos. Con esta orden religiosa lleva trabajando por África más de tres décadas: primero durante 15 años como misionero en el Chad. Posteriormente se trasladó a Granada como formador de misioneros laicos. En esta última etapa lleva casi una década conviviendo y trabajando con pigmeos en la selva de la República Centroafricana, un país que atraviesa una cruel guerra fratricida, de la que el propio Jesús Ruiz hablaba hace unos meses, durante la celebración del Domund, en una entrevista concedida a la delegación de medios de comunicación de la Diócesis de Burgos.

    Pese a la convulsa situación del país y el miedo que reconoce haber pasado en algunos momentos, este sacerdote ribereño disfruta de las relaciones humanas con las personas a las que acompaña en su labor pastoral. Ruiz asegura que su misión no consiste en “bautizar, ni hacer adeptos, sino compartir la vida y la alegría del Evangelio de Jesús con aquellos que la aceptan”. Por eso afirma que la primera labor del misionero consiste en hacerse vulnerable y aprender de aquellos a los que quiere acompañar, comenzando por sus modos de vida y su cultura.

     A partir de ahora Jesús Ruiz Molina apoyará la labor del también obispo español Juan José Aguirre, quien ya ha tenido que afrontar situaciones especialmente complejas al actuar como escudo humano para evitar masacres contra la población musulmana en una guerra que aparece como lucha de religiones, cuando quienes la viven en primera persona como el nuevo obispo ribereño aseguran que está motivada por la pobreza extrema.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Centoáfrica, el país más pobre del mundo, recibe a De Wit

periodistadigital

Bienvenido a la Nunciatura de Bangui, don Santiago: "Cristianos y no cristianos le desean que anime a la Iglesia de este país en un momento crucial"

     (José Carlos Rodríguez).- Misa del 2 de julio en la Nunciatura de Bangui. El grupito de personas que suelen acudir aquí cada domingo ha dado la bienvenida al nuevo representante de la Santa Sede en la República Centroafricana, el arzobispo español Santiago de Wilt. Tras la eucaristía, nos han convidado a todos a tomar un aperitivo. Charlando sin prisas en el jardín, el nuevo nuncio ha saludado cordialmente a todos los presentes.

     Bienvenido, don Santiago, a este bendito país, el más pobre del mundo según los baremos de Naciones Unidas, el más triste del mundo según el "think tank" Forbes, uno de los más peligrosos del mundo según todos los índices de seguridad, y que figura siempre en la cola de todos los rankings humanitarios: los peores países del mundo donde ser mujer, donde ser niño, los que tienen menos esperanza de vida, los que tienen mayor proporción de personas que han huido de sus hogares... la lista es larga.

     Esta es también la primera nación africana que el Papa Francisco decidió visitar, en noviembre de 2015, contra todos los consejos de los expertos internacionales en seguridad, anticipando la apertura de la puerta santa del Año de la Misericordia en la catedral de Bangui, a la que dio el título de "capital espiritual del mundo", trayendo un cambio que se nota todavía, dejando un mensaje lapidario: "cristianos y musulmanes somos hermanos y debemos tratarnos como tales" en un lugar donde la gente se ha matado, y continua haciéndose daño por identidades religiosas.

     Bendita Iglesia centroafricana, con sacerdotes, laicos y religiosas que se han jugado la vida por defender a la gente que estaba en peligro, sin importarles que fueran cristianos o musulmanes. Una iglesia que cuenta con el cardenal más joven del mundo, Dieudonne Nzapalainga, que se presenta como "el cardenal de los pobres", que se ha unido en una amistad indeleble con el gran imam de Bangui, Kobine Layama, hasta el punto de que la gente los llama "los gemelos de Dios", para proclamar que cristianos y musulmanes pueden y deben trabajar juntos por la paz sin importarles los malentendidos y las críticas de los extremistas.

     Bendita iglesia de la diócesis de Bangassou, donde su obispo, el español Juan Jose Aguirre, se jugó la vida hace apenas un mes y medio haciendo de escudo humano en la mezquita para salvar la vida a más de mil musulmanes a los que las fuerzas internacionales abandonaron cobardemente a su suerte mientras los extremistas anti-balaka disparaban a placer. Su jefe, por cierto, como si pensara que vive aún en la Edad Media, dijo pocos días después que él sí que es un verdadero católico porque lucha contra los musulmanes y tachó de traidor al obispo por proteger "al enemigo".

     Centroáfrica ha tenido durante los últimos anos dos Nuncios que han demostrado una gran talla humana y una habilidad diplomática fuera de lo común. El nigeriano Simon Jude Okolo, actualmente en servicio en Bélgica, tuvo el coraje de poner orden en una iglesia que hace pocos años estaba al borde del cisma, suspendiendo a los dos principales obispos que protagonizaron un sonoro escandalo anti-cristiano que confundió a los sufridos fieles. Tras conseguir nombrar a cuatro nuevos jóvenes obispos de una generación más sana y sincera, dejo el testigo al italiano Franco Coppola -hoy nuncio en México-, que tiene en su haber organizar la visita del Papa Francisco y animar a la Iglesia durante tiempos muy difíciles en los que con una gran serenidad sembró calma y confianza entre los cristianos.

    Don Santiago no es nuevo en estas tierras. Ya anteriormente estuvo como secretario de la nunciatura de 1998 a 2001 y conoce bien el país, aunque evidentemente ha cambiado mucho durante los últimos anos. Cristianos y no cristianos le dan la bienvenida y le desean que anime a la Iglesia de este país en un momento crucial, cuando la Comunidad de Sant'Egidio intenta mediar entre los 14 grupos armados que martirizan al pueblo y cuando muchos centroafricanos parecen haber perdido la esperanza de que alcanzaran algún día la paz. Esa paz por la que la Iglesia se bate en circunstancias difíciles todos los días.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Diario de la guerra de monseñor Aguirre

periodistadigital

Aguirre, en Bangassou: "Desbandada general en Bangassou, ciudad muerta todo el día de hoy. El campo bulle de niños que juegan ajenos al tiroteo de ayer noche"

    (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Queridos amigos: llevábamos unos días de calma tensa, los musulmanes del campo de desplazados en la misión haciendo su vida, los antibalakas hurgando heridas y saqueando, los Seleka a 200 kms al norte, amenazando Bangassou desde lejos.

    Pero esta noche un poco antes de la madrugada, un grupo de antibalakas han atacado el campamento. La gente, la mayoría mujeres y niños, se escondió tras los muros del seminario y los cascos azules repelieron el ataque aunque dos salieron heridos. Desbandada general en Bangassou, ciudad muerta todo el día de hoy.

      Ayer sor Julieta cumplió 70 años, de ellos 40 en África entre el Congo y Centroáfrica. Parece que tiene el ADN de titanio. Burgalesa franciscana experta en enfermos de SIDA en fase terminal. Algunos padres y monjas se han ido a Bangui no pudiendo resistir la tensión del ambiente. Ayer noche, con el corazón en la boca, algunos huyeron dejando sus puertas abiertas sin saber bien a donde iban...

    Estuvo aquí tres días un periodista de La Croix, un periódico francés de tirada nacional. Lo acompañé donde Kaltouma, la mujer musulmana que hirieron de un tiro en el pulmón el domingo 28 de mayo cuando intentaba pasar al Congo en busca de su marido, junto a su hermana de 14 años, y sus hijos de 12, 8, 6 y 2 años. A todos los mataron los jóvenes antibalaka en el río, (los conté y los criminales eran entre 8 y 10), todos muchachos con gafas de sol, con los ojos vidriosos, drogados con una mezcla de Tramadol y alcohol. Solo ella sobrevivió.

     Nos dijo que no guardaba rencor a nadie, que pasó aquello porque Allá quiso que pasara (el periodista ya estaba con la boca abierta), que "halás", expresión que quiere decir "paso página" y que a mis 27 años a mi marido y a mi no nos queda nada más que mirar adelante. Que si muere también ella mañana, será porque Dios lo ha establecido así y que si se salvó del tiro en el pulmón fue porque Dios lo quiso....

     El campo bulle de niños que juegan ajenos al tiroteo de ayer noche. Yo sigo buscando que se hablen, que dialoguen, que no sean salvajes... Pero cuando estalla un petardo todos salen en estampida. Lo que quedaba de la mezquita lo han destruido. Igual han hecho los Seleka con nuestra iglesia en Nzacko.

     Todavía impera el "ojo por ojo" del evangelio de hoy mismo. Acabaremos todos ciegos si Dios no nos enseña una salida para escapar de este laberinto. Yo siento cada día como una presencia invisible me acompaña, como San Rafael se pegaba a los talones de Tobías. Mil abrazos a todos.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Diario de la guerra de monseñor Aguirre

periodistadigital

Aguirre: "Desbandada general en Bangassou, ciudad muerta todo el día de hoy. El campo bulle de niños que juegan ajenos al tiroteo de ayer noche"

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Queridos amigos: llevábamos unos días de calma tensa, los musulmanes del campo de desplazados en la misión haciendo su vida, los antibalakas hurgando heridas y saqueando, los Seleka a 200 kms al norte, amenazando Bangassou desde lejos.

     Pero esta noche un poco antes de la madrugada, un grupo de antibalakas han atacado el campamento. La gente, la mayoría mujeres y niños, se escondió tras los muros del seminario y los cascos azules repelieron el ataque aunque dos salieron heridos. Desbandada general en Bangassou, ciudad muerta todo el día de hoy.

       Ayer sor Julieta cumplió 70 años, de ellos 40 en África entre el Congo y Centroáfrica. Parece que tiene el ADN de titanio. Burgalesa franciscana experta en enfermos de SIDA en fase terminal. Algunos padres y monjas se han ido a Bangui no pudiendo resistir la tensión del ambiente. Ayer noche, con el corazón en la boca, algunos huyeron dejando sus puertas abiertas sin saber bien a donde iban...

     Estuvo aquí tres días un periodista de La Croix, un periódico francés de tirada nacional. Lo acompañé donde Kaltouma, la mujer musulmana que hirieron de un tiro en el pulmón el domingo 28 de mayo cuando intentaba pasar al Congo en busca de su marido, junto a su hermana de 14 años, y sus hijos de 12, 8, 6 y 2 años. A todos los mataron los jóvenes antibalaka en el río, (los conté y los criminales eran entre 8 y 10), todos muchachos con gafas de sol, con los ojos vidriosos, drogados con una mezcla de Tramadol y alcohol. Solo ella sobrevivió.

     Nos dijo que no guardaba rencor a nadie, que pasó aquello porque Allá quiso que pasara (el periodista ya estaba con la boca abierta), que "halás", expresión que quiere decir "paso página" y que a mis 27 años a mi marido y a mi no nos queda nada más que mirar adelante. Que si muere también ella mañana, será porque Dios lo ha establecido así y que si se salvó del tiro en el pulmón fue porque Dios lo quiso....

     El campo bulle de niños que juegan ajenos al tiroteo de ayer noche. Yo sigo buscando que se hablen, que dialoguen, que no sean salvajes... Pero cuando estalla un petardo todos salen en estampida. Lo que quedaba de la mezquita lo han destruido. Igual han hecho los Seleka con nuestra iglesia en Nzacko.

      Todavía impera el "ojo por ojo" del evangelio de hoy mismo. Acabaremos todos ciegos si Dios no nos enseña una salida para escapar de este laberinto. Yo siento cada día como una presencia invisible me acompaña, como San Rafael se pegaba a los talones de Tobías. Mil abrazos a todos.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Ultimas noticias de Bangassou

periodistadigital

  Este domingo estará en la Bien Aparecida de Cantabria la cruz de Lampedusa, la que el Papa Francisco llevó a esa ciudad italiana cuando acudió a visitarla para gritar alto al mundo la injusticia que estamos cometiendo con los refugiados y denunciar que el Mediterráneo es el mayor cementerio de la Historia. No es el único lugar del mundo donde el dolor crece cada día sin que Europa o las Naciones Unidas pongan remedio. Cada día llegan noticias de otros lugares donde la violencia, la guerra o el odio causan centenares de víctimas y donde la vida no vale, literalmente, nada. Y donde hay hombres que se dejan la suya para salva la de otros.

     Lugares como Bangassou, en la República Centroafricana, donde los musulmanes tratan de salvar a los católicos y los católicos a los musulmanes, donde un obispo católico coge de la mano a un iman y donde un iman camina junto con un obispo. La República Centroafricana apenas ocupa espacio en los periódicos, pero allí se esta viviendo un terrible drama que dura casi quince años y que ni los cascos azules de Naciones Unidas ni la comunidad internacional tienen interés en que termine. Centroafrica no es un problema o eso parece. Doscientos setenta y cinco mil centroafricanos han huido del país y se han refugiado en Camerún donde resisten con la ayuda alimentaria recortada a la mitad, en ciudades donde la pobreza es para todos. Son solo una parte de los que han huido del terror que provocan los seleka, grupos rebeldes musulmanes, y los antibalaka, milicias cristianas. Unos y otros campan a sus anchas y destruyen todo lo que encuentran.

     Juan José Aguirre, un obispo español que sigue allí, a pesar de tres infartos y de toda la violencia desatada, escribía hace unos días que "las ONG llevan tres días atrincheradas, los Médicos sin Fronteras sin poder venir a la clínica movil del campo de desplazados, ADTED sin traer agua, los aviones anulados. Las causas, señala, son tres: primero, los disparos ensordecedores de los cascos azules marroquíes cuando atraviesan Bangassou dos veces al día para buscar agua en el río. Luego, los antibalaka, por centenares, que siguen actuando como bárbaros sin humanidad contra cualquier musulmán. Ayer se fueron para Bangui, la capital, cinco camiones escoltados por cascos azules de Mauritania. Se subieron de forma clandestina una quincena de musulmanes. A 6 km del campo un camión tuvo una avería. Los mauritanos los sobrepasaron y les dejaron a su suerte. Los antibalakas se echaron sobre ellos. Dos hombres huyeron y se escondieron donde las monjas. Dos desaparecieron, a otro lo mataron y ultrajaron su cadáver y a una mujer y cinco niños los tomaron como rehenes. Esto sembró el pánico en el campo de desplazados. Finalmente los selekas, musulmanes radicales, llegaron y tomaron la ciudad, incendiaron medio pueblo al igual que la iglesia católica y los templos protestantes, saquearon la misión y el quirófano. En Bangassou, la ciudad se ha vaciado y las ONG hacen jornadas de manos caídas y amenazan con marcharse. Lo que más indigna es la ausencia del Estado. No hay ejército en la República Centroafricana". Los mismos discursos de odio se escuchan en otros países. Y nosotros, la Europa de los derechos humanos, no solo miramos hacia otro lado sino que ni siquiera acogemos a los que piden asilo. Incluso algunos exhiben con orgullo ese rechazo al extranjero. Vergüenza.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Las farmacias cordobesas colaboran con la campaña "Ositos solidarios"

diariocordoba

Por la compra de una bolsa de caramelos se destinará el dinero a financiar medicamentos y sanidad en países con pocos recursos

      Farmamundi, en alianza con la empresa de caramelos de goma Trolli Ibérica, ha presentado esta mañana en la sede del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba su campaña "Ositos solidarios Farmamundi" (www.ositossolidarios.com), que consiste en la venta, a través de las farmacias, de unas bolsitas con caramelos de goma, bajo un mensaje solidario y asociado a unos valores de responsabilidad social con los más vulnerables. Cada bolsita tendrá un coste para el cliente de 1 euro. Las farmacias podrán solicitar cuantos estuches quieran (expositores de 15 bolsas cada uno) a través de sus empresas de distribución farmacéutica habituales.

     El presidente de Farmamundi, Rodrigo Troiano, señaló que con este tipo de iniciativas se trata, además de recaudar un dinero para ayudar a países menos desarrollados, concienciar a su vez a la población acerca de existen naciones y regiones donde no existen apenas recursos sanitarios ni acceso a medicamentos básicos. La campaña "Ositos solidarios Farmamundi" lleva activa tres meses en España y se han recaudado ya cerca de 100.000 euros, que se destinarán a ayudar a personas que no tienen acceso a los servicios básicos de salud o al agua potable por falta de dinero, infraestructuras o derechos, entre otros motivos", explicó el presidente de Farmamundi. Troiano precisó que en el mundo casi 2.000 millones de personas, la tercera parte de la población, no tiene acceso regular a medicamentos esenciales. 

     Por su parte, el presidente de los farmacéuticos cordobeses, Práxedes Cruz, animó a las 406 farmacias de la provincia a sumarse a la iniciativa y que sigan demostrando su solidaridad como también lo hacen colaborando con otras iniciativas de Cruz Roja, Fundación Bangassou, AECC, entre otros colectivos. Cruz ha recordado que esta campaña de Farmamundi cuenta con la colaboración de las empresas de distribución farmacéutica que operan en la provincia de Córdoba, como Bidafarma, Cofares, Alliance Healthcare o Hefame.

      Las actrices Marta Belenguer y Marta Hazas; los actores Carlos Sobera y Javier Veiga; Garay, el futbolista del Valencia CF y su mujer, Tamara Gorro, son algunos de los personajes públicos que han mostrado su respaldo a la iniciativa a través de las redes sociales.Los beneficios íntegros de la campaña solidaria de Farmamundi irán destinados a la misión social de esta oenegé en diversos países del mundo.  

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Cuidar las raíces

lanuevacronica

     A veces tenemos la tentación de dividir a la gente en buenos y malos, y eso puede resultar injusto, puesto que no hay nadie tan malo que no tenga algo de bueno, ni nadie tan bueno que no tenga algún fallo. No obstante, hay casos en los que la maldad está patente, personas que solamente buscan su propio interés egoísta, a las que no les importa enriquecerse a cualquier precio, a base de explotar al prójimo, que son violentas y no tienen escrúpulos en destruir vidas humanas. Otros, por el contrario, piensan más en los demás que en ellos mismos, e incluso están dispuestos a dar la propia vida para salvar a otros.

     En los últimos días han sido noticia dos personas, buenas cristianas para más señas, que nos han dado un precioso ejemplo de entrega a los demás. Y no me refiero precisamente a Amancio Ortega con sus valiosas aportaciones en favor de la lucha contra el cáncer, que también son noticia.

     Pensamos en primer lugar en Juan José Aguirre, obispo español en la República Centroafricana. Unos desalmados fueron a matar a varios cientos de musulmanes, fundamentalmente mujeres y niños, que hubieron de refugiarse en una mezquita. El Obispo se puso a la puerta para defenderlos, si bien los disparos alcanzaron a varios de sus acompañantes. Él se libró de milagro. Después acogió a esas personas en la catedral y en el Seminario. Puso en riesgo su vida para defender a otras personas de distinta religión.

     Es inevitable recordar también ahora a Ignacio Echeverría, el ‘Héroe del Patinete’, que murió por defender a una mujer de los ataques de unos fanáticos. Católico practicante y convencido, tenía muy claro lo que es el amor al prójimo. Como éstos hay miles de héroes anónimos, que aunque no salgan en la tele, son personas buenas que tratan de llevar a la práctica esos valores evangélicos que el cristianismo se ha encargado de inculcar en sus seguidores, aunque no siempre se cumplan. Nada que ver con otras formas de entender la vida, que no respetan la vida, ni la libertad, ni la paz y que nos tienen realmente atemorizados. 

     Los franceses, pioneros en la defensa de la libertad, la igualdad y la fraternidad, olvidaron tal vez en su momento que estos principios eran fruto y herencia del humanismo cristiano y se inclinaron demasiado alegremente por un laicismo que bien podría parecer una forma de emanciparse de dicha herencia. Parece que ahora empiezan a ver las cosas de otra forma, conscientes de que el árbol no puede dar fruto si se le quitan las raíces. Cunda el ejemplo para los españoles.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Monseñor Aguirre: "Las ONG amenazan con marcharse"

periodistadigital

Aguirre: "De madrugada nació una niña. Lo que más indigna es la ausencia del Estado"

     (Juan José Aguirre, Bangassou).- Las ONGs llevan tres días atrincheradas, los Médicos sin Fronteras sin venir a la clínica móvil del campo de desplazados, ADTED sin traer agua, los aviones anulados.

    Las causas son tres.  Primero, los tiros de aviso ensordecedores de los cascos azules marroquíes cuando atraviesan Bangassou dos veces al día para buscar agua en el rio.

      Luego los antibalakas, por centenares siguen actuando como bárbaros sin humanidad contra cualquier musulmán. Ayer se fueron para Bangui 5 camiones escoltados por cascos azules de Mauritania. Se subieron de forma clandestina una quincena de musulmanes?.

        A 6 kms del campo un camión tuvo una avería. Los mauritanos lo sobrepasaron y lo dejaron a su suerte. Los antibalakas se echaron sobre ellos, dos hombres huyeron y se escondieron donde las monjas, dos desaparecieron, otro lo mataron y ultrajaron su cadáver (no entro en detalles) y a una mujer y 5 niños los tomaron como rehenes y piden 500.000 frs cfa (cerca de 900€) por su rescate.

     Esto sembró el pánico en el campo de desplazados. Finalmente los Selekas musulmanes radicales llegaron y tomaron Nzacko (a 200 kms al norte de Bangassou) incendiaron medio pueblo al igual que la iglesia católica y templos protestantes, nos robaron el coche y la moto, saquearon la misión y el quirófano.

    Ayer oímos que están en Bakouma (a 120 kms) y luchan allí contra los antibalakas. En Bangassou, la ciudad se ha vaciado y las ONGs hacen jornadas de manos caídas y amenazan con marcharse.

      De madrugada nació una niña en la sala más grande. La hermana de San Paul de Chartres la ayudó porque la cría venía de nalgas. Nació con los ojos abiertos y miró sin ver 400 ojos que la miraban atónitos como diciendo que qué día había escogido para venir a este mundo tan convulso... Seguimos rezando.

     Os pido un Avemaría cuando os acordéis y todo ira mejorando. Lo que más indigna es la ausencia del Estado. No hay ejército en RCA y un embargo de armas de la ONU desde hace 4 años anula cualquier llegada de gendarmes o policías. Militares españoles están formando nuevas levas de fuerzas armadas centroafricanas. Pero sin armas, ¿a dónde van a ir?.

        Un abrazo enorme a todos y gracias por vuestras oraciones.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Juan José Aguirre: “El mismo talonario que pagó los mejores jugadores del Barcelona financió el terrorismo”

vidanuevadigital

El obispo de Bangassou reflexiona sobre la decisión de siete países de romper relaciones diplomáticas con Qatar

     Desde su misión en República Centroafricana, denuncia que “las cosas siguen igual” y que “Bangassou arde”, y culpa a los antibalakas

     Menos de un mes después de la oleada de violencia sufrida en la Diócesis de Bangassou (al este de República Centroafricana) y que obligó a 7.000 personas a abandonar sus casas, el obispo local, Juan José Aguirre, denuncia que “las cosas siguen igual: el Gobierno, ausente; los cascos azules marroquíes, ineficaces”.

     El enfrentamiento entre las milicias antibalakas y los musulmanes extremistas de la Seleka se recrudecen y afectan a toda la población, tanto cristianos como musulmanes. En concreto, según Aguirre, “hay 2.500 musulmanes, la mayoría mujeres y niños, y los antibalakas están presionando para matarlos. Si llevas a uno en el coche al hospital y lo encuentran, le pegan un tiro”.

“Nacen en un lugar donde mañana pueden ser sacrificados”

    El comboniano español relata dos ejemplos que muestran la gravedad de la situación: “Han llegado 29 alumnos de la ciudad de Bakouma para hacer exámenes, y hay un chaval musulmán. ¿No sabían que Bangassou arde? Lo llevamos enseguida a una parroquia para que se esconda allí hasta el examen, si algún día tiene lugar”.

     “Anoche –sigue contando– dieron a luz dos mujeres en el seminario. En medio de la multitud, dos cabecillas asomaron a la vida en un lugar donde mañana podrían ser sacrificados. Viven hacinados. Pero no podemos darles nada mejor”.

     Desde los ataques acaecidos en las primeras semanas de mayo, el obispo acoge a miles de personas en la misión católica de Bangassou, muchas de ellas en su propia casa. Él mismo se vio inmerso en un tiroteo, del que salió ileso. Aguirre relataba entonces a Vida Nueva: “Las balas pasaron muy cerca, a mí nunca me apuntaron. Cuando me acercaba, bajaban las armas”. Y ahora explica: “Me ven con fiebre, pero me dicen que ni se me ocurra curarme fuera de Bangassou, no vaya a ser que ataquen el seminario y los [cascos azules] marroquíes se escaqueen”.

Durísima denuncia sobre quién financia el terrorismo

     ¿Tiene algo que ver este recrudecimiento de la violencia en República Centroafricana con la sucesión de ataques que se están repitiendo en Europa? En opinión del obispo, no: “Estos musulmanes no tienen nada que ver con los bestias que atacaron Londres hace tres días. Estos criminales en Europa y Oriente, en Nigeria y Malí, han sido financiados por petrodólares y ya habéis leído que siete países han roto relaciones diplomáticas con Qatar”.

     Y la denuncia va todavía más lejos: “Pienso que alguno de esos que se hacen pasar por inocentes están dentro hasta el cuello, sin excluir ni al Tío Sam [Estados Unidos] ni a las compañías que financian el terrorismo desde el corazón de Europa, para nuestra desgracia. Recordad cuando escribí hace algunos años que el mismo talonario que pagó los mejores jugadores del Fútbol Club Barcelona sirvió para financiar el terrorismo. Los dirigentes de ese histórico y honorable club se lo pasaron por el arco del triunfo. El dinero lo compra todo, incluso el honor y la bandera de un club que ha dado al fútbol español tantas alegrías. De hecho, el nombre de Qatar y la bandera del club se hermanan en la misma camiseta. ¡¡Es de vergüenza!!”.

     Los antibalakas, de libertadores a criminales

     “Miro por la ventana y viene una fila de rayos en el horizonte cargados de agua –describe Juan José Aguirre–. La lluvia refrescará el ambiente bochornoso de hoy y regará las cosechas que ninguna de las mujeres del campo de desplazados podrá recoger dentro de un mes, si todo aquí sigue igual. De un grano de cacahuete en la tierra buena de Bangassou, brotarán 15 o 20 al final de junio, pero solo para algunos”, se apena, y culpa a “1.000 tozudos antibalakas que se lo quieren impedir. De libertadores se han convertido en criminales y bandidos. Y esta vez no son musulmanes radicales. Esta vez los asesinos son no-musulmanes, todas las posibilidades juntas…”.

     “Que la bondad de Dios Padre nos libere de libertadores sin escrúpulos, jóvenes de 15 a 25 años teledirigidos para hacer daño”. Y el obispo termina su escrito con un inquietante “Dormid bien, hasta mañana”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Barbarie antibalaka en Bangassou

periodistadigital

Aguirre: "Que la bondad de Dios nos libere de libertadores sin escrúpulos. De libertadores se han convertido en criminales y bandidos"

    (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Las cosas en Bangassou siguen igual, el gobierno ausente, los cascos azules marroquíes ineficaces, 2500 musulmanes, la mayoría mujeres y niños y los antibalakas presionando para matarlos. Si llevas a uno en el coche para el hospital y lo encuentran, le pegan un tiro.

   Han llegado 29 alumnos de Bakouma para los exámenes de transición y hay un chaval musulmán. ¿No sabían que Bangassou arde? Lo hemos llevado enseguida a una parroquia para que se esconda allí hasta el examen si algún día tiene lugar.

   Anoche dieron a luz dos mujeres en el seminario. En medio de la multitud, dos cabecillas asomaron a la vida en un lugar donde mañana podrían ser sacrificados.

     Viven hacinados. Pero no podemos darles nada mejor. Me ven con fiebre pero me dicen que ni se me ocurra curarme fuera de Bangassou, no vaya a ser que ataquen el seminario y los marroquíes se escaqueen. Estos musulmanes no tienen nada que ver con los bestias que atacaron Londres hace tres días. Estos criminales en Europa y Oriente, en Nigeria y Mali, han sido financiados por petrodólares y ya habéis leído que 7 países han roto relaciones diplomáticas con Qatar.

    Pienso que alguno de esos que se hacen pasar por inocentes, están dentro hasta el cuello, sin excluir ni al Tío Sam ni a las compañías que financian el terrorismo desde el corazón de Europa para nuestra desgracia.

   Recordad cuando escribí hace algunos años que el mismo talonario que pagó los mejores jugadores del club de fútbol Barcelona, sirvió para financiar el terrorismo. Los dirigentes de ese histórico y honorable club se lo pasaron por el arco del triunfo. El dinero lo compra todo, incluso el honor, y la bandera de un club que ha dado al fútbol español tantas alegrías. De hecho el nombre de Qatar y la bandera del club se hermanan en la misma camiseta.

    ¡¡Es de vergüenza!!

    Miro por la ventana y viene una fila de rayos en el horizonte cargados de agua. La lluvia refrescará el ambiente bochornoso de hoy y regará las cosechas que ninguna de las mujeres del campo de desplazados podrá recoger dentro de un mes, si todo aquí sigue igual. De un grano de cacahuete en la tierra buena de Bangassou, brotaran 15-20... al final de junio, solo para algunos.

     De 700 a 1000 tozudos antibalakas se lo quieren impedir.

   De libertadores se han convertido en criminales y bandidos. Y esta vez no son musulmanes radicales. Esta vez los asesinos son no-musulmanes, todas las posibilidades juntas... Que la bondad de Dios Padre, nos libere de libertadores sin escrúpulos, jóvenes de 15 a 25 años teledirigidos para hacer daño.

     Dormid bien, hasta mañana.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Cine Los Ángeles de Santander proyectará “El corazón de África”, cuya recaudación va a Manos Unidas

revistaecclesia

EL CINE LOS ÁNGELES PROYECTARÁ ESTE MIÉRCOLES 7 “EL CORAZÓN DE ÁFRICA”, CUYA RECAUDACIÓN MANOS UNIDAS DESTINARÁ A PALIAR LA HAMBRUNA DE SUDAN DEL SUR Y KENIA

    Este próximo miércoles 7 de junio, se proyectará, a las 20,00 horas, en el cine Los Ángeles de Santander la película, “El corazón de África”, cuya recaudación irá destinada a Manos Unidas de Cantabria con el fin de apoyar dos proyectos “de emergencia en Sudán del Sur y en Kenia”, donde la hambruna está ocasionando “verdaderos estragos en la población civil”, explicó Purificación De la Cal, presidenta de Manos Unidas de Santander.

    La película narra la labor del misionero cordobés de la congregación de los Combonianos, Mons. Juan José Aguirre, que trabaja en la República Centroafricana donde “su vida peligra por la ayuda que está prestando a los más pobres y olvidados en un país en constante guerra”, destacó De la Cal.

    Las entradas pueden adquirirse en el cine Los Ángeles, y las localidades también estarán a la venta el mismo día de la proyección (miércoles 7 junio) a partir de las 16,30horas.

    “El corazón de África” está dirigida por Javier Santamaría. Su argumento parte después de que la guerrilla de la LRA ataca una aldea de la frontera centroafricana, lo que cambiará para siempre la vida de dos hermanos, Pius y Zinda.

     La sinopsis del film señala que ambos hermanos consiguen huir pero “jamás olvidarán lo que sus pequeños ojos han visto”. Solos y asustados, consiguen llegar a Bangassou y allí les acogen las llamadas “Abuelas de Bangassou”, un grupo de mujeres que cuidan de niños huérfanos gracias a la ayuda de Monseñor Aguirre. La vida de estos dos hermanos cambiará para siempre y sus caminos volverán a cruzarse años después en España.

     Esta película refleja la labor de los voluntarios y misioneros que con su trabajo diario consiguen “devolver a los más pobres la esperanza de vivir; es la voz de un pueblo oprimido y olvidado”.

     El padre comboniano y obispo, Mons. Juan José Aguirre, representa “el pilar fundamental de la Fundación Bangassou” con la que colabora Manos Unidas. Nacido en Córdoba el 5 de Junio de 1954, su vida se encaminaba por la senda de la Medicina hasta que decidió dedicarse al sacerdocio a través de la Congregación de los Misioneros Combonianos.

     Ordenado Obispo de Bangassou en el año 2000, dejó atrás “todo lo que conocía para dedicarse a ayudar a quienes más lo necesitan”. Lejos de su ciudad natal y de su gente, cada día “da lo más preciado que un hombre puede tener: sus ideas y su tiempo, con el único objetivo de evangelizar y ayudar a los más pobres”.

     Con la ayuda de Instituciones públicas y privadas ha construido varios hospitales entre los que se encuentra el Buen Samaritano, capaz de ofrecer asistencia a embarazadas, enfermos de SIDA en incluso realizar operaciones quirúrgicas.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Proyección de 'El corazón de África'

larioja

Proyección de 'El corazón de África'

El próximo jueves, 1 de junio, los cines Moderno de Logroño proyectan a las ocho de la tarde la película 'El corazón de África', sobre la labor que desarrolla la fundación Bangassou y monseñor Aguirre en la frontera centroafricana. El donativo de la entrada irá destinado a financiar proyectos de Manos Unidas para el Tercer Mundo.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Juan José Aguirre: "Los jefes antibalaka y los musulmanes, por fin, hablaron. Muchos sólo buscan el saqueo y su propio interés"

periodistadigital

Aún hoy, un musulmán que sale del campo se arriesga a recibir un tiro en la cabeza. De hecho nadie sale

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Ayer fue una jornada muy intensa. Por la mañana llegó un avión Antonof con 50 personas: 3 ministros, generales,
delegados del Gobierno, gente de alto rango de ONGs, 7 diputados de nuestra zona, franceses infiltrados, americanos mudos...

     Querían escuchar y lo han hecho hasta las 15h. Primero hablaron en la base marroquí atacada por los antibalakas el 13 marzo. Luego hablaron conmigo media hora, luego con una delegación musulmana donde preguntaron, llorando, por qué mucha gente de Bangassou quiere borrarlos del mapa.

  Luego hablaron con los notables de Bangassou que hablaron pestes de laMinusca marroquí, haciendo de ellos el chivo expiatorio, finalmente logramos que dos jefes antibalakas vinieran a la Catedral (nadie sabía que son asesinos) y hablaron todos. Se dijeron muchas mentiras, justificaciones, acusaciones.. pero al menos hablaron.

     Ayer dijeron los antibalakas que habían atacado Bangassou a causa de 4-5 personas que los ofendieron.... Figuraos todo el daño que han hecho a tres barrios musulmanes hoy exilados en la iglesia católica, los saqueos que aún continúan, las muertes de inocentes... Aún hoy, un musulmán que sale del campo se arriesga a recibir un tiro en la cabeza. De hecho nadie sale.

   Estos antibalakas tendrán que irse de Bangassou. Sus familiares les dicen que con los musulmanes aquí, peligra el seminario, la escuela de las hermanas de 1250 alumnos y el colegio de 750.

     Pero muchos antibalakas no son de Bangassou y solo buscan el saqueo y su propio interés. Seguimos en oración.

 

CUENTA PARA AYUDAR A RECONSTRUIR BANGASSOU:

BBK CAJASUR 0237/6028/00/9159341463

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

TSUNAMI HUMANO, DICE MONS. JUAN JOSÉ AGUIRRE

infocatolica

Situación dantesca en al menos dos diócesis de la República Centroafricana

     El obispo de Bangassou y un misionero espiritanto de la diócesis de Alindao, en la República Centroafricana, han relatado a la Agencia Fides el drama que se vive tras los ataques de milicianos anti-Balaka.

     (Fides) «Dos mil musulmanes todavía están alojados en la misión católica. Una parte en el seminario menor, otra en la catedral y conmigo, en la casa episcopal», dice a la Agencia Fides Mons. Juan José Aguirre Muñoz, obispo de Bangassou, la ciudad al sureste de la República Centro africana atacada en los últimos días por un grupo de milicianos anti Balaka. «Estas personas están amenazadas por los anti Balaka que han entrado en la ciudad en los últimos días, atacando el barrio musulmán de Bangassou, matando, saqueando y expulsando a sus habitantes, cuyas casas han sido incendiadas».

     «Las situaciones de emergencia a las que nos enfrentamos son dos: la seguridad y la asistencia humanitaria», dice el obispo. «Lo más preocupante es la falta de seguridad. Estamos expuestos a ataques repentinos. El domingo 28 de mayo, estaba de camino a la vecina República Democrática del Congo para celebrar una misa con un grupo de refugiados centro-africanos, cuando cerca de las orillas del río Ubangui, una mujer con cinco hijos, que quería reunirse con su marido, fue secuestrada y luego asesinada por un grupo de hombres. Una agresión brutal en la que perdieron la vida niños con tan solo tres años», dice Mons. Aguirre. «En Bangassou está un contingente marroquí de cascos azules de la minusca (Misión de la ONU en la república centro-africana), pero no es muy eficaz».

     En cuanto al aspecto humanitario, Mons. Aguirre informa que «han llegado algunas ONG que nos están ayudando a gestionar esta situación complicada. Hemos tenido que acomodar a dos mil personas en sólo 5 minutos en el Seminario. Ha sido una especie de tsunami humano con todo lo que ello conlleva desde el punto de vista higiénico. Se está considerando la posibilidad de establecer un campo de refugiados equipado en el que poder llevar a estas personas».

     Mons. Aguirre, que ha negociado con los anti Balaka, explica que el ataque «es una reacción a la presencia de dos grupos bien armados de Seleka (rebelión musulmana, ed.), que a finales del año pasado se enfrentaron entre sí. Algunos de estos han atacado la diócesis, agrediendo a la población civil y cometiendo delitos graves, incluidos abusos sexuales. Ante esta violencia, nació la rebelión anti Balaka, pero que no distingue entre los rebeldes musulmanes y los ciudadanos de fe islámica de la ciudad. Los anti Balaka eran pocos peor ahora se han convertido en miles (tal vez tres mil) y, aunque pobremente están peor armados que los Seleka, son muy violentos y decididos. Los anti Balaka, nacidos en reacción a la violencia sufrida por los Seleka se han convertido en delincuentes, iguales o peores que sus oponentes».

     «Si bien es cierto que se enfrentan los musulmanes y los no musulmanes, la razón de fondo del choque no es religioso sino político. Hay países vecinos que alimentan los dos contendientes para poder dominar mejor el país» concluye Mons. Aguirre.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

TSUNAMI HUMANO, DICE MONS. JUAN JOSÉ AGUIRRE

infocatolica

Situación dantesca en al menos dos diócesis de la República Centroafricana

     El obispo de Bangassou y un misionero espiritanto de la diócesis de Alindao, en la República Centroafricana, han relatado a la Agencia Fides el drama que se vive tras los ataques de milicianos anti-Balaka.

     (Fides) «Dos mil musulmanes todavía están alojados en la misión católica. Una parte en el seminario menor, otra en la catedral y conmigo, en la casa episcopal», dice a la Agencia Fides Mons. Juan José Aguirre Muñoz, obispo de Bangassou, la ciudad al sureste de la República Centro africana atacada en los últimos días por un grupo de milicianos anti Balaka. «Estas personas están amenazadas por los anti Balaka que han entrado en la ciudad en los últimos días, atacando el barrio musulmán de Bangassou, matando, saqueando y expulsando a sus habitantes, cuyas casas han sido incendiadas».

     «Las situaciones de emergencia a las que nos enfrentamos son dos: la seguridad y la asistencia humanitaria», dice el obispo. «Lo más preocupante es la falta de seguridad. Estamos expuestos a ataques repentinos. El domingo 28 de mayo, estaba de camino a la vecina República Democrática del Congo para celebrar una misa con un grupo de refugiados centro-africanos, cuando cerca de las orillas del río Ubangui, una mujer con cinco hijos, que quería reunirse con su marido, fue secuestrada y luego asesinada por un grupo de hombres. Una agresión brutal en la que perdieron la vida niños con tan solo tres años», dice Mons. Aguirre. «En Bangassou está un contingente marroquí de cascos azules de la minusca (Misión de la ONU en la república centro-africana), pero no es muy eficaz».

     En cuanto al aspecto humanitario, Mons. Aguirre informa que «han llegado algunas ONG que nos están ayudando a gestionar esta situación complicada. Hemos tenido que acomodar a dos mil personas en sólo 5 minutos en el Seminario. Ha sido una especie de tsunami humano con todo lo que ello conlleva desde el punto de vista higiénico. Se está considerando la posibilidad de establecer un campo de refugiados equipado en el que poder llevar a estas personas».

     Mons. Aguirre, que ha negociado con los anti Balaka, explica que el ataque «es una reacción a la presencia de dos grupos bien armados de Seleka (rebelión musulmana, ed.), que a finales del año pasado se enfrentaron entre sí. Algunos de estos han atacado la diócesis, agrediendo a la población civil y cometiendo delitos graves, incluidos abusos sexuales. Ante esta violencia, nació la rebelión anti Balaka, pero que no distingue entre los rebeldes musulmanes y los ciudadanos de fe islámica de la ciudad. Los anti Balaka eran pocos peor ahora se han convertido en miles (tal vez tres mil) y, aunque pobremente están peor armados que los Seleka, son muy violentos y decididos. Los anti Balaka, nacidos en reacción a la violencia sufrida por los Seleka se han convertido en delincuentes, iguales o peores que sus oponentes».

     «Si bien es cierto que se enfrentan los musulmanes y los no musulmanes, la razón de fondo del choque no es religioso sino político. Hay países vecinos que alimentan los dos contendientes para poder dominar mejor el país» concluye Mons. Aguirre.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Un obispo español en el infierno de la violencia centroafricana

swissinfo

  Varios excombatientes de la milicia de los selekas patrulla el 8 de octubre de 2013 cerca de la catedral de San Pedro Claver, en la ciudad de Bangasu, en el sur de República Centroafricana.

   El español Juan José Aguirre lleva 15 años siendo obispo de la Diócesis de Bangasu, escenario del último episodio de violencia a gran escala que sufre la República Centroafricana, un país devastado por grupos armados que alientan el odio entre cristianos y musulmanes.

   Nacido a la sombra de la mezquita-catedral de Córdoba, en el sur de España, Aguirre llegó a la excolonia francesa en 1980, un año después del derrocamiento del excéntrico dictador Jean-Bedel Bokasa.

   "He vivido 33 años hermosos. Pero, desde hace cuatro, ha sido una inexorable caída en el abismo", lamenta el obispo de barba entrecana, que cumplirá 63 años el 5 de junio, tras sufrir varios infartos y que se le practicaran 'bypass' coronarios.

   El obispo, que habla perfectamente francés y sango, el otro idioma nacional de la República Centroafricana, vio cómo su país de acogida se hundía en 2013 en una espiral de odios comunitarios entre dos grupos armados: los selekas, promusulmanes, y los anti-Balakas, procristianos.

   La nostalgia de antes de 2013 lo invade, a pesar de la pobreza crónica del país: "Llegué a Obo, cerca de la frontera con Sudán, como misionario comboniano. Ahí fue donde pasé mis siete primeros años (...) Por la noche dormía en una cabaña, completamente solo. Aprovechaba para rezar, para escribir. Y, durante el día, construíamos capillas con la gente".

   Ordenado obispo de Bangasu en el año 2000, el español se convirtió pronto en una personalidad en esta ciudad remota, situada 470 kilómetros al este de Bangui, cerca de la frontera con la República Democrática del Congo (RDC).

   Allí se ganó el respeto de la población con su Fundación Bangasu. "Hemos construido cuatro casas en la diócesis para los viejos seniles, las personas acusadas de brujería, cooperativas para los jóvenes, para que aprendan un oficio como la carpintería, y escuelas para los niños", explica.

   Su compromiso a favor de la paz le valió el apodo de 'Hombre que dialoga con los grupos armados'. El español vivió uno de los peores momentos de su sacerdocio la noche del 12 de mayo de 2017, cuando un grupo armado atacó el barrio musulmán de Bangasu.

   El asalto, perpetrado por los anti-Balakas, según la misión de Naciones Unidas en el país (Minusca), dejó 108 muertos, 76 heridos y más de 4.400 desplazados, indicaron la Cruz Roja centroafricana y la ONU.

   Despertado por los disparos, Aguirre se dirigió hacia la mezquita, en la que los musulmanes habían encontrado refugio siguiendo los consejos de los cascos azules, que luego se marcharon, afirma.

   El misionero vio cómo los hombres armados saqueaban las tiendas y las casas del barrio musulmán. "Un centenar de ellos rodeaba la mezquita. Yo he intentado interponerme varias veces", recuerda el obispo.

   "Vieron salir al imán y le dispararon. Cayó de rodillas, herido de muerte. Al llegar me lo encontré así, lo agarré y me lo llevé para alargar su cuerpo dignamente. Los anti-Balakas me gritaron que no lo tocara", cuenta Aguirre, visiblemente conmovido.

   Aquella noche, varias familias musulmanas encontraron refugio en su casa tras huir de sus viviendas.

   Unos días antes del asalto contra Bangasu, la Minusca le había encargado negociar para recuperar los cadáveres de cuatro cascos azules muertos en el asalto de uno de sus convoyes a 25 kilómetros de Bangasu. Los autores de aquel ataque también eran anti-Balakas, según la ONU.

     "Dos días de negociaciones. Un trance. Lo más difícil fue cuando recogí la mano izquierda de un soldado. Vi que estaba casado. Esa imagen no se me quita de la cabeza desde entonces. Pienso en él y en su familia", cuenta Aguirre.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Dar la cara

diariosigloxxi

Estamos acostumbrados a escuchar declaraciones de todo tipo en las que se pontifica sobre cualquier tema. Posteriormente, el mantenerlas con los actos… es harina de otro costal

     Llega a mis manos una de esas noticias que pasan desapercibidas debido a la lejanía de su procedencia y su escasa repercusión en la política o la economía “occidentales”. Me entero de la misma a través del semanario Alfa y Omega. Su titular es muy revelador: “En Bangassou, República Centroafricana, Monseñor Aguirre acoge a 2.000 musulmanes: ” indica el prelado cordobés. 

     Juan José Aguirre es Obispo de esta ciudad de 35.000 habitantes con una marcada separación entre las diversas etnias y las distintas confesiones religiosas. “Los musulmanes alojados en la catedral están traumatizados por el asesinato de su imán. Pero han encontrado esperanza gracias al apoyo de monseñor Aguirre. Si no hubiera sido por el obispo español, todos habrían sido asesinados. La Iglesia católica ha dado ejemplo del amor de Dios», dice a Alfa y Omega el portavoz del Colectivo de Musulmanes Centroafricanos”.

     Continúa diciendo la entrevista: “El 13 de mayo unos 2.300 hombres bien armados y organizados llegaron a la ciudad… Se definían como un grupo de autodefensa. Mayoritariamente cristianos, decían plantar cara a la violencia que desde comienzos de año siembra en la zona un grupo escindido de las milicias seleka, formadas sobre todo por musulmanes. «Estos grupos de autodefensa meten a todos los musulmanes en el mismo saco, y se han mostrado igual de criminales que los otros», lamenta Aguirre… Los milicianos atacaron Tokoyo, un barrio musulmán. Sus habitantes buscaron refugio en la mezquita central, y comenzó el asedio. Al día siguiente, monseñor Aguirre se dirigió allí para negociar con los milicianos y proteger a los asediados. «Hice de escudo [humano] muchas horas. Nadie me disparó. Pero a los musulmanes les disparaban como a conejos», contó luego”.

     Una triste noticia… Seguimos con las guerras basadas en la religión como escusa: “Durante la guerra, Bangassou «fue una isla en medio del mar –explica Miguel Aguirre, hermano del obispo y presidente de la Fundación Bangassou–. Los conflictos se solucionaban sin violencia en los grupos de intermediación que creó [el obispo] con evangélicos y musulmanes. Observadores de la ONU quisieron verlo por si se podía reproducir en otros sitios». 

     Mi buena noticia de hoy: “En los últimos días, los dos mil “huéspedes” acogidos «han encontrado esperanza gracias al apoyo material y psicológico de monseñor Aguirre, que estaba incluso dispuesto a sacrificarse para salvarlos. Dicen que si no hubiera sido por él, todos habrían sido asesinados. La Iglesia católica ha dado ejemplo del amor de Dios». 

     Parece ser que algunas cosas las hacemos bien. Que se lo pregunten a Ramón Burgueño, un cura de nuestra diócesis que ha llegado recientemente a Ghana, cargado de ilusiones y con un contenedor de objetos útiles para los niños de aquellas tierras. Ambos están dando la cara.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo de los pobres

diariocordoba

    La Misericordia de Dios se colma y se hace presente a favor de nuestro obispo de Bangassou, monseñor Juan José Aguirre, quien gracias a ella, es nuevamente librado de la muerte.

   Las balas dirigidas a él procedentes de los milicianos guerrilleros fueron milagrosamente desviadas. Dios nuestro Padre, hecho presente en Cristo dentro del alma de este misionero comboniano, lo salva nuevamente. No ya de las varias intervenciones quirúrgicas a vida o muerte a las que se ha sometido y que los doctores de nuestro hospital de la Cruz Roja, pueden testificar de clara ayuda de «arriba», que le permitió resistir su dañado corazón, hasta llegar al quirófano..., ahora nuevamente y ante todos, Dios lo protege de nuevo de una muerte cantada, cayendo bajo la ametralla todos los que estaban junto a él, musulmanes a los que estaba rescatando. Este obispo de los pobres, como se le reconoce en la República Centro Africana, es muy querido por nosotros, católicos cordobeses. Y cuando vuelve, por corto tiempo a recuperarse, junto a su madre, hermanos y amigos, al besar su mano y conversar con él, uno siente tal ternura, tranquilidad y mansedumbre en sus palabras que acompaña con una cariñosa sonrisa, que no duda de estar ante un verdadero santo, un elegido de Dios. Ahora toda nuestra ciudad se encuentra en vigilia de oración, a la cual me uno; a fin de que Dios lo siga protegiendo, hasta culminar la obra que le encomendó a este sencillo y humilde pastor que ofrece su vida para salvar a musulmanes y cristianos. Pues todos son criaturas de Dios. Gran ejemplo y respuesta del Amor de Dios, ante lo acontecido en estos días en Mánchester. Rogamos por ti, monseñor Juanjo, como quieres ser llamado por los que te conocemos y admiramos.

Manuel Armenteros Martos

Tres Cantos (Madrid)

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Otro día de dolor en Bangassou

lavozdecordoba

El obispo Juan José Aguirre narra, en su último reporte, como la situación continúa siendo dramática en la República Centroafricana

    Un hombre rescatado del fondo de un pozo, tras haber permanecido 10 días en su interior; dos personas asesinadas en el mismo hospital donde estaban siendo atendidas; o un puente quemado son algunas de las dramáticas novedades que narra el obispo cordobés de Bangassou, Juan José Aguirre, en su último reporte. Una situación trágica que Córdoba no olvida y que ha concentrado, en la parroquia de la Trinidad, a numerosos fieles durante las últimas 24 horas, para rezar por los perseguidos en la diócesis de la República Centroafricana.

     En su comunicación, Aguirre pone ejemplos gráficos de cuanto está aconteciendo en Bangassou. Por ello, el obispo narra como llegaba un avión con carburante, desde Bangui, para llevarse 24 desplazados. Sin embargo, nadie quería llevarlos por el trayecto de ocho kilómetros que separaban el campamento de la pista, por miedo a disparos de los guerrilleros antibalakas. Y es que, como señala el prelado, durante la jornada anterior la “Minusca marroquí mató a tres de ellos por la tarde”. De hecho, Aguirre relata que todas las ONG’s y demás organismos recibieron orden de no ir. En consecuencia, fue el propio misionero cordobés el que tomó una determinación. “Los llevamos en nuestro camión sin escolta, mientras mi coche negro abriendo camino”, desvela.

     “A la vuelta me llamaron los miebros de la Cruz Roja para que los llevase al lugar donde había que enterrar a dos mujeres que los antibalakas mataron ayer noche en el hospital”, prosigue narrando el obispo. Un trágico suceso que llevó a Médicos sin Fronterasha realizar un jornada de brazos caídos. Tras rescatar al hombre que se había refugiado en el pozo y cuyo estado mental se hallaba muy deteriorado, aguirre comprobó que los guerrilleros habían quemado el puente. “Llamé a los líderes rebeldes y apagamos juntos el fuego”, confiesa. Y concluye su mensaje revelando que los operados de bala musulmanes en el hospital no quieren permanecer allí, sino que su deseo ser trasladados al campo de desplazados. “No pudimos pasar por el puente quemado y se tuvieron que quedar en el hospital”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Sigue la crisis en Bangassou . El hombre encontrado en el fondo de en un pozo

periodistadigital

Aguirre: "Los anti-balaka no cesan. Habían quemado. Los antibalakas quieren que todos los musulmanes se vayan de Bangassou. Hemos enterrado 80 muertos, cientos de heridos"

     Luego me dicen que han oído voces en un pozo de 12 metros al lado de la mezquita. Fuimos con una cuerda y sacamos a un hombre medio loco que llevaba allí dentro 10 días

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Ha sido un mañana muy movida. Me desperté con los primeros pájaros y dije la misa de la Ascensión. Al rato un avión que llegó con carburante desde Bangui quería llevarse 24 desplazados, su marido había pagado para ello, pero nadie quería llevarlos 8 kms hasta la pista por miedo a disparos de los anti-balakas pues ayer la Minusca marroquí mató a tres de ellos por la tarde.

    Todas las ongs y organismos recibieron orden de no ir. Los llevamos en nuestro camión sin escolta, mi coche negro abriendo camino. A la vuelta me llaman los de la cruz roja que los lleve a donde hay que enterrar dos mujeres que los anti-balakas mataron ayer noche en el hospital.

      Por eso hoy Médicos sin Fronteras han hecho jornada de manos caídas. Luego me dicen que han oído voces en un pozo de 12 metros al lado de la mezquita. Fuimos con una cuerda y sacamos a un hombre medio loco que llevaba allí dentro 10 días.

      Volviendo, los anti-balakas habían quemado el puente. Llamé a los líderes rebeldes y apagamos juntos el fuego. Los operados de bala musulmanes en el hospital no quieren quedarse allí, quieren venirse al campo de desplazados.

     Pero no pudimos pasar por el puente quemado y allí se quedaron. Me volví a casa a comer. Bocatas de tortilla francesa con cebolla y mayonesa...

 

CUENTA PARA AYUDAR A RECONSTRUIR BANGASSOU:
BBK CAJASUR 0237/6028/00/9159341463

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La Fundación Bangassou desmiente “problemas de salud” del obispo Aguirre

lavozdecordoba

       El hermano del prelado y presidente de la institución benéfica, Miguel Aguirre, asegura que "he hablado con él y sigue en perfecto estado y realizando su servicio pastoral"

      El obispo cordobés Juan José Aguirre lleva más de una semana intentando salvar la vida de 2.000 refugiados musulmanes, asediados por las milicias antibalakas. Una labor en la que el prelado ha llegado a hacer de escudo humano, exponiendo su propia vida para salvar la de los demás. Sin embargo, el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, se ha visto obligado a salir al paso de “los muchos comentarios y rumores que me han llegado con respecto a la salud de mi hermano”.

    Miguel Aguirre ha respondido en calidad de presidente de la Fundación Bangassou y ha subrayado que dichos rumores son “absolutamente infundados”. En este sentido, el hermano del prelado asegura que “he estado esta mañana hablando con él y sigue perfectamente”. De hecho, ha explicado que el obispo cordobés continúa “realizando su servicio pastoral de atender a los 2.000 refugiados musulmanes que tiene en la Catedral”. Motivo por el que “pide muchas oraciones por la paz en Bangassou y da las gracias a todos los que se han solidarizado con la situación que se está viviendo en su diócesis”.

Oración por la paz

      Por su parte, desde Córdoba se sigue con especial atención y preocupación la situación por la que atraviesa la diócesis centroafricana. Por ello, la Fundación ha realizado un llamamiento en el que explica que el obispo Aguirre “nos necesita y como todos no nos podemos ir a Bangassou a ayudarle, podemos hacerlo tal y como él nos lo pide: orando”. Para ello la corporación que dirige Francisco Almoguera ha organizado en Córdoba una jornada de 24 h de oración por Bangassou. La misma tendrá lugar en la parroquia de San Juan y Todos los Santos (Trinidad), desde el jueves 25, a las 10:00 horas, hasta el viernes 26 de mayo, a las 10:00 horas. El piadoso acto concluirá con la celebración de una misa.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Papa realiza llamamiento para que prevalga el diálogo en R. Centroafricana

ultimahora

       El papa Francisco realizó este domingo un llamamiento para que "callen las armas y prevalezca la buena voluntad de dialogar" en la República Centroafricana ante la nueva oleada de violencia en el país.

     "Nos llegan, por desgracia, noticias dolorosas de la República Centroafricana, que llevo en el corazón, sobre todo tras mi visita en noviembre de 2015. Enfrentamientos armados han provocado numerosas víctimas y desplazados y amenazan el proceso de paz", recordó Francisco tras el rezo del Regina Coeli, que sustituye al Ángelus en el tiempo pascual.

     Y agregó: "Rezo por los difuntos y los heridos y renuevo mi llamamiento para que callen las armas y prevalezca la buena voluntad de dialogar y para dar al país paz y desarrollo".

      El pontífice mostró su cercanía a la "población y a los obispos y a todos los que se prodigan por el bien de la gente y la pacífica convivencia".

     Hace unos días, el obispo de Bangassou, el español Juan José Aguirre, salió ileso de un tiroteo contra cerca de mil personas, la mayoría musulmana, que se habían refugiado en el interior de la misión católica.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo español que hizo (otra vez) de escudo humano para musulmanes

elconfidencial

      El prelado puso en riesgo su vida para defender la del millar de fieles que se refugiaban en la mezquita de Bangassou y huían de los 'anti-balakas', que disparaban sin piedad

Los cuerpos de las víctimas del ataque en Bangassou yacen en la explanada de la mezquita. (JJ. A.)

     Juan José Aguirre no es solo el obispo de Bangassou. También 'ejerce' a menudo de escudo humano, como cuando el pasado 14 de mayo defendió a un millar de musulmanes que se habían refugiado en la mezquita de esa ciudad de la República Centroafricana. Un hombre ante los disparos de cientos de guerrilleros de la milicia ‘anti-balaka’, predominantemente cristiana, que llegaron a Bangassou hace 4 años y atacan sin piedad a los musulmanes. El obispo arriesgó su vida para evitar que matasen a “500 mujeres y niños” musulmanes que se encontraban refugiados dentro del templo.

      El ataque en el que el obispo Aguirre se vio envuelto comenzó el pasado domingo cuando un millar de musulmanes huían de la masacre que estaban perpetrando los ‘anti-balaka’, en el barrio de Tokoyo en Bangassou, donde la población musulmana es mayoritaria. Tras esta ofensiva, “un contingente de la ONU” aconsejó a los musulmanes refugiarse en la mezquita de Tocoyoko, y hasta allí decidieron desplazarse Aguirre y “dos de sus curas”, incluido el cardenal nativo Nzapalainga, según cuenta el propio Aguirre a El Confidencial.

Mataban a musulmanes por el simple hecho de serlo, les disparaban como a conejos

      Los musulmanes refugiados en la mezquita estaban “rodeados por francotiradores con armas de caza”, y visto que “el contingente [de la ONU] les abandonó a su suerte a las dos horas”, Aguirre y sus dos compañeros decidieron hacer de escudo humano frente a la mezquita “pidiendo a gritos a los 'snipers' [francotiradores] que dejasen de disparar a niños, mujeres y ancianos”. Los milicianos, “unos 1.500 rebeldes 'anti- balaka', ejecutaron un ataque ya “preparado de antemano” y tenían un objetivo claro: matar a toda persona musulmana “por el simple hecho de serlo”. Les disparaban, en palabras de monseñor Aguirre, “como a conejos”.

      A pesar del riesgo asumido por el obispo y sus compañeros, los religiosos no pudieron evitar que el tiroteo se saldase con 80 muertos, incluido el imán de la mezquita, quien “salió al baño y le mataron de un tiro en el pecho”, cuenta Aguirre.

“Todo hierve. Los tiros no cesan"

      Tras el ataque, Aguirre cuenta en los mensajes enviados a su familia que continuaba protegiendo la mezquita y que la zona se encontraba en esos momentos 'asegurada' por soldados portugueses de la ONU. Los 'anti-balaka', no obstante, continuaron cercando el templo durante tres días con el punto de mira puesto en los musulmanes allí refugiados. “Todo hierve. Los tiros no cesan. Hay miedo en el aire”, concluye Aguirre en uno de sus mensajes.

    La gran mayoría de los musulmanes refugiados en la mezquita lograron ser evacuados "en camiones y trasladados al seminario de Bangassou, donde se les ha dado acogida, al igual que en la catedral de la Diócesis de la ciudad. “Hemos traído a los musulmanes de la mezquita hasta el seminario. Son más de 1.000”, cuenta a su familia el obispo.

Llega la ayuda humanitaria al lugar en el que está el obispo. (JJ. A.)

   Mientras, el obispo continuó 'escoltando' el templo de Tocoyoko hasta que los atacantes se alejaron de la mezquita. Recuerda ahora que allí dentro se respiraba un “hedor horrible”, puesto que se trataba de "más de 1.500 personas” y todos “se hacinaban como sardinas. Hombres, mujeres, niños, muertos y vivos”. “Era un infierno”, reconoce el obispo.

Negociación con los milicianos

     En los días posteriores al enfrentamiento, y durante la acogida de los desplazados, Aguirre medió con los guerrilleros, junto al cardenal Nzapalainga, e intentó sin descanso llegar a un acuerdo con los 'anti-balaka' para lograr el desarme e intentar “apaciguar los ánimos”. La milicia, según cuenta Aguirre a su hermano en un mensaje enviado el viernes, quieren que todos los musulmanes se vayan de Bangassou, algo que, desde el punto de vista del obispo, "es un fracaso y tendrá consecuencias graves".

J. José Aguirre media con los guerrilleros para que abandonen las armas. (JJ. A.)

     Algo que parece haberse conseguido tras la llegada de los cascos azules portugueses: los 'anti-balaka' se han retirado “ante los esfuerzos de la MINUSCA [Misión de la ONU]”, tal y como informó el obispo Aguirre a sus familiares el pasado lunes.

Musulmanes hacinados en la casa de Juan José Aguirre. (JJ. A.)

     El prelado también ha confirmado que en su casa acoge a decenas de musulmanes que tienen miedo a la milicia y a quienes ahora no les queda nada: “Los musulmanes lo han perdido todo. Esta noche [la noche del martes] robarán sus comercios, mañana sus casas, otro día sus planchas de zinc”, a lo que se suma la destrucción de su barrio: “Ha sido saqueado y quemado”, afirma el obispo.

     Hoy, la mezquita se encuentra “destruida”, el barrio de Tocoyoko “saqueado” y hay más de 2000 musulmanes ocupando el seminario y la catedral, sin contar las decenas de personas que se refugian en la casa del obispo. Después de un ataque en el que se han registrado 80 muertos y cientos de heridos.

     No va a ser la última vez que sienta ese deseo de interponerse entre las armas y las personas en estado de vulnerabilidad

   No obstante, aunque el grupo de autodefensa ha dejado de disparar a los refugiados en la mezquita, ellos insisten en el exilio de todos los musulmanes, lo que empeora el clima y provoca que el mundo musulmán ponga el foco a los acontecido en la ciudad centroafricana: "Todavía hay mucha tensión. Los 'anti-balakas' no cejan y quieren que los 2000 refugiados se vayan directamente de Bangassou". "Hay fractura, miedo, rumores... y los rumores aliñados con miedo son como fuego con gasolina..." apunta Aguirre en su último mensaje, enviado este sábado a su hermano Miguel, quien hace llegar las informaciones a El Confidencial.

   Todo ello son las consecuencias de un ataque que no ha dejado más muertos gracias a la intervención de Aguirre. No es la primera vez que el obispo pone en riesgo su vida… tampoco será la última: “No puede quedarse con los brazos cruzados […] No va a ser la última vez que sienta ese deseo de interponerse entre las armas y las personas que estén en una situación vulnerable”, confiesa su hermano Miguel Aguirre.

Conflicto ‘anti-balaka’–‘seleka’

     El conflicto en la República Centroafricana excede al motivo únicamente religioso. La milicia ‘anti-balaka’ es conocida como un grupo predominantemente cristiano, pero en él se integran aquellos a los que el propio obispo denomina ‘desheredados’, que incluye bandidos, expresidiarios, delincuentes o criminales.

   El detonante del conflicto se inicia en 2013 cuando los ‘seleka’, fundamentalmente de religión musulmana, se hicieron con el control de Bangui, la capital centroafricana, y dieron un golpe de Estado, en el que Michel Djotodia, uno de los líderes de la milicia, se autoproclamó presidente y con ello provocó la salida del país del presidente, François Bozizé. Desde ese momento, la crisis política se activa y ambos grupos, los ‘anti- balaka’ y los ‘seleka’, comienzan una espiral de violencia desmesurada y arrasan con todo aquello que es contrario a la ideología que representan.

¿Somos ya inmunes a los genocidios? Las matanzas en la República Centroafricana

   Se cumplen 20 años de los crímenes de Ruanda y la historia se repite. La República Centroafricana se encuentra ahora ante la amenaza de un genocidio

      Aguirre cuenta a El Confidencial que “los ‘anti-balakas’ surgieron como respuesta a los ‘seleka’” y que estos “son los responsables” de lo que viven hoy allí. “En marzo de 2017 los ‘anti-balaka’ se formaron para luchar contra los ‘seleka’ y hoy “meten a todos los musulmanes en la misma cacerola, todos son golpeados por igual”, aclara Aguirre.

   Los ‘anti-balaka’ han reaccionado a los asesinatos que cometieron los ‘seleka’ con odio y matanzas sin pudor. Ahora el ‘ojo por ojo’ es lo único que los mueve para cometer estos ataques.

Aguirre, un luchador incansable

      Juan José Aguirre, misionero cordobés y obispo de Bangassou, lleva 35 años entregado a África. Su vínculo con su gente es 'ad vitam'. Conoce como pocos la resistencia de los africanos, su capacidad de sobrevivir, de superar sufrimientos y enfermedades. Como muchos misioneros, padece malaria crónica, porque cayó enfermó seis meses después de llegar al continente, la única manera de desarrollar los anticuerpos.

      Llegada de ayuda humanitaria de la ONU a Bangassou. (JJ. A.)

     Ha sido asaltado muchas veces, ha visto morir a amigos y aunque en el pasado ha reconocido con rabia que sus historias caen en saco roto, no baraja la rendición. No tiene más opciones. "Todos dicen: 'Oh, qué barbaridad', pero todo sigue igual. Vivimos caminando sobre una cuchilla de afeitar y soportando los golpes bajos de la economía mundial, como la lucha por el control del coltán para fabricar móviles u ordenadores. En realidad, estamos asistiendo a una depredación sistemática del continente africano", reconoce el obispo.

   Su hermano Miguel cuenta a El Confidencial que ya en el año 87 se enfrentó a varios guerrilleros que intentaban asaltar su parroquia, en un ataque del que también salió ileso, pero por poco: “Le dispararon a los pies y le dijeron que tuviese cuidado”. Y por suerte ya no volvieron a aparecer. “Le pueden las injusticias”, reconoce Miguel.

    Aguirre mantiene 25 proyectos humanitarios, como orfanatos o programas de asistencia a antiguas esclavas sexuales, a través de la Fundación Bangassou. Su misión en esta ciudad centroafricana es lograr la convivencia entre cristianos y musulmanes, algo que se antoja difícil, dado el clima de hostilidad entre los grupos milicianos de una y otra religión.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La Fundación Cajasur apoya un proyecto escolar en Bangassou

sevilla.abc

Permitirá la construcción de tres aulas y dos despachos para la escuela secundaria y colegio de Ndegue

     El director de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadilla, acompañado por el jefe del Programas de Ayudas e Innovación Social de la Fundación, Juan Miguel Luque, ha firmado un convenio de colaboración con el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, para la construcción de tres aulas y dos despachos para la escuela de secundaria y colegio de Ndegue.

     Gracias a esta nueva ayuda, la Fundación Bangassou podrá comprar materiales y pagar a los operarios para la puesta en marcha de la primera fase de este proyecto escolar en la República Centroafricana.

     La Fundación Cajasur viene prestando ayuda y colaboración a la Fundación Bangassou desde su nacimiento en 2002, con la intención de ayudar y potenciar la labor de la diócesis de Bangassou (Centroáfrica) desde España, y cuyo objetivo es de servir de canalización de todo tipo de ayudas para la promoción, desarrollo y ejecución de proyectos escolares y de protección sanitaria y social, principalmente.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo Aguirre en Bangui: “Hablar y rezar la cruz donde flota un ambiente de Calvario”

vidanuevadigital

El prelado español denuncia la “situación extrema” que vive Centroafricana, lo que le ha impedido celebrar el Jueves Santo en Bangassou

     “He besado la toalla llena de suciedades tras el lavatorio porque me representaba a Cristo, que cargó con todas las bajezas”, expresa

     No hay día en calma en República Centroafricana. Hace una semana se producía una masacre en el centro del país, en la que falleció un sacerdote. La situación en Bangassou no es mucho mejor. Así lo denuncia el obispo español Juan José Aguirre que no ha podido celebrar el Jueves Santo en su diócesis. El bloqueo que se vive en la región le ha llevado a permanecer en Bangui, junto con un grupo de sacerdotes. Aguirre califica de “situación extrema” los episodios de violencia que se suceden en la zona con “riesgo puro de agresiones y amenazas a parte de nuestros hermanos musulmanes”.

     “Dios sabrá porqué El lo quiere así”, reflexiona el prelado sobre la imposibilidad de viajar a Bangassou, que ante esta nueva situación decidió celebrar el lavatorio de los pies en el hospital de la capital centroafricana. “Allí hay una capillita junto a la zona de los desechos, un montón de enfermos y acompañantes en la misa del Jueves Santo. Algunos con enfermedades raras les hemos lavado los pies. Misa del amor fraterno. Y de la Eucaristía, fuente del amor. Al final del rito he cogido la toalla, no solo mojada sino llena de suciedades. La he besado porque me representaba a Cristo, Él que cargó con todas las bajezas y enfermedades, la violencia y las yagas… El símbolo era esa toalla antes del ofertorio”.

     En un mensaje enviado a la fundación que preside, Aguirre reconoce la situación de amenaza que viven los musulmanes y el estado crítico en el que se encuentra su vicario, que a punto estuvo de ser asesinado hace unas semanas: “Tendrá que salir porque tiene principio de shock traumático. Ha perdido lucidez y vaga en sus miedos. Le han salido ronchas (líquenes planos) a causa del estrés”.

     Desde esta situación de precariedad, el obispos de Bangassou afronta el Viernes Santo en el hospital de Bangui, “una mole con miles de gentes, entre pacientes y familiares que siempre están allí y duermen por los suelos. Hablar y rezar la cruz donde flota un ambiente de Calvario”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Los rumores son como un incendio

periodistadigital

Aguirre: "Los anti-balaka no cesan. Hay fractura, miedo, desconcierto, prejuicios, acusaciones"

Monseñor Aguirre: "Los antibalakas quieren que todos los musulmanes se vayan de Bangassou. Hemos enterrado 80 muertos, cientos de heridos"

     El obispo de Bangassou, tiroteado tras lograr salvar a miles de musulmanes, refugiándolos en la catedral y el seminario

     A la reunión de conciliación no se han presentado los anti-balaka. Ruido de sables. El campamento musulmán en alerta máxima. Todo el mundo está con miedo esta noche. Oraciones.

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Todavía hay mucha tensión. Los anti-balaka no cejan y quieren que los dos mil musulmanes se vayan de Bangassou. Hay fractura, miedo, desconcierto, prejuicios, acusaciones...

     Nosotros ponemos atención a unos y otros, acogida, sentido común, cariño... Algunas ONGs ya están trabajando mucho. Abrazos a todos...Y oraciones.

   A la reunión de conciliación no se han presentado los anti-balaka. Ruido de sables. El campamento musulmán en alerta máxima. Todo el mundo está con miedo esta noche. Oraciones.

     La noche se pasó bien, los rumores son como un incendio. Y los rumores aliñados con miedo son como fuego con gasolina....

     He dormido bien. Acaban de atacar el almacén de un libanés y queremos sacar el resto de sus mercancías y traerlas a un contenedor.... Los nuestros (2) ya están en Bangui. Me voy para el almacén a ver si el camión empezó a cargar....

Colabora para reconstruir Bangassou
www.fundacionbangassou.com

O a través de la cuenta de la Fundación:
CUENTA PARA AYUDAR A RECONSTRUIR BANGASSOU:
BBK CAJASUR 0237/6028/00/9159341463

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo de Bangassou relata el brutal ataque sufrido

periodistadigital

"Hice de escudo muchas horas"

Juan José Aguirre: "Hemos enterrado 80 muertos, cientos de heridos"

Monseñor Aguirre: "Dios llora en las guerras y nos acompaña con su presencia invisible"

Juanjo Aguirre, uno de los imprescindibles

       El obispo de Bangassou, tiroteado tras lograr salvar a miles de musulmanes, refugiándolos en la catedral y el seminario

      Dispararon a alguien muy cerca de mi, luego yo mismo lo llevé al hospital, aún con la bala dentro. A mi, nadie me disparó, pero a los musulmanes les disparaban como a conejos

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Estamos organizando el campamento para 2000 musulmanes desplazados. Su barrio ha sido saqueado y quemado. Los agresores, unos 2300 jóvenes de todos sitios, están en Bangassou, estamos negociando para que se vayan.

    Hemos enterrado 80 muertos, cientos de heridos. La mezquita, cercada por francotiradores durante tres días. Era un infierno. Hacinados vivos y muertos, sin comida ni agua.

     Es verdad que hice de escudo muchas horas. Dispararon a alguien muy cerca de mi, luego yo mismo lo llevé al hospital, aún con la bala dentro. A mi, nadie me disparó, yo les gritaba en lengua local que nadie lo hiciera. Pero a los musulmanes les disparaban como a conejos. Muy triste.

      El Cardenal Nzapalainga se vuelve hoy a Bangui. Ha hablado a toda la población en la radio esta mañana pidiendo la paz. Yo les hablé después de él. El se va pero nosotros nos quedamos. Ha sido una gran ayuda... Abrazos.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Aguirre trabaja en la atención a los dos mil musulmanes huidos tras el atentado

diariocordoba

Se espera la llegada mañana de oenegés y de ayuda humanitaria

     El obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, se ha puesto en contacto con sus familiares para comunicarles que "está tranquilo" y "duerme bien", "haciendo todo lo que puedo y rezando" por atender a los cerca de 2.000 refugiados musulmanes que tiene resguardados en la Catedral de Bangassou, en el Seminario Menor y en su propio domicilio, tras el ataque que el pasado fin de semana perpetraron los anti-Balaka en el barrio de Tokoyo, en Bangassou. Aguirre ha expuesto que "estamos en reunión hablando con los notables de Bangassou para tratar de apaciguar los ánimos, mientras estos casi 2.000 ciudadanos musulmanes continúan hacinados en la Catedral y en el Seminario Menor". "Siguen las conversaciones par que los anti-Balaka se vayan de Bangassou y todos los huidos puedan volver a sus casas o lo que han quedado de ellas. Además, está empezando a llegar ayuda humanitaria", expuso Juan José Aguirre a su hermano Miguel, responsable de la Fundación Bangassou. Para mañana jueves se espera la llegada de tiendas de campaña y de oenegés que se ocuparán también de la atención de estos desplazados de sus hogares tras arrasar y quemar los anti-Balaka hogares y negocios del barrio de Tokoyo.

     Como ha informado hoy este diario, Juan José Aguirre se vio envuelto el pasado domingo en un tiroteo del que salió ileso cuando intentaba salvar a numerosas personas, suceso en el que fue asesinado el imán de la Mezquita de la ciudad en la que Aguirre desarrolla su misión religiosa. Los culpables de esta acción fueron unos 400 mercenarios anti-Balaka (terroristas que suelen atentar contra la población musulmana), relató el director de la Fundación Bangassou y hermano del obispo, Miguel Aguirre. Estos terroristas habían arrasado el sábado el barrio de Tokoyo, en Bangassou (República Centroafricana), donde reside mayoritariamente población musulmana, lo que provocó que alrededor de un millar de personas (muchos de ellos niños) se refugiaran en la Mezquita de ese barrio. Al conocer estos acontecimientos, Juan José Aguirre y el cardenal nativo Nzapalainga decidieron desplazarse hasta la Mezquita para tratar de ayudar a escapar a los refugiados que había allí. Durante la ardua negociación que tanto Juan José Aguirre como el cardenal Nzapalainga realizaron para que los anti-Balaka dejaran salir a este millar de musulmanes, se produjo un tiroteo, del que salió ileso Aguirre, pero en el que un francotirador asesinó de un tiro al imán de la Mezquita, que estaba al lado del obispo cordobés. En estos momentos, el obispo de Bangassou tiene resguardados en la catedral de esta ciudad, en el Seminario Menor y en su casa a unos 1.500 musulmanes, cuyo barrio fue arrasado y quemado por los anti-Balaka. Miguel Aguirre señaló que debido a estos hechos ha habido unos cien muertos y numerosos heridos, entre ellos algunos de los propios terroristas.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Monseñor Aguirre, escudo humano para evitar el asesinato de musulmanes en Bangassou

cope

Juan José Aguirre y el cardenal de Bangui, Nzapalainga, negocian, sin descanso, para desarmar a la milicia que ha intentado masacrar a un millar de musulmanes

     Las noticias procedentes de la República Centroafricana son escasas, aunque van siendo más alentadoras, que las que llegaban el pasado fin de semana, cuando Mons. Juan José Aguirre, obispo de Bangassou tuvo que actuar como escudo humano ante la Mezquita de esta ciudad en la que se había refugiado un millar de musulmanes, según la información de un portavoz de la Misión de la ONU en el país africano.

     El obispo español y el cardenal de Bangui, Monseñor Dieudonné Nzapalainga, han ayudado a que los musulmanes fuesen evacuados y no resultaran asesinados, a pesar de estar rodeados por cientos de guerrilleros de la milicia 'antibalaka', predominantemente cristiana.

     Este miércoles,  Mons. Aguirre ha conseguido enviar un WhastApp tranquilizador como ha contado en 'Herrera en COPE', Miguel Aguirre, hermano del obispo de Bangassou, “dice que está bien, que está con el cardenal Nzapalainga, que entre los dos están intentando unir a la gente para desarmarles y que se calmen las cosas".

     Admite Miguel Aguirre que su hermano nunca duda en poner en riesgo su vida para ayudar a los demás, "es incapaz de quedarse con los brazos cruzados, no entiende ni de etnias ni de religiones, ni de razas, ni de nada; él solo entiden de personas, en la zona sanitaria donde está atienden a todos los que van pidiendo ayuda".

     Para ilustrar de qué hablamos, en Bangassou, cardenal y obispo acuden a mediar con guerrilleros con tal de defender vidas de musulmanes.

     Durante el ataque de la milicia 'antibalaka', "un francotirador disparó y mató al imán de la Mezquita y una bala pasó rozando al Obispo Aguirre" ha destacado su hermano Miguel. El Obispo de Bangassou se había puesto junto al cardenal Nzapalainga, a defender el templo religioso para después trasladar y proteger en la Catedral como en el Seminario de la Diócesis de Bangassou a los musulmanes allí refugiados. La zona se encuentra ahora asegurada por tropas portuguesas, bajo bandera de Naciones Unidas, pero en los días anteriores al ataque, Juan José Aguirre llegó a mandar mensaje a su familia muy preocupante: "estoy muy bien, aunque haciendo de escudo en la mezquita para que no maten a más de 500 mujeres y niños dentro. Acaban de llegar los soldados portugueses. El cardenal está negociando con los 'antibalakas'. Nosotros, dos o tres, protegiendo la mezquita desde hace tres días, recogiendo heridos y cadáveres. Hemos contado 40 muertos y cien heridos. Duermo bien".

     Señala Miguel Aguirre que su hermano busca sobre todo conseguir la convivencia entre cristianos y musulmanes, "hizo grupos de reconciliación y han conseguido resolver los problemas y la convivencia en Bangassou, pero estos, esta milicia, vienen de Bangui  y atacan a cualquier musulmán, son cristianos y se están tomando la justicia por su mano. Él quiere dar a conocer todo lo que pasa  porque parece que la República Centroafricana es invisible a los ojos del mundo y allí se está sufriendo mucho".

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La obra social de las hermandades de Córdoba no descansa en Cuaresma

sevilla.abc

Cristo de Gracia, Expiración y Cristo del Amor continúan con su labor solidaria durante los días previos a la Semana Santa

     Las diferentes hermandades de la ciudad se encuentran preparando los últimos detalles de cara la Semana Santa de 2017. Son días donde las cofradías cordobesas vuelcan todos sus esfuerzos en preparar lo necesario para que sus titulares luzcan con el mayor esplendor en la Semana Mayor. Sin embargo, en estos días de prisas y preparativos las hermandades siguen dedicando gran parte de su tiempo y esfuerzo a continuar con su labor solidaria como durante el resto del año. Este es el caso de las hermandades del Cristo de Gracia, la Expiración y el Amor.

     La cofradía trinitaria puso en marcha a comienzos de la Cuaresma el proyecto «Viste tu corazón en esta Cuaresma». La idea que persigue la cofradía del Jueves Santo con esta iniciativa es satisfacer las necesidades de ropa y calzado de menores provenientes de familias sin recursos o en situación de orfandad que se encuentran en el albergue infantil de Puerto Ocopa, en la selva peruana. Se trata de un proyecto llevado en conjunto con la asociación Madre Coraje.

   Por su parte, la hermandad del Santísimo Cristo de la Expiración está llevando a cabo la campaña «Armas por Rosarios». Con esta iniciativa los hermanos de la cofradía de San Pablo pretenden vender unos rosarios con la imagen de su titular, Nuestra Señora del Rosario (al precio de dos euros), que serán bendecidos el próximo Viernes Santo. El dinero obtenido de la venta de los mismos irá destinado íntegramente a la fundación Bangassou, presidida por el obispo de esta ciudad africana, Juan José Aguirre.

    Asimismo, la hermandad del Santísimo Cristo del Amor se ha adherido recientemente al programa de donación de órganos que oferta el Sistema Público de Salud de la Junta de Andalucía. Como indicó la cofradía del Domingo de Ramos a través de un comunicado oficial vertido en sus redes sociales, con esta adhesión la corporación pretende demostrar la generosidad de sus hermanos, haciendo vivo el lema que representa a la propia cofradía, que no es otro que el amor.

   De esta forma las hermandades cordobesas vuelven a poner de manifiesto una vez más su compromiso con los más necesitados.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Aumentan y se recrudecen los atentados por parte del terrorismo islámico

infocatolica

Atentado en Bangassou

   Otro atentado dejó también al menos 25 personas muertas en una población en Bangasso, República Centroafricana, cuando fue atacada por el grupo yihadista Seleka el pasado martes.

     Mons. Juan José Aguirre, obispo de la diócesis donde hay una misión franciscana, ha confirmado que «las religiosas y los dos sacerdotes están bien, pero han dejado un reguero de fallecidos. Esta madrugada los rebeldes también han entrado en otro pueblo de 15.000 habitantes y están tirando armas pesadas»

     Alfa y Omega cita al prelado cuando explica que «esta noche, los habitantes del pueblo en el que han entrado los guerrilleros de la Seleka, pasaron las horas en torno a los misioneros. Me ha dicho uno de mis curas por teléfono satélite que tienen mucho miedo».

   Por su parte el padre Gaétan Kabasha, también desde República Centroafricana, añade que desde el lunes los enfrentamientos entre facciones de la Seleka y los Antibalaka se han recrudecido. «Los enfrentamientos se saldaron con una veintena de muertos», afirma. Los habitantes de las poblaciones «huyen a las parroquias, donde son acogidos por los sacerdotes locales». Aunque algunos son asesinados, como los tres que murieron el miércoles al grito de «traidores».

   Esta localidad, añade Kabasha, «está muy poblada y hay una gran mezcla de musulmanes y cristianos, se teme un derramamiento de sangre». Y agrega, «los cascos azules brillan por su ausencia».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La Expiración tendrá un gesto muy especial con Bangassou

lavozdecordoba

La corporación de San Pablo donará 100 rosarios a la Fundación Bangassou el próximo Viernes Santo, con motivo de la iniciativa auspiciada por Juan José Aguirre

     La ciudad de Córdoba, con sus hermandades al frente, ha dado muestra de su compromiso con la diócesis que pastorea uno de sus hijos más célebres, el obispo de Bangassou, Juan José Aguirre. Las iniciativas del prelado para atender esta zona de la República Centroafricana, tan castigada por la violencia, son numerosas. Entre las mismas destaca su proyecto de cambiar las armas por rosarios, que ha tenido eco con la realización de la película, El corazón de África, que hasta este jueves se está proyectando en Córdoba. Un proyecto cuyo recorrido no se detiene ahí, ya que la hermandad de la Expiración ha querido hacerse eco con un interesante gesto.

     La corporación de San Pablo donará 100 rosarios a la Fundación Bangassou el próximo Viernes Santo, con motivo de la iniciativa auspiciada por el obispo Aguirre. Así, la entrega se llevará a cabo una vez sean bendecidos ente los titulares de la cofradía. Además, los hermanos interesados en colaborar con esta necesaria iniciativa podrán hacerlo, adquiriendo las piezas, al precio de 2 euros, desde este jueves 23 de marzo. Las mismas, abiertas a todo aquel que quiera participar sin ser miembro de la corporación, contienen la imagen de Nuestra Señora del Rosario y el beneficio irá destinado a contribuir con la causa de esta zona del centro de África.

    El ejemplo ofrecido por la hermandad de la Expiración se suma al de un buen número de cofradías cordobesas que prestan ayuda económica y de voluntariado a la Fundación. Santo Sepulcro, Paz y Buena Muerte son algunos de los ejemplos en este sentido. De hecho, el hermano mayor de la corporación de Capuchinos mostraba su satisfacción a La Voz de Córdoba, tras colaborar en la carga del último contenedor enviado a la República Centroafricana. Así, Enrique Aguilar manifestaba que “ha sido una mañana preciosa, rodeada de amigos y colaboradores que han hecho posible, una vez más, el milagro de llenar un contenedor de ayuda humanitaria y de llenarlo con alegría”.

     Cabe recordar además que, desde el pasado lunes 20 y hasta este jueves 23 de marzo, se ha podido visionar la película, El corazón de África, en los cines Guadalquivir. La misma narra la historia de dos hermanos, Pius y Zinda, que huyen de la sangrienta guerra en África Central y son acogidos por las “Abuelas de Bangassou”, un grupo de mujeres que cuidan de niños huérfanos, apoyadas por la diócesis de africana y su obispo. En Bangassou no sólo encuentran acogida y protección, sino esperanza y sanación. Años más tarde, los hermanos, volverán a encontrarse en circunstancias muy distintas y en otro país muy lejano: en España. La película está promocionada por la Fundación Bangassou. El horario de proyección es a las 18:30 horas y las entradas se pueden conseguir online o en taquilla. Cabe recordar que parte de los beneficios que se obtengan irán destinados a la Fundación Bangassou para que pueda continuar ayudando a los más pobres y olvidados.

     Con un espacio web propio, desde el mismo se indica que, para El corazón de África, “buscamos socios para llevar la labor de monseñor Aguirre al mundo entero. Si quieres trabajar con nosotros y distribuirla en tu país, es fácil”. Asimismo, desde este espacio web se puede solicitar que la película se proyecte en cualquier localidad, para ello basta con cumplimentar un sencillo formulario.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Estrenan en Córdoba ‘El corazón de África’

diariocordoba

La película cuenta la forma de vida de la zona de Bangassou

    Los cines Guadalquivir acogieron ayer tarde la proyección de la película El corazón de África, dirigida por Javier Santamaría y que narra la manera de vida de la República Centroafricana.

     Para el rodaje del largometraje, que se prolongó por espacio de 4 meses, el director contó con el apoyo de la Fundación Bangassou, liderada por el obispo cordobés Juan José Aguirre, cuya labor asistencial y de desarrollo ha servido de hilo argumental a la trama. Según explicó ayer el presidente de la fundación y hermano del obispo, Miguel Aguirre, la película resulta de un gran valor porque enseña la duras condiciones de vida de esta zona de África, tan expuesta constantemente a asaltos y ataques diversos.

     Parte de la recaudación de la proyección de ayer se destinará también a la Fundación Bangassou para que pueda continuar con su labor.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Aguirre: «Ole por los cordobeses, es estupendo cómo Córdoba se vuelca»

diariocordoba

     La comida benéfica organizada por la Fundación Bangassou en el Real Círculo de la Amistad ha alcanzado este año su mayoría de edad volviendo a contar con una respuesta de público notable, tanto, que el misionero cordobés Juan José Aguirre, obispo de esta ciudad de la República Centroafricana, afirmó momentos antes de que comenzara que «ole por los cordobeses, porque es estupendo cómo Córdoba se vuelca con la Fundación Bangassou».

     En esta ocasión, el proyecto que se financiará con la iniciativa solidaria es una escuela taller de soldadura destinada a un centenar de jóvenes, «para que no tengan necesidad, primero, de meterse en el desierto e intentar llegar a Europa, porque muchas veces es mortal» y, en segundo lugar, «que no tengan la tentación de irse a la guerrilla, que tengan un oficio con el que ganarse la vida», explicó Aguirre.

   Las instalaciones en las que se celebró el evento eran ayer un ir y venir de personas que buscaban su mesa, entre quienes se pudo observar a distintos responsables políticos como el portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Córdoba, José María Bellido; el subdelegado del Gobierno en la provincia, Juan José Primo Jurado; el senador Jesús Aguirre, hermano del obispo de Bangassou, y el líder de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín, que felicitó a la fundación y expresó el deseo de que «los gobiernos seamos capaces de concienciarnos de que hay gente que necesita la ayuda de los que vivimos bien».

   Juan José Aguirre señaló que se habían vendido en torno a 1.500 entradas, precisando que «muchos no van a venir» y recordando que «el año pasado estábamos 800 o 900 personas, este año creo que también». Junto a esto, destacó que la Fundación Bangassou «lleva directamente el proyecto» en esa ciudad, puntualizó que «el dinero que hoy vamos a recoger lo voy a llevar yo directamente, como todos los años, allí lo voy a cambiar de euros a moneda local para que podamos utilizarlo en seguida».

   En las instalaciones del Círculo pudieron observarse algunos turbantes muy coloridos y el misionero cordobés explicó a qué se debía. El año pasado realizaron un proyecto para madres solteras con hijos, con el objetivo de ofrecerles un taller de costura «que ha funcionado estupendamente bien». Ahora «he venido cargado con maletas de gorros que nos han pedido de una ONG andaluza llamada Mechones Solidarios, para mamás que han perdido el cabello por cuestiones de quimioterapia», explicó. A esto añadió que «esos gorros, turbantes muy bonitos, con muchos colorines, hemos visto que sirven también para el paseo marítimo, las playas, el quirófano, las enfermeras». De este modo, comentó que con el desarrollo de esta iniciativa «a las mamás que estaban allí sin trabajo, con sida en fase terminal o con enfermedades, ahora le hemos dado un trabajo, están ocupadas con la costura y están ganando un poquito de dinero».

    Al ser preguntado por la situación que están viviendo en estos momentos, apuntó que «han entrado en Centroáfrica cantidad de yihadistas con kalashnikov, muy radicales». Así, detalló que «ahora estamos aguantando con la gente, nos están pisoteando desde hace cuatro años», pero «cuando nos han pegado palos en todos sitios, allí hacemos un proyecto, por ejemplo, una escuela. Con la escuela empieza un mañana mejor, le damos esperanza y le decimos que cuando se termina la esperanza ¿qué queda?, pues queda la esperanza de volver a tener esperanza».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Juan José Aguirre: "Ante los palos, nosotros ofrecemos un proyecto que genere esperanza"

cadenaser

El Obispo de Bangassou analizó el momento actual de la Fundación, en un país como la República Centroafricana, azotada por el yihadismo radical en los últimos años

     Un año más, el Círculo de la Amistad acogió la décimo octava edición de la comida solidaria a beneficio de la Fundación Bangassou. Cerca de 2.000 personas adquieron su entrada para colaborar con esta obra social que dirige el misionero cordobés, Juan José Aguirre.

      El dinero recaudado en esta ocasión se destinará a enseñar a 100 niños el oficio de la soldadura, como explicó el propio Obispo Aguirre. "Este año el proyecto es para enseñar a cien niños la soldadura, para que aprendan y no tengan necesidad de meterse en el desierto para llegar a Europa o se vean tentados por la guerrilla. Hemos vendido unas 2.000 entradas aunque muchos no van a venir pero el año pasado estábamos en torno a 900. Ole por Córdoba, por cómo se vuelca con la Fundación Bangassou", afirmó Aguirre, quien analizó el momento actual que vive la Fundación en un país (la República Centroafricana) azotado como nunca antes por el yihadismo radical. "La situación que vivimos ahora es muy dura porque el yihadismo radical quiere entrar en el Congo, que es el país más rico de África a través de Centroáfrica. Han entrado muchísimos, muy radicales. Estamos aguantando porque no están pisoteando desde hace cuatro años. Pero cuando nos pegan palos, nosotros hacemos un proyecto, para que la gente tenga un referente hacia el horizonte lleno de esperanza", concluyó Juan José Aguirre.

   La Fundación Bangassou, creada en 2002, con el objeto de la promoción, programación, desarrollo y ejecución de todo tipo de actividades de cualquier naturaleza, tendentes a fomentar proyectos de protección social destinados a la población de Bangassou.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

La Fundación Bangassou espera que más de 1.000 personas acudan a su almuerzo benéfico

sevilla.abc

El Real Círculo de la Amistad acoge el próximo sábado 11 de marzo una comida para financiar una escuela taller

     El obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, y el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, han presentado el tradicional almuerzo a beneficio de la Fundación Bangassou, que tendrá lugar el próximo sábado 11 de marzo en el Real Círculo de Amistad.

     Se trata de la décimo octava edición de este evento solidario, al que esperan que asistan más de 1.000 personas de todas las ciudades del país donde la Fundación para la Promoción y el Desarrollo de Bangassou, que fue creada por familiares y amigos de Monseñor Juan José Aguirre Muñoz, natural de Córdoba, misionero comboniano y Obispo de la Diócesis de Bangassou para canalizar la ayuda económica y material que le enviaban periódicamente.

     Los fondos que se obtengan de esta comida benéfica irán destinados a financiar el proyecto de la Escuela Taller de Soldadura para un centenar de jóvenes en Bangassou, a fin de conseguir que puedan ganarse la vida con un oficio. El donativo de los asistentes, que es de 35 euros, irá destinado a la realización de este proyecto liderado por el obispo cordobés.

 

(LEER HACIENDO CLICK AQUÍ)

"Desde hace 4 años los mismos violentos que te cosieron a latigazos, se ensañan sobre mi pueblo"

periodistadigital

Monseñor Aguirre, obispo de Bangassou, ante el Cristo de Rute: "Nos juntamos para revivir la pasión de Jesús, porque ya no nos queda más que eso: rezar"

Miro como tu, mi pasado reciente y veo noches sin luna, noches de ráfagas de metralleta y violaciones en masa, noches de expolio y asesinatos, noches de miedo. Y no solo en Centroáfrica

     (Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- I.-Me paro a mirar de frente el Cristo flagelado de la Veracruz de Rute, provincia de Córdoba. Navego en sus ojos. ¿Qué estarás pensando, Cristo mío, con esa mirada perdida, el cuerpo cosido a verdugones y una silenciosa súplica saliendo como una burbuja de tus labios? Me quedo callado e intento descifrar ese lamento mudo. Dejo en blanco mi mente. Como dice El santo cura de Ars: "cierra tu mente, cierra tu boca y abre tu corazón".

     Esa mirada profundamente triste tiene mucho de memoria: ¿Qué estas recordando? Acabas de pasar la agonía del Huerto, el beso contaminado de Judas, el juicio inicuo de Pilatos y te han llevado al horrible suplicio de la flagelación. Es como si tus ojos se volvieran al pasado. Porque antes de la noche oscura hubo la Cena, la pascua, la Eucaristía, el gozo y el misterio compartido, tu mejor regalo. Tal vez tus ojos miren hacia atrás, algunas horas antes, memoria viva de pan roto y compartido, el milagro asombroso del Dios hecho pan para ser comido. Ya era noche.

     Noche de alegría en la cena pascual, de cantos enraizados en la historia, de contemplación del pan del cielo... hasta que algo se rompió. Algo fue mal y rompió el encanto. Y la angustia emponzoñó esa noche única en la historia. ¿Estabas pensando en esto, Cristo de la Veracruz, la mirada desencajada y una súplica callada en tus labios yertos?

     Recuerdo el principio de la segunda oración eucarística que leemos solo los curas: "La noche en que fue librado, tomó pan... lo partió y lo dio a sus discípulos..." Quizás pensabas en cómo en una sola frase pueden caber dos extremos tan alejados. Noche y pan. Traición y Eucaristía. Gozo y violencia salvaje. ¿En eso pensabas, Jesús? Cuando Juan vio salir a Judas del Cenáculo, vio "que era de noche". La noche en que fuiste traicionado fue una noche de apostasía y de venganza, de un entorno que se degrada a trozos, de lazos de amor que se rompen, de descomposición subterránea, de una comunidad que salta en pedazos, de palabras de perjurio, de disimulos y gestos clandestinos. La noche de las 30 monedas, de la negación errática de Pedro. Noche donde todos se esconden y te dejan solo, noche de la sangre derramada sobre la piedra del Getsemaní. Noche de derrota como colofón de un maravilloso regalo del cielo. Noche y pan del cielo, la noche de la Eucaristía.

     Como tu, Cristo mío, hemos vivido noches parecidas en Centroáfrica, país olvidado que, dicen, no aparece ni en los GPS, noches de cuchillos rotos y de hachas de guerra, noches de agresiones y de pagar con sangre falsas facturas que otros gastaron. Desde hace 4 años los mismos violentos que te cosieron a latigazos, se ensañan sobre mi pueblo. Entonces mi mirada se encuentra con la tuya, Cristo de la Veracruz y te entiende. Miro como tu, mi pasado reciente y veo noches sin luna, noches de ráfagas de metralleta y violaciones en masa, noches de expolio y asesinatos, noches de miedo. Y no solo en Centroáfrica.

     Nunca hemos conocido tanta violencia diseminada por cientos de lugares del planeta, como un nuevo holocausto que se está librando en el 2017 en que vivimos. Un holocaustoque toca mujeres y niños, adultos y ancianos, culpables e inocentes, en Siria, en Afganistan, en Yemen, en Lesbos, en Libia o en Nigeria. Miles de Inmigrantes indocumentados, que no clandestinos, familias enteras huyendo de la guerra, atravesando el Sahara o el mediterráneo para escapar de la miseria, golpeados por los mismos latigazos que entonces cruzaron tu espalda y derramaron la sangre de tu cuerpo sobre las losas del Pretorio.

     II.- No te he quitado la vista de encima. Mis ojos siguen clavados en los tuyos. Y pienso entonces que tal vez, la zozobra que sigo viendo en ellos es porque también miras adelante, no solo para atrás, imaginando todo lo que aún te espera por vivir: amanecer teñido de rojo, Anas, Caifás y Herodes trío de infames vendidos al mejor postor, Ecce homo pantomima del payaso, y el terrible Via Crucis.

     Como cada viernes de cuaresma, los fieles de la Catedral de Bangassou se reúnen a las 15'00h (más o menos, cuando el sol está a una cierta altura y declinando...) para empezar el viacrucis. De la 7ª a la 14ª estación, es subida continua, que algunos hacen de rodillas. Es un pueblo angustiado por la macabra presencia de la LRA (los asesinos de Joseph Kony) en toda la región, unos fieles asustados por la presencia de una rama Seleka muy radical y violenta (los Peuls Mbororos), extremistas islámicos que merodean por los pueblos y aldeas de toda la diócesis.

     Se juntan para revivir la pasión de Jesús, porque ya no nos queda más que eso, rezar. Tus ojos ya imaginan el horror de la pasión, de la cruz a cuestas, el encuentro con tu madre, las tres caídas. La subida al Calvario ya se refleja en tu rostro después de la flagelación, antesala del viacrucis.

     Un día conté como una comunidad cristiana, rezando el viacrucis, escapó de un atentado en el mercado, en un pueblo 40% cristiano al norte de Nigeria, Djakana. El Boko-Haram quiso destruirlos con una bomba atada al pecho de una niña kamikaze drogada, pero ellos estaban en la 7ª estación, "Jesús cae por segunda vez", llegaron tarde al mercado y salvaron la vida.

     A mí me gusta recitar el viacrucis todos los días del año (más o menos) porque me sintoniza al instante con el sufrimiento de tanta gente esparcida por todos los rincones de la tierra. Me decía mi padre Maestro hace 40 años: si estás contento piensa en Jesús multiplicando el pan y los peces; si estás triste piensa en el Jesús atado a la columna... No creo ser demasiado pesimista para pensar que hoy día, tal y cómo está el mundo, no hay mil razones para estar contentos. El mundo parece desgarrarse en cientos de pedazos y el volumen de sufrimiento del hombre de hoy, sobretodo en el África donde yo vivo y el Oriente Medio es para helar la sangre de las venas. Perlas de ternura fueron el Cirineo, la Verónica o las mujeres de Jerusalén. Gotas de cariño en un océano de acidez. Cristo atado a la columna, Cristo de la Veracruz: ¡lo que te queda aún por vivir!

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Los mellizos de Dios

periodistadigital

     El título ha sido mediático durante las primeras semanas de febrero. Un cardenal y un imán juntos no es precisamente algo que se vea todos los días. Y menos si es por un premio. Pero a mí me da el pálpito que la mayoría de las veces que las redes informáticas han tratado del tema, el herrero ha dado una en el clavo y ciento en la herradura. Y ello cuando el engaño no ha hecho más de un estropicio confundiendo ecumenismo con diálogo interreligioso. Procuremos precisar, pues, para no confundir.

     a) La noticia: Del 4 al 5 de febrero tuvo lugar en la Residencia Amor de Dios de Madrid (Asura 90) el XXIX Encuentro África organizado por la revista española Mundo Negro y los Misioneros Combonianos, con el lema Islam y cristianismo, diálogo bajo un mismo techo. Acudieron como invitados ilustres el arzobispo de Bangui, Dieudonné Nzapalainga, el más joven del colegio cardenalicio, 49 años, y el imán de la Mezquita Central de la capital centroafricana, Omar Kobine Layama. Ambos para recibir el Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2016, concedido por Mundo Negro el 2 de febrero 2017 por su trabajo de diálogo y promoción de la paz en el país.

     El acto contó con la presencia de los galardonados y la participación del cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, y Riay Tatary, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España. Ante la mesa, un gran ramo de flores de muy diversos tipos y colores y un cirio encendido. El director de Mundo Negro, Jaume Calvera, explicó: flores, naturaleza, diferentes pero juntas en el mismo jarrón, sugieren Unidad; luz del cirio: del Corán, de Jesús en el Nuevo Testamento («yo soy la luz del mundo»). En la Eucaristía de clausura, presidida por Nzapalainga y televisada por RTVE-2, «Día del Señor», domingo 5 de febrero 2017, estuvo presente el imán.

     b) Porqués del galardón: El día 2 de febrero «los mellizos de Dios» –así conocidos en Bangui– profundizaron en lo que ha supuesto la Plataforma Centroafricana de Confesiones Religiosas, impulsada en diciembre de 2012, tras la rebelión de la milicia islamista Seleka y la respuesta de las milicias cristianas anti-Balaka, durante cuya ofensiva de diciembre-2013, en efecto, murieron más de mil personas. Buena parte de la comunidad musulmana tuvo que abandonar la ciudad.

     Reconociendo que no fue fácil, el arzobispo prosiguió con su prodigalidad en los detalles: - «Me amenazaban diciendo que no podía ir al Kilómetro 5, el barrio islámico de Bangui. Muchos musulmanes me echaban en cara que había distorsionado la fe de su imán. Él vio cómo destruyeron su mezquita y quemaron su casa. Entonces yo le acogí, junto a su mujer e hijos, durante seis meses en mi casa, en el obispado».

     Este gesto, duramente criticado por las comunidades musulmana y cristiana, que no entendían esa acogida y respeto mutuo, llevó también, sin embargo, a que ambos sean hoy conocidos como «los mellizos de Dios». Denunciada la instrumentalización de la religión como arma política y dados al diálogo interreligioso como vía para la solución de conflictos como el que sufre su país desde marzo de 2013, «el diálogo islamo-cristiano --destacó Nzapalainga-- no es una teoría ni una abstracción, es una forma de vivir». Y el imán, con insistencia: «está en el fondo del Cristianismo y del Islam. Porque en República Centroafricana no hay una guerra religiosa. El conflicto es militar y político, alentado mayormente por quienes dentro y fuera del país quieren adueñarse de sus «riquezas».

     c) «Los mellizos de Dios»: Dieudonné Nzapalainga nació en 1967 en Bangassou, de padre católico y madre protestante, en un hogar modesto. De joven entró en los Misioneros Espiritanos, cursó teología en París y trabajó pastoralmente en Marsella. De nuevo en la República Centro Africana como superior provincial, atendió la parroquia de No^tre Dame d’Afrique en la capital. Consagrado arzobispo de Bangui el 22 de julio de 2012, fue elevado a cardenal el 19 de noviembre de 2016, con el título presbiteral de Sant´Andrea della Valle. Es, ya digo, el más joven del sacro colegio. Y ejemplo de pastor según el corazón del papa Francisco.

     El ima´n Omar Kobine Layama denunció las atrocidades de las milicias musulmanas de la Seleka, que ocuparon el poder de marzo de 2013 a enero de 2014, y aún hoy controlan grandes zonas del país. Presidente de la Comunidad Islámica de Centroáfrica, es muy discutido por sectores del Islam radical, que le han atacado en varias ocasiones. Cuando buscó refugio en casa del arzobispo llegó con el Corán y una alfombra para rezar, todo dentro de una bolsa.

     d) Testimonios y vivencias: Los «mellizos de Dios» han afrontado juntos dificultades, sorteado peligros, resuelto problemas, lo que les ha llevado a reconocerse como hermanos unidos en la misma causa, por amor a su pueblo. El Cardenal desvela ante la prensa y empieza puntualizando:

     - «Primeramente no somos dos, sino tres, también el pastor protestante de Bangui –en alusión a Nicolás Guérékoyame-Gbangou, presidente de la Alianza Evangélica de la República Centroafricana-. Juntos hicimos una Carta Pastoral Única, donde explicamos qué pensábamos de la crisis y del peligro.

    - No tenemos armas. Los que las tenían decidieron usarlas. Desde el poder se demonizaba a los otros como a yihadistas. Salimos hacia poblaciones inaccesibles como enviados de Dios. Decidimos abrirnos para buscar la solución juntos. En cada población reunimos a todos los líderes de las comunidades y nos sentamos alrededor de una mesa para escucharnos unos a otros. La verdad salía cuando estábamos en grupo.

    - Nuestro trabajo en común generó gran amistad. Ante un problema, pensábamos antes de tomar una decisión, conscientes de que todos podían mentir y crear rumores. Nuestra historia de diálogo supuso riesgos, pero fue por el pueblo. Nos llamó el obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, para que fuéramos a su diócesis, por la violencia que había. Llamamos a católicos, musulmanes y protestantes y estuvimos hablando toda la noche.

   - El diálogo interreligioso no era cosa de tres, sino de todo el pueblo. Había que dialogar. Formamos a jóvenes, enviados como mensajeros de paz. El mensaje era: «El otro no es una amenaza, es un hermano». El diálogo interreligioso es transmisión de vida. Y ha de pasar por las mujeres, dadoras de vida, de suerte que las mujeres se pusieron juntas a protestar, escribir y defender la vida. Esta es nuestra experiencia y sabemos que no tenemos otra alternativa. Quienes se repliegan sobre sí mismos, llevan la muerte; los que se abren, arriesgan, pero llevan la vida.

     - Mis propuestas y las suyas son del Espíritu. No tengo el monopolio de la Verdad. Esto es lo que estamos intentando vivir en República Centroafricana. Y lo que queremos es que tenga muchos adeptos. Sonriente y mirando al imán, concluyó: «Ahora quiero dejar a mi hermano que hable». Y el imán Layama con amplia sonrisa: «Creo que ya lo ha dicho todo, pero quiero añadir algún testimonio más».

     - Ha habido situaciones de gran peligro. Los violentos nos acusaron de haberles hecho perder el poder ante la gente, desde que nos unimos los dos para intentar pacificar juntos a nuestras comunidades. Se creó una Plataforma del Diálogo. No queríamos ser sólo tres, sino muchos sacerdotes, imanes, pastores…Ya se están empezando a reunir. Se ha hecho un documento estratégico en donde están escritas las cosas que se quieren hacer: una radio para informar de lo que ocurre en verdad, sin esparcir rumores. Durante el conflicto ha habido muchas mentiras y rumores difundidos por radio. Para hablar del diálogo interreligioso.

     -Quieren evitar la ignorancia en nuestros niños. Crearán una escuelapara los niños católicos, musulmanes, protestantes y animistas. El personal de la radio y de la escuela será también de estas religiones. También se creará un hospital para que no se repita lo de esta crisis: sacaban a los enfermos y los mataban allí mismo.

     -Queremos la refundación de las bases del país basada en la aceptación del otro. El 65% de la República Centroafricana son jóvenes, de cuya mitad ni han ido a la escuela ni tienen trabajo. Se necesitan centros de formación para que puedan progresar.

      Historia de reconciliación, ejemplo de amistad constructora de paz. «Los dos somos hijos de Dios, él es mi hermano», insiste el cardenal mientras el imán asiente con una sonrisa. «Lo que nos distingue son nuestras diferencias, que son nuestra riqueza, porque si fuéramos iguales sería muy aburrido. Al ser distintos nos complementamos», reitera el purpurado. El imán Layama reconoce que «no ha sido fácil» hacer entender a la población centroafricana que, a pesar de las características religiosas y étnicas de cada grupo, «todos somos miembros de la misma familia humana».

     Todos recordamos la visita del Papa a Bangui para abrir la puerta de su catedral en el Año de la misericordia (29.11.2015). Suponía un espaldarazo a una Iglesia joven, y a su pastor, hoy cardenal.
Han visitado USA y Holanda. Allí se les ha invitado a compartir su experiencia de unidad y ya hay comunidades ecuménicas puestas en marcha para añadir al dialogo la acción en proyectos conjuntos generadores de fraternidad.

   El imán agradeció el Premio Mundo Negro a la Fraternidad, porque se lo conceden por la fraternidad creada entre los dos (primera vez que este premio se concede ex-aequo). Frente a que vivimos en un tiempo marcado por el choque de civilizaciones (Samuel Huntington), empieza a abrirse camino la amistad como eje mismo de la civilización. En la convulsa República Centroafricana sus apóstoles son hoy dos amigos, ejemplo a seguir en un mundo de muros y alambradas, fruto de injusticia y sinrazón.

    d) Monumento viviente a la «Nostra aetate». Ya he avanzado que no he visto subrayado este extremo, siendo así que encierra, a mi entender, la clave para el adecuado entendimiento de cuanto «los mellizos de Dios» representan con su laudable colaboración en el movimiento ecuménico. Constituyen ellos, sin duda, todo un excelso monumento viviente a la declaración «Nostra aetate», del Vaticano II, en cuyo número 1 precisamente se puede leer lo que ha podido constituir consigna sagrada para ambos amigos: «Todos los pueblos forman una comunidad, tienen un mismo origen, puesto que Dios hizo habitar a todo el género humano sobre la haz de la tierra y tienen también el mismo fin último, que es Dios» (n.1).

    Claro que donde yo creo que destaca con especial relevancia es, ante todo, en el n.3, dedicado todo al Islam. No parece sino que el Concilio hubiera escrito este oportuno y largo y magnífico texto pensando en los dos amigos africanos juntos. Podrá decirse más alto quizás, pero no más claro, ni con más intensidad, ni con mayor énfasis interreligioso.

     Dice así el Vaticano II: «Si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el sagrado concilio exhorta a todos a que, olvidando lo pasado, procuren sinceramente una mutua comprensión, defiendan y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y libertad para todos los hombres». Espléndida lección de diálogo interreligioso, pues, inscrito con letras de oro en la «Nostra aetate». Esto es lo que, a mi entender, convierte esta bella historia en parábola digna de piedra blanca.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Recogida en Valencia de instrumentos musicales para niños de la República Centroafricana

revistaecclesia

Recogida en Valencia de instrumentos musicales para niños de la República Centroafricana

     Se ha puesto en marcha en la diócesis de Valencia una campaña de recogida de instrumentos musicales para niños de la República Centroafricana. Una iniciativa puesta en marcha por el director de cine Javier Santamaría (foto), en colaboración con la delegación de Misiones del Arzobispado de Valencia.

     Se trata de donar instrumentos musicales viejos o en desuso de bandas de música para una orquesta de niños y jóvenes sin recursos en República Centroafricana. Los destinatarios serán niños de la localidad de Berma, donde el sacerdote Giovani Cox trabaja para la creación de una escuela de música para niños y jóvenes sin recursos, según informa la agencia AVAN.

      “Nos piden sobre todo instrumentos de música de viento o percusión porque allí los tambores, por ejemplo, son de chapa y neumáticos”, ha señalado Javier Santamaría.

      Los instrumentos podrán entregarse en la delegación de misiones del Arzobispado, ubicada en la calle Avellanas, 22, de Valencia.

     La campaña concluirá el próximo 2 de marzo con la exhibición en los cines ABC Park de Valencia de la película “En el corazón de África”, dirigida por Javier Santamaría, sobre la labor que desarrolla en la República Centroafricana el obispo y misionero español Juan José Aguirre.

     Con la recaudación obtenida de la venta de entradas se financiará el traslado hasta Berna de los instrumentos que se hayan recogido. Las entradas se pueden adquirir en la delegación de misiones o en el correo electrónico elcorazondeafrica@gmail.com.

    La película “En el corazón de África” refleja la historia de dos hermanos, cuyas vidas se ven afectadas cuando la guerrilla de la LRA (Lord´s Resistence Army) ataca su aldea en la frontera centroafricana y tras huir consiguen llegar a Bangassou. Allí, les acogen las “Abuelas de Bangassou”, un grupo de mujeres que cuidan niños huérfanos con la ayuda de Mons. Aguirre. Así consiguen salir adelante y sus vidas cambiarán para siempre.

OMPRESS-VALENCIA (17-02-17)

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Estreno del documental 'Los párpados cerrados de Centroáfrica'

diariovasco

Distintas instituciones y empresas vascas de Urola Kosta llevan desde hace más de 10 años apoyando el desarrollo del país, a través de la Fundación Bangassou

     Mañana, miércoles, a las 19.30 horas se proyectará en el Modelo la película-documental 'Los párpados cerrados de Centroáfrica', de Alfredo Torrescalles y Berta Mendiguren, de la productora vasca Fascina Producciones, que ofrece, en sus 71 minutos de duración, un recorrido por la geografía social de la República Centroafricana, para entender las claves de su situación desestructurada y por qué uno de los países más ricos en recursos naturales se ha convertido en un estado fallido.

    La película muestra cómo detrás de un conflicto supuestamente religioso subyacen intereses económicos y políticos. Un viaje de observación que da voz a diversos sectores sociales y compone un mosaico de testimonios y visiones que aproximan al espectador a las diferentes dimensiones que esconde esta 'guerra olvidada', tras el pretexto del enfrentamiento religioso.

     Entre otras cosas, se habla del comercio de diamantes y otros negocios ilegales, el islamismo, la corrupción, los señores de la guerra o la intervención armada internacional, etc. Un documental que da voz al propio pueblo centroafricano. 

     Rodado a lo largo de dos meses en varias zonas del país, el autor lo narra en primera persona y relata también los desafíos a los que se enfrentó, con un secuestro incluido por parte de la guerrilla, entre otras situaciones. De todo ello se hablará en el coloquio posterior al pase de la película, en el que participarán, el propio director y guionistas del documental.

   Se trata de la cuarta película dirigida por el productor y realizador de documentales Alfredo Torrescalles, especializado en temática social centrada en el continente africano. Junto a la antropóloga e investigadora africanista bilbaína, Berta Mendiguren, producen obras con un claro componente social, siempre desde un tratamiento humanista y respetuoso que busca el entendimiento y la comprensión entre culturas distantes, en base a un previo y profundo conocimiento sobre los asuntos que abordan en sus documentales.

    El documental se ha realizado con el apoyo del Instituto Vasco Etxepare y con la colaboración, entre otros, de Fundación Kutxa, Irizar S. Coop, Fundación Bangassou y, ha sido seleccionada para la Sección Oficial de FESPACO 2017, el festival de cine africano o sobre África más importante del mundo, y se ha estrenado en cines de Madrid, Lleida y Barcelona donde se han llenado las salas.

   Distintas instituciones y empresas vascas de Urola Kosta llevan desde hace más de 10 años apoyando el desarrollo del país, a través de la Fundación Bangassou, con cuya ayuda se han construido infraestructuras y colegios, entre otros, con Mikel Mendizabal como uno de los vecinos de Zarautz que más se mueve para buscar ayudas para esta zona centroafricana. La proyección la organiza la Coordinadora Solidaria de Zarautz y la entrada será de 5 euros.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Presentan la obra social, el logotipo y el cartel pro coronación de la Virgen de la Paz

laopiniondezamora

Es difícil conseguir la convivencia pacífica en un país rico pero empobrecido como República Centroafricana

Premio a la Fraternidad a un cardenal y a un imán

     La revista "Mundo Negro" ha concedido el Premio a la Fraternidad 2016 a Dieudonné Nzapalainga, cardenal-arzobispo de Bangui, capital de la República Centroafricana, y a Kobine Layama, imán de la mezquita central de la misma ciudad. Se les ha otorgado este premio por su trabajo de diálogo y promoción de la paz en este país africano que padece una grave inestabilidad desde que en marzo de 2013 tomaron el poder las milicias de la "Seleka" (Alianza, en lengua sango). Se les entregará el premio en Madrid el próximo 4 de febrero durante la celebración del XXIX encuentro de Antropología y Misión, que este año lleva por tema "Encuentro Interreligioso por la paz". Asistirán al acto Carlos Osoro, cardenal-arzobispo de Madrid, y Riay Tatary, presidente de la Unión de Comunidades Islámicas de España.

     Es incuestionable la oportunidad del tema de este encuentro y el acierto de otorgar el premio a estas dos personalidades religiosas centroafricanas que llevan a cabo una difícil labor de reconciliación en un país cuarteado por las luchas políticas, camufladas con pretextos religiosos, a pesar de la presencia de cascos azules de la ONU para frenar la violencia.

     El movimiento "Seleka" es un conglomerado de varias facciones disidentes de distintos partidos. Aunque ya no controla el poder, todavía sigue activo y ha sido considerado islamista. Es un hecho que han cometido matanzas de cristianos y que como reacción surgió el llamado movimiento "Anti-Balaka" (Anti-Machetes), considerada una milicia cristiana que ha desatado una persecución contra los musulmanes.

     La República Centroafricana tiene unos cinco millones de habitantes, el 90 por ciento son cristianos (en su mayoría no católicos) y el 8,5 por ciento musulmanes. Pero ni los "Seleka" pueden considerarse islamistas, ni los "Anti-Balaka" cristianos, porque ambas facciones cuentan en sus filas con antiguos militares y personas que actúan violentamente motivadas más por motivos políticos que religiosos.

     Así lo ha explicado monseñor Juan José Aguirre, obispo español de la diócesis centroafricana de Bangassou: "No podemos decir que los Anti-balaka son un grupo cristiano. El movimiento está formado por gente muy variada y terriblemente exaltada, entre ellos bandidos, expresos, delincuentes, criminales? que se han integrado en este grupo y se están extendiendo como una plaga de langostas por toda la República Centroafricana matando musulmanes. Se trata de un grupo de personas de autodefensa que fueron machacados, robados e incluso víctimas de asesinatos por parte los "Seleka".

     Lo cierto es que en la República Centroafricana existe un conflicto social, como consecuencia de la anarquía política y de la depauperación de la población, a pesar de que en febrero del año pasado fue elegido presidente Faustin-Archange Touadéra. El nuevo dirigente centroafricano fue rector de la Universidad de Bangui y primer ministro del gobierno de François Bozizé desde 2008 hasta 2013. Como sucede en otros países africanos, el gobierno no controla los desmanes de distintos grupos armados que han hecho del pillaje una forma de vida para huir también del hambre y de la miseria.

     El problema de fondo de lo que sucede en la República Centroafricana es la inestabilidad política, agudizada desde el derrocamiento de Jean-Bedel Bokassa en 1979, que se había hecho con el poder mediante un golpe de Estado en 1966, apoyado por Francia. Diez años después este grotesco personaje, que se convirtió al Islam para recibir ayuda de la Libia de Gadafi y después volvió al catolicismo, se proclamó emperador el 4 de diciembre de 1976. Bokassa fue derrocado, también con la ayuda de Francia, tres años después, acusado de canibalismo por Francia. Tras las bambalinas de esta opereta bufa estaban los abundantes diamantes del país, que salpicaron al entonces presidente francés Valéry Giscard d'Estaing, acusado de recibir estas apetecibles piedras preciosas del emperador Bokassa.

     Tanto el cardenal Dieudonné Nzapalainga como el imán Kobine Layama saben que los problemas en su país no tienen una base religiosa, pero que hay gente interesada en servirse de los sentimientos religiosos para exacerbar los ánimos y, como consecuencia, deteriorar una convivencia pacífica. Son también conscientes de que la República Centroafricana ha sido saqueada por los distintos gobernantes con la connivencia de Francia, la antigua metrópoli que nunca ha dejado de manejar a su antojo y para su beneficio los resortes del poder económico. De ahí, la dificultad de conseguir la convivencia pacífica en un país rico pero empobrecido.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

quieras volviendo a esta web NO ACEPTO ACEPTO Más información Accionado por Quantcast - GDPR Consent Solution CORDÓPOLISCORDÓPOLIS, el Diario Digital de Córdoba PRIMERA CÓRDOBA HOY CULTURA DEPORTES

cordopolis

La hermandad distribuirá mil huchas para recaudar fondos para caridad destinados a proyectos de los capuchinos y de la diócesis de Córdoba

Presentación del logotipo y la imagen de la pro coronación de la Paz. | RAFA MADERO

     La hermandad de María Santísima de la Paz y Esperanza celebró este martes, coincidiendo con la onomástica de su titular, el primero de los actos pro coronación de su Virgen. Fue en la Fundación Miguel Castillejo donde la corporación dio a conocer el cartel y el logotipo anunciadores de los actos preparatorios de la coronación canónica de la Virgen de la Paz, que se espera para el año 2020. Además, esbozó los primeros trazos de la obra social que pretenden llevar a cabo con motivo de tal acontecimiento.

     El logotipo ha sido dibujado por Rafael de Rueda y está formado por la primera advocación de la Virgen: el nombre de Paz, acompañada de una “C” alusiva a la palabra coronación. Además, se puede ver una rama de olivo y también un ancla en referencia a su segundo nombre: Esperanza. Corona el logotipo una tiara pontificia con las llaves de San Pedro y todo está rodeado por un resplandor. Los colores utilizados han sido verde, plata y oro.

     También se presentó el cartel de los actos pro coronación. Se trata de una fotografía de medio cuerpo de la Virgen de la Paz sin corona y con diadema de plata y perlas. En la imagen, captada por José Ignacio Aguilera, la Virgen lleva en su mano derecha un rosario blanco y en la izquierda una ramita de olivo. La Virgen está vestida con el manto y saya bordados en hilos de plata.

     El acto sirvió también para dar las primeras pinceladas acerca de la obra social que la hermandad llevará a cabo con motivo de la coronación canónica de su Virgen. Según explicó el hermano mayor, Enrique Aguilar, la caridad que se haga será con proyectos de los Padres Capuchinos y de la diócesis de Córdoba. En este último caso, concretamente, se quiere colaborar con la apertura en Hornachuelos de un centro destinado a jóvenes con dificultades. El lema de dicha iniciativa será Paz y Esperanza para los Jóvenes y su Dignidad.

     Para comenzar a recaudar fondos la hermandad pondrá a la venta unas pulseras solidarias con un precio de dos euros y repartirá unas huchas que servirán a quienes recauden en ellas dinero para entrar en un sorteo. En total se distribuirán mil huchas, cada una de las cuales llevará un número en su parte de abajo. Al cabo de seis meses, quien tenga la hucha que lleve el número que coincida con las tres últimas cifras del sorteo de la ONCE del día estipulado en unas bases que se publicarán próximamente será agraciado con 3.000 euros. Eso sí, la condición para conseguir esta cantidad es que la hucha ganadora contenga en su interior un mínimo de 50 euros.

     Lo recaudado en esta iniciativa y en otras que lleguen más adelante servirá para hacer una gran obra social en la que la hermandad no olvidará la que lleva haciendo desde hace tiempo con entidades como Adevida, la Asociación Española Contra el Cáncer o la Fundación Bangassou, obras sociales que se reforzarán, según explicó el hermano mayor de la Paz a El CIRINEO.

     Mientras se dan estos primeros pasos para la coronación de la Virgen de la Paz, la cofradía trabaja también en la preparación del expediente que presentará al Obispado y que estará terminado en 2018. En él habrá documentos que acrediten la devoción del pueblo de Córdoba a la Virgen de la Paz, datos sobre la historia de la hermandad e información sobre los actos de formación, culturales y caritativos que se vayan a llevar a cabo hasta 2020. Además, se adjuntarán las firmas y adhesiones que se siguen recogiendo a día de hoy.

     Tras el acto, a las 20:30 ha comenzado en la iglesia conventual del Santo Ángel (Capuchinos) la misa en honor de la Virgen de la Paz por su onomástica, presidida por el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El Cabildo destina un tercio de su presupuesto a "labor social"

diariocordoba

Las partidas a fines solidarios en una década alcanzan los 22 millones de euros

 

     El Cabildo Catedral de Córdoba destina «el 30%» de su presupuesto anual «a la labor social y caritativa», un capítulo con el que los canónigos son muy «exigentes» y que consideran «vital para la institución», la cual, sin contar el pasado año 2016, ha destinado en los últimos diez años un total de 22 millones de euros a obras sociales.

     Por lo que se refiere al 2016, el deán presidente del Cabildo, Manuel Pérez Moya, ha detallado que, «en líneas generales», el Cabildo ha «mantenido la colaboración con el Centro de Magisterio Sagrado Corazón, con becas para alumnos con escasos recursos».

     Además, la ayuda del Cabildo «también llega al extranjero», colaborando con «la Diócesis de Bangassou, que dirige el obispo cordobés Juan José Aguirre, me-diante el apoyo, tanto a necesidades formativas del seminario, como a programas de atención a mujeres desfavorecidas víctimas de violaciones y secuestros por parte de la guerrilla».

     «Con Chimbote, en Perú, también colabora el Cabildo, en la atención de una población que se encuentra en extrema pobreza», y en el mismo país andino, pero en la Diócesis de Picota, «donde se encuentran dos misioneros cordobeses», el Cabildo ayuda «en distintos proyectos», precisa Pérez Moya. Manos Unidas es otra de las organizaciones a las que presta ayuda el Cabildo «para las actividades que anualmente» le presentan. En el 2016 ha colaborado «en la canalización y suministro de agua potable del poblado camerunés de Mokunda».

     ACTIVIDAD CULTURAL / Por lo que se refiere a las actividades culturales organizadas por el Cabildo o que respalda, Pérez indica que este presupuesto dedicado a labor social se elevaría al 40% del total.

     Así, el deán presidente señala que, «cada año el Cabildo lleva a cabo una intensa actividad cultural, con la organización de conciertos, exposiciones y todo tipo de actividades», recordando que en el 2016 la Catedral ha «acogido las exposiciones del 400 aniversario del nacimiento de Antonio del Castillo, en la que participamos junto a otras seis instituciones». Además, también ha patrocinado «otra muestra sobre un personaje indispensable para la cultura internacional, como fue el Inca Garcilaso de la Vega», y que la Catedral albergó la exposición organizada por la hermandad de la Veracruz, «que ha tenido un éxito extraordinario».

     Capítulo aparte, el deán recuerda que «el Coro de la Catedral tiene una actividad incesante, con conciertos tan importantes como el del Réquiem de Mozart, que se viene celebrando todos los 1 de noviembre, además de otras muchas actuaciones. Así, el Cabildo apuesta por la difusión de los valores del humanismo cristiano a través de la cultura y el arte».

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Este sacerdote quiere llevar a muchos jóvenes de África a la universidad

aciprensa

Este sacerdote quiere llevar a muchos jóvenes de África a la universidad

 

       El sacerdote africano Gaetan Kabasha no olvida sus raíces, en la convulsionada República de Ruanda, y aunque realiza su labor ministerial en España, ha creado la Asociación Universidad para el Desarrollo para que jóvenes en África puedan acceder a estudios universitarios.

       El hoy capellán del Hospital Clínico San Carlos de Madrid (España), tiene 44 años y nació en Ruanda, país del que tuvo que huir por el genocidio para refugiarse en la República Centroafricana. Allí descubrió su vocación al sacerdocio.

     El P. Kabasha cursó el seminario en España, ya que el Obispo de Bangassou (República Centroafricana), diócesis en la que está incardinado, es el misionero comboniano español Juan José Aguirre.

       Cuando llegó a España, recuerda, “no sabía absolutamente nada de español. Era la primera vez que estaba en Europa y todo era distinto. Nunca había visto un metro”.

     Años después, volvió a Bangassou, donde se ordenó sacerdote en noviembre de 2003. Ahí trabajó durante años en una zona rural en la selva, donde “no había ni teléfono fijo y pasé ocho años sin leer ningún periódico porque no llegaban”.

       Entrevistado por ACI Prensa, el P. Kabasha asegura que “lo que constituye la fe nada tiene que ver con los medios materiales, de hecho estos a veces la obstaculizan. Son gente de muchísima fe, tienen una confianza en Dios total, aunque a veces tienen costumbres que pueden estar alejadas del cristianismo, sin darse cuenta”.

     Regresó a España en 2011 para hacer la tesis doctoral en Filosofía y poder servir mejor a su pueblo. Y mientras la termina, trabaja como capellán en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, donde ayuda a los enfermos a encontrarse con Dios.

    “Es una pastoral diferente porque no es una parroquia con una comunidad fija. Son fieles pasajeros, pero sin duda es una labor de consolación y santificación”, asegura.

       El sacerdote señala que lleva la “consolación por acompañar a los enfermos que lo necesitan, a veces están con angustia, cansancio o no saben cómo llevar la enfermedad. Y también la santificación que está en los sacramentos porque la consolación también lo pueden hacer los voluntarios”.

     El P. Kabasha explica que se trata de un hospital grande en el que puede haber más de 900 pacientes y en el que hay situaciones muy diferentes, pero recuerda el caso de una joven que estuvo durante un año hospitalizada y que “no sabíamos si saldría adelante”.

      La joven cambió de hospital y tres años después su madre contactó al P. Gaetan. “Me llamó para decirme que ahora su hija se había recuperado y que estaba segura que era por todo lo que rezamos por ella durante el tiempo que estuvo en el San Carlos”.

    “Hay veces que no vemos los frutos, porque no condicionamos la gracia de Dios sino que esta viene cuando quiere porque Dios tiene sus tiempos y sus modos. A veces veremos los resultados y otras no”, asegura.

     Volver a África

     El P. Gaetán sabe que cuando termine la tesis volverá a África, pero durante el tiempo que lleva en España no se ha olvidado de sus orígenes y de las necesidades de su pueblo. Por eso ha fundado una asociación para ayudar al desarrollo cultural y espiritual de los jóvenes universitarios africanos y así mejorar desde dentro el continente.

     “Hay organizaciones muy volcadas en la educación primaria, pero hay muy pocos estudiantes que siguen en secundaria y son una amplia minoría quienes llegan a formación superior. Esto es necesario cambiarlo pero para ello hay que entender los mecanismos de la sociedad africana”, explica el sacerdote que puso en marcha el proyecto de financiación de estudios a universitarios.

     “Hay muchos chicos que valen y que no pueden estudiar por falta de recursos. Desde España buscamos fondos para financiar sus estudios universitarios pero la originalidad del proyecto es que se comprometen a que cuando finalicen los estudios, ellos financiarán a los estudiantes que vengan después”.

     Un modo de crear autodesarrollo, porque según afirma el sacerdote “no podemos depender siempre de Europa, sino que el desarrollo venga desde dentro”.

     La elección de los estudiantes y el control del dinero de las becas se realiza a través de la arquidiócesis de Kigali, en Ruanda. “Los trabajadores de la diócesis, el Obispo, están en el terreno y saben qué hace falta y qué chico puede seguir estudiando. Es la manera más práctica de hacer un seguimiento al dinero que se envía, para tener la certeza de que termina en donde tiene que terminar”, insiste.

     La Asociación Universidad para el Desarrollo está oficialmente reconocida por el Ministerio del Interior español y actualmente financia a 7 estudiantes. Pero el reto es llegar, cada año a muchos más.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Los programas de la Fundación Cajasur han llegado a más de 120.000 beneficiarios en 2016

sevilla.abc

Ha colaborado en 192 proyectos realizados en Andalucía, de los que el 72 % son de acción social

     Los más de 190 programas realizados directamente por la Fundación Cajasur, o en colaboración con otros organismos y entidades, en concreto 192, han llegado a más de 120.000 beneficiarios andaluces durante el año pasado. De ese total, un 72 por ciento corresponde a proyectos de acción social, cumpliendo así las indicaciones del Consejo Asesor y Patronato de la citada fundación.

     La Fundación Cajasur ha destinado para 2016 un presupuesto global de 5,1 millones de euros, para atender principalmente proyectos sociales y culturales, fundamentalmente de Córdoba, aunque también se han visto beneficiadas el resto de provincias andaluzas, así como a los más de 240 alumnos a través de sus centros de educación especial e infantil, en la capital cordobesa y Jaén.

     Entre las ayudas aprobadas, en el patronato del mes pasado, destacan el proyecto de Young Foundation para el barrio cordobés de las Palmeras, gracias al cual diseñará una herramienta de investigación participativa que permitirá recoger las historias de la gente que habita en el barrio, y que servirán para transformar la zona, según las opiniones de sus vecinos.

     La Fundación Cajasur presta también su colaboración al proyecto Menteágil del programa de detección precoz y prevención del Alzheimer. El citado programa, impulsado por la Fundación Cajasur, desarrollará una herramienta a modo de escala que incluya preguntas referentes a los diferentes factores de protección científicamente comprobados. Dicha herramienta tiene como propósito principal la prevención de demencias como el Alzheimer o la demencia frototemporal, entre otras.

     La ONG Fundación Bangassou también contará con ayuda económica para la primera fase de construcción de tres aulas y dos despachos para la escuela secundaria y el colegio de Ndegue en la República Centroafricana.

   Otro programa importante es el presentado por la Fundación Secretariado Gitano, MercaEmprende, consistente en la intervención integral con población gitana dirigido a la profesionalización, modernización, regularización y generación de empleo digno en el ámbito de venta ambulante.

     La Federación de Salvamento y Socorrismo de Málaga dedicará la ayuda a formación de jóvenes voluntarios para atención a las personas discapacitadas en el medio acuático, y la Asociación Down de Sevilla y provincia la usará para un programa de inserción laboral para personas con discapacidad intelectual.

     El Patronato también ha aprobado también la colaboración, en el ámbito cultural, con la Caja de Semana Santa de Sevilla, por segundo año consecutivo, para el próximo mes de abril; y la adquisición de mobiliario y equipamiento informático de la biblioteca diocesana de Córdoba.

     Además, la Fundación ha desarrollado una intensa agenda en el Palacio de Viana, que se ha convertido en uno de los ejes vertebradores de la vida cultural y social cordobesa.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El Ayuntamiento de Córdoba devuelve a Bangassou los 12.000 euros de ayuda

sevilla.abc

Recibirá exactamente la misma cantidad que tenía antes de la retirada del convenio directo

     El Ayuntamiento de Córdoba ha dado marcha atrás en una de las decisiones polémicas adoptadas en sus primeros tiempos, la retirada de la aportación económica que realizaba a la fundación Bangassou con el objetivo de financiar el viaje anual con médicos, enfermerosy un envío de medicamentos a una de las zonas más pobres del planeta, de la que es obispo el cordobés Juan José Aguirre.

     El pasado diciembre, la Junta de Gobierno Local dictaminó favorablemente los acuerdos de valoración del procedimiento competitivo de ayudas destinadas a organizaciones que trabajan en cooperación internacional. Según la valoración realizada de la convocatoria para cooperación para el desarrollo, Bangassou obtuvo el cuarto lugar de puntuación con 47,50 puntos. Se le concede la totalidad de los fondos pedidos, 12.000 euros, sobre un proyecto que cuesta algo más de 16.000 anuales.

      Reubicación de ayudas

     La actuación cubre los gastos, a toro pasado, de la convocatoria realizada el año pasado, tal y como reza la convocatoria. El Consistorio decidió denunciar el convenio vigente en noviembre de 2015 en una estrategia de reubicación de ayudas para convertirlas en carácter competitivo. El gobierno municipal se metió en un buen jardín al decidir unilateralmente y sin comunicárselo a los interesados.

     De hecho, buena parte de las organizaciones sociales que se quedaron sin fondos han visto restituidas estas cantidadades de una manera u otra. Bangassou es, en este sentido, una más. La popularidad de la organización del obispo Aguirre en Córdoba pesó de forma especial en el gobierno municipal, que reconoció que tenía que haber explicado las cosas con calma antes de tomar una iniciativa. Las muestras de cariño con la fundación desde que ABC dio a conocer estos hechos se multiplicaron y la alcaldesa prometió a principios del año pasado que todo volvería a ser como antes. Solamente el retraso en la gestión de las ayudas ha retrasado la concreción de la medida.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Los pajes de la Paz y la ilusión

sevilla.abc

El grupo joven de la hermandad capuchina ha entregado los juguetes recogidos en su campaña a varias asociaciones

   

   Son jóvenes y cofrades, pero, sobre todo, son solidarios. Los hermanos de la Paz han aprovechado sus vacaciones para repartir ilusión y regalos entre los niños más desfavorecidos. Tras una intensa campaña de recogida de juguetes, el grupo joven de la corporación capuchina ha pasado estos últimos días haciendo entrega de cientos de presentes para que ningún niño se quede sin una sonrisa el próximo 6 de enero.

      Adevida, la Asociación Española Contra el Cáncer o la organización Estrella Azahara han sido algunas de las entidades beneficiarias de los regalos. Peluches, bicicletas, carritos y un sinfín de juguetes han llenado estos días la casa de hermandad de la Paz, fruto de la generosidad de los hermanos y allegados de la cofradía capuchina.

       Entrega de los juguetes de la empresa «Juguettos» en el Hospital - ABC

      Asimismo, la empresa «Juguettos» ha donado a la hermandad varios regalos para los niños del área de Oncología del Hospital Universitario Reina Sofía, que ya han sido entregados y que llenarán de sonrisas y esperanza a los pacientes del recinto hospitalario.

    De esta forma, el grupo joven de la Paz culmina una Navidad que ha estado marcada por la solidaridad. La recogida de alimentos en supermercados o en el concierto celebrado en Capuchinos, la ayuda a la Fundación Bangassou con el cargamento de los contenedores o esta última campaña de juguetes han demostrado que la cofradía va bien encaminada hacia uno de los objetivos marcados en la futura Coronación de la Virgen, el incremento de su obra social.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

El Colegio de Abogados dona 9.100 euros a colectivos sociales

sevilla.abc

Las beneficiarias han sido el Banco de Alimentos Medina Azahara, la Asociación Estrella Azahara, el Proyecto Hombre de Córdoba, Adevida y la Fundación Miaoquehago


     El decano del Colegio de Abogados de Córdoba, José Luis Garrido Giménez, hizo ayer entrega de las ayudas destinadas al apoyo de organizaciones y colectivos sociales, incluidas en el Presupuesto de la entidad. Garrido estuvo acompañado de la vicedecana, María Victoria García de la Cruz y Pineda de las Infantas, y de la diputada de Derechos Humanos, Ana María Delgado.

     En esta ocasión, cinco fueron las entidades beneficiarias de los 8.500 euros totales que el Colegio destina a este fin: Banco de Alimentos Medina Azahara; Asociación Estrella Azahara; Proyecto Hombre de Córdoba; Adevida y Fundación Miaoquehago.

     Sus representantes recibieron sendos cheques por valor de 1.700 euros para apoyar el desarrollo de sus proyectos. El Colegio además, contribuye con Cruz Roja Española, como socio, haciendo una aportación de 600 euros y, por otro lado, en nombre del Consejo Andaluz de Colegios de Abogados, se hizo entrega de la cantidad correspondiente al 0,7% en concepto de Responsabilidad Social y Corporativa, a la Fundación Bangassou.

 

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Desde Bangassou: ¡Feliz Navidad!

periodistadigital

"Navidades negras, gélidas, sin alma"

 

"Las navidades serán diferentes en muchos rincones del mundo"

 

Las mías serán en una de estas capillas, un pueblecito cerca de Bangassou, una punta de alfiler en el mapa, rodeado de cultivadores de cacahuetes, un cielo cuajado de estrellas y algún que otro ex rebelde, ahora desarmado

 

Monseñor Aguirre preside la ceremonia de la apertura del Jubileo

     (Juan José Aguirre).- En el despacho del colegio, preparando ya unas navidades calurosas típicamente africanas, veo el mapa mundi que la hermana Ana tiene en su mesa. Pienso que basta con pasar un dedo sobre él y darle comba para comprender que las navidades serán diferentes en muchos rincones del mundo, que las bombillas de colores que vemos desde la tele alumbrándose en Washington, el Taiwán o en Sao Paolo no existirán en miles de zonas del globo entre otras cosas porque allí no hay ni bombillas, ni electricidad, ni tele.

     Paso mis dedos sobre cordilleras y mares y pienso que muchas de las navidades de países con mucha renta per capita, serán navidades de fiesta y pandereta pero, al mismo tiempo, impregnadas de miopías porque ignorantes de que en tantos pequeños sitios del globo están con el agua al cuello, hundidos en el fango o en fase terminal.

     Paso mis yemas por las aguas del Mar Mediterráneo, y pienso en aquellos a los que les toque estar pasando sus negruras en la noche del 24. Navidades negras. Ahora que nuestro Mar se ha convertido en cementerio para más de 5.000 personas, sus aguas ya no son tan azules, sus olas traen presagios de tristeza y la sal de su vientre se ha vuelto sosa. La muerte acecha allí cada día. Como dice la canción de Dylan: "¿cuántas muertes habrán aún de llegar antes de darnos cuenta de que han sido demasiadas?" Millares de refugiados ponen sus ganas de una vida mejor arracimados en pateras de fortuna.

     Pero esta esperanza se escapa como la sal mojada entre los dedos porque nuestro mar continúa a coleccionar muertos en sus entrañas. Así cada día, desde hace muchos. Sea Navidad o no. Navidades saladas de muerte por mucho que cante Serrat su preciosa canción. Propongo que en cada hogar se deje un espacio vacío en recuerdo de tanta pobre gente, que ha perdido la vida tan cerca de nuestras playas y tan lejos de nuestros corazones.

     Navidades gélidas para los que consiguieron llegar a las playas o fueron rescatados en alta mar, y a los pocos meses se les devuelve (en caliente?, en frío? en templado?, vaya eufemismo!) a sus países de origen. Haber vencido a la brutal y onerosa travesía no les ha servido de nada. Su sueños rotos en mil pedazos!! ¿Cuántos oídos más deben tener en Estrasburgo para poder escuchar el grito de los pobres?

     Mi dedo se aleja hacia el Líbano y luego Siria, Alepo, ¿qué navidades van a vivir allí? Los hermanos maristas tenían un orfanato en el barrio ocupado por la guerrilla. Navidades heroicas. Los hombres de la Cruz blanca (musulmanes) no dan abasto con sus ambulancias para sacar gente de entre los escombros, niños desfigurados, familias desmembradas... Hay escuelas que se han hundido sobre los alumnos machacándolos a todos. Navidades de polvo en Alepo. De funerales infantiles.

     De caminos áridos para aquellos que dejan Siria, de espanto intravenoso para los que emigran por el desierto, buscando asilo en Turquía, huyendo de los criminales del Daesh. Esos que invocan el nombre de Allah en vano, un Dios que no es cómo ellos nos lo quieren hacer ver. Esos que ponen a Dios como pantalla de sus crímenes. Navidades de idolatría.

     Bajo mi dedo, descabalgo el mágico desierto de Argelia (navidades de arena), de Tamanrasset lleno a reventar hasta ayer de gente apresada en ciudades argelinas y devueltas "manu militari" en autobuses a la linde del desierto para que se pudran allí: navidades sin alma, navidades de vergüenza ajena. Dejo la Argelia del hermanito Carlos de Faucault (un siglo de su martirio!) y pongo la yema (y me quemo) en el norte de Nigeria sobre los miles de personas sometidas por el Boko Haram, niñas raptadas, pueblos carbonizados por el horror.

     El Boko Haram nació hacia 2002 en una etnia del norte de Nigeria, los Kanuri, en aquellas fechas "indignados" por la pobreza en que los tenía sometidos el gobierno su país. El predicador Mohamed Yussuf caldeó tanto el ambiente que sus huestes son lo que son hoy: criminales sin escrúpulos. Busco con la mirada la ciudad de Djakana, 40% cristiana no obstante los kamikaces, los secuestros, las brutalidades de los radicales. Allí, durante la cuaresma de febrero pasado, la gente estaba rezando el Viacrucis, cuando en la 7ª estación ("Jesús cae por segunda vez"), una niña kamikaze drogada se hizo estallar en el mercado. La séptima estación los salvó esta vez y hoy vivirán una navidad de milagro, nunca mejor dicho.

     En Centroáfrica serán navidades calientes. Grupos rebeldes musulmanes se baten entre ellos desde hace semanas. Guerra por el poder, por el control de la guerrilla. Con el "Incha Alláh" en la boca, nada más se acercan los unos a los otros saltan chispas. Navidades tensas, cargadas de miedo y de violencia, de obuses y de metralla, que traen su aliento fétido hasta las puertas de Bangassou. Los rebeldes están a 70 kms de nosotros.

     Miles de civiles han llegado a la misión de Nzacko (tengo allí dos curas) huyendo de la quema en el norte de Bambari. Hace 20 días los Ngoula y Runga (etnias musulmanas del norte de Centroáfrica armadas por el gobierno del Chad, ahora radicalizadas, también ellos antiguos "indignados"), atacaron a otros musulmanes radicales en Bria, mataron a un centenar de hombres y a su comandante, al que cortaron la cabeza colocándola sobre una pica a la entrada del mercado. Selekas contra Selekas.

     Parece como si el nuevo presidente de Centroáfrica lo fuera solamente de la capital Bangui. En el resto, los señores de la guerra se dividen el país a su antojo, oprimen y roban en los 500 kms de la pista de selva que lleva hasta Bangassou, 500 kms de electricidad comprimida como en la punta de esas pistolas eléctricas de los vigilantes profesionales; justamente la pista por donde tendrán que atravesar, dentro de unos meses, dos contenedores preparados desde Córdoba, con tanto cariño, con leche en polvo, neumáticos, comida, placas solares, ropa y calzado para los huérfanos y mil cosas más. Hasta que lleguen, serán unas navidades muy inquietas cuya sombra se alargará hasta bien entrado 2017.

     Vuelvo con mi dedo a Europa. Navidades sísmicas en el centro de Italia, allí donde las fuerzas de la tierra parece que se han enfurruñado con las obras de arte, las Iglesias y todas las construcciones. Navidades pasadas por agua por las inundaciones en Andalucía, navidades de lluvia, "porque el tiempo está loco", en Centroamérica y en muchas zonas del planeta, navidades de terremoto en Haití o en Japón, de dolor (o contento) en Cuba, navidades solitarias en tantas habitaciones de la tercera edad, navidades serenas y alegres en tantas familias de bien unidas cada año por la quieta alegría de juntarse otra vez. Navidades de pavo con patatas, mazapán y champán español.

     Navidades cainitas en el Sud Sudán (hay 10.000 sudaneses huyendo de la guerra en mi diócesis), o en Yemen donde el 4 de marzo pasado, milicias chiitas radicales asesinaron a 4 misioneras de la Caridad. Navidades tristes en casa de la misionera catalana Isabel Solá, asesinada también ella en Haití el pasado 2 de septiembre. Navidades de gozo y esperanza en los millones de "buena gente" repartida por el mundo.

     En muchas capillas de selva, en decenas de países de África y también en miles de pueblos de selva en Perú, Colombia o Ecuador, sin luz ni contaminación, serán navidades de oración, de estupor, (en África no hay "comida" de Navidad ni botellón posterior). De ingenuo asombro al descubrir que "Dios salva" (Jesús) muestra su rostro no como un tiburón de las finanzas o un vencedor de guerras sino como un niño frágil, con sed de teta, en las manos de María y bajo la protección de José. Los cristianos cantarán para el Príncipe de la Paz el "Gloria in excelsis Deo" a su manera y caerán rendidos de puro cantar.

     Muchos niños, dormidos como lirones, liados a la espalda de sus madres, soñarán mientras ellas danzan la navidad rebullidas de gozo y se preparan a comulgar, la que será la mejor y única cena de esa noche santa. Navidades cálidas en la noche africana...

     Las mías serán en una de estas capillas, un pueblecito cerca de Bangassou, una punta de alfiler en el mapa, rodeado de cultivadores de cacahuetes, un cielo cuajado de estrellas y algún que otro ex rebelde, ahora desarmado; todos rezando y de vez en cuando mirando de reojo al bosque de sabana arboleada en donde pueden aparecer de pronto gente armada, gente mala y sin escrúpulos, asesinos huérfanos de navidades.

     Levanto la vista del mapa mundi y veo que la hermana Ana, la intendente, lleva un rato intentando darme unos papeles. Me ha pillado fuera de juego. Yo llevaba un rato "alejado" de su despacho. Estaba navegando por el mapa y por las nubes. Recorriendo el mundo desde las alturas. Descubriendo navidades, musitando a todos Feliz Navidad y feliz Año Nuevo.

Bangassou 13 diciembre 2016
Juan José Aguirre Muñoz
Obispo de Bangassou

 

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

CARTA DEL MISIONERO JUAN JOSÉ AGUIRRE, OBISPO DE BANGASSOU EN LA REPÚBLICA CENTROAFRICANA

parroquiasancristobal

En muchas capillas de selva, en decenas de países de África y también en miles de pueblos de selva en Perú, Colombia o Ecuador, sin luz ni contaminación, serán navidades de oración, de estupor, (en África no hay "comida" de Navidad ni botellón posterior)
 
"Navidades negras en las aguas del Mediterráneo, de idolatría en Líbano y Siria; navidades sin alma en Argelia o de vergüenza ajena en Nigeria; navidades cargadas de miedo y violencia en República Centroafricana; navidades tristes en casa de las misioneras asesinadas este año; pero también Navidades de oración de gozo y esperanza para millones de "buena gente" repartida por el mundo" 
 
En el despacho del colegio y veo el mapa mundi que la hermana Ana tiene en su mesa. Pienso que basta con pasar un dedo sobre él para comprender que la Navidad serán diferentes en muchos rincones del mundo, que las bombillas de colores que vemos desde la tele alumbrándose en Washington, el Taiwán o en Sao Paolo no existirán en miles de zonas del globo entre otras cosas porque allí no hay ni bombillas, ni electricidad, ni tele. 
 
 

Paso mis dedos sobre cordilleras y mares y pienso que muchas de las navidades de países con mucha renta per capita, serán navidades de fiesta y pandereta pero, al mismo tiempo, impregnadas de miopías porque ignorantes de que en tantos pequeños sitios del globo están con el agua al cuello, hundidos en el fango o en fase terminal.
 
Paso mis yemas por las aguas del Mar Mediterráneo, y pienso en aquellos a los que les toque estar pasando sus negruras en la noche del 24. Navidades negras. Ahora que nuestro Mar se ha convertido en cementerio para más de 5.000 personas, sus aguas ya no son tan azules, sus olas traen presagios de tristeza y la sal de su vientre se ha vuelto sosa. La muerte acecha allí cada día. Como dice la canción de Dylan: "¿cuántas muertes habrán aún de llegar antes de darnos cuenta de que han sido demasiadas?" Millares de refugiados ponen sus ganas de una vida mejor arracimados en pateras de fortuna. Pero esta esperanza se escapa como la sal mojada entre los dedos porque nuestro mar continúa a coleccionar muertos en sus entrañas. Así cada día, desde hace muchos. 

Sea Navidad o no. Navidades saladas de muerte por mucho que cante Serrat su preciosa canción. Propongo que en cada hogar se deje un espacio vacío en recuerdo de tanta pobre gente, que ha perdido  la vida tan cerca de nuestras playas y tan lejos de nuestros corazones. Navidades gélidas para los que consiguieron  llegar a las playas o fueron rescatados en alta mar, y a los pocos meses se les devuelve (en caliente?, en frío? en templado?, vaya eufemismo!) a sus países de origen. Haber vencido a la brutal y onerosa travesía no les ha servido de nada. Su sueños rotos en mil pedazos!! ¿Cuántos oídos más deben tener en Estrasburgo para poder escuchar el grito de los pobres?
 
Mi dedo se aleja hacia el Líbano y luego  Siria, Alepo, ¿qué navidades van a vivir allí? Los hermanos maristas tenían un orfanato en el barrio ocupado por la guerrilla. Navidades heroicas. Los hombres de la Cruz blanca (musulmanes) no dan abasto con sus ambulancias para sacar gente de entre los escombros, niños desfigurados, familias desmembradas... Hay escuelas que se han hundido sobre los alumnos machacándolos a todos. Navidades de polvo en Alepo. De funerales infantiles. De caminos áridos para aquellos que dejan Siria, de espanto intravenoso para los que emigran por el desierto, buscando asilo en Turquía, huyendo de los criminales del Daes. Esos que invocan el nombre de Allah en vano, un Dios que no es cómo ellos nos lo quieren hacer ver. Esos que ponen a Dios como pantalla de sus crímenes. Navidades de idolatría.
 
Bajo mi dedo, descabalgo el mágico desierto de Argelia, navidades de arena, de Tamanrasset lleno a reventar hasta ayer de gente apresada en ciudades argelinas y devueltas "manu militari" en autobuses a la linde del desierto para que se pudran allí: navidades sin alma, navidades de vergüenza ajena. Dejo la Argelia del hermanito Carlos de Faucault (un siglo de su martirio!) y pongo la yema  (y me quemo) en el norte de Nigeria sobre los miles de personas sometidas por el Boko Haram, niñas raptadas, pueblos carbonizados por el horror. 

El Boko Haram nació hacia 2002 en una etnia del norte de Nigeria, los Kanuri, en aquellas fechas "indignados" por la pobreza en que los tenía sometidos el gobierno su país. El predicador Mohamed Yussuf caldeó tanto el ambiente que sus huestes son lo que son hoy: criminales sin escrúpulos. Busco con la mirada la ciudad de Djakana, 40% cristiana no obstante los kamikaces, los secuestros, las brutalidades de los radicales. Allí, durante la cuaresma de febrero pasado, la gente estaba rezando el Viacrucis, cuando en la 7ª estación ("Jesús cae por segunda vez"), una niña kamikaze drogada se hizo estallar en el mercado. La séptima estación los salvó esta vez y hoy vivirán una navidad de milagro, nunca mejor dicho.
 
En Centroáfrica serán navidades calientes. Grupos rebeldes musulmanes se baten entre ellos desde hace semanas. Guerra por el poder, por el control de la guerrilla. Con el "Incha Alláh" en la boca, nada más se acercan los unos a los otros saltan chispas. Navidades tensas, cargadas de miedo y de violencia, de obuses y de metralla, que traen su aliento fétido hasta las puertas de Bangassou. Los rebeldes están a 70 kms de nosotros. Miles de civiles han llegado a la misión de Nzacko (tengo allí dos curas) huyendo de la quema en el norte de Bambari. Hace 20 días los Ngoula y Runga (etnias musulmanas del norte de Centroáfrica armadas por el gobierno del Chad, ahora radicalizadas, también ellos antiguos "indignados"), atacaron a otros musulmanes radicales en Bria, mataron a un centenar de hombres y a su comandante, al que cortaron la cabeza colocándola sobre una pica a la entrada del mercado. Selekas contra Selekas. Parece como si el nuevo presidente de Centroáfrica lo fuera solamente de la capital Bangui. 

En el resto, los señores de la guerra se  dividen el país a su antojo, oprimen y roban en los 500 kms de la pista de selva que lleva hasta Bangassou, 500 kms de electricidad comprimida como en la punta de esas pistolas eléctricas de los vigilantes profesionales; justamente la pista por donde tendrán que atravesar, dentro de unos meses,  dos contenedores preparados desde Córdoba, con tanto cariño, con leche en polvo, neumáticos, comida, placas solares, ropa y calzado para los huérfanos y mil cosas más. Hasta que lleguen, serán unas navidades muy inquietas cuya sombra se alargará hasta bien entrado 2017.

Vuelvo con mi dedo a Europa. Navidades sísmicas en el centro de Italia, allí donde las fuerzas de la tierra parece que se han enfurruñado con las obras de arte, las Iglesias y todas las construcciones. Navidades pasadas por agua por las inundaciones en Andalucía, navidades de lluvia, "porque el tiempo está loco", en Centroamérica y en muchas zonas del planeta, navidades de terremoto en Haití o en Japón, de dolor (o contento) en Cuba, navidades solitarias en tantas habitaciones de la tercera edad, navidades serenas y alegres en tantas familias de bien unidas cada año por la quieta alegría de juntarse otra vez. Navidades de gozo y esperanza en los millones de "buena gente" repartida por el mundo. Navidades tristes en casa de la misionera catalana Isabel Solá, asesinada también en Haití el pasado 2 de septiembre , o en Yemen donde el 4 de marzo pasado, milicias chiitas radicales asesinaron a 4 misioneras de la Caridad. 
 
En muchas capillas de selva, en decenas de países de África y también en miles de pueblos de selva en Perú, Colombia o Ecuador, sin luz ni contaminación, serán navidades de oración, de estupor, (en África no hay "comida" de Navidad ni botellón posterior). De ingenuo asombro al descubrir que "Dios salva" (Jesús) muestra su rostro no como un tiburón de las finanzas o un vencedor de guerras sino como un niño frágil, con sed de teta, en las manos de María y bajo la protección de José. Los cristianos cantarán para el Príncipe de la Paz el "Gloria in excelsis Deo" a su manera y caerán rendidos de puro cantar. Muchos niños, dormidos como lirones, liados a la espalda de sus madres,  soñarán mientras ellas danzan la navidad rebullidas de gozo y se preparan a comulgar, la que será la mejor y única cena de esa noche santa. 

Navidades cálidas en la noche africana... Las mías serán en una de estas capillas, un pueblecito cerca de Bangassou, una punta de alfiler en el mapa, rodeado de cultivadores de cacahuetes, un cielo cuajado de estrellas y algún que otro ex rebelde, ahora desarmado; todos rezando y de vez en cuando mirando de reojo al bosque de sabana arboleada en donde pueden aparecer de pronto gente armada, gente mala y sin escrúpulos, asesinos huérfanos de navidades.
 
Levanto la vista del mapa mundi y veo que la hermana Ana, la intendente, lleva un rato intentando darme unos papeles. Me ha pillado fuera de juego. Yo llevaba un rato "alejado" de su despacho. Estaba navegando por el mapa y por las nubes. Recorriendo el mundo desde las alturas.Descubriendo las navidades, musitando a todos Feliz Navidad y feliz Año Nuevo.
 
¡Desde Bangassou: Feliz Navidad a los millones de "buena gente" repartida por el mundo!
 
 
Juan José Aguirre Muñoz
Obispo de Bangassou
 
 
(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Pablo García López: "Será un concierto de cuidado repertorio"

cadenaser

El joven tenor cordobés actúa en el Teatro Góngora el lunes 19 a beneficio de Bangassou

 

     El tenor cordobés Pablo García López regresa a su ciudad para cantar en el Teatro Góngora el lunes 19 de diciembre a las 20:30h, a beneficio de Bangassou y los proyectos de Monseñor Juan José Aguirre, obispo de esta diócesis en Centroáfrica. Estará acompañado por el pianista Aurelio Viribay y el Coro de Ópera Cajasur, y sorprenderá con un repertorio muy cuidado y especial para la ocasión.Hemos charlado con él y con Miguel Aguirre, presidente de la Fundación Bangassou, en el programa Córdoba Hoy por Hoy. 

     Las localidades pueden adquirirse en la taquillas del Gran Teatro, en la sede de la Fundación Bangassou o por internet a través de Unicaja. Hay también fila cero.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Misa con el cardenal de Bangui: Ha sonado la hora de la esperanza

periodistadigital

Atribuyó los males de Centroáfrica a la codicia de los políticos

 

"El purpurado es la persona del país que tiene más autoridad moral"

 

Varios imanes musulmanes que estaban presentes en la misa se abrazaron delante del altar con varios líderes cristianos, católicos y protestantes, como un signo de la reconciliación

 

     (José C. Rodríguez, Bangui).- En mis 30 años en África he visto misas llenas de alegría, pero ninguna como esta, la celebrada este domingo 11 de diciembre en el Estadio de Bangui para dar gracias por el primer cardenal centroafricano, el arzobispo Dieudonne Nzapalainga. Para un pueblo que, además de ser el segundo país más pobre del mundo, sufre enormemente a causa de la guerra desde finales de 2012. Toda una escenificación de este tercer Domingo de Adviento, el de la alegría, vivida por más de 30.000 personas que durante casi cuatro años no han visto más que calamidades.

    No estaban todos los obispo de Centroáfrica, cosa que hubiera sido poco habitual dada la inseguridad que existe en las carretera, pero si la mayoría de los titulares de sus nueve diócesis, incluido el comboniano español monseñor Juan Jose Aguirre. Vinieron también varios obispos de Gabón, Congo-Brazzaville, Chad y Camerún, entre ellos el arzobispo de Duala, Samuel Kleda, presidente de la Asociación de Conferencias Episcopales de África Central, quien a principios de 2014 -durante los peores tiempos de la crisis- ya vino a Bangui en una visita de solidaridad.

   Estuvieron presentes un buen número de autoridades del país, empezando por su presidente Faustin-Archange Touadera -un hombre discreto que en las ceremonias religiosas llega, saluda a los obispos y se va sin pronunciar ningún discurso consciente de que el protagonismo no le corresponde a el- el jefe del gobierno con varios ministros, el jefe de la ONU en el país Parfait Onanga-Anyanga y casi todos los embajadores en la Republica Centroafricana- que no son muchos.

     En su homilía, pronunciada en francés y sango, el nuevo Cardenal empezó recordando que el país aún no vive la paz y recordó los recientes incidentes violentos en localidades como Bria, Bambari y Kaga-Bandoro, lugares donde durante las últimas semanas ha habido cientos de muertos en combates muy cruentos. Atribuyo los males de Centroáfrica en su historia reciente al tribalismo, la codicia de los políticos y la corrupción, y lanzo un fuerte mensaje de esperanza, paz y reconciliación.

     Al final de su sermón, que fue interrumpido varias veces con grandes aplausos y cantos religiosos, varios imanes musulmanes que estaban presentes en la misa se abrazaron delante del altar con varios líderes cristianos, católicos y protestantes, como un signo de la reconciliación que el país tanto necesita después de cuatro años de un conflicto que ha tomado tintes confesionales, a pesar de que ninguna de las dos milicias que se enfrentan -la Seleka y los antibalaka- tienen nada de musulmanas ni de cristiana, aunque justifican sus acciones diciendo que protegen a una u a otra de las comunidades.

     Los musulmanes participaron también en la larguísima procesión del ofertorio, que se convirtió en una explosión de júbilo en la que todo el estadio -policías incluidos- empezó a bailar al son de la música como en un trance. Hasta el anciano obispo de Bambari, monseñor Eduardo Mathos, se escapó literalmente del altar y danzo hasta casi caer rendido.

    No sé de dónde sacara la fuerza este hombre, a quien la Seleka golpeo con sana en dos ocasiones hasta casi matarlo. Quizás estaba más feliz que de costumbre al saber que el Papa le acaba de nombrar un obispo coadjutor que le sucederá seguramente dentro de muy poco y que tendrá delante de si el desafío de unir a una población cada vez más polarizada por los grupos armados, que han conseguido dividir la ciudad en una zona cristiana y otra musulmana.

    El Cardenal Nzapalainga es un hombre muy humilde. Siempre que habla de su nombramiento dice que ha sido una muestra de amabilidad del Papa Francisco hacia un país pobre y una iglesia pobre y que el solo es un servidor. Nzapalainga, que al día siguiente de hacerse público su nombramiento, encabezo una marcha por la paz de cuatro kilómetros al barrio musulmán de Bangui, el Kilometro Cinco, donde se encontró con los líderes de los grupos armados y consiguió que le liberaran a un rehén cristiano, es la persona de Centroáfrica que tiene más autoridad moral y que sabe utilizar su influencia en favor de la reconciliación.

    Hace apenas tres semanas, salir del Kilometro Cinco con vestimenta musulmana y circular por el centro de Bangui era exponerse a ser agredido. Hoy, cristianos y musulmanes se abrazaban, bailaban juntos y paseaban como hermanos por las calles de la capital centroafricana al final de una misa que todos calificaron como "la celebración de la paz". Muchos recordaron la misa celebrada en el mismo lugar hace un ano por el Papa Francisco, cuando visito Bangui durante dos días y dejo una impronta de paz que aun dura.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

 

Enviado el segundo contenedor de ayuda para Bangassou

diariocordoba

La fundación prevé que lleguen al país centroafricano en el mes de marzo. La empresa Hero ha donado 18.000 kilogramos de alimentos

     Camino de Bangassou, de la República Centroafricana, ya va el segundo contenedor con ayuda humanitaria y materiales de primera necesidad que ha preparado la Fundación Bangassou durante los últimos meses, con ayuda de muchos voluntarios. La fundación colabora con la misión religiosa y solidaria del obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, que lleva más de 30 años de ejercicio en la República Centroafricana. «Fue una mañana preciosa, rodeada de amigos y colaboradores que han hecho posible, una vez más, el milagro de llenar un contenedor de ayuda humanitaria y de llenarlo con alegría y con la satisfacción de haber puesto nuestro granito de arena en hacer felices a la gente de Bangassou», señaló el presidente de esta fundación, Miguel Aguirre, hermano del obispo.

     Aguirre prevé que la llegada de este contenedor y uno anterior, que ya se puso en marcha hace unas semanas, llegue el próximo mes de marzo a su destino, como un bonito regalo de unos Reyes Magos algo tardíos. En la carga de los contenedores han colaborado los Amigos de las Ermitas, los Scouts, miembros de cursillos de cristiandad y de la delegación de Misiones, de la hermandad de la Paz o llegados desde Villafranca, entre otros. En los dos contenedores van materiales y alimentos donados por numerosas personas y entidades, tales como empresas, hermandades de Semana Santa, particulares, entre otros. Una de las donaciones más cuantiosas ha sido la de la empresa de nutrición infantil HERO que ha cedido para la población de Bangassou 18.000 kilos de leche en polvo, papillas de cereales, muesli y leche condensada.

 

(LEER MÁS HACIENCO CLICK AQUÍ)

Córdoba se vuelca con Bangassou

lavozdecordoba

Voluntarios pertenecientes a diversos movimientos de la iglesia diocesana y miembros de la Fundación trabajan, "codo con codo", para la realizar la carga del segundo contenedor

 

   Córdoba ha vuelto a mostrar su apoyo incondicional a Bangassou. Un nutrido número de voluntarios, pertenecientes a diversos movimientos de la iglesia diocesana como integrantes de Cursillos de Cristiandad o de la Delegación de Misiones, así como los responsables de la Fundación han trabajado, “codo con codo”, para la realizar la carga del segundo contenedor.

      Segundo contenedor de ayuda a Bangassou./Foto: Fundación Bangassou

     “Ha sido una mañana preciosa, rodeada de amigos y colaboradores que han hecho posible, una vez más, el milagro de llenar un contenedor de ayuda humanitaria y de llenarlo con alegría”. Con estas valoraciones emitidas desde la Fundación que preside Miguel Aguirre se ha querido poner en valor el apoyo incondicional que, desde Córdoba, se presta a esta diócesis de la República Centroafricana. Una labor de servicio que viene caracterizada por la “satisfacción de haber puesto nuestro granito de arena en hacer felices a la gente de Bangassou cuando estos contenedores, allá por el mes de marzo, lleguen” a esa región tan deprimida del continente africano. Asimismo, la comparativa de la llegada de los productos clasificados “cargados de regalos, como si fueran los Reyes Magos que en vez de llegar el 6 de enero se retrasaran algunos meses”, explica la importancia de la labor que se lleva a cabo.

     En las tareas de carga del segundo receptáculo han participado personas de asociaciones muy diversas. Este es el caso de los Amigos de las Ermitas, Scouts, miembros de Cursillos de Cristiandad o de la Delegación de Misiones, cofrades de la hermandad de la Paz, vecinos de Villafranca o “simplemente quienes han querido estar apoyándonos”, se subraya desde la Fundación. De esta manera, se han subrayado los “esfuerzos ímprobos para aprovechar hasta el último resquicio del contenedor y que aunque fuera una lata de leche en polvo o un litro de aceite cupiera porque iba destinada a los más necesitados”. Estos hechos llevan a este organismo articulador de solidaridad a mostrar su agradecimiento a quienes han hecho posible esta realidad, “la mayor parte de ellos de forma anónima pero de corazón”. Una gratitud “con mayúscula, a todos los que nos animan a seguir adelante con este maravilloso proyecto de amor y entrega a los más pobres de la tierra”.

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

ABC SOLIDARIDAD La Fundación Bangassou carga el segundo contenedor humanitario para

sevilla.abc

     La Fundación Bangassou cargó ayer el segundo contenedor de material humanitario con destino a esta ciudad de la República Centroafricana. «Ha sido una mañana preciosa, rodeada de amigos y colaboradores que han hecho posible, una vez más, el milagro de llenar un contenedor de ayuda humanitaria con alegría y con la satisfacción de haber puesto nuestro granito de arena en hacer felices a la gente de Bangassou», expusieron desde la organización.

   La Fundación prevé que los contenedores lleguen en marzo, como unos Reyes Magos que aparecerán cargados de regalos tras retrasarse algunos meses. Será posible por el trabajo que han realizado, codo con codo, «los chavales de los Amigos de las Ermitas con los Scouts, con la gente de Cursillos de Cristiandad, de la Delegación de Misiones o de la Hermandad de la Paz, amigos de siempre de Villafranca o simplemente con los que han querido estar apoyándonos», explicaron.

     Según relatan, los colaboradores hicieron «esfuerzos ímprobos» para aprovechar hasta el último resquicio del contenedor y que no se quedaran fuera ni «una lata de leche en polvo donada por Hero ni un litro de aceite donado por Duernas». La Fundación agradeció la ayuda prestada por los colaboradores y los ánimos recibidos para «seguir adelante con este maravilloso proyecto de amor y entrega a los más pobres de la tierra».

    «Todos habéis puesto vuestro granito de arena y entre todos hemos conseguido llevar a buen término esto que empezamos allá por el mes de septiembre y que acabamos de finalizar en el día de hoy. Dios os lo pagará con creces y nosotros, desde la Fundación Bangassou, con nuestro más profundo agradecimiento», afirmaron.

 

 

(LEER MÁS HACIENDO CLICK AQUÍ)

Proyección de la película “El corazón de África” en Cáceres

revistaecclesia

“El corazón de África”, en Cáceres

 La delegación de Misiones de Coria-Cáceres ha organizado para esta tarde la proyección de la película “El corazón de África” en el salón de actos de Clavellina, en Cáceres. Con pases a las 18:00 y a las 20:30 horas, la película muestra la labor del obispo misionero español Mons. Juan José Aguirre en la diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana.

Esta película refleja la labor de los voluntarios y misioneros que con su trabajo diario consiguen devolver a los más pobres la esperanza de vivir. Esta película es la voz de un pueblo oprimido y olvidado. Además de sensibilizar e informar a la sociedad de las condiciones de vida que se dan en otros lugares del mundo, con esta actividad también pretenden apoyar económicamente a los misioneros.

Los beneficios obtenidos con la proyección de esta película, “El corazón de África”, serán repartidos entre la Fundación Bangassou que apoya a Mons. Juan José Aguirre y la misionera de la diócesis de Coria-Cáceres, hermana María Dolores de la Paz, Hija de la Caridad, misionera en Marruecos.

     “El corazón de África”, dirigida por Javier Santamaría, se podrá ver también el próximo jueves 23 de noviembre, en los Cines Van Dyck de Salamanca. La recaudación irá destinada a la Fundación Bangassou para continuar con esta labor misionera que pretende “cambiar las armas por rosarios”, como refleja el cartel de la película.

     El pasado año ya se estrenó en Madrid, Bilbao y Talavera de la Reina. “El corazón de África”, narra cómo cambia para siempre la vida de dos hermanos, Pius y Zinda, cuando la guerrilla de la LRA ataca su aldea. Consiguen huir pero jamás olvidarán lo que sus pequeños ojos han visto. Solos y asustados consiguen llegar a Bangassou y allí les acogen las Abuelas de Bangassou, un grupo de mujeres que cuidan de niños huérfanos gracias a la ayuda de Mons. Aguirre. Esta película refleja la labor de los voluntarios y misioneros que con su trabajo diario consiguen devolver a los más pobres la esperanza de vivir.

     El obispo Juanjo Aguirre es un obispo comboniano que nació en Córdoba y lleva unos 30 años en la República Centroafricana. Ha pasado por momentos difíciles, ya sea por su labor pastoral como por su denuncia clara y constante. Su salud no es buena, ya que ha tenido que ser operado del corazón en dos ocasiones, pero ahí está al pie del cañón. En la película se cuenta un poco su vida y labor con un mensaje de esperanza.

 

(LEER LA NOTICIA COMPLETA HACIENDO CLICK AQUÍ)

El obispo español de Bangassou: "Aquí se repite el expolio de Cristo en el calvario"

periodistadigital.com

El obispo español de Bangassou: "Aquí se repite el expolio de Cristo en el calvario"

Monseñor Aguirre denuncia: "Los soldados de la ONU no hacen nada por defender a mi pueblo"

"El LRA, grupo criminal fundado por Joseph Kony, sigue robando y asesinando"

 

Monseñor Aguirre recordó a "los millones de crucificados en los calvarios del mundo"

 Me hierve la sangre cuando se que hay tres contingentes bien pertrechados en la región con el fin de parar los pies a estos delincuentes y ninguno de los tres hace su trabajo

 

(Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Hace unos días, en la veranda de la misión de Obo, al este de Centroáfrica, saludé a Jazmín. ¡Qué nombre más bonito! le dije. Jazmín, simplemente, bajó sus párpados y los clavó en el suelo. Me enteré luego que había sido raptada por el LRA (Ejército de Resistencia del Señor) en el Congo, y hacía pocas semanas que se había escapado de ellos en Obo, a 500 km de su pueblo natal.

Jazmín no olía jazmines. Era otro olor, más rancio y amorfo, que caminaba con ella como rozándola. Olor de turbación, de una neutra amalgama entre inseguridad, miedo, autoestima rota y pérdida de rumbo. Olor de inquietud, aunque ese olor no creo que haya sido aun patentado. Mientras sus ojos avergonzados miraban mis sandalias (avergonzados ¿porqué?, ella no ha cometido ningún delito, sólo los había padecido), sentí que me hervía la sangre a 50 grados, mezcla de cólera y compasión.

Con solo 17 años, me encontraba delante de una mujer hecha y derecha, madurada a empujones, sin derecho a adolescencia, huyendo por la selva, robando, asesinando delante de ella sin una brizna de humanidad, saqueando poblados y siendo utilizada como un vaso de usar y tirar, como un trapo viejo. Madurada, como digo, por los llantos y desventuras con los que los rebeldes de la LRA la habían condenado desde los 12. Otra inocente condenada, una más de entre los centenares que en estos días de principio de verano de 2016 siguen secuestrados por este grupo criminal fundado hace 25 años por el ugandés lunático Joseph Kony.

En la prensa se habla esta semana del derecho de las niñas a la educación en todo el mundo. A Jazmín no sólo le robaron su derecho a la educación. Le robaron 5 años de su vida, su familia, sus amigas, la tranquilidad de su poblado, su derecho a ir a la escuela y de ayudar a sus padres en la siembra de los cacahuetes. Le robaron su honra y su virginidad.

Le cambiaron inocencia por violencia y la obligaron a cargar pesos inhumanos, a golpear su cabeza contra un muro inútil, pues la LRA ya no es nada, ya no pretende ni reivindica nada, son solamente unos centenares de rebeldes sin rumbo, animales heridos que ni saben ni tienen a donde ir y saquean a gente inocente porque necesitan comer y buscan una doble ración de adrenalina con la que adormecer frustraciones y vacíos. Son solamente criminales sin brújula ni cuadrante a los que nadie persigue porque a nadie interesa acabar con ellos.

Me hierve la sangre cuando se que hay tres contingentes bien pertrechados en la región con el fin de parar los pies a estos delincuentes y ninguno de los tres hace su trabajo, aguantan la borrasca en tierra ajena sin mover un dedo hasta que llegue el día en que vuelvan a sus países (Marruecos, Bangladés, Senegal, etc) vivitos y coleando como tenían orden de volver cuando fueron enviados.

Desde enero del 2016, los ataques de estos criminales en diferentes zonas de la diócesis de Bangassou han sido cotidianos, a más de uno por semana. Conté uno a la misión de Bakouma, en donde las monjas franciscanas sobrevivieron a un ataque brutal, a mitad de enero. Desde entonces cada día es una amenaza, cada día otras Jazmines son secuestradas, miles de centroafricanos de la amplia región de Bangassou son pisoteados por estos rebeldes ansiosos capitaneados por guerrilleros ugandeses, muchos de ellos antiguos niños secuestrados por las tropas de Kony. Niños soldado crecidos en la violencia y que ahora solo reciclan más violencia.

Cuando se que hay 12.000 soldados de la ONU, cascos azules, que deberían defender este pueblo desamparado y no hacen nada por él, es como que me hirviera la sangre.

De esos 12.000, más de 1000 están en nuestra región dando seguridad a las 5-6 poblaciones más importantes. Soldados bien pagados por la ONU, (por lo tanto también por el gobierno español), que viven aquí como sobre una montaña de dinero, que han venido a gastos pagados para defender a este pueblo y que, a nuestra gran decepción, se escaquean tristemente, llegan adrede con 48 horas de retraso a la zona donde ha atacado la LRA, o, simplemente, no llegan.

Se pasean con sus coches Toyota último modelo, vidrios ahumados y antenas de radios bailando por todos sitios, (miles de ellos con el logo UN que han llegado a Centroáfrica en estos años) y están pertrechados en sus bases en donde tienen aire acondicionado hasta en los retretes... Sin hablar el espinoso caso de los abusos sexuales a jóvenes centroafricanas que en la ONU están estudiando, un pozo de negrura de donde algunos batallones no saben salir o de donde otros soldados han sido expulsados del país.

Estos soldados de la MINUSCA no hacen nada por defender a mi pueblo. Participan en proyectos para la reconstrucción de todo lo que los Seleka habían destruido, pero, desde el punto de vista de la seguridad, son una gran decepción.

Me hierve la sangre cuando veo el contingente ugandés, pagado por el gobierno americano, soldados que la "vox populi" acusa como cómplices de la LRA, antiguos LRA reinsertados en el ejército, tropa abultada para hacer número y sacar tajada de EEUU y enviados a Centroáfrica y que, felizmente, van a dejar de chupar del bote y van a volver a Uganda el próximo mes de Octubre.

El responsable del contingente Minusca en Bangassou me decía esta mañana que van a ser reemplazados por un contingente del Bangladés. ¡Qué Dios nos libre! ¿Un soldado del Bangladés va a querer arriesgar su vida por un campesino centroafricano?Ciertamente, ojalá me equivoque, que no. Así de rotundo.

Cuando veo a centenares de Rangers americanos en sus bases 5 estrellas, controlando todo con aire suspicaz, nadando en una logística apabullante por sofisticada, también me hierve la sangre. Creemos que realmente no hacen nada más que abusar de su presencia en este país, juegan con la gente y con nosotros, nos cuentan cuentos mientras establecen en silencio sus bases estratégicas en 7-8 zonas de Centroáfrica, con fines que no conocemos, o económicos o preparan bases militares a escondidas, ciertamente no para combatir la LRA ni ayudar a los ugandeses a combatir la LRA como ellos pregonan a los cuatro vientos, en la ONU y en cientos de páginas webs, para poner paños calientes a su presencia clandestina en Centroáfrica.

Y mientras mi pueblo aguantado mecha, tragando sapos y serpientes y siendo desposeídos de todo. El Expolio de Cristo en el calvario se repite en la región de Bangassou, un día y el otro también, erre que erre. Jazmín no está crucificada a una cruz sino que lo estará siempre a su tristísima aventura, traumatizante, vergonzosa y ruin.

Diréis que llevo muchos años llorando más que Jeremías. Pero es que desde 2008 no salimos de una que entramos en otra. Llevo 8 años diciendo a mi gente que la esperanza nos empuja a creer lo que todavía no llegamos a ver: nuestra esperanza es que estos agresores injustos desaparezcan de la faz de la tierra y toda la región de Bangassou pueda vivir en paz, con dignidad, con futuro por delante.

 

 

 

El Cabildo de Córdoba dona 10.00 euros a la Fundación Bangassou

periodistadigital.com

El Cabildo de Córdoba dona 10.00 euros a la Fundación Bangassou

Ayuda al trabajo que realiza Juan José Aguirre en Centroáfrica

Desfile benéfico en Antequera a favor de la Fundación Bangassou

Juan José Aguirre: "Bangassou es la diócesis más saqueada del mundo"

Juan José Aguirre, obispo de Bangassou: "El Papa impulsó el proceso de paz"

 Se reconoce "el ejemplo de vida y entrega hacia los demás que enseña a todos los cristianos"

 

El Cabildo Catedralicio de Córdoba ha destinado la cantidad de 10.000 euros para la diócesis de Bangassou (África), que dirige el obispo cordobés Juan José Aguirre, quien en los pasados días ha visitado al Cabildo Catedralicio para agradecerle personalmente la colaboración económica que anualmente le concede la institución.

Según ha informado el Cabildo en un comunicado, la cantidad concedida asciende a 10.000 euros que se destinarán, fundamentalmente, a los "programas de atención a las mujeres desfavorecidas que son víctimas de violaciones y secuestros por parte de la guerrilla del país". Igualmente, se atenderán las necesidades formativas y de material del seminario de la diócesis que atiende monseñor Aguirre.

Por su parte, el deán-presidente del Cabildo, Manuel Pérez Moya, ha agradecido el esfuerzo y trabajo que desde hace tiempo viene desarrollando Juan José Aguirre en "una de las zonas más deprimidas del planeta", además de reconocerle "el ejemplo de vida y entrega hacia los demás que enseña a todos los cristianos".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El proyecto social de Bangassou Life llegará hasta Miss World Spain

laopiniondemalaga

El proyecto social de Bangassou Life llegará hasta Miss World Spain

Se trata de una iniciativa desarrollada por la diseñadora antequerana Amparo Beato

 

Bangassou Life, la colección de ropa que desarrolla la diseñadora antequerana Amparo Beato junto con la Fundación Bangassou, para la promoción de una cooperativa de mujeres en la República Centroafricana, estará presente en la próxima edición de Miss World Spain, de la mano de la representante de Málaga, Carmen Serrano.

El objetivo es divulgar la labor social y humanitaria que realiza esta fundación, a través de este proyecto social, en uno de los países más pobres de África y con menor índice de desarrollo. Con ello se busca recaudar fondos y promover la organización de nuevos eventos sociales que permitan seguir adelante con la iniciativa: continuar ayudando a la cooperativa, destinada acoger a mujeres de la ciudad de Bangassou, que han sido maltratadas por guerrilleros del denominado Ejército de Resistencia del Señor.

Según ha explicado el presidente de la fundación, Miguel Aguirre, en la presentación de la iniciativa realizada este jueves en el Museo de Arte de la Diputación (MAD) de Antequera, el dinero recaudado permite, en parte, enviar maquinas de coser hasta esta región, así como seguir con el aprendizaje del oficio por parte de estas mujeres. De esta manera, por un lado, podrán ofrecer sus servicios de costura en su entorno, a la vez que ir adquiriendo experiencia para trabajar en futuras líneas de ropa.

La idea es que las prendas que ellas vayan fabricando también se puedan vender en España, tal y como ya se hace con las tres líneas presentadas hasta el momento. "La colección de este año ha sido un éxito", ha asegurado Beato, sobre unas prendas que se pueden adquirir a través de su página web: amparobeato.com. Además, como ha recordado, la venta a través de esta vía permite reducir los costes al no contar con una tienda permanente. En este sentido, la diseñadora también ha querido agradecer la colaboración prestada por cooperantes de la fundación, a la hora de ayudar con el transporte de los tejidos. "Si tuviéramos que pagar los portes las prendas serían carísimas", ha aclarado.

Beato también ha agradecido el apoyo mostrado por Miss World Málaga, a la hora de dar a conocer este proyecto solidario en el próximo certamen nacional. Por su parte, Serrano se ha mostrado muy ilusionada por poder presentar esta iniciativa, especialmente para ayudar a esas mujeres que buscan mejorar su vida a través del mundo de la moda. "La ropa es preciosa. Espero que a la gente le guste la iniciativa, participe y se dé a conocer todo este trabajo", ha comentado.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Fundación Bangassou manda médicos a África sin ayuda municipal

sevilla.abc

La Fundación Bangassou manda médicos a África sin ayuda municipal

La ONG ha pagado el viaje de tres sanitarios a la República Centroafricana ante el retraso del Consistorio en conceder las ayudas

La Fundación Bangassou ha tenido que desarrollar sus proyectos de atención sanitaria en la República Centroafricana —uno de los países más pobres del mundo— sin el apoyo económico del Ayuntamiento de Córdoba, que le retiró este año la subvención de 12.000 euros que había percibido en años anteriores. Las actividades de la Fundación en Bangassou han sido posibles gracias a la solidaridad de la sociedad cordobesa, que se ha volcado de diferentes maneras con esta ONG cristiana que lidera el obispo cordobés Juan José Aguirre.

El Ayuntamiento lleva todo lo que va de año 2016 intentando cuadrar un nuevo marco jurídico para el reparto de las subvenciones a ONG. Pero la Fundación Bangassou, al igual que otras ONG de cooperación internacional que se basan en voluntarios, no puede esperar a que el Consistorio articule su propia burocracia. Los médicos y personal sanitario que trabajan en el hospital de la ONG en la República Centroafricana lo hacen en sus vacaciones, que suelen ser en verano, y no cobran por ello. El dinero que el Ayuntamiento concedía a la Fundación Bangassou servía precisamente para pagar, al menos, el coste de los billetes de avión, así como parte de los medicamentos y de las elevadas tasas de transporte aéreo.

Desde el pasado día 8 de agosto y hasta el 28 del mismo mes, la Fundación Bangassou ha enviado a su hospital en el país africano a dos oftalmólogos y un auxiliar, que realizarán 110 operaciones de cataratas además de atender las urgencias y patologías relacionadas con su especialidad que surjan durante el proyecto. El coste de los pasajes, asegura el presidente de la Fundación, Miguel Aguirre, «lo hemos asumido nosotros» ante el retraso del Ayuntamiento en poner en marcha el nuevo sistema de concesión de ayudas a las ONG.

El Ayuntamiento anunció en marzo que iba a restituir la subvención retirada a la Fundación Bangassou, cosa que finalmente no ha ocurrido. El colectivo tendrá que concurrir al mismo proceso administrativo que las demás ONG: presentar una larga lista de documentación requerida y esperar a la valoración de los técnicos municipales, que se apoyarán encriterios supuestamente objetivos para concederlas o rechazarlas. El proceso puede tardar meses y desde el Ayuntamiento sólo han dado un plazo máximo. Para el 16 de diciembre tienen que estar todos los expedientes resueltos.

Aunque la Fundación Bangassou ya ha pagado de sus fondos el proyecto de voluntariado médico, necesita la subvención del Ayuntamiento para los siguientes envíos de medicinas y material sanitario. Son 8.000 euros para sufragar el transporte hasta la República Centroafricana de 8.000 kilos de medicamentos que ya han sido solicitados a Farmamundi, una ONG que se encarga, entre otras cosas, de la logística farmacéutica. Habitualmente, estos envíos se realizan de septiembre a noviembre, pero la Fundación aún no sabe si el Consistorio le concederá la subvención o la rechazará de nuevo. «Si no nos la dan, lo tendremos que pagar nosotros», asegura Miguel Aguirre. Y aunque la reciban, es poco probable que el dinero esté disponible para esas fechas.

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento apoya la candidatura de la Fundación Bangassou al Premio de Derechos Humanos Rey de España

cordobahoy.es

El Ayuntamiento apoya la candidatura de la Fundación Bangassou al Premio de Derechos Humanos Rey de España

La alcaldesa destaca el "extraordinario" trabajo de la fundación, realizado a lo largo de 14 años "en favor de los más necesitados en uno de los países más olvidados y pobres del mundo, la República Centroafricana"

 

 

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Córdoba ha aprobado este viernes una propuesta de la alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), para avalar la candidatura de la Fundación Bangassou para el VIII Premio de Derechos Humanos Rey de España, que dispone de una dotación económica actualmente fijada en 25.000 euros, junto a una medalla, y que conceden el Defensor del Pueblo y la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).

Los puntos de la Junta de Gobierno Local han sido detallados en una rueda de prensa por los tenientes de alcalde Emilio Aumente (PSOE) y Alba Doblas (IU), y en relación a dicha propuesta, la alcaldesa destaca el "extraordinario" trabajo de la fundación, realizado a lo largo de 14 años "en favor de los más necesitados en uno de los países más olvidados y pobres del mundo, la República Centroafricana".

Igualmente, valora que ha contribuido al "desarrollo educativo, sanitario y social de la región de Bangassou" a través de 25 grandes proyectos, al tiempo que ha conseguido "el entendimiento modélico con otras religiones en su zona". Por todo ello, respalda la concesión del premio.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento apoya la candidatura de la Fundación Bangassou al Premio de Derechos Humanos

eldiadecordoba

El Ayuntamiento apoya la candidatura de la Fundación Bangassou al Premio de Derechos Humanos

El gobierno local valora el "extraordinario trabajo" de esta entidad, a lo largo de 14 años, "en favor de los más necesitados en la República Centroafricana"

 

 

La Junta de Gobierno Local del Ayuntamiento de Córdoba ha aprobado este viernes una propuesta de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, para avalar la candidatura de la Fundación Bangassou para el8º Premio de Derechos Humanos Rey de España, que dispone de una dotación económica actualmente fijada en 25.000 euros, junto a una medalla, y que conceden el Defensor del Pueblo y la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid).

Los puntos de la Junta de Gobierno Local han sido detallados en una rueda de prensa por los tenientes de alcalde Emilio Aumente y Alba Doblas, y en relación a dicha propuesta, la alcaldesa destaca el "extraordinario" trabajo de la fundación, realizado a lo largo de 14 años "en favor de los más necesitados en uno de los países más olvidados y pobres del mundo, la República Centroafricana".

Igualmente, valora que ha contribuido al "desarrollo educativo, sanitario y social de la región de Bangassou" a través de 25 grandes proyectos, al tiempo que ha conseguido "el entendimiento modélico con otras religiones en su zona". Por todo ello, respalda la concesión del premio.

También, se ha aprobado la reducción de la jornada laboral para los funcionarios y los empleados públicos del Consistorio en dos horas y media, que comienza a aplicarse ahora hasta el mes de septiembre, y que afectará a unos 1.400 trabajadores.

No obstante, Aumente ha comentado que "todo será a efectos de una negociación que se va a producir posteriormente para ajustar las horas de formación a la reducción extra de dos horas y media y se seguirá cumpliendo el cómputo anual de 1.642 horas".

AYUDAS PARA TAXIS ADAPTADOS

Además, entre otros acuerdos, se ha resuelto la convocatoria de subvenciones 2016 para la adquisición de vehículos auto-taxis adaptados a personas con movilidad reducida, en este caso con la concesión de tres ayudas por valor de 6.000 euros cada una, a pagar en cuatro años, con anualidades de 1.500 euros.

Igualmente, se ha tomado conocimiento de la resolución de la Delegación Territorial de Educación de la Junta de Andalucía sobre la desafectación del colegio público 'Luciana Centeno', que "pasa a ser de uso municipal al eliminarse el uso docente", según ha detallado Doblas.

Al hilo de ello, Aumente ha señalado que "habrá que ver qué uso se le da", todo ello "con acuerdos", al tiempo que ha recordado que hay otros locales sobre los que "estudiar sus usos y las entidades a las que otorgarlos".

 

 

[Leer la noticia complera AQUÍ]

Bangassou se postula para el premio Derechos Humanos Rey de España

eldiadecordoba

Bangassou se postula para el premio Derechos Humanos Rey de España

La junta de gobierno local respaldará hoy la candidatura de la Fundación

 

La Fundación Bangassou se ha postulado para el premio Derechos Humanos Rey de España, un reconocimiento que conceden el Defensor del Pueblo y la Universidad de Alcalá de Henares cada dos años y que dispone de una dotación económica actualmente fijada en 25.000 euros y una medalla creada para este galardón. La propuesta será respaldada hoy por el Ayuntamiento a través de una propuesta de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, a la junta de gobierno local y ha recibido la adhesión de otras instituciones como la Universidad de Córdoba o la Subdelegación de Defensa. De hecho ha sido esta última administración la que planteó a la Fundación Bangassou la posibilidad de optar al reconocimiento, ya que cumplían con todos los requisitos. Así lo apuntó ayer a este periódico el presidente de la Fundación, Miguel Aguirre, quien aseguró que el subdelegado de Defensa "conoce la historia y el trabajo que realizamos y nos dijo que éramos una buena candidatura". 

El Ayuntamiento ya propuso en 2014 al obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, al premio Princesa de Asturias. Esta candidatura consiguió más de 10.000 adhesiones pero finalmente no fue la ganadora. Miguel Aguirre aseguró que "no se descarta" volver a postular al obispo, aunque no este año, ya que el reconocimiento ahora propuesto para la Fundación "es totalmente independiente". 

El objeto del premio Derechos Humanos Rey de España es "servir de reconocimiento y estímulo a las entidades de naturaleza pública o privada que en España, Portugal y demás países de Iberoamérica se distingan por su trabajo en la defensa y promoción de los derechos humanos y de los valores democráticos, o que impulsen la investigación y la puesta en práctica de programas de actuación dirigidos a promover estos valores". Se han celebrado seis ediciones de este galardón, en 2004, 2006, 2008, 2010, 2012 y 2014. Las organizaciones galardonadas han sido la entidad brasileña Pastoral da Criança; la Fundación Myrna Mack de Guatemala; la asociación sin ánimo de lucro, con sede en Perú, Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem); la organización no gubernamental Un techo para mi País, que tiene su oficina principal en Santiago de Chile; la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT), de México y, en la última edición, la congregación de religiosas Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad. 


La entrega del Premio se realiza por Su Majestad el Rey, en un solemne acto que se celebra en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá y con representantes tanto de las instituciones organizadoras como de la sociedad civil.

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Los cines ABC Park de Valencia estrenan la película “El corazón de África” sobre la labor del misionero Juan José Aguirre

noticiasreligiosas

Los cines ABC Park de Valencia estrenan la película ?El corazón de África? sobre la labor del misionero Juan José Aguirre

VALENCIA, 16 JUN. (AVAN).- Los cines ABC Park de Valencia estrenarán mañana, viernes, la película ?El corazón de África? del director valenciano Javier Santamaría y que narra la labor del misionero español en la República Centroafricana, el obispo de la diócesis de Bangassou, en el mismo país, monseñor Juan José Aguirre.

Así, la película se podrá ver desde mañana y hasta el próximo 23 de junio en la sesión de las 20.15 horas, según han indicado hoy a la agencia AVAN fuentes de la organización.

El filme refleja la historia de dos hermanos, cuyas vidas se ven afectadas cuando la guerrilla de la LRA (Lord´s Resistence Army) ataca su aldea en la frontera centroafricana y tras huir consiguen llegar a Bangassou, han añadido.

?Allí, en Bangassou les acogen las ?Abuelas de Bangassou?, un grupo de mujeres que cuidan de niños huérfanos gracias a la ayuda de monseñor Aguirre, y ?su vida cambiará para siempre e, incluso, sus caminos volverán a cruzarse años después en España?. Igualmente, la película, que ?refleja la labor de los voluntarios y misioneros que con su trabajo diario consiguen devolver a los más pobres la esperanza de vivir?, destinará parte de sus beneficios a la Fundación Bangassou.

Asimismo, el pasado mes de noviembre se celebró la proyección de un primer pase de la película que fue en exclusiva para los seminaristas de la diócesis y los alumnos de la Facultad de Teología de Valencia ?San Vicente Ferrer?, por la colaboración de ambas instituciones para la realización del filme, ya que en ambos lugares estudió monseñor Aguirre.

Además, a este pase especial, al que asistieron el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y el director de la película, Javier Santamaría, fue organizado con motivo de la visita el pasado 29 de noviembre del papa Francisco a la República de Centroáfrica, donde se reunió con monseñor Juan José Aguirre.

Fundación Bangassou

La Fundación para la Promoción y el Desarrollo de Bangassou (República Centroafricana) fue creada en 2003 por familiares y amigos de monseñor Juan José Aguirre, misionero comboniano y obispo de la diócesis de Bangassou, para canalizar la ayuda económica y material que le enviaban periódicamente. (AVAN)

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

CONCIERTO DE plectro PARA bangassou

diariocordoba.com

CONCIERTO DE plectro PARA bangassou

3 Organizado por la Asociación Arte, Arqueología e Historia, el Círculo de la Amistad acoge hoy a las 21.00 horas el tradicional concierto de la Orquesta de Plectro de Córdoba cuya recaudación va destinada a ayudar a los proyectos de la Fundación Bangassou. Las entradas, al precio de 10 euros, se pueden retirar en la puerta de entrada del propio Círculo de la Amistad o en la sede de la Fundación Bangassou, en la avenida de América, número 19.

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Viaje al corazón de África

lavozdegalicia

Viaje al corazón de África

Hoy se estrena la película de Javier Santamaría sobre la labor del obispo de Bangassou

Dos hermanos huyen de las guerrillas en pleno centro de África y llegan hasta la Fundación Bangassou. Allí su vida cambia. Pasan de rodearse de balas y desesperación a encontrar educación, sanidad y estabilidad. Y, sobre todo, encuentran la esperanza necesaria para vivir. Todo, gracias a la labor que Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, realiza sobre el terreno. Este es el punto de partida de El corazón de África, película documental que hoy se estrena en los cines de Los Cantones a las 20.00 horas y que viene de conmocionar a media España.

Algo debe tener la historia, dada la aceptación que está teniendo una película que, en su planteamiento, puede parecer dura: «Hay un público que necesita conocer la realidad, pero contada de un modo positivo», explica el directo de la cinta, Javier Santamaría, que relató en Radio Voz cómo fue el origen de esta película: «En un principio no era más que un reportaje, pero cuando se emitió en Informe Semanal superó en audiencia al fútbol, así que algo había ahí», cuenta este director que fue a conocer a Juan José Aguirre con un plan de trabajo de tres semanas «y al final me quedé cuatro meses. No fue un rodaje fácil, pero el trabajo que descubrimos de los misioneros es algo increíble».

Ese trabajo tiene sus frutos, una realidad palpable en lo que Santamaría define como «un oasis en medio de una selva de miseria y guerras», y que tiene un protagonista claro: «Juanjo», como llama al obispo Aguirre.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Lo recaudado por Telepizza, a Bangassou

diariocordoba.com

Lo recaudado por Telepizza, a Bangassou

 

Dentro del programa de los Jueves solidarios de Telepizza, la recaudación que obtengan hoy las tiendas de Córdoba será destinada a la Fundación Bangassou y sus principales proyectos. En un comunicado de prensa, la fundación cordobesa informa de esta acción y de que un porcentaje importante de dicha recaudación (en los pedidos de local y recoger el 15% y un 10%, en los pedidos hechos a domicilio) se destinará a algunas de sus iniciativas.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Este jueves Telepizza ayuda a la Fundación Bangassou

cordobabuenasnoticias.com

Este jueves Telepizza ayuda a la Fundación Bangassou

Miércoles 1 - junio - 2016

Los clientes que esten interesados en colaborar deberán remacar que sus pedidos son solidarios y de esta manera la empresa donará un tanto por cierto del precio de la compra.

Telepizza.

Redacción. El próximo jueves 2 de junio y únicamente en la ciudad de Córdoba la conocida empresa Telepizza se solidariza con la Fundación Bangassou y sus proyectos.

De todas las pizzas o cualquier otro producto de la empresa de alimentación que se compre ese día en el local (15%) o en domicilio (10%), una cuantía importante que será para la Fundación siempre y cuando se especifique por el cliente que desea que se done este dinero al proyecto.

Esto es muy importante, ya que la persona que realice un pedido y no específique que desea realizar la donación, esta no podrá producirse.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Momentos para la solidaridad y compartir todo tipo de 'tesoros'

diariocordoba.com

 

Momentos para la solidaridad y compartir todo tipo de 'tesoros'

Los taxistas llaman a la donación de órganos en un acto en el recinto ferial

 

El recinto ferial es un buen escenario para la solidaridad y para compartir todo tipo de tesoros. Y ya es un clásico en El Arenal el llamamiento a la donación de órganos de los profesionales del taxi, que ayer se dieron cita de nuevo para pegar en sus vehículos adhesivos con el logotipo de la donación, acto al que acudió la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, María Ángeles Luna.

También llegó la solidaridad a la caseta Entrevarales, donde tuvo lugar el acto de entrega del donativo recaudado en el concierto de marchas procesionales, que, organizado por las hermandades de la Esperanza, Pasión y Paz, se celebró el 31 de enero de el Teatro de la Axerquía. La Asociación Contra el Cáncer, la Fundación Bangassou y Adevida fueron los beneficiarios de dicho concierto.

Y también fue un regalo el que hizo un numeroso grupo de miembros del Automóvil Club Seat Seiscientos, que ha querido «dar vistosidad» al recinto con 15 de estos legendarios modelos que «nos recuerdan otros tiempos», señaló Jeremías Díaz, presidente de este colectivo, cuya filosofía es «colaborar con la ciudad» y reconocer lo que significó este modelo en la historia de este país. «Nos gusta sacar una sonrisa a los niños y, de paso, a los abuelos, que fueron los primeros en adquirirlos, y a los papás, que se montaron en ellos», subrayó. 

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

«El corazón de África», película para entender la misión del obispo Juan José Aguirre en Bangassou

religionenlibertad.com

«El corazón de África», película para entender la misión del obispo Juan José Aguirre en Bangassou

Las Abuelas de Bangassou, apoyadas por monseñor Aguirre, esperanza para miles de niños.

Desde su estreno el 22 de abril, la película El corazón de África no ha dejado de serreclamada por salas en toda España, hasta un total de 25. Hay interés en conocer qué hace en Centroáfrica desde hace 35 años un sacerdote cordobés, misionero comboniano, que llegó allí a principios de los 80 y tras ser nombrado obispo coadjutor en 1997 es desde 2000 obispo titular de la diócesis de Bangassou: Juan José Aguirre.



La película cuenta la historia de dos hermanos que siendo niños sobreviven a un brutal ataque guerrillero a su aldea. Consiguen llegar a Bangassou, donde les acogen las Abuelas de Bangassou, un grupo de mujeres que cuidan niños huérfanos con la ayuda de laFundación Bangassou, fundada en 2002 por monseñor Aguirre. Así consiguen salir adelante, y años después volvermos a encontrarlos en España, pero muy separados por las circunstancias de la vida. (Ver abajo el tráiler.)

La finalidad de El corazón de África es reflejar la labor de los voluntarios y misioneros que trabajan en Bangassou y recabar fondos para ayudarles en la gran misión fijada por el obispo: "Cambiar armas por rosarios", como refleja el elocuente cartel de la película.



Con un lenguaje cinematográfico sencillo pero eficaz, El corazón de África refleja la realidad de lo que se vive en el país a consecuencia de una guerra que tiene a los niños como principales víctimas: ellos, convertidos en guerrilleros sin haber abandonado aún la infancia; ellas, condenadas desde pequeñitas a la explotación y esclavitud sexual.



Dirigida por Javier Santamaría, El corazón de África está rodada en formato de docudrama para otorgar más verismo a las realidades que retrata. Está concebida como uno de los impulsos principales para dar a conocer la Fundación Bandassou en estos meses, con la idea de ir ampliando delegaciones por toda España.

Ya existen en Madrid, León, Antequera y Zarauz, aunque todos los envíos de ayuda económica, alimentaria o sanitaria se concentran en Córdoba. Desde allí se envían a Centroáfrica para cubrir las necesidades de la intensa actividad que desarrollan treinta sacerdotes, treinta y religiosas y algunos misioneros laicos: la Fundación Bangassoucarece de "liberados", por lo cual toda la ayuda se materializa en atención directa, básicamente evangelizadora, sanitaria  y de desarrollo. 

Con la ayuda de Instituciones públicas y privadas, la Fundación ha construído varios hospitales entre los que se encuentra el Buen Samaritano, capaz de ofrecer asistencia a embarazadas, enfermos de sida y realizar operaciones quirúrgicas.

En la película se nos muestran los rostros de los beneficarios de toda esta labor. Porque, como sentencia monseñor Aguirre, "quien no es capaz de entender una mirada no podrá nunca entender una larga explicación".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Un día de marcha por Bangassou reivindica el derecho a vivir en paz

diariocordoba.com

Un día de marcha por Bangassou reivindica el derecho a vivir en paz

 

La marcha 24 horas Andando por Bangassou , una actividad impulsada por la Fundación Bangassou cuyo objetivo es "llamar la atención y reivindicar que las personas que viven en esta república centroafricana, pero no solo aquí sino en cualquier zona de conflicto, tienen derecho a vivir en paz", reivindicó ayer el derecho a vivir en paz en zonas de conflicto.

Así lo destacó en su momento el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, en un acto que contó con la presencia del gerente del Mercado Victoria, Francisco Mulero; el vocal de la Fundación Bangassou Pablo Rumbao, y el concejal delegado de Servicios Sociales, Cooperación y Solidaridad del Ayuntamiento de Córdoba, Rafael del Castillo.

24 horas Andando por Bangassou consiste en recorrer el circuito urbano del Parque Cruz Conde ininterrumpidamente y por relevos desde las 11 horas de ayer hasta las 11 de hoy. La marcha cuenta con el apoyo del Ayuntamiento. Al respecto, el concejal Rafael del Castillo resaltó que "Africa es un lugar que no es invisible, sino que está invisibilizado", y agregó que "hablamos de Bangassou, uno de los países más pobres del mundo y con un conflicto cada vez más encarnizado porque la comunidad internacional no hace lo que tiene que hacer para acabar con tanto sufrimiento".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Bangassou también camina por Córdoba

eldiadecordoba

Bangassou también camina por Córdoba

Durante 24 horas, distintos colectivos recorren en grupos el Parque Cruz Conde, una iniciativa que a la misma hora se celebra en Centroáfrica

 

Lo que estaba previsto como una marcha solidaria se ha convertido en una caminata con doble mensaje. Y es que en la Fundación Bangassou muchos no sabían que su iniciativa de andar durante 24 horas por el Parque Cruz Conde para llamar la atención sobre la situación que atraviesa la República Centroafricana tendría su correspondiente réplica allí, a miles de kilómetros. "Yo sabía que mi hermano [el obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre] tenía la intención de hacer lo mismo, pero no me lo ha confirmado hasta esta mañana [por ayer]", señaló el presidente de la fundación, Miguel Aguirre, quien agradeció este gesto y afirmó que "lo que son las cosas, mientras nosotros reivindicamos por ellos, desde allí también se acuerdan de Córdoba y están con nosotros". Y es que el obispo Aguirre ha tirado de grupos parroquiales y demás entidades colaboradoras en el país africano para recorrer la ciudad durante 24 horas, "consciente de que aquí estamos haciendo lo mismo", señaló el presidente de la entidad, quien indicó que este gesto del obispo no ha hecho sino motivar aún más a todos los grupos que han querido participar en esta caminata solidaria. "Se ha producido una simbiosis muy bonita y emotiva", indicó. 


Así, a las 11:00 de ayer todo estaba listo para que el primero de los grupos iniciara el camino. "Hemos dividido el recorrido en 24 etapas, una por cada hora, de manera que los grupos van viniendo, se ponen su camiseta y a caminar durante 60 minutos". Aguirre apuntó que "casi todas las horas están ya ocupadas" y que además se han llevado la agradable sorpresa de que pese a la amenaza de lluvia para la madrugada "todos nos dicen que no pasa nada, que se ponen sus chubasqueros y que hacen el recorrido igualmente". Hermandades, grupos de jóvenes, seminaristas y demás colectivos han querido participar en esta marcha que quiere reivindicar "el derecho a vivir en paz" tanto en Bangassou como en todos los países del mundo, indicó el dirigente de la fundación, que ha contado en esta ocasión con la colaboración del Ayuntamiento de Córdoba y el Mercado Victoria. Como señalan sus organizadores, la misión a cumplir no es otra que cada paso, por pequeño que sea, se convierta en un símbolo para quienes aspiran a un mundo mejor, en una día en que Bangassou también se acordó de Córdoba.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

24 horas andando por Bangassou - 07 - 08 Mayo 2016 - Córdoba

africafundacion

24 horas andando por Bangassou - 07 - 08 Mayo 2016 - Córdoba 

Lugar: Parque Cruz Conde - Córdoba 

Desde la Fundación Bangassou invitan a participar en la Caminata Solidaria “24 horas andando por Bangassou”, que se celebrará en Córdoba este sábado a partir de las 11.00 de la mañana.

La Fundación para la Promoción y el Desarrollo de Bangassou, República Centroafricana, fue creada por familiares y amigos de Monseñor Juan José Aguirre Muñoz, misionero comboniano y obispo de la diócesis de Bangassou, para canalizar la ayuda económica y material que le enviaban periódicamente. La Fundación se creó en el año 2003 y, desde entonces, lleva a cabo diversas iniciativas como esta para apoyar esta misión en África. Una zona de conflicto continuo, con violencia, refugiados y muchas dificultades.

Como cuentan los organizadores, “aunque no os lo creáis, la guerra y el sufrimiento siguen presentes en Bangassou. La gente sigue muriendo y huyendo de las zonas donde el conflicto es más encarnizado y el hambre y las enfermedades aumentan. Ni Amnistía Internacional, ni la Cruz Roja, ni Unicef, ni Médicos sin Fronteras con sus llamamientos, han conseguido movilizar a la opinión pública internacional y todo son promesas de ayuda, que se eternizan en llegar y en concretarse, mientras la población sigue sufriendo las consecuencias de estos 2 años de guerra sin sentido que ha asolado la República Centroafricana y Bangassou”.

A este fin han organizado una marcha solidaria por Bangassou como forma de despertar la conciencia de todos y decir: “No nos olvidamos de África ni de sus gentes”. Se proponen estar andando 24 horas en el circuito urbano del Parque Cruz Conde de la ciudad de Córdoba. Empezarán a las 11 de la mañana de este sábado 7 de mayo, y terminarán, al día siguiente, domingo, a la misma hora, a las 11.

Desde la Fundación Bangassou invitan a todos los que quieran sumarse a la marcha, a que la apoyen con su presencia y su buen ánimo. Pueden andar un rato, unas horas, solos o con sus familias e hijos, “que ellos sientan también que pueden hacer algo por los demás”. Por la mañana, por la tarde, por la noche o de madrugada habrá siempre alguien llevando el testigo de la marcha y agradeciéndoles su apoyo y compañía.

LUGAR: Parque Cruz Conde - Córdoba

FECHA: 07 - 08 Mayo 2016 - 11: horas

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Fundación Bangassou organiza una marcha a pie 24 horas para pedir el derecho a vivir en paz

sevilla.abc

Fundación Bangassou organiza una marcha a pie 24 horas para pedir el derecho a vivir en paz

El colectivo promueve esta iniciativa, que tendrá lugar del sábado al domingo en el Parque Cruz Conde

 

Una marcha a pie de 24 horas por el circuito urbano del Parque Cruz Conde reivindicará «que las personas que viven en zonas de conflicto tienen derecho a vivir en paz». Así lo destacó ayer el presidente de laFundación Bangassou, Miguel Aguirre, que presentó ayer esta iniciativa impulsada por la entidad, que tendrá lugar desde las 11.00 horas del sábado 7 de mayo hasta las 11.00 horas del domingo.

El objetivo de la marcha es «llamar la atención» sobre las dificultades que enfrentan los habitantes de la república centroafricana y de otras zonas de conflicto. El acto cuenta con la colaboración del Ayuntamiento a través de la delegación de Servicios Sociales, Cooperación y Solidaridad, cuyo concejal, Rafael del Castillo, resaltó ayer que «África es un lugar que no es invisible, sino que está invisibilizada».

Del Castillo agregó que Bangassou es «uno de los países más pobres del mundo y con un conflicto cada vez más encarnizado porque la comunidad internacional no hace lo que tiene que hacer para acabar con tanto sufrimiento».

La presentación de la marcha tuvo lugar en el Mercado Victoria, cuyo gerente, Paco Mulero, subrayó que el establecimiento «está siempre abierto para cualquier organización, institución o personas que necesiten de nuestro apoyo para difundir aquello que hacen, y más, si se trata de unainiciativa solidaria como esta».

Llamada a la participación

La Fundación Bangassou y el Mercado Victoria invitaron a todos los cordobeses a sumarse a esta marcha. «Lo podéis hacer como queráis: andando un rato, unas horas, solos o en familia, que ellos sientan también que pueden hacer algo por los demás», añadió el vocal de la fundación, Pablo Rumbao.

Las personas que quieran participar en la actividad, cuya inscripción es gratuita, tienen que ponerse en contacto con la organización en el teléfono 957 47 14 57 en horario de 8.00 a 15.00 horas.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

"24 Horas Andando por Bangassou" busca concienciar sobre la situación de República Centroafricana

cordobahoy.es

"24 Horas Andando por Bangassou" busca concienciar sobre la situación de República Centroafricana

Diversos colectivos participarán en una jornada lúdica abierta a todo el mundo que tendrá lugar el próximo sábado en el circuito urbano de Parque Cruz Conde

TEMAS  24 HORAS ANDANDO BANGASSOU REPÚBLICA CENTROAFRICANA

 La III marcha "24 hoas por Bangassou" busca concienciar a los cordobeses sobre el sufrimiento que se vive en muchos países africanos

 

La Fundación Bangassou celebrará entre las 11.00 horas del sábado y las 11.00 del domingo la tercera edición de “24 Horas Andando por Bangassou”, una actividad con la que se pretende hacer visible el drama humano que se vive en República Centroafricana y despertar conciencias.

Así lo explicó en la presentación del evento, que ha tenido lugar en el Mercado Victoria, el presidente de la Fundación, Miguel Aguirre, quien resaltó que “la guerra y el sufrimiento siguen presentes en Bangassou, la gente sigue  muriendo y huyendo de las zonas donde el conflicto es más encarnizado y el hambre y las enfermedades aumentan”. 

Por su parte, el delegado de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Córdoba, Rafael del Castillo, señaló que el Ayuntamiento apoya esta actividad de concienciación y movilización que hace la Fundación Bangassou porque es su tarea “trabajar y luchar a todos los colectivos que están haciendo cosas en materia solidaria y Bangassou es sin duda uno de esos colectivos”.

Del Castillo coincidió con Aguirre en que África está invisibilizada. “Estamos hablando de muchos países empobrecidos a costa del enriquecimiento de países como el nuestro”, dijo el responsable municipal.

En la marcha, de carácter gratuito, participarán distintos colectivos si bien está abierta a cualquier persona que quiera andar un rato a favor de las muchas personas que sufren las consecuencias de una guerra olvidada.

Durante las 24 horas que dura la actividad se desarrollarán otras acciones como una vigilia a las 00.00 horas del domingo y una comida de convivencia. 

Aquellas personas que quieran participar pueden consultar las horas en las que hay menos participantes en el teléfono 957471457 o el correobangassou@fundacionbangassou.com.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Fundación Bangassou organiza una marcha solidaria de 24 horas en Córdoba

diariocordoba.com

La Fundación Bangassou organiza una marcha solidaria de 24 horas en Córdoba

Será el próximo fin de semana, desde las 11.00 de la mañana del sábado hasta las 11.00 horas del domingo

 

 

El Mercado Victoria ha acogido hoy la presntación de "24 andando por Bangassou", una actividad impulsada por la Fundación Bangassou. El acto ha contado con la presencia de Paco Mulero, gerente del Mercado Victoria, Miguel Aguirre, presidente de la Fundación Bangassou; Pablo Rumbao, vocal de la Fundación Bangassou; y Rafael del Castillo, concejal delegado de Servicios Sociales, Cooperación y Solidaridad del Ayuntamiento de Córdoba.

 "24 horas andando por Bangassou" consiste en estar andando en el circuito urbano del Parque Cruz Conde desde las 11 de la mañana del sábado 7 de mayo hasta las 11 de la mañana del domingo 8 de mayo. El objetivo de esta actividad es "llamar la atención y reivindicar que las personas que viven en esta república centroafricana, pero no sólo aquí sino en cualquier zona de conflicto, tienen derecho a vivir en paz" ha destacado Miguel Aguirre, presidente de la Fundación Bangassou. Por su parte, Paco Mulero, gerente del espacio gastronómico, ha subrayado que "el Mercado Victoria está siempre abierto para cualquier organización, institución o personas que necesiten de nuestro apoyo para difundir aquello que hacen, y más, si se trata de una iniciativa solidaria como esta".

 La marcha cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Córdoba a través de la delegación de Servicios Sociales, Cooperación y Solidaridad. Rafael del Castillo, concejal de esta delegación, ha resaltado que "África es un lugar que no es invisible, sino que está invisibilizada. Hablamos de Bangassou, uno de los países más pobres del mundo y con un conflicto cada vez más encarnizado porque la comunidad internacional no hace lo que tiene que hacer para acabar con tanto sufrimiento".

 La Fundación Bangassou y el Mercado Victoria invitan a todos los cordobeses a que se sumen a esta marcha. "Lo podéis hacer como queráis, andando un rato, unas horas, solos o en familia, que ellos sientan también que pueden hacer algo por los demás", ha añadido Pablo Rumbao, vocal de la Fundación Bangassou. Las personas que quieran acompañarlos sólo tienen que ponerse en contacto con la organización en el teléfono 957 47 14 57 en horario de 8 a 15 horas, y preguntar por Pablo. La inscripción es gratuita. También, aquellas personas que quieran colaborar con la fila 0 de la organización lo pueden hacer a través del número de cuenta 0237 – 6028 – 00 – 9159341463.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Una caminata de 24 horas por Bangassou

cordopolis

Una caminata de 24 horas por Bangassou

 

Una marcha solidaria de un día entero de duración en el circuito del Parque Cruz Conde busca concienciar a la ciudadanía con las víctimas de la guerra en la República Centroafricana

Ponte las zapatillas, átate los cordones y camina un ratito por las víctimas de países en conflicto. Solidaridad y ejercicio físico se dan la mano este sábado 7 de mayo en el circuito del Parque Cruz Conde en una actividad organizada por la Fundación Bangassou que busca concienciar a la población cordobesa sobre quienes sufren la guerra en la República Centroafricana y en otros países de este continente.

La particularidad de esta caminata es que durará 24 horas, una jornada completa desde las 11.00 horas del sábado hasta las 11.00 horas del domingo en el que el testigo pasará de mano en mano entre quienes se acerquen al Parque Cruz Conde para colaborar en esta acción. Abuelos, padres, madres, jóvenes y niños están llamados a participar en esta marcha solidaria “para despertar conciencias”, según el presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre.

“No nos olvidamos de África ni de sus gentes, que tienen derecho a vivir en paz”, ha señalado sobre las personas que viven en zonas de conflictos bélicos. “Queremos ponerle voz a los que no tienen voz” y, en este caso, realizar esta llamativa caminata de 24 horas para poner el foco sobre la realidad de los más débiles.

A la marcha solidaria puede asistir cualquier persona, que podrá conocer el mejor horario para unirse a caminar llamando al teléfono de la fundación 957 47 14 57 y participar también en las actividades que, en paralelo, se celebrarán durante todo el día y la noche en esta jornada de convivencia solidaria.

Colectivos, asociaciones y personas a título individual serán las encargadas de portar el testigo de la marcha durante 24 horas para sensibilizar a la población cordobesa sobre África, “un lugar que está invisibilizado”, en opinión del delegado de Cooperación y Solidaridad del Ayuntamiento de Córdoba, Rafael del Castillo, que ha criticado que la comunidad internacional “no hace lo que podría hacer para evitar tanto sufrimiento” de la población en los países en guerra.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El corazón de África

eldia.es

El corazón de África

 

Madrid, Otr/Press El cine es esa inmensa fábrica de sueños que nos lleva a mundos imaginarios en los que nunca habíamos pensado entrar, que nos hace reír, pensar, enfadarnos, disfrutar, sufrir y, a veces, reflexionar. Es también un gran negocio que hace millonarios a muchos actores o directores, a muchos empresarios, por supuesto, y que permite vivir a muchos otros actores y actrices, técnicos, especialistas. Hay películas grandes que reciben los mayores premios de la industria y otras que no reciben ninguno, pero que estarán siempre en el universo colectivo de los amantes del cine porque llegan al corazón. El presupuesto o el marketing no son siempre una garantía de éxito. El cine, en fin, es un lenguaje universal, sin fronteras. Y es mágico.

Acabo de ver una película que muchos críticos calificarán de menor, pero que cuenta la historia de un empeño mayúsculo, de un hombre grande, de un mensaje de justicia y de paz, de superación de todos los obstáculos. 'El corazón de África' es una película sencilla hecha casi artesanalmente, cuyo director y cuyos productores han tenido que luchar mucho para que llegue a la las salas de cine. Esa sí que es una barrera que ponen las grandes productoras. 'El corazón de África' cuenta la historia de un español que se hizo sacerdote y se fue a Centroáfrica. Lleva allí 35 años, en medio de un clima de guerra, donde los ataques salvajes de las guerrillas de distinto signo son habituales, donde las carreteras son todo menos vías de comunicación -apenas hay 700 kilómetros asfaltados en todo el país- y donde ser cristiano o ser musulmán es hacer oposiciones a que los enemigos de la religión acaben con tu vida sin razones. Es, creo, el único obispo español en África. Vive a 700 kilómetros de la capital, Bangui, donde estuvo el Papa Francisco hace unos meses. Y llegar allí le lleva tres duros días.

Todo su esfuerzo ha sido para llevar agua donde no llegaba nunca. Y sin agua, no hay vida. Para llevar educación a los que no la tienen. Y sin educación no hay futuro. Para montar hospitales y poder curar el SIDA donde todavía es una enfermedad mortal. Una maternidad para que no mueran los niños que nacen. Trabajo para dar a las mujeres una oportunidad de ser personas. Defensa para evitar que las violen o las rapten. Juan José Aguirre defiende la causa del ser humano como Cristo la defendió y lleva la Buena Nueva a todos. Ha creado una red en España, desde Córdoba, sede de la Fundación Bangassou, lugar del que salen camiones cargados de medicinas, de alimentos, de material hospitalario para esos ciudadanos del mundo que saben de verdad, no cómo nosotros, qué es una crisis, cómo se vive sin nada.

Juan José Aguirre ha tenido tres o cuatro infartos, le han puesto un montón de bypass, pero en cuanto le remiendan su corazón inmenso, coge el avión y se va con los suyos, mientras su madre y sus hermanos rezan por él y le apoyan buscando cómo enviarle lo que a nosotros nos sobra, lo que es indispensable para la gente de su misión. Eso es lo que cuenta 'El corazón de África'. Pero habría para hacer diez películas. Miren en internet lo que hace la Fundación Bangassou, lean a Juanjo y, si pueden, vean la película. No perderán el tiempo. Sabrán con certeza que somos unos privilegiados. Y que no es justo. Que tenemos que hacer algo más.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El corazón de África, una película diferente: cambiar las armas por rosarios y que el amor venza

religionenlibertad.com

El corazón de África, una película diferente: cambiar las armas por rosarios y que el amor venza

 

Quiero cambiar las armas por rosarios, dice el obispo Aguirre en Bangassou, en El Corazón de África

El viernes 22 de abril se estrenará en el Cine Paz de Madrid (C/Fuencarral, 125) la película El corazón de África (www.elcorazondeafrica.com), que cuenta la historia de dos hermanos, Pius y Zinda, que huyen de la sangrienta guerrilla del LRA en África Central y son acogidos por las "Abuelas de Bangassou", un grupo de mujeres que cuidan de niños huérfanos, apoyadas por la diócesis de Bangassou y su obispo, el misionero andaluz Juan José Aguirre. En Bangassou no sólo encuentran acogida y protección, sino esperanza y sanación. Años más tarde, los hermanos, volverán a encontrarse en circunstancias muy distintas y en otro país muy lejano: en España. 

Se trata de una película promocionada por la Fundación Bangassou (www.fundacionbangassou.com), una entidad que desde hace muchos años apoya desde España el trabajo de promoción humana y social que se realiza en esta diócesis centroafricana, en uno de los países más pobres del mundo y que en los últimos años ha sido azotado por la guerra. 

El director de la película es Javier Santamaría, la productora ejecutiva es Elena Ajenjo, y ambos han participado en el guión con Raúl Cruz. 

El cartel promocional desarrolla una frase del obispo Aguirre, al frente de la diócesis desde el año 2000: "Lo que quiero es cambiar las armas por rosarios". Lo ha conseguido algunas veces, pero menos de lo que le gustaría. 

La Fundación celebra que la película "refleja la labor de los voluntarios y misioneros que con su trabajo diario consiguen devolver a los más pobres la esperanza de vivir, es la voz de un pueblo oprimido y olvidado".

Más información sobre la película en: www.elcorazondeafrica.com

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]


 

Exposición de pintura en la Fundación Bangassou

diocesisdecordoba

Exposición de pintura en la Fundación Bangassou

Estará los días 16 y 17 de abril en horario de 12:00h. a 20:30h.

La Fundación Bangassou acoge la exposición de pintura plana de la artista Montse Rodríguez Herrero. La muestra se podrá ver los días 16 y 17 de abril en horario de 12:00h. a 20:30h.

Asimismo, el sábado 16 de abril, tendrá lugar unas presentación a cargo de la ONG artistas diversos y de la Fundación Bangassou, además de una charla-debate con la autora.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Exposición de pintura en la Fundación Bangassou

presspeople.com

Exposición de pintura en la Fundación Bangassou

martes, 12 abril 2016, 11:10, por Obispado de Córdoba

Estará los días 16 y 17 de abril en horario de 12:00h. a 20:30h.

La Fundación Bangassou acoge la exposición de pintura plana de la artista Montse Rodríguez Herrero. La muestra se podrá ver los días 16 y 17 de abril en horario de 12:00h. a 20:30h.

Asimismo, el sábado 16 de abril, tendrá lugar unas presentación a cargo de la ONG artistas diversos y de la Fundación Bangassou, además de una charla-debate con la autora.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Desfile de Modelos Fundación Bangassou en el MAD - Antequera ( 02-04-2016 )

teleantequera

Desfile de Modelos Fundación Bangassou en el MAD - Antequera ( 02-04-2016 )

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Los diseños del Desfile Benéfico de la Fundación Bangassou en imágenes

las4esquinas

Los diseños del Desfile Benéfico de la Fundación Bangassou en imágenes

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento de Córdoba sigue sin restituir la ayuda a una ONG que opera en la República Centroafricana por ser cristiana

voxtempli

 

El Ayuntamiento de Córdoba sigue sin restituir la ayuda a una ONG que opera en la República Centroafricana por ser cristiana

 

Aunque todo parecía arreglado, tras la negativa de Ganemos Córdoba a destinar ni un euro a la Fundación Bangassou, las declaraciones del obispo Aguirre de hoy en COPE, que afirma todo sigue igual, vuelve a traer a primera plana esta polémica que saltó a los medios cuando se supo que el  Ayuntamiento de Córdoba, que en teoría se jactaba de haber aumentado las partidas destinadas a cooperación al desarrollo en  2016, sin embargo retiraba la subvención a esta Fundación sin otro argumento que el de ser una ONG de inspiración cristiana.

La Fundación para la Promoción y el Desarrollo de Bangassou, fue creada por familiares y amigos de Monseñor Juan José Aguirre Muñoz, natural de Córdoba, misionero comboniano y obispo de la Diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana,.

VoxTempli – 300316.- La Fundación para la Promoción y el Desarrollo de Bangassou, fue creada por familiares y  amigos de Monseñor Juan José Aguirre Muñoz, natural de Córdoba, misionero comboniano y obispo de la Diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana, para canalizar la ayuda económica y material que enviaban periódicamente a este rincón olvidado del mundo.

La Fundación, creada en 2003, ha venido cumpliendo su finalidad de ayudar a la Diócesis de Bangassou todos estos años, Diócesis que tiene una extensión como Andalucía, sin ningún kilómetro asfaltado, sin luz eléctrica ni teléfono y una población estimada de 450.000 habitantes.

Todo funcionaba como la seda hasta las pasadas elecciones municipales, donde el PSOE pactó la alcaldía con Ganemos Córdoba (Podemos) y desde ese momento se desencadenó una auténtica caza de brujas contra todo lo que oliese a cristianismo, ahí están las polémicas de la Semana Santa o la de la expropiación de la Catedral de Córdoba a la Iglesia, entre otras, y la Fundación Bangassou no podía ser menos, por lo que se le retiró la subvención que venía recibiendo del Ayuntamiento.

Al parecer para un ayuntamiento donde su gobierno se sostiene con la ayuda de la extrema izquierda radical y anticlerical más rancia de Europa, las ayudas sociales, si van dirigidas a comunidades cristianas o dirigidas por católicos, no son aceptables

Que para los adalides de la solidaridad, la República Centroafricana, en el corazón del continente africano, país muy inestable ya desde su independencia en 1960, sufra continuas guerras por el poder y control de la zona de Bangassou, con una población totalmente desamparada y olvidada tanto por los políticos locales como mundiales, no es importante ¿Por qué? Sencillamente porque quien administra esas ayudas, quien se preocupa por estos seres humanos son católicos de la Diócesis de Bangassou. Una Diócesis que  cuenta con 11 parroquias, 300 capillas, 30 sacerdotes católicos, 30 religiosas y algunos misioneros laicos de ambos sexos que asisten a sus habitantes, los únicos que lo hacen.

Tan poco les preocupa a estos capitanes de la solidaridad que la zona de Bangassou  se encuentre en un permanente conflicto bélico y  sea “la diócesis más saqueada del mundo”, como afirmaban recientemente las hermanas Claribel y Sandra a un medio de comunicación. La foto de estos “negritos” famélicos y víctimas de la guerra se ve que no les impacta de igual manera que otras.

La esperanza volvía a surgir cuando hace pocos días los medios de comunicación se hicieron eco de una noticia esperanzadora, la de que el Ayuntamiento de Córdoba habría decidido restituir la ayuda económica a la Fundación Bangassou, debido a que la medida había  sido ampliamente criticada por la sociedad cordobesa. Pero en declaraciones efectuadas hoy mismo en la COPE por Juan José Aguirre, obispo de la Diócesis de Bangassou, lo único claro es que la ayuda sigue sin concederse.

La única verdad hasta la fecha es la de que tanto la extrema izquierda más radical de Córdoba y el gobierno municipal socialista se han retratado, pero bien retratado, a costa de la falta de solidaridad con Bangassou, al negar 12.000 euros para pagar el viaje de médicos cordobeses a la zona para realizar operaciones gratuitas a los enfermos de este rincón olvidado de la República  Centroafricana, en unos presupuestos donde se aumentaban las partidas para actuaciones similares, también otras muchas muy criticables, sólo y exclusivamente por ser una iniciativa encabezada por una ONG cristiana, aunque atienda posteriormente por igual a cristianos y musulmanes. Esta es la solidaridad de la izquierda radical.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El ayuntamiento de Córdoba quita las ayudas a la fundación Bangassou del obispo Aguirre

unomasdoce

El ayuntamiento de Córdoba quita las ayudas a la fundación Bangassou del obispo Aguirre

 

El obispo de Bangassou (República Centroafricana) y misionero combonaiano Juan José Aguirre ha confirmado en el programa “Herrera en COPE” que el ayuntamiento de su ciudad natal, Córdoba, ha retirado las ayudas que venía dando desde hace años a la Fundación para la Promoción y el Desarrollo de Bangassou, dedicada a canalizar la ayuda económica y material que llega para los más desfavorecidos.

La Fundación se creó en el año 2003 y como ha contado en numerosas ocasiones Monseñor Aguirre se dedica a proyectos pastorales, de promoción de la educación, de lucha contra el SIDA, o de alimentación básica, por citar solo algunos ejemplos. La Fundación ““ha creado escuelas, orfanatos, hospitales. Ha puesto en marcha proyectos de atención rural, gracias a la aportación económica de muchas personas e instituciones. El obispo español ha explicado en “Herrera en COPE” el trabajo pastoral que realiza en una ciudad donde “diferentes grupos fundamentalistas siembran el terror” cada día entre una población que espera que la guerra termine y llevar una vida digna. Ha subrayado que su labor consiste en “contar las lágrimas de pueblo muy pobre, dar esperanza y consuelo”.

“No vamos a hacer un drama de esto” – ha afirmado Monseñor Aguirre, tras confirmar la noticia de la retirada de la subvención. “Afortunadamente, hay muchas otras ayudas económicas y de otros ayuntamientos de diferente orientación política”.

Para todo el que quiera colaborar con la Fundación Bangassou, puede encontrar más información en www.fundacionbangassou.com

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El ayuntamiento de Córdoba quita las ayudas a la fundación Bangassou del obispo Aguirre

unomasdoce

El ayuntamiento de Córdoba quita las ayudas a la fundación Bangassou del obispo Aguirre

 

El obispo de Bangassou (República Centroafricana) y misionero combonaiano Juan José Aguirre ha confirmado en el programa “Herrera en COPE” que el ayuntamiento de su ciudad natal, Córdoba, ha retirado las ayudas que venía dando desde hace años a la Fundación para la Promoción y el Desarrollo de Bangassou, dedicada a canalizar la ayuda económica y material que llega para los más desfavorecidos.

La Fundación se creó en el año 2003 y como ha contado en numerosas ocasiones Monseñor Aguirre se dedica a proyectos pastorales, de promoción de la educación, de lucha contra el SIDA, o de alimentación básica, por citar solo algunos ejemplos. La Fundación ““ha creado escuelas, orfanatos, hospitales. Ha puesto en marcha proyectos de atención rural, gracias a la aportación económica de muchas personas e instituciones. El obispo español ha explicado en “Herrera en COPE” el trabajo pastoral que realiza en una ciudad donde “diferentes grupos fundamentalistas siembran el terror” cada día entre una población que espera que la guerra termine y llevar una vida digna. Ha subrayado que su labor consiste en “contar las lágrimas de pueblo muy pobre, dar esperanza y consuelo”.

“No vamos a hacer un drama de esto” – ha afirmado Monseñor Aguirre, tras confirmar la noticia de la retirada de la subvención. “Afortunadamente, hay muchas otras ayudas económicas y de otros ayuntamientos de diferente orientación política”.

Para todo el que quiera colaborar con la Fundación Bangassou, puede encontrar más información en www.fundacionbangassou.com

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Desfile benéfico en Antequera a favor de la Fundación Bangassou para la construcción de una Cooperativa de Costura

periodistadigital.com

Desfile benéfico en Antequera a favor de la Fundación Bangassou para la construcción de una Cooperativa de Costura

 

 

Antequera, por Bangassou

 Los beneficios irán destinados a la construcción de una cooperativa para madres solteras

 

El próximo sábado, 2 de abril, se va a celebrar en Antequera un desfile benéfico a favor de la Fundación Bangassou, presidida por el obispo de la diócesis centroafricana, Juan José Aguirre, que se encuentra en España y no faltará a la cita.

El desfile exhibirá moda africana, de ricas telas, y estará acompañado de música en directo y un catering. Los beneficios que se recauden se destinarán a la construcción de una Cooperativa de Costura para madres solteras de Bangassou.

Dónde: Museo de Arte de la Diputación. Calle Maderuelos, 16, Antequera.

Cuándo: Sábado 2 de abril a las 19.30h.

Organiza: Asociación Empresarial de Antequera y Comarca.

Entrada: 15€, catering incluido.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

De la 'Camilla de Misericordia' a la bendición del obispo de Bangassou

periodistadigital.com

De la 'Camilla de Misericordia' a la bendición del obispo de Bangassou

 

(Lucía L. Alonso, Mensajeros de la Paz).- Este domingo 20 de marzo, Domingo de Ramos, la iglesia de San Antón, en el barrio de Chueca, se vestirá de fiesta y rendirá homenaje, en sintonía con la preocupación del Papa Francisco en su encíclica Laudato Si, al cuidado de la creación.

Para empezar, los trabajadores deMensajeros colocarán una camilla a la entrada del templo, cuyas puertas permanecen abiertas las 24 horas del día, donde colocarán los ramos que serán bendecidos durante la celebración litúrgica. "Con este gesto queremos simbolizar -explica el Padre Ángel, fundador de Mensajeros de la Paz- que lo primero de lo que tenemos que cuidar es de la salud de la naturaleza".

Posteriormente, una burra entrará en la calle Hortaleza, donde se encuentra la iglesia, acompañando a la banda musical de Morata de Tajuña (más de sesenta músicos) y a los médicos y enfermeros que ya están acudiendo a trabajar voluntariamente en esta iglesia abierta a los sintecho.

"No puede faltar la burra con la que entró Jesús en Jerusalén: este es el templo de los animales y precisamente los animales de establo fueron los favoritos de San Antón", dice el Padre Ángel, con la misma alegría con la que recibe en su parroquia a perros, gatos y demás mascotas.

Camilla de Misericordia

Jesús, médico presidente de la Pediatría Social del Hospital Niño Jesús, Sor Consuelo, enfermera y misionera mercedaria, y María Teresa, enfermera navarra con experiencia en cardiología, medicina deportiva y atención primaria, son el equipo de voluntarios de Mensajeros que va a dirigir en la iglesia de San Antón la "Camilla de la Misericordia".

Este proyecto de orientación sanitaria y mínima atención de enfermería (cura de heridas...) no pretende sustituir a la consulta de la Seguridad Social, sino facilitar a las personas que están en situación de calle información sanitaria adecuada. "Queremos ser un apoyo, una referencia, que acudan a nosotros para aprender a cuidarse", explica Jesús. Por su parte, la hermana Consuelo menciona que este es el Año de la Misericordia "y el Padre Ángel quiere demostrar a estas personas que no están solas, que nos importa su salud y su bienestar".

"Vamos a empezar atendiendo los martes de 17 a 19", explica Mariate, la última incorporación a este humilde proyecto de "ser camilla, pequeña pero acogedora, como estas mesas camilla de San Antón donde los excluidos se sientan y hablamos con ellos e intercambiamos afecto", en palabras del presidente de Mensajeros de la Paz.

Por último, Ilunion Ilusión Compartida (grupo de empresas de la Once) ha instalado esta semana en San Antón un bucle magnético de inducción que a partir de ahora hará posible que las personas con prótesis auditivas reciban una señal mejor, más limpia, en sus audífonos al escuchar la misa o lo que se realice en el interior del templo.

El bucle recoge la señal de audio a partir de la microfonía del altar. Esta moderna iniciativa ya está en vigor en Santa María del Silencio, y será instalada en once importantes catedrales de España. "Pero la Once primero nos ha elegido a nosotros, porque San Antón es una iglesia inclusiva, desde nuestras tablets para facilitar la confesión al resto de servicios -comenta el Padre Ángel- Estamos muy agradecidos a Ilunion por trabajar por la integración y la salud junto a este templo".

Todos los médicos y enfermeros que quieran están convocados por la ONG a desfilar con bata blanca, junto a los médicos voluntarios de San Antón, este domingo con la banda musical, para celebrar que en Madrid hay salud para todos.

Monseñor Aguirre, desde el corazón de África

J. José Aguirre, obispo de Bangassou y presidente de la Fundación Bangassou, viajará este fin de semana desde su diócesis en República Centroafricana a Madrid. Su misión ha inspirado, entre otros, el reciente documental Los párpados cerrados de Centroáfrica y la admiración del Papa Francisco cuando viajó recientemente al centro del continente.

"Es un privilegio que Aguirre nos venga a bendecir desde el corazón de África -opina elPadre Ángel- Es un ejemplo de dedicación a los pobres y cuidado de la ‘casa común'; de ser lo que San Antón quiere ser y en lo que Mensajeros cree".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Centroáfrica desde dentro

diariocordoba.com

Centroáfrica desde dentro

El documental 'Los párpados cerrados de Centroáfrica', que refleja la vida de este país y el trabajo de la Fundación Bangassou, fue preestrenado ayer con la presencia del obispo Juan José Aguirre y el director Alfredo Torrescalles

 

Anoche tuvo lugar en los cines El Tablero el preestreno del documental Los párpados cerrados de Centroáfrica , un trabajo del director Alfredo Torrescalles y con guión de Berta Mendiguren, en el que hace un "retrato de la sociedad centroafricana actual de 360 grados", en palabras del director.

Para poder acometer este trabajo ha sido fundamental la colaboración de la Fundación Bangassou y, en especial, del obispo cordobés Juan José Aguirre, que además de ofrecer sus testimonios ha ayudado al equipo en la difícil tarea de moverse por un país sumido en la guerra y el desgobierno, donde cada camino, caso nuevo paso está sometido al control de las armas, según señala Aguirre, que indica que es necesario que la sociedad occidental tome conciencia de las dificultades que se atraviesan en este país africano.

El director indica que su intención era que se conociera de primera mano qué pasa en República Centroafricana, donde se vive un "conflicto muy social" que tiene su origen en la explotación de los recursos del país.

Reconoce Torrescalles que la labor del obispo Aguirre y su fundación ha permitido crear una "especie de isla" entre la actividad bélica, de la que tampoco han escapado. La proyección se completó con un coloquio sobre el documental y la situación de Centroáfrica.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Fundación Bangassou celebra su comida benéfica más multitudinaria

diariocordoba.com

La Fundación Bangassou celebra su comida benéfica más multitudinaria

El acto solidario congrega a casi un millar de personas y el objetivo es respaldar el proyecto de ayuda a las madres solteras

Como cada año, el Real Círculo de la Amistad ha sido el lugar escogido para la celebración de la comida benéfica organizada por la Fundación Bangassou que este año ha sido un rotundo éxito. Casi un millar de personas se dieron cita en este encuentro, aunque han sido 2.000 las invitaciones vendidas, "lo que ha superado con creces todas nuestras expectativas", precisó desde la fundación Miguel Aguirre. Añadió que "ha sido la más multitudinaria de todas las ediciones", indicó Miguel Aguirre, quien precisó que "no sé si se debe en esta ocasión a la presencia de Juan José en el acto o por el hecho de la retirada de la subvención a la entidad, pero lo cierto es que la gente se ha movilizado". Así, numerosos nombres del mundo político y civil de la ciudad no quisieron perderse esta cita que ya está marcada en el calendario como una de las más importantes a nivel benéfico de la capital cordobesa. No faltó, por supuesto, el misionero cordobés y obispo de Bangassou, Juan José Aguirre, quien tuvo el honor además de presidir el acto. A Aguirre lo acompañaron familiares y amigos en una celebración que, casi con total seguridad, ha sido de las más numerosas que ha organizado la fundación en cuanto a público se refiere. El concejal de Servicios Sociales en el Ayuntamiento, Rafael del Castillo, el portavoz del grupo popular en el Consistorio, José María Bellido, el exalcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, o el rector de la Universidad de Córdoba (UCO), José Carlos Gómez Villamandos, fueron algunos de los que no se quisieron perder esta cita. 


"Incluso el Círculo ha tenido que habilitar más salas ante la demanda", dijo Miguel Aguirre, quien recordó que el objetivo este año es un proyecto para atender a mujeres con SIDA y a sus hijos, con el objetivo de que vivan en la mejor situación posible hasta que el país consiga volver a la normalidad y a la estabilidad. No obstante, desde la Fundación Bangassou apuntaron que "ante la acogida que ha tenido podremos dirigir los fondos recaudados a otras iniciativas. La comida de este año ha sido la décimosexta que organiza la entidad.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Con juanjo, obispo

diariocordoba.com

Con juanjo, obispo

 

Hoy, todos con Juanjo, el obispo de Bangassou. Naturalmente, todos los que conocen su Fundación, admiran su labor, se preocupan por los más pobres y desamparados, allende los mares, y respetando el ancho campo de las libertades humanas, quieren participar, en la comida benéfica, organizada por la Fundación Bangassou, en el Circulo de la Amistad, para ayudar al misionero cordobés en el proyecto que se financia este año: Cooperativa para madres solteras . La fórmula es tan sencilla como fructífera: un donativo, un saludo, un encuentro con monseñor Juan José Aguirre --aunque el titulo de monseñor queda eclipsado y sustituido por el de evangelizador y misionero en primera línea--, y, todo ello, naturalmente, en un clima de convivencia fraternal y horizontes de grandeza. Lejos de su Córdoba y de su gente, Juanjo, cada día da lo más preciado que un hombre puede tener: sus ideas y su tiempo, con el único objetivo de evangelizar y ayudar a los más pobres. Con la ayuda de instituciones públicas y privadas ha construido varios hospitales entre los que se encuentra el Buen Samaritano, capaz de ofrecer asistencia a embarazadas, enfermos de Sida, e incluso realizar operaciones quirúrgicas. "Todos estos proyectos los hemos puesto en las manos de Dios para que El les dé el Espíritu que los animará a través del apostolado y de la fe", nos dice el obispo. Guarda en su corazón el recuerdo de la visita del Papa Francisco, que se pateó el campo de desplazados de arriba a abajo, sonriendo a las madres, acariciando a los niños. Gracias, querido padre y pastor de tu grey, tan cercano siempre y con una mirada de afecto para todos los que se acercan a saludarte por nuestras calles, porque, como bien dices, "quien no es capaz de entender una mirada o una sonrisa, no podrá entender nunca una larga explicación". Hoy, todos con Juanjo, alentando su labor.

* Sacerdote y periodista

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Vilches aplaude que se ayude a Bangassou

diariocordoba.com

Vilches aplaude que se ayude a Bangassou

 

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, José Luis Vilches, "aplaude" que el equipo de gobierno colabore con la Fundación Bangassou y explica que ha sido Ciudadanos "quien ha trabajado para reconducir la situación existente tras quitarle la ayuda directa a la fundación".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Ciudadanos aplaude que el equipo de Gobierno colabore con la Fundación Bangassou

diariocordoba.com

Ciudadanos aplaude que el equipo de Gobierno colabore con la Fundación Bangassou

José Luis Vilches “desde Ciudadanos hemos trabajado para propiciar unas mejores relaciones y que el equipo de Gobierno de siente a dialogar con el Obispo de Bangassou”

 

El portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Córdoba, José Luis Vilches “aplaude que el equipo de Gobierno colabore con la Fundación Bangassou y que busque los mecanismos necesarios para llevar a cabo dicha colaboración”.

Además Vilches ha explicado que ha sido Ciudadanos “quien ha trabajado para reconducir la situación existente tras quitarle la ayuda directa a la Fundación y quien ha mediado para que la alcaldesa, el concejal de Servicios Sociales y el Obispo Aguirre se sienten a dialogar”.

“Con este encuentro se abre una nueva etapa en la que ambas partes, Gobierno Municipal y Fundación Bangassou, deben de trabajar de la mano, para que la magnífica labor que realiza el Obispo Aguirre no se pierda”, ha destacado el portavoz municipal de Ciudadanos.

Con esta mediación, ha señalado Vilches, “Ciudadanos demuestra que otra forma de hacer política es posible, y que cuando se deja la confrontación a un lado y se trabaja desde el diálogo y el consenso se consigue llegar a acuerdos”.

“El grupo municipal de Ciudadanos prefiere los hechos y trabajar en silencio y de forma constante a los titulares polémicos que no llevan a ninguna parte”, ha concluido Vilches.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento rectifica y normaliza su relación con la Fundación Bangassou

sevilla.abc

El Ayuntamiento rectifica y normaliza su relación con la Fundación Bangassou

Sigue dejando fuera de las ayudas directas a Red Madre, Adevida o las Adoratrices

 

Se trata de evitar las dificultades que tienen entidades con sede en Córdoba pero que actúan en el extranjero -como es el caso de la Fundación Bangassou- a la hora de justificar en qué se gastan el dinero de una subvención pública, pero también de acabar con la «discriminación» que supone para estos organismos el difícil acceso a determinadas convocatorias públicas únicas relacionadas con la cooperación internacional.

En esas dos premisas se basó ayer la alcaldesa, Isabel Ambrosio(PSOE), a la hora de justificar (sin reconocerlo abiertamente) el cambio de criterio del gobierno municipal para conceder de nuevo ayudas a la fundación del obispo Juan José Aguirre, cuando para el presente ejercicio se le había vetado, al igual que a otras asociaciones de corte católico, el poder contar con el dinero que venían percibiendo anualmente.

Por lo pronto, Ambrosio avanzó que dentro de la convocatoria de cooperación internacional«se van a hacer dos modalidades», de tal modo que en una de ellas la Fundación Bangassou pueda adaptarse perfectamente. Así, una línea está pensada para organizaciones como la Fundación, «adaptada a sus necesidades reales, a su modalidad y funcionamiento».

Una línea abierta a organismos relacionados con la ciudad, asentados en la capital, pero con una clara vocación de trabajar en territorios «donde muchos de los criterios exigidos por el Ayuntamiento para justificar el gasto son imposibles de cumplir en lugares como la República Centroafricana», señaló.

Pero la recuperación de la ayuda para esta ONG -avanzada por ABC- no se extenderá a otras asociaciones, como Adevida, Estrella Azahara Red Madre o las Adoratrices Fuente de Vida.

Esto implicaría para la Fundación Bangassou aproximadamente la misma cantidad que venía percibiendo hasta ahora, es decir unos 12.000 euros. Pero también se quiere abrir la colaboración a otro tipo de actuaciones, en el sentido de «buscar una colaboración entre territorios que incluya al Ayuntamiento y a sus empresas para optar a proyectos que puedan desarrollarse en aquel país». Por lo pronto, Juan José Aguirre ha dado a entender su interés por todo lo que tiene que ver con el envío de medicamentos.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento de Córdoba podrá subvencionar con unos 12.000 euros proyectos de la Fundación Bangassou

lainformacion.com

El Ayuntamiento de Córdoba podrá subvencionar con unos 12.000 euros proyectos de la Fundación Bangassou

 

Córdoba República Centroafricana Partido Socialista Obrero Español Escuelas Noticias de Economía Mal De AlzheimerAutoridades Locales

Apuesta por ampliar la colaboración del Ayuntamiento y sus empresas públicas con proyectos concretos en el territorio

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (PSOE), ha informado este miércoles de que el Ayuntamiento contará con una cantidad de en torno a los 12.000 euros para el desarrollo de proyectos de la Fundación Bangassou, cifra que es la que "recibía en concepto de convenio de colaboración en los últimos años", aunque todo ello "dentro de una convocatoria de subvenciones", de modo que "se les ha pedido que definan los proyectos".

Así lo ha manifestado a los periodistas la alcaldesa, acompañada del concejal de Servicios Sociales y Cooperación, Rafael del Castillo (IU), tras reunirse con el obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, y representantes de la fundación.

En este sentido, Ambrosio ha apuntado que desde la fundación "han optado fundamentalmente con lo que tiene que ver con el envío de medicamentos", que "es uno de los proyectos donde le sacan mayor utilidad y mayor beneficio", pero el Ayuntamiento está "abierto ahora mismo a las necesidades que planteen y a encajar ese tipo de proyectos en una convocatoria de subvención", ha apuntado.

Así, ha valorado que "se han perfilado propuestas de colaboración de cara a un futuro", no solo en el ámbito de la cooperación internacional dentro del área de Servicios Sociales, sino "dar un paso más en la colaboración entre territorios y el Ayuntamiento de Córdoba y sus empresas municipales, con proyectos y propuestas que puedan servir también para afianzar y ampliar aún más todo lo que tiene que ver con el impulso y prioridad en materia de cooperación internacional".

De este modo, ha comentado que lo que se ha esbozado son "las propuestas y las necesidades" que monseñor Juan José Aguirre plantea y "tienen que ver con la realidad tan dura de lo que se vive en el día a día en Bangassou y de qué manera, con qué recursos y a través de qué proyectos se puede seguir colaborando en ese ámbito", ha señalado la alcaldesa.

UNA CONVOCATORIA

Por tanto, ha detallado que "se va a plantear dentro de la convocatoria de subvenciones dos modalidades", de manera que "puedan participar entidades mayores que hasta ahora concurrían a la convocatoria de cooperación internacional y puedan concurrir también entidades más parecidas y con la modalidad que tiene por ejemplo la Fundación Bangassou".

Al respecto, ha señalado a "fundaciones y entidades que están relacionadas con la ciudad y que tienen en su sede en la ciudad", de modo que aboga por "adaptarse a esta modalidad, cumpliendo con el objetivo que se desarrolla hasta ahora y teniendo en cuenta cuáles son las necesidades".

Con ello, ha agregado, "se adaptará la convocatoria de subvenciones para que la Fundación Bangassou pueda optar a la convocatoria y los recursos que dan utilidad y que conforman una prioridad en el Ayuntamiento en materia de cooperación internacional".

"Pero no a través de convenio, sino con una convocatoria de subvenciones dentro de cooperación internacional que se adapte más a la modalidad, porque si no se hace así, se estaría causando una discriminación", al no poder concurrir con "la misma facilidad" que lo hacen otras entidades a una sola convocatoria, ha explicado la primera edil.

Además, "en paralelo", ha apostado por "seguir ampliando el espíritu de colaboración", en este caso, "por una colaboración que tendría que ver más con el Ayuntamiento y sus empresas públicas para optar a proyectos concretos que puedan desarrollarse en ese territorio".

Entretanto, la alcaldesa ha declarado que con este encuentro querían "renovar la relación histórica que ha existido" con la citada fundación y que "ha dado frutos muy positivos", ha apostillado.

ONCE GRANDES MISIONES

Mientras, el obispo ha defendido que en la República Centroafricana, donde vive desde hace 35 años, realizan "cantidad de proyectos de desarrollo", en total once grandes misiones, de manera que intentan "hacer su trabajo misionero", motivo por el que ha asegurado que las ayudas que reciben desde Córdoba y "de muchas partes, de organismos, de las cofradías y también del Ayuntamiento de Córdoba, desde de hace ya tanto tiempo, y de la Diputación, son un regalo que agradecer".

Con ellas, se pueden hacer proyectos de desarrollo; acoger a enfermos de SIDA en fase terminal, con el proyecto 'Buen samaritano'; acoger a personas mayores con demencia senil que "los acusan de brujería", así como otros proyectos que "miran a la educación", como las escuelas infantiles, ha precisado.

Al hilo de ello, ha recordado "los últimos problemas por la falta de cohesión social por grupos muy distantes, unos musulmanes y otros no musulmanes", de forma que "a través de la educación se pueden subsanar, que los niños de diferentes religiones y diferentes grupos sociales se junten en las escuelas, estudien y jueguen juntos", ha aconsejado monseñor.

Igualmente, ha detallado que trabajan "mucho" en el campo sanitario, con centros de salud en diferentes sitios de la Diócesis, así como "la preparación de agentes que puedan hacer llevar toda el sistema de vacunación, en un país que es esencial".

Asimismo, ha explicado que ahora hacen un proyecto "muy bonito", que quieren "alimentar" con una comida que van a tener el sábado en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba, para acoger a madres solteras, "mujeres que han tenido enormes dificultades en la vida", como por ejemplo "una mujer que fue raptada por una guerrilla del Ejército de Resistencia del Señor cuando tenía 14 años y ha servido de esclava sexual".

Ante estas situaciones, aboga por "acoger a las mujeres para que recobren su dignidad perdida", de modo que "este proyecto que se va a intentar que nazca desde el próximo sábado", teniendo en cuenta que "es un proyecto para acoger a mujeres que han vivido circunstancias muy duras, que han sido vapuleadas en la vida y que ahora puedan vivir dignamente y en una cooperativa de costura", para lo cual ya se han mandado al país las máquinas de coser, ha valorado.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Consistorio adapta las ayudas públicas a las necesidades de la Fundación Bangassou

cordobahoy.es

El Consistorio adapta las ayudas públicas a las necesidades de la Fundación Bangassou

Las demás asociaciones de carácter católico tendrán que seguir optando a las ayudas del Área Social del Ayuntamiento compitiendo con otros organizaciones altruistas

La Fundación Bangassou ha pasado de quedarse sin ayudas municipales, como les ha ocurrido a otras asociaciones de carácter católico como Adevida, a contar con una línea casi a medida para acceder a subvenciones de cooperación internacional del Ayuntamiento. Así lo han dado a entender tanto el rostro visible de la fundación, el propio obispo de la diócesis centroafricana, Juan José Aguirre, como la alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), a los que acompañé en su reunión de esta tarde el concejal de Servicios Sociales, Rafael del Castillo (IU).

Un cambio radical que Ambrosio quiso justificar en el hecho de que estas asociaciones con sede en Córdoba y actividad fuera de las fronteras españolas tienen más complicado que otras para acceder a una convocatoria única de ayudas como éstas y también es difícil justificar determinados gastos realizados en lugares como África tal y como exige el Ayuntamiento en sus requisitos de concesión de dinero. "Si no modificáramos esa situación estaríamos discriminando a asociaciones como la Fundación Bangassou", ha asegurado Ambrosio.

Al margen de la cantidad de dinero, que rondará de nuevo los 12.000 euros anuales, la Fundación del obispo Aguirre podría beneficiarse de otro tipo de colaboración sobre el terreno que podrían llevar a cabo el Ayuntamiento y sus empresas públicas, para lo que "les hemos pedido que nos definan proyectos concretos, si bien sus preferencias van en el sentido de envío de medicamentos".

Para ello, la alcaldesa ha explicado que en la línea de subvenciones de cooperación al desarrollo se van a crear "dos modalidades". en una de ellas accederán entidades mayores que hasta ahora concurrían a la convocatoria de cooperación internacional, mientras que la otra línea estará abierta a entidades más parecidas y con la modalidad que tiene la Fundación Bangassou.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La cooperacion con un ayuntamiento de Bangassou, vía de rescate de la Fundación

sevilla.abc

La cooperacion con un ayuntamiento de Bangassou, vía de rescate de la Fundación

El Consistorio cordobés plantea un programa de cooperación que vaya más allá de lo económico

 

El edil de Cooperación Internacional, Rafael del Castillo (IU), ha avanzado esta mañana la fórmula con la que se podría recuperar la cooperación económica del Ayuntamiento con la Fundación Bangassou, que actúa en la diócesis de Bangassou (República Centroafricana, uno de los países más pobres del mundo), de la que es obispo el cordobés Juan José Aguirre.

Esta Concejalía decidió eliminar en los presupuestos de 2016 la ayuda directa de 12.000 euros anuales que concedía a esta ONG, dentro de lo que anunció como un cambio de filosofía en el otorgamiento de las subvenciones: se dejaría de apostar por las nominativas y se iría a concursos, en los que los colectivos competirán con sus proyectos por lograr fondos.

Sin embargo, al final se establecerá un cauce de colaboración con la Fundación Bangassou, que destinaba esos 12.000 euros a pagar el viaje de médicos cordobeses para operar gratis en Bangassou.

Del Castillo ha indicado que lo que se pretende es que se active un programa de cooperación directa entre el Ayuntamiento de Córdoba y «una municipalidad» de Bangassou.

Cooperación económica

Del Castillo reveló que se lo plantearon a la Fundación en diciembre y que ésta le pidió que aguardaran a que el obispo Aguirre estuviera en Córdoba en marzo. «Nos dijeron que él es el que conoce la situación ahí y estudiaremos [con él] si esto es viable o no», ha explicado. Hay que recordar que fuentes municipales ya dieron por hecho anoche, como avanzó ABC, que se recuperará la cooperación económica con esta ONG. De hecho, se espera que los detalles del acuerdo se hagan públicos tras la reunión que tendrá esta tarde Aguirre con la alcaldesa, Isabel Ambrosio (PSOE), y el edil de Cooperación.

Del Castillo ha indicado que los programas de colaboración internacional,que incluye este año el presupuesto, «no sólo conllevan una transferencia económica, sino también de experiencia, conocimiento o tecnología que entendemos puede ser muy importante». Pese al viraje de postura del Ayuntamiento (ya pasó lo mismo con la restitución de ayudas a las asociaciones de Lucha contra el Cáncer o a la de Esclerosis Múltiple), Del Castillo negó que haya cambios en la decisión de suprimir los 12.000 euros de ayuda a la Fundación Bangassou.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento restituye la ayuda a la Fundación Bangassou

sevilla.abc

El Ayuntamiento restituye la ayuda a la Fundación Bangassou

El Consistorio cierra mañana con el obispo Aguirre el método de la colaboración devuelta

 

El Ayuntamiento de Córdoba ha decidido restituir la ayuda económica a la Fundación Bangassou, retirada durante la fase de elaboración presupuestaria. La decisión política se ha tomado tras una fase de negociaciones previas y solo falta encontrar el método concreto por el que la organización que apoya al obispo Aguirre reciba los recursos.

La medida se anunciará mañana por la tarde durante un encuentro de la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, con el obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre. Miembros del equipo de gobierno asistirán también al almuerzo solidario del próximo día 12, según han confirmadofuentes de la organización no gubernamental.

La restitución de la ayuda a la Fundación Bangassou tiene una parte política y otra técnica. En la política, hay que reseñar que el acuerdo formó parte de las negociaciones paralelas al proceso de aprobación presupuestaria quecerró el equipo de gobierno con Ciudadanos.

El partido naranja puso sobre la mesa la medida para paliar un movimiento que había sido ampliamente criticado en la sociedad cordobesa tras haber sido dada a conocer por este periódico. El movimiento cofrade de la ciudad protagonizó una serie de iniciativas para paliar la merma de recursos. Es verdad que la fundación podía presentarse a un concurso para obtener fondos. También es cierto que, dada su naturaleza, tenía problemas graves para conseguir euros municipales.

En la parte técnica, queda por cerrar cómo se va a hacer todo. Mañana, hay prevista una reunión entre técnicos de Servicios Sociales y Cooperación para ver cómo se monta el expediente. Ambas áreas son de Izquierda Unida. Fuentes municipales explicaron que todavía no se han barajado cantidades. La ayuda era de 12.000 euros para pagar el viaje de médicos cordobeses a la zona para realizar operaciones gratuitas. El Consistorio restituyó las cantidades retiradas a diversas entidades como la Asociación Española contra el Cáncer. Otras, como Adevida o Red Madre, no han contado con el mismo favor municipal.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Comida benéfica a favor de la misión de Bangassou

diocesisdecordoba

Comida benéfica a favor de la misión de Bangassou

Para ayudar al misionero cordobés. Será el 12 de marzo, en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba.

La Fundación Bangassou organiza un año más, la comida anual para colaborar con la misión que lleva a cabo el Obispo de Bangassou, el cordobés Don Juan José Aguirre.

La comida benéfica tendrá lugar el mes que viene, concretamente, el 12 de marzo en el Real Círculo de la Amistad de Córdoba y contará además con la presencia de Don Juan José Aguirre, según ha informado la Fundación.

Las invitaciones tendrán un coste de 35 euros y se pueden adquirir en la sede de la Fundación. También han abierto un número de cuenta para hacer donativos BBK CAJASUR Nº C/C: ES37- 0237 – 6028 – 00 - 9159341463

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Fundación Bangassou prepara un nuevo contenedor cargado de ayuda humanitaria

diariocordoba.com

La Fundación Bangassou prepara un nuevo contenedor cargado de ayuda humanitaria

 

LA FUNDACION Bangassou cargó ayer un contenedor de ayuda humanitaria (material escolar, sanitario, ropa, mantas, etcétera) para la población de Bangassou. La Fundación dio las gracias "a todos los que, despojándose de todo prejuicio, piensan que la solidaridad con los más necesitados nada tiene que ver con la política ni con la religión ni con la raza, sino solo con el corazón".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Una oftalmóloga del Complejo Hospitalario volverá a desarrollar labores humanitarias en República Centroafricana

20minutos.es

Una oftalmóloga del Complejo Hospitalario volverá a desarrollar labores humanitarias en República Centroafricana

Una oftalmóloga del Complejo Hospitalario volverá a desarrollar labores humanitarias en República Centroafricana Carmen Peña, una oftalmóloga del Complejo Hospitalario de Jaén, desarrollará durante los próximos doce meses labores de ayuda humanitaria en la República Centroafricana. ECO  Poca actividad social ¿QUÉ ES ESTO? 0 0 EUROPA PRESS. 22.01.2016 Carmen Peña, una oftalmóloga del Complejo Hospitalario de Jaén, desarrollará durante los próximos doce meses labores de ayuda humanitaria en la República Centroafricana. Ampliar foto En este periodo, según ha informado el Complejo, atenderá a pacientes de distintas patologías oculares y de todas las enfermedades en general que sea necesario en su quinta expedición sanitaria desde 2009 con la Fundación para el Desarrollo y Progreso Bangassou. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha aportado gran parte de la medicación que necesitará esta profesional sanitaria para llevar a cabo su labor en este país africano, lo que supone un coste de unos 7.000 euros. Carmen Peña, de 63 años de edad, recorrerá durante un año cerca de 11.000 kilómetros para visitar la mayoría de aldeas y poblados de la República Centroafricana y así poder atender a su población y diagnosticar a cada uno de sus enfermos para que puedan ser operados por los compañeros de su asociación que llegarán después. Otro de los principales objetivos de esta oftalmóloga jiennense es reconstruir el hospital de campaña que la Fundación Bangassou tenía allí. Desde 2013 no funciona porque fue destruido durante los enfrentamientos entre distintas tribus que no remitieron hasta hace unos meses. "No hemos podido ir desde entonces debido al peligro que ello suponía", ha comentado la oftalmóloga. Esta profesional del Complejo Hospitalario de Jaén, que acaba de jubilarse, ha explicado que los problemas en la visión tienen una gran incidencia en la República Centroafricana debido, entre otras circunstancias, "a la falta de higiene, la necesidad de protectores de los rayos solares, la ausencia casi total de recursos médicos para prevenirlos y tratarlos o las secuelas de una alta tasa de sida que afecta a más del 90 por ciento de sus habitantes". Esta iniciativa se encuentra dentro de la línea de ayuda a los países en vías de desarrollo de la Consejería de Salud a través de distintos programas de cooperación. "Quiero dar las gracias al sistema sanitario público andaluz por la gran ayuda que me han prestado en ésta y mis anteriores expediciones, además de hacerlo a todos mis familiares, amigos y los miembros de la Fundación Bangassou porque sin su apoyo no podría hacer nada", ha destacado Peña. El hospital público de la capital jiennense colabora también en otras expediciones sanitarias de sus profesionales a regiones en vías de desarrollo, como las organizadas por la ONG Quesada Solidaria, que cada año acude a atender pacientes a Guatemala y Nicaragua, o la de sus urólogos a los campos de refugiados saharauis de Argelia.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]
 

Una oftalmóloga jiennense prestará ayuda humanitaria en África

diariojaen

Una oftalmóloga jiennense prestará ayuda humanitaria en África

El SAS aporta la medicación que necesitará Carmen Peña, empleada en el Complejo Hospitalario de Jaén, para atender a pacientes de todo tipo

 

Una oftalmóloga del Complejo Hospitalario de Jaén, Carmen Peña, desarrollará durante los próximos doce meses labores de ayuda humanitaria en la República Centroafricana, donde atenderá a pacientes de distintas patologías oculares y de todas las enfermedades en general que sea necesario, en su quinta expedición sanitaria desde 2009 con la Fundación para el Desarrollo y Progreso “Bangassou”. El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha aportado gran parte de la medicación que necesitará esta profesional sanitaria para llevar a cabo su labor en este país africano, lo que supone un coste de unos 7.000 euros.

Carmen Peña, de 63 años de edad, recorrerá durante un año cerca de 11.000 kilómetros para visitar la mayoría de aldeas y poblados de la República Centroafricana y así poder atender a su población y diagnosticar a cada uno de sus enfermos, para que luego puedan ser operados por los compañeros de su asociación que llegarán después. Otro de los principales objetivos de esta oftalmóloga jiennense es reconstruir el hospital de campaña que la Fundación “Bangassou” tenía allí, que desde 2013 no funciona porque fue destruido durante los enfrentamientos entre distintas tribus que no remitieron hasta hace unos meses. “No hemos podido ir desde entonces debido al peligro que ello suponía”, señala. Esta profesional del Complejo Hospitalario de Jaén, que acaba de jubilarse, indica que los problemas en la visión tienen una gran incidencia en la República Centroafricana debido, entre otras circunstancias, “a la falta de higiene, la necesidad de protectores de los rayos solares, la ausencia casi total de recursos médicos para prevenirlos y tratarlos o las secuelas de una alta tasa de sida que afecta a más del 90% de sus habitantes”.

La iniciativa se encuentra dentro de la línea de ayuda a los países en vías de desarrollo de la Consejería de Salud a través de distintos programas de cooperación. “Quiero dar las gracias al sistema sanitario público andaluz por la gran ayuda que me han prestado en ésta y mis anteriores expediciones, además de hacerlo a todos mis familiares, amigos y los miembros de la Fundación “Bangassou” porque sin su apoyo no podría hacer nada”, resalta Carmen Peña.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Fundación Bangassou completa otro contenedor de ayuda humanitaria

diariocordoba.com

La Fundación Bangassou completa otro contenedor de ayuda humanitaria

Agradece su ayuda a "todos los que piensan que la solidaridad nada tiene que ver con la política ni con la religión ni con la raza"

 

La Fundación Bangassou ha tenido una intensa mañana de trabajo, pero también solidaria, como es habitual, cargando un contenedor de ayuda humanitaria (material escolar y sanitario, máquinas de coser, ropa, calzado, mantas, sábanas, menaje de cocina, etcétera) para la necesitada población de Bangassou.

 

Esta entidad agradece en un comunicado su esfuerzo a "todos los que lo habéis hecho posible.  Gracias a tantos amigos anónimos que han querido estar con nosotros y apoyarnos en estos momentos tan difíciles para la Fundación".

 

Asimismo, el colectivo muestra un especial agradecimiento "a los scouts, que con su esfuerzo y trabajo nos hacen ver que un mundo mejor es posible con ellos y su disponibilidad". Y termina dando las gracias "a todos los que, despojándose de todo prejuicio, piensan que la solidaridad con los más necesitados nada tiene que ver con la política ni con la religión ni con la raza, sino solo con el corazón".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento devuelve la ayuda a dos de las 13 entidades excluidas

sevilla.abc

El Ayuntamiento devuelve la ayuda a dos de las 13 entidades excluidas

Promete a AECC y a la Asociación de Esclerosis Múltiple apoyo por medio de un convenio

El gobierno municipal ha prometido que habrá dinero a dos de las trece entidades que fueron excluidas del Plan General de Subvenciones. Las dos oenegés son la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) y la Asociación Cordobesa de Esclerosis Múltiple (Acodem), con las que se firmará un acuerdo específico.

La alcaldesa, Isabel Ambrosio, y el edil de Servicios Sociales, Rafael del Castillo, mantuvieron ayer sendos encuentros con las directivas de estas entidades a las que le prometieron que recibirán los recursos. Fuentes de Alcaldía afirmaron que las entidades a las que se les prometen recursos sin tener que competir por ellos son AECC y Acodem, de momento. No quiere decir que sean las únicas aunque parece que no serán todas.

La Fundación Bangassou ya sabe que es de las que no tienen el dinero garantizado. En la reunión mantenida con el equipo de gobierno, a su directa se le anunció que su ayuda de 12.000 euros quedaba cancelada y que, si quería, podía acudir a la nueva línea en la que es preciso competir. El Consistorio parece estar pisando el cable del doble rasero. En el listado de excluidos hay algunas entidades de ideario cristiano como Adevida o Red Madre.

El equipo de gobierno ha asegurado que se trata de entidades que realizan un papel muy relevante socialmente más allá de la salud. Algunas de las organizaciones excluidas del presupuesto han mantenido un encuentro para establecer líneas de acción común. Han reclamado transparencia al equipo de gobierno y que se valore de forma justa el trabajo que realizan.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La recaudación solidaria de la Trinidad ascendió a 3.770 euros

sevilla.abc

La recaudación solidaria de la Trinidad ascendió a 3.770 euros

La comunidad parroquial, junto con las hermandades, organizó la colecta el pasado domingo para las asociaciones excluidas de la subvención municipal

La convocatoria solidaria llevada a cabo por la parroquia de la Trinidad el pasado domingo fue un éxito total de asistencia, y vistos los datos, también de recaudación. Según ha informado la propia comunidad religiosa, la colecta de la misa de celebración del día del Bautismo de Jesús el pasado 10 de enero, dedicada a las asociaciones excluidas por el Ayuntamiento de la subvención municipal, ascendió a 3.770,11 euros. Una generosa cantidad que se destinará a las «asociaciones que trabajan en defensa de la vida, cuidado de familias en dificultad, anuncio del evangelio y cuidado de los más pobres y marginados».

José Juan Jiménez Güeto, párroco de San Juan y Todos los Santos (Trinidad) y consiliario de las hermandades vinculadas al céntrico templo –Santa Faz, Vía-Crucis, Perdón y Fraternidad del Santísimo Cristo de la Providencia- ha manifestado la «satisfacción de la toda la comunidad por la gran acogida que ha tenido esta iniciativa, que ha sido posible gracias a la colaboración de las cofradías y grupos parroquiales». Además de mostrar su «agradecimiento» por el respaldo obtenido, el clérigo egabrense animó a «todos los particulares e instituciones a seguir colaborando con estas asociaciones».

Asimismo, los casi cuatro mil euros procedentes de esta colecta solidaria serán destinados íntegramente a todas las asociaciones afectadas por la controvertida decisión del consistorio: Red Madre, Adevida, Esclerosis Múltiple, San Juan de Dios, Proyecto Hombre, San Vicente de Paul, Adoratrices, Asociación Contra el Cáncer, Estrella Azahara y laFundación Bangassou, entre otras. Un ingreso que se hará efectivo en la cuenta común que las instituciones han puesto en marcha tras el anuncio de la retirada de la subvención municipal que hasta ahora venían recibiendo.

A estos casi cuatro mil euros a repartir entre todas las asociaciones, hay que sumar los 5.250 euros donados por las hermandades del Martes, Jueves y Viernes Santo a la Fundación Bangassou, del obispo cordobésJuan José Aguirre. Precisamente, algunas de ellas estuvieron presentes en la eucaristía dominical, junto a las asociaciones beneficiarias y a representantes de la Agrupación de Hermandades y Cofradías.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Frente común de las asociaciones excluidas

sevilla.abc

Frente común de las asociaciones excluidas

Piden al Ayuntamiento que demuestre que las organizaciones que sí tienen dinero acrediten su actividad

Las asociaciones que han quedado excluidas del programa de subvenciones municipal para este año hicieron ayer piña contra el bipartito, al que le pidieron que «reconsidere» su postura y que devuleva las ayudas. El principal argumento al que se agarran estas entidades es que todas ellas realizan «una importante labor en beneficio de personas que lo necesitan», según informaron a este periódico fuentes de las organizaciones presentes en la reunión, que se celebró en la sede la Fundación Bangassou.

La organización que respalda la labor del obispo cordobés de Centroáfrica, Juan José Aguirre, es una más de las que han sido eliminadas de las aportaciones del Consistorio; además de esta entidad,Adevida, la Asociación Estrella Azahara Red Madre, las Adoratrices Fuente de Vida, Proyecto Hombre y la Conferencia Ceferino Gimenez Malla firmaron un comunicado en la que pidieron «transparencia en la adjudicación de subvenciones directas» por el Ayuntamiento de Córdoba,incluidas en el nuevo presupuesto anual y que se difunda la valoración, los criterios y las acciones comunes a las que dedican el dinero.

Estas siete asociaciones (hay diez que se han quedado sin subvenciones y que la tenían). También demandan que «se les informe de la fecha de próximas convocatorias en el ejercicio actual». También piden que la no renovación de fondos se realice de una manera oficial a cada una de las entidades.

Por su parte, el cogobierno de PSOE e IU en la Diputación también ha dejado su impronta en la concesión de ayudas sociales a los distintos colectivos de la provincia. Y lo ha hecho eliminando todos los convenios nominativos con entidades sin ánimo de lucro, que ahora quedan a expensas del remanente del Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS) para revalidar su subvención.

Cabe destacar que en 2015, el anterior gobierno del PP en la institución provincial incluyó ayudas directas a oenegés con cargo al presupuesto, una práctica que por un lado aporta tranquilidad y confianza a las entidades beneficiadas y por otro agiliza trámites y hace posible que el dinero esté disponible antes que si tuviesen que esperar a que se aprobase laconvocatoria.

Instituto Provincial de Bienestar Social

El gobierno provincial presidido por Antonio Ruiz (PSOE) ha optado por anular los convenios nominativos, asumiendo el planteamiento deGanemos Córdoba, que pidió la anulación de esta forma de adjudicar ayudas. Tras las enmiendas a los presupuestos del Grupo Popular en la Diputación, el cogobierno de PSOE e IU se comprometió a respetar las ayudas a todos los colectivos en el listado de convenios nominativos, aunque supeditó dicha concesión al superávit del IPBS, puesto que la mayoría de entidades beneficiadas realizan un trabajo en el ámbito social.

En concreto, y según la enmienda aprobada a instancias de los populares, el gobierno provincial, al haberse incrementado el presupuesto de Bienestar Social en un 11 por ciento, se compromete a mantener los convenios con medio centenar de asociaciones y colectivos como Estrella Azahara,Aprosub, Cruz Blanca, Promi de Cabra, Fundación Don Bosco, Proyecto Hombre, Asociación Española Contra el Cáncer o Madres Adoratrices, por citar algunas de las que hasta 2015 recibían el apoyo de la institución provincial en virtud a los convenios nominativos con cargo al prespuesto provincial.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Trinidad destina su colecta a Bangassou y otras entidades

sevilla.abc

La Trinidad destina su colecta a Bangassou y otras entidades

A la eucaristía celebrada esta mañana estaban invitados todas las entidades excluidas de la asignación presupuestaria del Ayuntamiento

 

La Parroquia de la Trinidad ha celebrado esta mañana una misa a la que ha invitado a todas las asociaciones, hermandades y grupos afectadostras quedar fuera de la asignación presupuestaria del Ayuntamiento.

Así, la colecta de esta eucaristía será destinada a colaborar con todas las asociaciones afectadas: Red Madre, Adevida, Esclerosis Múltiple, San Juan de Dios, Proyecto Hombre, San Vicente de Paul, Adoratrices, Asoc. Cáncer, Estrella Azahara, Fundación Bangassou y otras, según ha anunciado en un comunicado la parroquia.

En este mismo documento, firmado por las Hermandades del Vía Crucis, Santa Faz, Perdón y Fraternidad del Santísimo Cristo de la Providencia así como de los grupos parroquiales de San Juan y Todos los Santos (Trinidad),se insta al gobierno local a «poner soluciones a favor de aquellas asociaciones que trabajan por los más pobres y marginados, en defensa de la vida y la justicia social». Igualmente, para próximas convocatorias solicitan que «se expongan con claridad las líneas básicas de subvenciones».

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

"La polémica le habrá hecho ver al Ayuntamiento que no estamos solos"

eldiadecordoba

"La polémica le habrá hecho ver al Ayuntamiento que no estamos solos"

Reconoce que se siente "decepcionado" tras la decisión municipal de retirar las ayudas directas al colectivo, pero apuesta por buscar otras soluciones y seguir trabajando por los más necesitados.

 

BANGASSOU es una ciudad de Centroáfrica, un país que tiene una extensión aproximada como una vez y media España y cuatro millones de habitantes. 750.000 de ellos están concentrados en la capital, Bangui, llamada "la coqueta" en la época colonial y hoy conocida como lapoubelle; es decir, la basura. Bangassou se encuentra a 750 kilómetros de la capital, en el denominado cordón del Sahel y en la frontera con Sudán, una región fuertemente castigada y con una gran emergencia social y alimentaria. Desde hace más de tres décadas el cordobés Juan José Aguirre vive allí, donde lo nombraron obispo de Bangassou hace 14 años. Desde entonces ha desarrollado su labor en esta zona donde ha prestado especial interés en la sanidad, la educación y la promoción social, llegando a crear incluso una región privilegiada en medio de un país fuertemente castigado por la pobreza y la falta de posibilidades. Su familia creó la Fundación Bangassou, liderada por su hermano Miguel Aguirre, a través de la que canalizan todas las ayudas para la región. La Fundación ha estado estas semanas de actualidad después de que el Ayuntamiento decidiera retirar la ayuda directa de 12.000 euros que le concedía anualmente al colectivo. Miguel Aguirre, presidente de la fundación, habla sobre ello y sobre todo el trabajo que realizan. 

-Nunca se había hablado tanto de la Fundación Bangassou, ¿es verdad que lo importante es que se hable de uno, aunque no sea siempre por cuestiones positivas? 

-La verdad es que he sido muy reacio a esto, a ser protagonista de nada, porque el protagonismo lo tiene la fundación y mi hermano, que es le que está luchando desde hace 35 años en Centroáfrica. Tengo que dar la cara muchas veces como presidente, pero la polémica llega un momento en que me rebasa. Son muchas energías perdidas en favor de algo que si se tiene que resolver se resolverá y si no, pues nada. Prefiero gastar mis energías en la fundación, yo soy más de la lucha diaria y del trabajo que de estas polémicas farragosas que al final no nos llevan a nada. 

-¿Tiene la sensación de que no se ha reconocido la labor de la fundación? 

-En Córdoba afortunadamente tenemos mucha gente que nos conoce, que nos apoya, de todo credo y condición y se reconoce la labor que hace el obispo. La fundación se creó exclusivamente para ayudarle. Antes éramos nosotros, la familia, quienes le apoyábamos, le mandábamos paquetes. En el año 98 lo nombran obispo y ya está al cargo de una diócesis que es tan grande como Andalucía, sin un kilómetro asfaltado, sin teléfono y entonces ya creamos la fundación como forma de canalizar las ayudas. 

-¿Qué hace la Fundación Bangassou? 

-La Fundación se dedica a buscar recursos y canalizarlos para ayudar a la Diócesis de Bangassou. Nuestros proyectos se basan en la sanidad, la educación y la promoción social. Juanjo [Juan José Aguirre, obispo de Bangassou] le da mucha importancia a la educación, porque lo considera la base para que Centroáfrica prospere y se rebele frente a la injusticia. Tú educas a un chaval para que sea alguien y pueda desarrollarse, defenderse y defender a su país. La fundación apoya a los estudiantes y les concede becas especiales para que hagan estudios superiores. Allí hasta una aspirina la tienen que comprar. Era muy importante el proyecto sanitario, hemos construido dos quirófanos para que los cirujanos cordobeses puedan operar a los que más lo necesitan. Cuando llegan los médicos, mi hermano lo primero que hace es llevarlos a la cárcel y decirle: los primeros enfermos a los que vais a operar van a ser estos, porque son los últimos de la sociedad, los pobres dentro de los pobres. El trabajo de mi hermano es dedicarse a los que menos tienen. Allí no se discrimina ni por razón de la religión, ni de sexo ni nada, allí los que necesitan ayuda son los primeros. Allí no se pregunta nada, salvo ¿qué necesitas? 

-¿Quiere decir que aquí sí ha habido discriminación por esas cuestiones? 

-Quiero creer que no. No me gustaría que en el Ayuntamiento de mi ciudad pudiera haber discriminación en función de religión o ideología. Nos reunimos el día de Reyes con el concejal Rafael del Castillo. ¿Por qué a nosotros y no al resto de las asociaciones afectadas? No lo sé. Él me dijo que el no incluirnos en las subvenciones no era por razón de ideología religiosa, que con la fundación no. Me dijo que el único que juró el cargo de concejal fue él. 

-¿Le convencieron esas explicaciones? 

-Yo ya no sé si será verdad lo que me dijo. Tampoco nos dio muchas explicaciones, sí que nos pidió disculpas por la manera en que se ha hecho todo, ya que nosotros nos enteramos por la prensa. Nosotros tenemos firmado un convenio con el Ayuntamiento que finaliza a finales de noviembre y que si no se denuncia por ninguna de las dos partes automáticamente se prorroga. No hemos recibido ninguna comunicación por parte del Ayuntamiento, por lo que pensamos que se había prorrogado, así que nuestra sorpresa fue mayúscula. Nos dijo que, según los técnicos del Ayuntamiento, teníamos la capacidad suficiente para concurrir a la convocatoria competitiva con el resto de asociaciones y no tener que firmar un acuerdo directo. Sí lo hay con otras asociaciones, pero ellos pensaban que teníamos más capacidad y que no nos limitáramos a los 12.000 euros. Lo aceptas porque es una decisión que ya está tomada. Que la compartas es otra cosa. A mí no me dieron razones de peso para justificar el cese de las ayudas, aunque es cierto que nos dio muchas alternativas, no nos ha cerrado las puertas. Yo le dije que Centroáfrica es el segundo país más pobre del mundo y Bangassou mucho más, por lo alejado que está de la capital (a 750 kilómetros de la capital y en la frontera con Sudán), imagínate lo que es aquello. Lo único que se hace allí es porque lo hacen los misioneros. Él [Rafael del Castillo] me dijo incluso que estaba pensando en otra forma de colaboración a través de las empresas municipales, de manera que organismos como Emacsa pudieran acometer proyectos allí como potabilización de agua. Incluso quería tener la posibilidad de viajar allí. 

-Parece como si se quisiera compensar a la Fundación después de toda esta polémica. 

-No lo sé. Reconozco que me enfadé mucho. Nos hemos sentido muy decepcionados, llevamos muchos años trabajando con el Ayuntamiento y cuando te enteras por fuera de que ya no te van a dar ese proyecto, piensas que le falta sensibilidad. A lo mejor tendrían que haber evaluado mejor el trabajo que realizamos allí. También es verdad que nos prometimos que íbamos a hablar más directamente y no a través de la prensa. 

-¿Ha tenido ocasión de hablar con su hermano sobre el asunto? ¿Qué le ha dicho? 

-Él me decía el otro día "¡ay, lo que tenéis que aprender todavía del tercer mundo en solidaridad y cooperación! Ellos sí que realmente dan todo lo que tienen. Si hay gente generosa son ellos, porque la escasez de lo esencial le hacen ser más colaboradores. En generosidad nos ganan y nos dan vueltas, aquí nos limitamos a dar lo que nos sobra. 

-¿Qué suponen los 12.000 euros para el trabajo de la fundación? 

-Es un proyecto más que tendremos que buscarlos o quitarlos de otras partidas. De esta cantidad destinábamos 7.500 euros a medicinas que las compramos a la ONG Farmamundi. Y el resto, 4.500 euros, se destinaban a ayudar a pagarles el billete de avión a los médicos que van en las campañas quirúrgica. Cuando van allí son 21 días, que cogen de sus jornadas libres y además se pagaban el billete. Ahora intentamos pagarle la mitad de los 1.200 euros que cuesta. De todas maneras, si la fundación no tiene dinero ellos se pagan su billete. 

-La polémica ha tenido una respuesta solidaria. ¿No hay mal que por bien no venga? 

-Las cofradías se han sentido también perjudicadas y solidarias, entre otras cosas porque Juanjo ha sido muy de hermandades y le encanta la Semana Santa. El paso adelante de las cofradías nos satisface mucho porque se reconoce el trabajo. 

-Córdoba tiene fama de solidaria. 

-Mucho. Hay entre 1.500 y 2.000 colaboradores asiduos que dedican su tiempo libre. También siempre tenemos su respuesta cuando organizamos la comida en el Círculo, la ciudad se vuelca cuando necesitamos ayuda. Toda esta polémica al Ayuntamiento le habrá hecho ver que no estamos solos. 

-¿Cómo ha cambiado Bangassou desde que está allí su hermano? 

-Enormemente, se ha convertido en un auténtico polo de desarrollo. Desarrollamos proyectos, escuelas, talleres... Ha cambiado radicalmente. Mi hermano es la "envidia" del resto de sus compañeros. Juanjo quiere lo mejor para su gente. El año pasado inauguramos el servicio de maternidad y eso ha sido un avance importantísimo. La gente daba a luz en el campo. También le damos leche en polvo y eso ha sido una gran revolución. La única manera de cortar con el sida -la enfermedad más frecuente y mortal junto con la malaria- era evitar el contagio a los pequeños por la leche materna. En estos años se ha conseguido que el índice de seropositivos se haya reducido del 25 al 9%. Eso son vidas que se están salvando. Hay escolarizados más de 25.000 niños y cada año intentamos construir uno o dos colegios con subvenciones de la Diputación. Tenemos también cursos de formación profesional y hemos conseguido que muchas personas aprendan un oficio y se ganen la vida. 

-¿Cómo se tomó la familia la marcha de su hermano a Bangassou hace 30 años? 

-Recuerdo que mi hermano se ordenó en septiembre de 1980 y en noviembre salió de casa con destino a Centroáfrica. Las palabras de mis padres fueron: Señor con mucho gusto te entregamos a nuestro hijo, pero la misma vocación que le has dado a él nos la tenías que haber dado a nosotros para que aceptáramos esta situación. En mi casa somos nueve hermanos y te aseguro que aparte de nuestra madre -mi padre murió- todos estamos a una con mi hermano. 

-La familia está muy implicada en la Fundación, ¿no? 

-La fundación y la misión de mi hermano son tan importantes para nosotros como para él. La fundación la movemos entre todos y esto ha conseguido unirnos a toda la familia. Al final todo el mundo respira por lo mismo, por Juanjo. Es muy bonito en una familia sentir que tienes una misión en común. Mi madre lo echa mucho de menos, es una auténtica novia que espera el regreso de su amado. Ella cuando Juanjo se va empieza a contar los días que quedan para que vuelva. Tiene 85 años y vive para esperar a mi hermano. 

-¿Ha tenido la ocasión de visitar Bangassou? 

-Intento ir cada dos años. Cuando llegas te embarga la tristeza por ver la situación de la gente, impotencia por ver la cantidad de cosas que se despilfarran aquí. Saber que tiene suerte de vivir donde vivo y que la rueda de la fortuna no me haya puesto allí. La vida allí es muy dura, te enfrentas diariamente a la muerte. Merece la pena trabajar por esto y dedicar nuestra energía a trabajar por esto. 

-¿Cuál es el peor momento que recuerda que pasara la familia desde que su hermano está en Centroáfrica? 

-Los que están relacionados con las enfermedades. Mi hermano ha sufrido dos infartos, el primero le pilló en medio de la selva, pero afortunadamente lo pudieron evacuar pronto a la capital, Bangui. En el segundo, la situación era más complicada porque fue en mitad de la guerrilla. A mí me llamó la embajada española y me dijeron que en 24 horas mi hermano tenía que estar en un hospital con garantías, era cuestión de vida o muerte. Me pasé 12 horas pegado el teléfono para conseguir un avión medicalizado que lo trajera a Córdoba, pero nadie quería entrar en el país por lo delicado de la situación en cuestión de seguridad. Al final lo conseguí, pero fueron momentos angustiosos. 

-¿Y el mejor? 

-Hemos tenido muchas alegrías cuando vemos que los proyectos salen adelante y que se salvan vidas, eso te llena el corazón, porque las alegrías suyas son nuestras. También ha sido muy bonito la visita del Papa, que ha sido como un bálsamo para aunar voluntades en el país. El Papa ha llegado donde nadie se atrevía ni quería y ahora, por primera vez, se han celebrado elecciones en Centroáfrica en un ambiente tranquilo y sin ningún incidente. 

-La Fundación impulsó la candidatura del obispo de Bangassou para el premio Princesa de Asturias, ¿lo volverán a hacer? 


-No lo sé. Eso fue algo que surgió el año pasado y, la verdad, conseguimos muchas adhesiones. La candidatura de Juanjo se quedó entre las cinco últimas pero al final no pudo ser. Todavía no sabemos qué vamos a hacer este año.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Del Castillo no convence a la Fundación Bangassou

diariocordoba.com

Del Castillo no convence a la Fundación Bangassou

 

Los responsables de la Fundación Bangassou no están satisfechos con la respuesta ofrecida por el concejal de Cooperación, Rafael del Castillo. Según su presidente, Miguel Aguirre, "agradecemos que nos llamara y nos atendiera con tanta celeridad, pero fue para decirnos lo que ya sabíamos, no nos ha dado una explicación de por qué se cancela el convenio de ayuda con nosotros y no con otras oenegés". En opinión de Aguirre, "el delegado no conocía el trabajo que realizamos desde la fundación ni las dificultades técnicas que se nos plantean para concurrir en una convocatoria pública" e insiste en que la decisión está basada en criterios políticos. Por eso, llevarán a cabo el día 12 la reunión prevista con el resto de colectivos afectados, donde intentarán organizar una respuesta colectiva a lo que la fundación considera una "discriminación".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento corrobora a la Fundación Bangassou que se queda sin ayuda directa

sevilla.abc

El Ayuntamiento corrobora a la Fundación Bangassou que se queda sin ayuda directa

Invita a la oenegé a competir por el dinero y ésta le asegura que lo tiene difícil por el contexto donde operar

 

El Ayuntamiento de Córdoba ha corroborado a la Fundación Bangassou que se queda sin ayuda nominativa en 2016. El responsable de Servicios Sociales y Cooperación, Rafael del Castillo (IU), ha mantenido un encuentro para confirmar a los responsables de la entidad que el convenio que les ligaba al Ayuntamiento Consistorio ya no existe.

El equipo de gobierno ha decidido denunciar el acuerdo, algo para lo que tenía de plazo hasta el mes de noviembre, informó el presidente de la organización no gubernamental, Miguel Aguirre. La reunión comenzó con una petición de disculpas por parte del concejal de Cooperación. Antes de haber tomado cualquier determinación, el gobierno municipal tendría que haber llamado a los responsables de la organización de cara a anunciarles la nueva política municipal y que no cuentan con los 12.000 euros para sus actividades para el año 2016.

Tanto el comunicado municipal como Miguel Aguirre explican que Del Castillo dio la alternativa de presentarse a una convocatoria competitiva que asignará recursos en función de los informes municipales. Lo que no dice el equipo de gobierno en su comunicado es que los responsables de la fundación le respondieron que no pueden concurrir a este tipo de subvenciones competitivas.

La organización explica que, dado el contexto en el que opera —uno de los países más pobres del mundo—, le cuesta cumplir el estándar administrativo de un país del primer mundo. La respuesta del edil fue entender la situación, mantener la decisión adoptada (es decir, cargarse la partida económica) y retocar algunos de esos requisitos cuando se produzca la convocatoria de ayudas públicas al desarrollo.

Del Castillo aseguró en un comunicado que no se le han quitado subvenciones a unas oenegé para dárselas otras organizaciones. Ello no es exactamente así. En el plan municipal de ayudas para el año 2016 hay entidades que nunca han recibido fondos de manera nominativa que sí aparecen en la nueva relación. Se trata de casos como la fundación RAIS, que trabaja con personas sin hogar, o una entidad de mayores del barrio del Naranjo, entre otros.

También es una verdad objetiva que no se han retirado todas las subvenciones nominativas sino solamente algunas de ellas. Córdoba Solidaria o Ideas, entre otras muchas, aparecen con sus convenios vigentes para el año 2016.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento insta a la Fundación Bangassou a que pida la subvención

eldiadecordoba

El Ayuntamiento insta a la Fundación Bangassou a que pida la subvención

Rafael del Castillo explica al colectivo que su departamento, en la concesión de ayudas, apuesta por las convocatorias abiertas

 

El delegado de Cooperación Internacional del Ayuntamiento, Rafael del Castillo, se reunió ayer en el Consistorio con representantes de la Fundación Bangassou en Córdoba para trasladarles de primera mano la decisión del equipo de gobierno de "continuar con convocatorias públicas de subvenciones, tal y como se puso en marcha a finales de 2015, bajo parámetros de concurrencia competitiva que garanticen la igualdad de oportunidades de las entidades que opten a recibirlas, y a la cual se podrá presentar dicha fundación". La reunión se produce después de que el Ayuntamiento haya retirado la ayuda de 12.000 euros que otorgaba a este colectivo y que algunas hermandades de la ciudad se hayan movilizado para prestarle apoyo. 

Del Castillo señaló en una nota que "se ha explicado a la fundación que este equipo de gobierno, a diferencia de lo ocurrido en los últimos años con el PP -no hubo convocatorias de subvenciones con el PP desde diciembre de 2013-, tiene la intención de incrementar progresivamente las convocatorias abiertas en detrimento de las ayudas directas, que deben quedar reducidas a organizaciones que por sus características y las de sus proyectos les resulte muy difícil o directamente imposible optar a recibir subvenciones". 

Del mismo modo, el delegado explicó a la fundación que el Ayuntamiento "no le ha quitado ni a Bangassou ni a ningún colectivo o asociación subvención alguna para dársela a otros". Simplemente, añade el delegado, "abogamos por una convocatoria pública de subvenciones, donde colectivos o entidades, como es el caso de la Fundación Bangassou, presenten sus proyectos en materia de Cooperación y sean los mejores, según criterios técnicos, los que reciban las subvenciones públicas", las cuales no se debe olvidar que "proceden del bolsillo de los cordobeses y cordobesas". 

No obstante, con el objetivo de "llegar al mayor número de proyectos y colectivos", el delegado recordó que "en los presupuestos de este año se contempla un incremento del 61% en las partidas destinadas a tal fin". 

Además, Del Castillo aclaró que "las ayudas directas para este año en materia de Cooperación Internacional se han concedido a colectivos que ya las recibieron el pasado año, por lo que en ningún momento se puede afirmar, como sugiere el PP, que este gobierno quita ayudas a unos colectivos para dárselas a otros". 

El delegado explicó que esta línea de apostar por convocatorias abiertas de subvenciones en detrimento de ayudas directas también tendrá lugar en el área de Servicios Sociales. 


En el caso de Servicios Sociales, las ayudas directas deben concederse a "proyectos de interés para la ciudad relacionados con los servicios sociales comunitarios -competencias municipales-, que actúen sobre sectores de la población en exclusión, o en riesgo de estarlo, y/o que sirvan para paliar las desigualdades en derechos de unos cordobeses sobre otros por la zona en la que viven o por otras circunstancias".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento explica a Fundación Bangassou la decisión de continuar con convocatoria de subvención pública

20minutos.es

El Ayuntamiento explica a Fundación Bangassou la decisión de continuar con convocatoria de subvención pública

 

El delegado de Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Córdoba, Rafael del Castillo, se ha reunido este martes en el Consistorio, a petición del concejal, con representantes de la Fundación Bangassou en Córdoba para trasladarle de primera mano la decisión del equipo de gobierno de "continuar con convocatorias públicas de subvenciones, tal y como se puso en marcha a finales de 2015, bajo parámetros de concurrencia competitiva que garanticen la igualdad de oportunidades de las entidades que opten a recibirlas, y a la cual se podrá presentar dicha Fundación". ECO  Poca actividad social ¿QUÉ ES ESTO? 0 0 EUROPA PRESS. 05.01.2016 El delegado de Cooperación Internacional del Ayuntamiento de Córdoba, Rafael del Castillo, se ha reunido este martes en el Consistorio, a petición del concejal, con representantes de la Fundación Bangassou en Córdoba para trasladarle de primera mano la decisión del equipo de gobierno de "continuar con convocatorias públicas de subvenciones, tal y como se puso en marcha a finales de 2015, bajo parámetros de concurrencia competitiva que garanticen la igualdad de oportunidades de las entidades que opten a recibirlas, y a la cual se podrá presentar dicha Fundación". Ampliar foto Según indica Del Castillo en una nota, "se ha explicado a la Fundación que este equipo de gobierno, a diferencia de lo ocurrido en los últimos años con el PP —no hubo convocatorias de subvenciones con el PP desde diciembre de 2013—, tiene la intención de incrementar progresivamente las convocatorias abiertas en detrimento de las ayudas directas, que deben quedar reducidas a organizaciones que por sus características y las de sus proyectos les resulte muy difícil o directamente imposible optar a recibir subvenciones". Del mismo modo, el delegado ha explicado a la Fundación que el Ayuntamiento "no le ha quitado ni a Bangassou ni a ningún colectivo o asociación subvención alguna para dársela a otros". Simplemente, añade el delegado, "abogamos por una convocatoria pública de subvenciones, donde colectivos o entidades, como es el caso de la Fundación Bangassou, presenten sus proyectos en materia de Cooperación y sean los mejores, según criterios técnicos, los que reciban las subvenciones públicas", las cuales no se debe olvidar que "proceden del bolsillo de los cordobeses y cordobesas". No obstante, con el objetivo de "llegar al mayor número de proyectos y colectivos", el delegado ha recordado que "en los presupuestos de este año se contempla un incremento del 61 por ciento en las partidas destinadas a tal fin". Además, Del Castillo ha aclarado que "las ayudas directas para este año en materia de Cooperación Internacional se han concedido a colectivos que ya la recibieron el pasado año, por lo que en ningún momento se puede afirmar, como sugiere el PP, que este gobierno quita ayudas a unos colectivos para dárselas a otros". Para el delegado, esta línea de apostar por convocatorias abiertas de subvenciones en detrimento de ayudas directas también tendrá lugar en el área de Servicios Sociales. En el caso de Servicios Sociales, las ayudas directas deben concederse a "proyectos de interés para la ciudad relacionados con los servicios sociales comunitarios —competencias municipales—, que actúen sobre sectores de la población en exclusión, o en riesgo de estarlo, y/o que sirvan para paliar las desigualdades en derechos de unos cordobeses sobre otros por la zona en la que viven o por otras circunstancias".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]
 

Del Castillo plantea a la Fundación Bangassou que opte en igualdad de condiciones a las ayudas municipales

cordobahoy.es

Del Castillo plantea a la Fundación Bangassou que opte en igualdad de condiciones a las ayudas municipales

El concejal de Cooperación Internacional adelanta que el Ayuntamiento incrementará en un 61% las ayudas destinadas a subvenciones públicas

 

El concejal de Cooperación Internacional del Ayuntamiento, Rafael del Castillo, se ha reunido esta mañana en el Consistorio, a petición del propio edil, con representantes de la Fundación Bangassou en Córdoba para trasladarle de primera mano la decisión del equipo de gobierno de "continuar con las convocatorias públicas de subvenciones, tal y como se puso en marcha a finales de 2015, bajo parámetros de concurrencia competitiva que garanticen la igualdad de oportunidades de las entidades que opten a recibirlas, y a la cual se podrá presentar dicha Fundación".

Según Del Castillo, "le hemos explicado a la Fundación que este equipo de gobierno, a diferencia de lo ocurrido en los últimos años con el PP (no hubo convocatorias de subvenciones con el PP desde diciembre de 2013), tiene la intención de incrementar progresivamente las convocatorias abiertas en detrimento de las ayudas directas, que deben quedar reducidas a organizaciones que por sus características y las de sus proyectos les resulte muy difícil o directamente imposible optar a recibir subvenciones".

Del mismo modo, el delegado ha explicado a la Fundación que el Ayuntamiento "no le ha quitado ni a Bangassou ni a ningún colectivo o asociación subvención alguna para dársela a otros". Simplemente, añade el delegado, "abogamos por una convocatoria pública de subvenciones, donde colectivos o entidades, como es el caso de la Fundación Bangassou, presenten sus proyectos en materia de Cooperación y sean los mejores, según criterios técnicos, los que reciban las subvenciones públicas", las cuales no debemos olvidar  "proceden del bolsillo de los cordobeses y cordobesas".

Aumento del 61%

No obstante, con el objetivo de "llegar al mayor número de proyectos y colectivos", el delegado ha vuelto a recordar que "en  los presupuestos de este año se contempla un incremento del 61% en las partidas destinadas a tal fin". Por lo que dicha Fundación, si así lo ve conveniente o lo desea, podrás presentarse a las distintas convocatorias que hará la Delegación municipal, y que se abrirán para mediados del presente año.

Para el delegado, esta línea de apostar por convocatorias abiertas de subvenciones en detrimento de ayudas directas también tendrá lugar en el área de Servicios Sociales. En el caso de Servicios Sociales, las ayudas directas deben concederse a "proyectos de interés para la ciudad relacionados con los servicios sociales comunitarios (competencias municipales), que actúen sobre sectores de la población en exclusión, o en riesgo de estarlo, y/o que sirvan para paliar las desigualdades en derechos de unos cordobeses sobre otros por la zona en la que viven o por otras circunstancias".

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Laicidad y laicismo

sevilla.abc

JOSÉ JAVIER AMORÓS - PASAR EL RATO

Laicidad y laicismo

El Ayuntamiento parece no ser partidario de la religión y utiliza el poder como máquina de limpieza ideológica. ¿O es todo casualidad?

 

Parece que el Ayuntamiento de Córdoba no es partidario de la religión católica. Empezó desterrando al Cristo de marfil, para demostrar quién manda en la tierra; vinieron luego los desaires a las cofradías; y ahora ha suprimido las ayudas directas a organizaciones asistenciales próximas a la Iglesia. Es posible que todo sea fruto de la casualidad, y así lo ha resumido un miembro del equipo de gobierno, aunque gente mal intencionada podría pensar que se está utilizando el poder como una máquina de limpieza ideológica. Es difícil que personas intelectualmente refinadas y culturalmente sensibles, como nuestros dirigentes locales, puedan caer en el exceso de celo laico, porque hace descender la inteligencia de la cabeza al hígado. Eso no es posible en Córdoba, afortunadamente. En abril de 1931, el ministro de la Gobernación, Miguel Maura, recibió en su despacho un telegrama enviado por el alcalde de un pueblo, redactado en estos términos: «Proclamada la República. Stop. Dígame qué hago con el cura».

El presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, entrevistado por este periódico, considera que el Ayuntamiento cordobés se muestra muy crítico con las personas y grupos vinculados a la Iglesia católica. La política religiosa de la izquierda española actual viene determinada, le parece a uno, por la confusión entre laicidad y laicismo, términos bien distinguidos en el lenguaje científico, La laicidad es el reconocimiento de la incompetencia del Estado para adherirse a un credo religioso, precisamente como garantía de la libertad religiosa de todos los ciudadanos. La laicidad no es lo contrario de lo religioso, sino de lo confesional. La laicidad no niega la religión, sino que la considera una parte de la realidad social y valora su papel histórico. El laico no puede serlo sin aceptar la existencia de lo religioso, de tal modo que la laicidad implica la aceptación dialéctica de la religión.

El laicismo, en cambio, en un sentido amplio, comprende toda concepción del mundo y de la vida que propugne excluir la religión de la vida pública. Eso supone, me parece, identificar lo público con lo estatal, los fines e intereses públicos con los fines e intereses estatales. Como dicen los juristas alemanes, las Iglesias tienen un cometido público —público, no estatal— en la vida de los pueblos. Que el Estado sea aconfesional no significa dar por supuesto que los ciudadanos carecen de religión o que la sociedad en cuanto tal es arreligiosa, y de ninguna manera puedan, unos y otra, manifestar públicamente su juicio moral sobre cuestiones de relevancia social. Excluir del debate público las opiniones de los creyentes, que deben ser sometidas a la crítica o a la adhesión, como cualquier otro punto de vista, es negar a los ciudadanos creyentes su derecho a intervenir libremente, con arreglo a sus convicciones, en la configuración democrática de la vida pública.

Esta es la versión moderada del laicismo, la que quiere reducir la religión al ámbito de la conciencia. Hay también una modalidad agresiva, religiófoba, revientamisas, cocinacristos, asaltacapillas, comecuras, quemaconventos, que no tiene que ver con la laicidad, sino con la psiquiatría. El progreso ha encarnado esta especialidad científica en alegres muchachas de Podemos interrumpiendo una celebración litúrgica católica, desnudas de cintura para arriba, oreando al aire fresco de la libertad religiosa sus dos únicas neuronas. «Arderéis como en el 36». Sí, pero hará falta una inteligencia superior que les explique cómo se enciende la tea.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Los programas de la Fundación Cajasur llegan a más de 120.000 beneficiarios

sevilla.abc

Los programas de la Fundación Cajasur llegan a más de 120.000 beneficiarios

Ha gestionado un presupuesto superior a 5 millones de euros

 

Un total de 214 programas realizados directamente por la Fundación Cajasur, o en colaboración con otros organismos y entidades, han llegado a más de 120.000 beneficiarios andaluces durante el pasado año 2015.

En un comunicado, la entidad ha apuntado que, de ese total, un 72 por ciento corresponde a proyectos de acción social, cumpliendo así las indicaciones del Consejo Asesor y Patronato de la citada fundación.

Solo en el último trimestre, el Patronato de la Fundación Cajasur ha aprobado ayudas por un importe de 300.000 euros para el desarrollo de proyectos de asociaciones y entidades sociales y culturales de Andalucía, entre las que se destaca la destinada al Banco de Alimentos para financiar parte de la construcción de la nave de almacenamiento en el nuevo edificio situado en el antiguo Matadero Municipal de Campo Madre de Dios en Córdoba.

La Fundación Cajasur presta también su colaboración a Prolibertas, con el fin de sufragar los gastos de la creación de marca, marketing y comunicación para conseguir financiación del nuevo centro el que pretenden ofrecer, entre otros servicios, estancia diurna, escuela de hostelería, restaurante social, además de continuar con el comedor social para transeúntes.

Por su parte, la ONG Fundación Bangassou también contará con ayuda económica para la segunda fase de construcción de tres aulas y dos despachos para la escuela primaria y el colegio de Obo en la República Centroafricana.

La Fundación Cajasur ha destinado para 2015 un presupuesto global de 5,1 millones de euros, para atender principalmente proyectos sociales y culturales, fundamentalmente de Córdoba, aunque también se han visto beneficiadas el resto de provincias andaluzas, así como a los más de 240 alumnos a través de sus centros de educación especial e infantil, en la capital cordobesa y Jaén.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Fundación Bangassou lidera un frente contra la política de ayudas

diariocordoba.com

La Fundación Bangassou lidera un frente contra la política de ayudas

Afirma que se discrimina a ciertas entidades por una cuestión religiosa

 

 

La Fundación Bangassou, una de las entidades afectadas por los cambios en la política de asignación de subvenciones planteados por el Ayuntamiento para el 2016, ha convocado una reunión con una decena de entidades sociales para organizar una respuesta conjunta de rechazo a una decisión municipal que consideran "discriminatoria". La organización católica pretende crear así un frente común desde el que luchar contra "la injusticia que se ha realizado", según indica la entidad en un comunicado, en el que afirma que el gobierno municipal ha dejado sin subvención a una serie de organizaciones porque "son cercanas a la Iglesia Católica", al tiempo que critica que no se haya consensuado tal modificación con las oenegés afectadas. El borrador de presupuesto del Ayuntamiento para este año establece dos tipos de subvenciones para entidades sociales y de cooperación. Una serie de entidades (Córdoba Acoge, Ariadna, Alzheimer San Rafael, Prolibertas, Adeat, Iemakaie, Secretariado Gitano, APDHA, Cruz Roja, Banco de Alimentos, Prolibertas, El Pedal, Tierra de Hombres, Niños Saharahuis o Anida, entre otras) tendrán asignaciones directas, como las que se venían dando en los últimos años, mientras otras como Adevida, Adoratrices, la Asociación Española Contra el Cáncer, Proyecto Hombre, la Fundación Bangassou, la Asociación de Esclerosis Múltiple o Estrella Azahara, deberán pasar por el filtro de una convocatoria competitiva para la que se han reservado 103.000 euros y presentar proyectos si quieren recibir ayuda.

La Fundación Bangassou ya ha mostrado su incomprensión por la distinción que se hace entre entidades y ha conseguido movilizar a las hermandades de Córdoba para recaudar fondos, que pretenden repartir entre las entidades que se quedan fuera.

A la espera de que el Ayuntamiento se pronuncie sobre el futuro de sus ayudas, entidades como la Asociación Española Contra el Cáncer y la Asociación de Esclerosis Múltiple, que atienden a un número importante de cordobeses, recuerdan que son organizaciones "apolíticas y aconfesionales", por lo que no comparten que el cambio sea por una cuestión religiosa.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Aguirre lamenta la campaña «antinavideña» municipal con Bangassou

sevilla.abc

Aguirre lamenta la campaña «antinavideña» municipal con Bangassou

El presidente de la fundación destaca la reacción de las cofradías que se han volcado con esta organización

Desde España parten cada año hacia la diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana, miles de kilos de leche en polvo, medicamentos, material quirúrgico y artículos de primera necesidad, aparte de dinero para construir o mejorar colegios, quirófanos, maternidades y escuelas taller. Todo ello es posible gracias al trabajo de la Fundación Bangassou.

Al frente está Miguel Aguirre, hermano del obispo Juan José Aguirre. Él es un experto en optimizar recursos y motivar a empresas, colectivos y particulares para que aporten su granito de arena. En estos días se ha llevado un palo tremendo tras enterarse de manera indirecta de que el Ayuntamiento le retirará la subvención de 12.000 euros, un importe con el que lleva contando desde hace cuatro años y que se cae de su capítulo de ingresos.

Desde 2002, la Fundación desarrolla proyectos de educación, sanidad y promoción social y cada año envía dos contenedores con material, si bien el obispo ha solicitado la posibilidad de un tercer contenedor con leche en polvo, vehículos, placas solares y material sanitario y educativo. Por ello, la retirada de la subvención es una cuestión «a la que nadie le encuentra explicación y parece que el Consistorio elimina al que se acerca a la Iglesia».

Otros colaboradores

El Ayuntamiento no es la única institución que ayuda, también están la Diputación, la BBK y otros ayuntamientos, pero la cantidad del Consistorio cordobés iba a servir para comprar medicamentos y ayudar a los médicos que van en campañas solidarias. «Ahora habrá que buscar ese dinero en otro sitio», se lamenta.

Aguirre, no obstante, ha celebrado la reacción de las cofradías «ante esta injusticia tan enorme y tan grande aportando dinero», sin contar con las aportaciones particulares. En este sentido, «el Ayuntamiento lo ha hecho muy mal. En Navidad está la gente muy sensibilizada para ayudar a los demás, y el Ayuntamiento ha hecho una anticampaña de Navidad», ha añadido.

El obispo de Bangassou, por su parte, cuando se enteró de la noticia, se limitó a reír y le respondió a su hermano que «aquí la gente se preocupa por la vida o la muerte y en España, por si te quito o te doy», al tiempo que señaló que «cuántas lecciones tiene que dar el tercer mundo en cooperación».

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Bangassou 12.000: el compromiso de las cofradías

cordopolis

Bangassou 12.000: el compromiso de las cofradías

 

Las hermandades del Martes, del Jueves y del Viernes Santo desarrollan una campaña a favor de la Fundación Bangassou | La iniciativa, abierta al resto de corporaciones y a la sociedad, pretende recaudar 12.000 euros para la organización que trabaja en la República Centroafricana

En ocasiones resulta desconocida y sin embargo supone una de las actuaciones más importantes de todas las hermandades. Mediante diferentes iniciativas, éstas ofrecen una ayuda impagable y de indudable valor a quienes más lo necesitan. Se trata de una tarea esencial, un principio fundamental en las cofradías, ya fueren penitenciales o de Gloria, que nunca cesa por su parte. La labor social es, por tanto, piedra angular junto con el culto a titulares y la formación cristiana. Buena muestra de su carácter generoso la dan en los últimos días diferentes corporaciones cordobesas, que aúnan esfuerzos para mantener una destacada aportación a la Fundación Bangassou después de que la ayuda que hasta ahora le ofrecía el Ayuntamiento haya quedado en el aire. De ahí que, a iniciativa de las hermandades del Viernes Santo, surgiera la iniciativa Bangassou 12.000, un nombre que tiene su significado.

La solidaridad de las cofradías cordobesas sobresale estas fechas de forma especial con la mirada puesta a la República Centroafricana. En ella desarrolla su maravillosa labor la organización que respalda el trabajo del Obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre. El nombre de este misionero comboniano es sin lugar a dudas uno de los más representativos en lo que a la participación activa en ámbito solidario en territorios en los que ésta es necesaria y a él se unen las hermandades de la ciudad. La Fundación contaba con una ayuda de 12.000 euros por parte del Ayuntamiento, si bien ésta queda pendiente en la actualidad. Por tal motivo, las corporaciones del Viernes Santo decidieron iniciar una campaña de recaudación para mantener dicho apoyo económico. Las cofradías de la Buena Muerte, de la Soledad, de la Expiración, del Descendimiento, de los Dolores y del Santo Sepulcro comunicaban días atrás la donación de 2.000 euros y animaban a que el resto se sumaran a la causa.

Después de que la iniciativa contara también con el respaldo de la Agrupación de Hermandades, fueron las del Jueves Santo las que comunicaron su participación en la campaña Bangassou 12.000. De esta forma, las corporaciones de la Sagrada Cena, de Jesús Caído, de la Caridad, del Cristo de Gracia y de las Angustias acordaron destinar 1.500 euros para la causa. La suya no fue la última respuesta, como es muy posible que tampoco lo sea la más reciente, ya que este martes fueron cinco de las cofradías del Martes Santo las que anunciaron su unión a tan generosa actuación. En este caso, las hermandades de la Agonía, de la Sangre, del Buen Suceso, del Prendimiento y Universitaria informaron de la donación de 1.750 euros y animaron nuevamente a la participación del resto.

A través de esta campaña, las cofradías cordobesas muestran de nuevo su marcado carácter solidario, que pretenden sea también de otras instituciones y de la ciudadanía. En definitiva, de la sociedad en su conjunto. En ese sentido, mantienen abierta la cuenta ES37 0237 6028 0091 5934 1463 para que todo que aquel lo desee realice su donativo con el concepto Bangassou 12.000.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Las hermandades del Martes Santo se suman al apoyo a la Fundación Bangassou

eldiadecordoba

Las hermandades del Martes Santo se suman al apoyo a la Fundación Bangassou

Las cofradías de la Trinidad reprueban a su vez la decisión de PSOE e IU y exigen soluciones y claridad

 

Nuevo apoyo a la Fundación Bangassou. La retirada de la ayuda de los 12.000 euros del Ayuntamiento a esta entidad, cuyo presidente de honor es el obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, ha hecho que las hermandades que salen en procesión el Martes Santo -La Sangre, Universitaria, Buen Suceso, la Agonía y el Prendimiento- se pongan de acuerdo y decidan donar 1.750 euros, según aparece recogido en la web de la fundación. Las cofradías, además, hacen un llamamiento a otras hermandades para que se sumen a este apoyo a la Fundación Bangassou que presta ayuda a los más necesitados en la República de Centroáfrica. 

Las del Martes Santo no son las únicas cofradías que han querido colaborar con la fundación después de la decisión adoptada de manera unilateral por parte del equipo de gobierno municipal. Es más, el movimiento cofrade ha puesto en marcha la iniciativa denominadaBangassou 12.000 para conseguir que las cofradías reuniesen el dinero que ya no va a salir de los fondos municipales. 

Las hermandades del Viernes Santo -Buena Muerte, Soledad, Expiración, Descendimiento, Dolores y Santo Sepulcro- también se han unido y han hecho una aportación de 2.000 euros con el mismo objetivo. A ellas se suman las hermandades que salen en procesión el Jueves Santo: Cena, Caído, Caridad, Gracia (Esparraguero) y Angustias. Todas ellas han hecho una donación de 1.500 euros. 

Los 12.000 euros que el Consistorio concedía a la fundación iban destinados a sanidad en Bangassou; es decir, a la compra de medicamentos para enviarlos a esa zona de África y a sufragar las expediciones de médicos cordobeses que se desplazan hasta allí para operar a personas necesitadas. No en vano, la fundación se creó para canalizar toda la ayuda económica que llegaba para desarrollar proyectos en la zona. Cada año se realizan tres campañas en las que profesionales del Reina Sofía se desplazan allí para realizar intervenciones de cirugía general, oftalmología y traumatología y rehabilitación. Desde 2008, más de 4.000 personas se han beneficiado de este servicio. 


Además de las cofradías del Martes Santo, también las de la parroquia de la Trinidad -Vía Crucis, Santa Faz y Perdón- remitieron anoche un comunicado en el que reprueban al gobierno municipal por haber dejado sin subvenciones a diferentes colectivos cordobeses, no sólo a la Fundación Bangassou, y lo acusan de actuar de espaldas "a la mayoría, que es católica". Del mismo modo, urgen al cogobierno formado por PSOE e IU, y respaldado por Ganemos, a que ponga soluciones en el caso de las asociaciones damnificadas que trabajan con pobres y marginados y exige que en próximas convocatorias se clarifique el proceso para que no existan problemas en la tramitación de las ayudas. Por último, se convoca una eucaristía para el próximo 10 de enero, cuando la Iglesia celebra el bautismo de Jesús, para pedir por las personas que trabajan con los desprotegidos y para hacer una colecta en favor de todos los colectivos afectados por el recorte.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Córdoba se une a la Fundación "Bangassou".

bajoelcostaldemisevilla

Córdoba se une a la Fundación "Bangassou".


Las Hermandades del Viernes Santo Cordobés han acordado donar a la Fundación "Bangassou" la cantidad de 2000€ para sus fines. 

Es así, que las Hermandades de la Buena Muerte, la Soledad, la Expiración, el Descendimiento, los Dolores y el Santo Sepulcro han llegado a este acuerdo. Tras el conocimiento de ello, por parte del Consejo General de las Hermandades y Cofradías de Córdoba, han animado también a otras corporaciones a ayudar a esta plataforma denominada "Bangassou 12000".

Hace unos días, también eran las Hermandades del Martes Santo las que se unían a esta causa. Así, las Hermandades de la Sangre, Universitaria, la Agonía, Buen Suceso y el Prendimiento, han acordado la donación de 1700€ para estos fines. 

También las Hermandades del Jueves Santo (Cena, Caído, Caridad, Gracia y Angustias), han reunido 1500€ para los proyectos de esta fundación.

Fundación Bangassou.

La República Centroafricana es el quinto país más pobre del planeta. Y es aquí, en Bangassou, un núcleo de población al este del país donde la Fundación, creada en el año 2002 por Monseñor Aguirre, acompaña a todos los que le necesitan para crecer física y espiritualmente. La fé mueve montañas, y así es como Juan José ha conseguido transformar un parmo desierto en un oasis de esperanza para los pobres.

La Fundación tiene un orfanato, que gracias al trabajo y a la ayuda económica que llega por un sistema de apadrinamientos, tiene acogidos a ochenta niños que han perdido a sus padres a causa de las guerras o las enfermedades como el SIDA o la malaria. También se ayuda a las abuelas que en muchos casos sobreviven a la muerte de sus hijas y se quedan a cargo de sus nietos ejerciendo de nuevo de madres. Aunque su cariño infinito les llena de fuerzas, su avanzada edad les dificulta trabajar para dar una base económica a sus pequeños, pero gracias a Monseñor y a su labor ellas tampoco se sienten solas.

El mejor activo de la Fundación son sus voluntarios, que trabajan y dejan su tiempo altruistamente para ayudar y colaborar con los proyectos. Juan José trabaja codo a codo con otros voluntarios que, como él, no dejan solos a los más pobres. Voluntarios como María, Miguel y Manolo, el técnico de quirófano, y los médicos oftalmólogos Asunción y su hijo Antonio, que abandonan sus cómodas vidas en España para, en medio de la selva, operar a los enfermos a cambio sólo de una sonrisa.

La Diócesis cuenta con 11 parroquias, 300 capillas, 30 sacerdotes católicos, 30 religiosas y algunos misioneros laicos de ambos sexos.

Los problemas más graves que tiene la población y que la Diócesis ayuda a resolverson:

Enfermedades como malaria, lepra y sida.
Salubridad y saneamiento.
Ausencia de escuelas.
Inexistencia de comunicaciones.
Refugiados de los países vecinos como Zaire y Sudán.
Desarrollo económico y cultural.

Actualmente, los Proyectos en ejecución son la construcción y mantenimiento de:

Orfanatos.
Hospital para enfermos terminales de SIDA.
Leproserías.
Escuelas.
Farmacias rurales.
Maternidades.
Guarderías.
Quirófanos.
Garaje Diocesano.
Dispensarios.

Redacción: Jesús Cantos.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Bangassou, algo nuestro

sevilla.abc

JOSÉ LUQUE VELASCO - DESDE MI RINCÓN

Bangassou, algo nuestro

Parece que al Ayuntamiento de Córdoba le molesta la felicidad que genera la fiesta por el nacimiento del Niño Jesús

Cuando la Navidad nos trae alegría, el Ayuntamiento de Córdoba toma decisiones que nos entristecen. Parece como si les molestara la felicidad que genera la fiesta por el nacimiento del Niño Jesús. El equipo de gobierno que preside la señora Ambrosio elimina de nuestros presupuestos la ayuda que se venía dando de manera permanente a la Fundación Bangassou. Cierto que también han cerrado el grifo a otras asociaciones y fundaciones. Pero hoy quiero comentar el desaire que aquellos que representan a Córdoba han tenido para con los más necesitados y pobres del planeta.

La Fundación Bangassou fue creada por familiares y amigos de Monseñor Juan José Aguirre Muñoz, cordobés, misionero comboniano y Obispo de la Diócesis de Bangassou en la República Centroafricana. Hablamos de un paisano nuestro que por amor a los demás se ha hecho pobre entre los más pobres. Todos conocemos a él y a su familia. No hay engaño posible. Hablamos de una fundación en la que los gastos de gestión son nulos. Toda ayuda es para beneficio de los más pobres, sin discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. ¡Ejemplo a tener en cuenta! Hablamos de un país, República Centroafricana, que como dice el propio obispo Aguirre, es tierra roja en un país pobre y ensangrentado por la sangre, también roja, de tanta pobre gente. Por último, hablamos de un Ayuntamiento, el de Córdoba, cuyos responsables políticos afirman actuar como demócratas y solidarios. Por todo ello no es comprensible semejante decisión.

Se dice, y me cuesta creerlo, que se han excluido de las subvenciones y de manera significativa aquellas fundaciones, asociaciones u organizaciones relacionadas con la iglesia católica. No quiero creer que las cosas sean así, porque la intolerancia, la discriminación o el odio a personas o instituciones por pertenecer a grupos sociales, políticos o religiosos, es lo que llamamos sectarismo. Y ser sectario es incompatible con ser demócrata. De igual manera, excluir de las ayudas públicas del municipio a una causa con tanta fuerza humanitaria, tan transparente y tan cordobesa, demostraría absoluta insolidaridad. Y yo no quiero pensar que la señora Ambrosio, máxima autoridad política de nuestra administración municipal, va a permitir actuaciones tan poco demócratas e insolidarias en su equipo de gobierno. O sí. Por ello y desde esta columna, pido que se aclare cuanto antes este asunto. Córdoba no se merece la imagen que estamos dando. Queremos entrar en el nuevo año, alardeando, con todo derecho y razón, de pertenecer a una ciudad, Córdoba, demócrata y solidaria como la que más. ¡Feliz año nuevo!

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Un error «casual»

sevilla.abc

JESÚS CABRERA - EL MOLINO DE LOS CIEGOS

Un error «casual»

No ha existido una explicación creíble sobre la retirada de ayudas a entidades sociales

El caso de la subvenciones retiradas por el Ayuntamiento a determinados colectivos que prestan su ayuda durante todo el año a quienes más lo necesitan corresponde a esa categoría de sucesos que estallan en el instante más inoportuno para quien los provoca y la mejor prueba está en la forma de gestionarlo cuando en estas fiestas la sensibilidad social está a flor de piel. Seguro que alguien maldijo en arameo cuando se destapó lo ocurrido y se comprobó que en ese momento se estaba con el paso cambiado en la planta noble de Capitulares porque en el argumentario oficial no existía la más mínima explicación creíble. La reacción primera ha sido la habitual, a la que ya se han familiarizado los cordobeses desde mediados de junio: la descalificación, el silencio, la nada.

Ahora, posiblemente, cuando ya sea tarde, llegue el frenazo y marcha atrás, con la habitual subida al cadalso del mensajero. Mientras tanto, tenemos bien presentes los colectivos agraviados, la labor que realizan y, sobre todo, los nombres y los rostros de las personas que se benefician con una labor para la que si bien la ayuda municipal no es esencial sí es necesaria para prestar un servicio con la mayor calidad posible, con el agravante añadido de que las ayudas tanto institucionales como particulares se han reducido considerablemente en los últimos años hasta el punto de verse comprometida su existencia en más de un caso.

Córdoba, afortunadamente, mantiene aún unas dimensiones que permiten seguir de cerca prácticamente todo lo que ocurre en ella. ¿Quién no conoce a alguna de esas mujeres que han sufrido el cáncer en sus propias carnes y que nos las encontramos por la calle, con sus petos verdes, como voluntarias de la Asociación contra el Cáncer? ¿Algún capitular sabe que la esperanza es el brillo en los ojos de quienes acuden a Proyecto Hombre y el padre Lázaro les dice que sí, que es posible salir de las toxicomanías y recuperar la dignidad? ¿Por qué los indefensos bebés que atienden Adevida y Red Madre tienen que sufrir estos recortes cuando es el propio Ayuntamiento el que utiliza estos dos colectivos para que les solucionen un problema? ¿Algún edil va a explicar cara a cara a los enfermos de esclerosis múltiple que los traslados a la rehabilitación los van a tener que pagar de sus bolsillos a partir de ahora? ¿El que ha metido la tijera a estas ayudas sabe que el voluntariado de los Padres Paúles tiene su área de actuación en el barrio Guadalquivir? ¿Y que los de San Juan de Dios atienden a los enfermos de media y larga estancia y a sus familias?

Lo de Bangassou merece un punto y aparte. La reciente visita a África del Papa Francisco ha mostrado al mundo algo que en Córdoba sabíamos perfectamente gracias a la labor que allí desarrolla nuestro paisano Juan José Aguirre. La situación de la República Centroafricana es de las más graves de todo el continente, algo que sufren sus habitantes, aquéllos a los que va directamente la ayuda de todo tipo que aquí recoge la Fundación Bangassou. Todo lo que se le dé al obispo Aguirre es poco, pero ese poco hace que él pueda ofrecer resultados de la población nativa beneficiada por los cordobeses.

Hasta ahora, la única explicación a lo ocurrido ha venido del edil de Servicios Sociales, Rafael del Castillo, quien montó una argumentación basada en que estos recortes se han ejecutado de forma «casual», sin tener en cuenta la pertenencia a la Iglesia católica de los colectivos perjudicados, en base a unos «informes técnicos». ¿Nos creemos la imparcialidad de éstos o, como Pedro García, nos preguntamos «si hay alguien independiente en este mundo»?

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Las cofradías muestran su apoyo a Bangassou

diariocordoba.com

Las cofradías muestran su apoyo a Bangassou

Las hermandades del Jueves y Viernes Santo ya han reunido 3.500 euros. La Agrupación anima al resto de cofradías a participar en esta causa

 

Tras la reciente retirada por parte del Ayuntamiento de la subvención de 12000 euros a la Fundación Bangassou de ayuda a los más necesitados en esa zona de Africa, diversas cofradías de la capital han abanderado una campaña denominada Bangassou 12.000 con el fin de implementar las cantidades que deja de recibir esta fundación, dirigida por el obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre.

Hasta el momento, y tal como lo han hecho público a través de un comunicado oficial, las hermandades del Viernes Santo (Buena Muerte, Soledad, Expiración, Descendimiento, Dolores y Santo Sepulcro) han donado 2.000 euros, mientras que cinco cofradías del Jueves Santo (Sagrada Cena, Caído, Caridad, Gracia y Angustias) han donado la cantidad de 1.500 euros.

Por su parte la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la ciudad ha animado a las demás cofradías, tanto de penitencia como de gloria, a sumarse a esta solidaria iniciativa en ayuda de los más desfavorecidos.

Una iniciativa que está abierta tanto a los cofrades como a todo aquel que desee colaborar directamente con esta fundación. De este modo las hermandades comunican que pueden hacerlo a través de la cuenta Fundación Bangassou, cuenta ES37 0237 6028 0091 5934 1463 con el concepto BANGASSOU 12.000.

La Fundación Bangassou fue creada en 2003 por familiares y amigos del cordobés Juan José Aguirre Muñoz, obispo de la diócesis de Bangassou, en la República Centroafricana, para canalizar la ayuda económica y material que le enviaban periódicamente, cumpliendo desde entonces su finalidad.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Yo también soy Bangassou

sevilla.abc

FRANCISCO J. POYATO - PRETÉRITO IMPERFECTO

Yo también soy Bangassou

A estos presuntos responsables públicos, gracias; no saben la oleada solidaria que han activado

 

Bangassou es una ciudad de la RepúblicaCentroafricana, situada al sureste del país, en la orilla del río Bomu y frente a la República Democrática del Congo. Es la capital y la ciudad más poblada de la prefectura de Mbomou. Aunque más pequeña que, por ejemplo, la población de Lucena. Desde 1964, la Iglesia Católica cuenta con una diócesis en este territorio que tiene una extensión como la de Andalucía, sin ningún kilómetro asfaltado, sin luz eléctrica ni teléfono y un censo aproximado a los 450.000 habitantes. Pero también hay una importante presencia de diversas iglesias protestantes y de población de religión musulmana. Allí hay un cordobés que es un titán y una luz en medio de nuestra oscuridad. Un hombre hecho con los ejemplos más reveladores que el legado de Jesús nos dejó en la memoria escrita y oral dos mil años después. Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, ha promovido dosescuelas primarias, una escuela técnica, un instituto de educación secundaria y bachillerato, un espacio Internet, un orfanato, un hospital con quirófano y un centro de atención a enfermos de sida en fase terminal, entre otras cosas. Hace unos años, la llamada rebelión Séléka, fanatismo asesino y mercenario en un país que lleva en permanente guerra civil desde las década de los sesenta del siglo pasado, saqueó brutalmente la obra de Aguirre y a cristianos y musulmanes de Bangassou, que se ocultaron en las iglesias para salvar la vida, no para escuchar misa. República Centroafricana es el segundo país más pobre del mundo, y el «más triste» según «Forbes International». El olvido en nuestro destierro mental del corazón africano.

Desde Córdoba, una fundación que lleva el nombre de Bangassou, lleva años trabajando por apuntalar la proeza de Aguirre en este territorio y contar su misión. Una oenegé que empieza a expandirse por toda España y que, gracias al apoyo y el reconocimiento anónimo, social y público, ha estado en el listado de precandidatos al Premio Princesa de Asturias a la Concordia y atesora numerosos galardones. Incluso la Unión Europea ha postulado a Juan José Aguirre como imagen internacional de la ayuda al desarrollo. El Papá Francisco ha conocido de primera mano hace unas semanas el trabajo incansable del prelado cordobés y su comunidad..., allá donde Dios escribe recto usando renglones torcidos.

«Llega un tiempo nuevo en que todos los cordobeses mirarán a su Ayuntamiento con esperanza. Un tiempo nuevo liderado por un gobierno con cabeza y corazón que frene en seco los recortes insensibles. Por ello vamos a poner el acento en las personas y en sus problemas y vamos a luchar con todos los elementos que estén a nuestro alcance para que nadie se quede atrás...». María Isabel Ambrosio, primera alcaldesa socialista de Córdoba. Discurso de investidura. (13 de junio de 2015).

El Ayuntamiento de Córdoba, en sus prespuestos para 2016, aprobados porPSOE e IU hace días, y con el consentimiento de Ganemos Córdoba, la marca blanca de Podemos que facilitó el bipartito, acaban de suprimir las ayudas que las arcas municipales propiciaban a la Fundación Bangassou para, entre otras cosas, llevar a médicos del Hospital Reina Sofía a operar y sanar a personas de República Centroafricana sin recursos. Como a ellos, Adevida y Red Madre, que ayudan al año a cerca de 400 mujeres embarazadas para sacar a sus hijos adelante; los Hermanos de San Juan de Dios, el proyecto «Estrella Azahara» de La Salle en Palmeras;Proyecto Hombre y hasta la Asociaciónde Lucha contra el Cáncer se han quedado sin apoyos a su labor fruto del sectarismo más hiriente y lainsolidaridad más indignante que un gobernante puede desplegar de manera vergonzante.

A todos estos presuntos responsables públicos, muchas gracias, pues no saben la oleada de solidaridad y respuesta social, de personas anónimas, que acaban de activar. Feliz Navidad. #YoTambienSoyBangassou.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La ayuda en bloque de las hermandades

sevilla.abc

La ayuda en bloque de las hermandades

El intento del lazo blanco contra la reforma de la Ley del Aborto es uno de los precedentes de las acciones conjuntas

 

El carácter cristiano y la responsabilidad social es algo que tienen en común todas las hermandades, sean más antiguas o modernas, de Penitencia o Gloria o tengan un mayor o menor número de integrantes. Es ello lo que hace que en ocasiones se unan para emprender acciones conjuntas. Los casos más recientes han sido la decisión unánime de las corporaciones cordobesas para hacer estación de penitencia en la Catedral en la Semana Santa de 2016 y el donativo de 12.000 euros dirigido a laFundación Bangassou por parte de las cofradías del Viernes Santo.

Uno de los precedentes más cercanos de estos masivos posicionamientos fue el intento que se produjo en 2009 para que todas las corporaciones lucieran lazo blanco en sus cruces de guía y pasos procesionales como muestra de rechazo a la Ley del Aborto. Finalmente, las cofradías no respaldaron la medida en su totalidad y en Semana Santa sólo se dejaron ver lazos blancos a título individual. La Agrupación de Hermandades, entonces presidida por Juan Villalba, echó para atrás la propuesta por el recelo causado.

En este 2015 las hermandades han decidido acudir al primer templo de la Diócesis en la próxima Semana Santa, algo que viene motivado por la negativa –tras informe de Icomos - a abrir la segunda puerta de la Catedral y facilitar así el cambio de la carrera oficial a este punto del Casco Histórico.

La ayuda económica de 12.000 euros que las hermandades prestarán a la Fundación Bangassou guarda relación directa con la retirada de la subvención que hasta este año aportaba el Ayuntamiento. Cada una de las seis cofradías que celebran su procesión en esta jornada entregará 2.000 euros.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Cinco cofradías del Jueves Santo también se unen para Bangassou

sevilla.abc

Cinco cofradías del Jueves Santo también se unen para Bangassou

Cena, Caído, Angustias, Gracia y Caridad donarán 1.500 euros que se unen a los 2.000 del Viernes

 

La reacción de las cofradías a la retirada de la ayuda del Ayuntamiento de Córdoba a la Fundación Bangassou sigue creciendo. En la mañana de este miércoles se conoció que las seis cofradías del Viernes Santo (Buena Muerte, Soledad, Expiración, Descendimiento, Dolores y Santo Sepulcro) habían decidido donar 2.000 euros y abrir así una iniciativa llamada Bangassou 12.000, para conseguir que las cofradías reuniesen el dinero que no saldría de las arcas públicas.

La Agrupación de Cofradías no tardó en animar a las demás a que se sumasen y las primeras en adherirse no han tardado en llegar. A última hora de este miércoles se han unido cinco cofradías del Jueves Santo: Cena, Caído, Caridad, Gracia y Angustias. Donarán una cantidad de 1.500 euros y también animan a las demás a que hagan lo mismo.

Agradecimiento

La idea es que la institución que respalda la labor del obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, en la República Centroafricana, pueda recibir fondos que compensen la pérdida, y por el momento se van sumando cofradías. Con la presencia de todas las hermandades de la Semana Santa se sumarían 12.000 euros, aunque no sería extraño que también lo hiciesen algunas corporaciones de gloria.

El gesto de las cofradías del Viernes Santo se ha agradecido desde laFundación Bangassou y también desde quienes se han sentidodesagradados por la actitud del Ayuntamiento de no colaborar con una entidad que desarrolla importantes proyectos de ayuda en uno de los países más pobres del mundo.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Cambia el sistema para asignar ayudas sociales

diariocordoba.com

Cambia el sistema para asignar ayudas sociales

Una parte del presupuesto se adjudicará por convocatoria pública. El PP critica que se queden fuera colectivos "por sectarismo político"

 

El Ayuntamiento de Córdoba cambiará a partir del 2016 el sistema empleado por el gobierno anterior para la asignación de subvenciones sociales y de cooperación. Según el concejal de Asuntos Sociales, Rafael del Castillo, el presupuesto del próximo año distingue dos tipos de entidades que podrán acceder a dichas ayudas por vías diferentes. De esta forma, una serie de colectivos, entre los que se encuentran, según figura en el borrador de presupuestos municipales, Cáritas, APDHA, Alzheimer San Rafael, Secretariado Gitano, Cruz Roja, Banco de Alimentos, Córdoba Acoge, Iemakaie, El Pedal o Prolibertas (comedor trinitario), recibirán el próximo año una asignación de forma directa mientras el resto deberán concurrir en una convocatoria pública con sus proyectos si quieren recibir una subvención. Según Del Castillo, "esta convocatoria saldrá en el primer trimestre del año con una partida de 103.000 euros para proyectos sociales y otra de 475.000 para subvenciones de cooperación". El objetivo municipal es "garantizar la igualdad de oportunidades de las entidades que opten a recibirlas". El fin último es que las ayudas directas queden reducidas a organizaciones con proyectos de interés para la ciudad relacionados con los servicios sociales comunitarios que actúen sobre sectores de la población en exclusión --o en riesgo de estarlo--, y/o que sirvan para paliar las desigualdades en derechos de unos cordobeses sobre otros por la zona en la que viven o por otras circunstancias. A diferencia de otros años, "el importe de las ayudas se adelantará a los colectivos una vez adjudicadas, que deberán justificar los gastos después y no al contrario, como se venía haciendo hasta ahora". En esta línea, el gobierno municipal recalca que "los presupuestos del próximo año contemplan un incremento del 34% en las partidas destinadas a subvenciones". El concejal de IU considera "muy importante recuperar la convocatoria de subvenciones para garantizar la igualdad de oportunidades" y cree que "es muy significativo que el PP la quitara".

El viceportavoz del grupo popular del Ayuntamiento, José María Bellido, criticó ayer la política de subvenciones del gobierno municipal porque consideran que dejan fuera "a colectivos por puro sectarismo político" y que no valoran la labor social de las oenegés "sino la cercanía al equipo de gobierno".

Por su parte, las cofradías del Viernes Santo anunciaron ayer su intención de donar 2.000 euros a la Fundación Bangassou, que deberá presentar un proyecto si quiere recibir una subvención municipal.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Las cofradías del Viernes Santo donarán los 12.000 euros a Bangassou

sevilla.abc

Las cofradías del Viernes Santo donarán los 12.000 euros a Bangassou

Las seis cofradías anuncian que intentarán cubrir el hueco de la aportación municipal suprimida

 

Frente a la retirada del Ayuntamiento, la actuación de la iniciativa privada. Las cofradías del Viernes Santo han acudido en ayuda de la Fundación Bangassou y donarán, entre todas, la cantidad inicial de 2.000 euros. El objetivo es que entre las seis corporaciones que forman parte de este día se consigan los 12.000 euros necesarios para la Fundación. Así, y bajo el nombre «Bangassou 12.000» las hermandades se han orquestado para apadrinar este proyecto con el que pretenden incentivar a sus hermanos para que aporten sus donaciones y que, entre todos, se pueda llegar a la cantidad citada.

Las hermandades lo han hecho público en la mañana de este miércoles, poco después de que ABC desvelara la retirada de la ayuda de 12.000 euros que otorgaba el Ayuntamiento. Con su aportación, pretenden cubrir el hueco que había dejado esta subvención, en una acción conjunta entre las hermandades de la Buena Muerte, Soledad, Expiración, Descendimiento, Dolores y Santo Sepulcro.

Las corporaciones lo han comunicado a la Agrupación de Cofradías de Córdoba y al resto de hermandades para que se sumen a las donaciones, y de esta forma testimonian el apoyo de la ciudad a Juan José Aguirre, obispo de Bangassou, y a la labor que realiza en la República Centroafricana, uno de los países más pobres del mundo. Cristaliza así una de las primeras inicativas de ayuda para una fundación que se ha ganado el respeto y la admiración de la sociedad.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Fundación Bangassou buscará los 12.000 euros tras el desaire municipal

sevilla.abc

La Fundación Bangassou buscará los 12.000 euros tras el desaire municipal

La entidad paga medicamentos y los viajes de médicos que acuden a África a operar gratis

 

«Cuando Dios cierra una puerta, abre una ventana». Eel presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre (hermano del presidente de honor y obispo de la diócesis centroafricana, Juan José Aguirre), aseguró ayer que buscará por sus propios medios lo 12.000 euros que el Consistorio reservaba de forma nominativa para realizar acción humanitaria en una de las zonas más pobres del planeta. El cogobierno de IU y PSOE han decidido retirar la partida.

La organización no es la única que se ha caído misteriosamente ni tampoco la única que está ligada a la Iglesia, aunque la fundación en sí misma sea una organización civil. La entidad sostiene que nunca ha tenido problemas en su tramitación ni su cobro.

El dinero municipal financia dos cuestiones. La primera es un envío de medicamentos que se adquieren a Farmamundi con el objetivo de nutrir a los dispensarios sanitarios que la diócesis tiene en la zona. La segunda, es pagar billetes de avión.

Cada año, la fundación realiza tres campañas en las que colaboran desinteresadamente médicos del hospital universitario Reina Sofía. Se realizan tres campañas anuales (una de cirugía y ginecología, otra de oftalmología y una tercera con expertos en traumatología y rehabilitación).

El dinero municipal sirve para pagar los traslados que se coordinan en los periodos de vacaciones de los doctores y enfermeras que participan voluntariamente en las expediciones. Cada viaje permite tratar a un centenar de personas que se desplazan desde puntos remotos para ser operados con garantías sanitarias. «Si no se pudiera hacer de esta manera,no recibirían este tratamiento», afirmó Aguirre. (Si quiere información sobre cómo colaborar con un donativo con la fundación, pulse en este enlace)

En la misma tesitura se encuentran organizaciones como Adevida o Red Madre. Esta última entidad, que trabaja con madres con escasas posibilidades económicas, asegura que el dinero que recibe (3.000 euros) ha permitido atender a 58 personas. Como consecuencia de esta retirada directa, la organización asegura que le será muy complicado mantener esta acción social.

«Lamentamos que el Ayuntamiento estime innecesarias las ayudas que hasta ahora se venían destinando a estas asociaciones cuyo único fin es ayudar a mejorar la vida de los cordobeses más necesitados y en situaciones precarias», explicó la presidenta de Red Madre, Isabel Ávila Zaragoza.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Turrón con sabor a Papa Francisco

periodistadigital.com

Turrón con sabor a Papa Francisco

"Este año el mejor regalo de Navidad que hemos recibido en Centroáfrica ha sido el Papa"

 

"Se pateó el campo de desplazados de arriba a abajo. Creo que tocó a más de 400 personas, la mayoría niños"

 

 Llegó como un ángel blanco con zapatos negros y gastados y, con solo su estar, sonreír y acariciar, hizo saltar de un plumazo los negros augurios que pronosticaban una visita saboteada y rota

 

El Papa y Aguirre

 

Primera de las fotos del Papa en Bangui

(Juan José Aguirre, obispo de Bangassou).- Este año el mejor regalo de Navidad que hemos recibido en Centroáfrica ha sido el Papa Francisco. El eco de su visita todavía resuena en nuestros oídos. Llegó como un ángel blanco con zapatos negros y gastados y, con solo su estar, sonreír y acariciar, hizo saltar de un plumazo los negros augurios que pronosticaban una visita saboteada y rota.

Cuando acarició a su niño, una madre se echó a llorar de emoción. El de la foto de abajo es de un campo de desplazados que visitó justo después de la acogida ritual con fanfarrias en el palacio presidencial.

Del abrazo de ministros y funcionarios (también ellos muy felices con su visita) se marchó al otro extremo: a la dura vida del día a día, del sobrevivir con menos que nada en un campo de gentes en donde todos lo habían perdido todo.

Cuando vieron al Papa paseando junto a ellos, buscándolos incluso para poder acariciar sus cabezas apenas trenzadas al estilo africano, sintieron que no lo habían perdido todo, porque tenían sonrisas a raudales por sentirse bendecidos con la sola experiencia de las yemas de sus dedos.

 

 

El Papa Francisco se pateó el campo de desplazados de arriba a abajo. Creo que tocó a más de 400 personas, la mayoría niños. Bajo un sol de plomo porque era ya medio día. Sonrió a las madres, acarició los niños, con el mismo cariño que acabará acariciando el niño Jesús de su Belén en Santa Marta.

Los niños que el Papa Francisco tocó en Bangui, sin mediar palabra, justo con un intercambio de miradas cómplices, era ya un deseo de Feliz Navidad.

 

 

Luego se acercó a acariciar a aquella mujer en el pediátrico de Bangui. Podría haber sido en el "Buen Samaritano" en Bangassou, tantas veces hemos visto esa escena repetida.

Esa mujer, que todo el mundo vino a saludar al día siguiente porque la habían visto en la prensa junto al Papa, es, junto al niño, el segundo símbolo de nuestra navidad. ¡Feliz navidad a todos los amigos de la Fundación Bangassou!

Algunos creyeron que era un niño. Si nos fijamos, es una mujer de 25-30 años, de 35-40 kilos de peso corporal, con una enfermedad en fase terminal, seguramente Sida, sobre abiertos los ojos, menguados sus pechos, como vaciada de vísceras, reducida a un amasijo de huesos y humanidad... Papa Francisco le coge la mano, luego alarga la otra hacia su frente...

Ella mira a la cruz como desangelada y él baja la mirada pudoroso al encontrarse junto a un misterio. El misterio del sufrimiento llevado a límites fuera de lo normal, una serie interminable de píldoras amargas que han llevado a esa joven a ese extremo de desamparo...

 

 

Finalmente, aparezco en otra foto junto al Papa. Después del campamento de desplazados, quiso encontrar a los 10 obispos de Centroáfrica. Nos saludó uno a uno. Yo le hablé en español mientras que el Nuncio traducía en francés para los otros obispos.

Le hablé de Bangassou, de los peregrinos que han hecho tres días de camión por pistas llenas de violentos para venir a verlo y de que después nos tocaba la vuelta. Pero que todo era poco por el placer de oír su mensaje y ver sus gestos de coraje que buscan la fraternidad en una sociedad huérfana de guiños de amor.

Me dijo que estaba impresionado de ver que 2.800 jóvenes scouts habían hecho como "un muro" para que nadie entrara por donde su coche iba a pasar. ¡Los jóvenes de Bangui protegiendo al Papa Francisco! Feliz Navidad a todos y próspero año 2016....

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

El Ayuntamiento también rompe con la Fundación Bangassou

sevilla.abc

El Ayuntamiento también rompe con la Fundación Bangassou

La entidad que coopera con Monseñor Aguirre no percibirá los 12.000 euros que tenía cada año

 

El obispo y misionero cordobés, en la diócesis de Bangassou - ABC

RAFAEL RUIZ Córdoba21/12/2015 20:20h - Actualizado: 23/12/2015 12:58h.Guardado en:

El Ayuntamiento de Córdoba ha aumentado las partidas a cooperación al desarrollo para 2016, cosa que es verdaderamente loable, pero la vez ha tomado una de esas decisiones que hacen rechinar los dientes. No tanto por lo que cuestan, que es muy poco, como por lo que significan, que es mucho. El presupuesto del Consistorio para el ejercicio próximo asegura que la cantidad que el gobierno municipal dedicaba a colaborar de forma permanente con la Fundación Bangassou se ha acabado. Los 12.000 euros anuales que el Consistorio reservaba para colaborar con una de las entidades más arraigadas en llevar recursos a los más pobres de los pobres de la tierra resulta que ya no aparece en los listados municipales. El Consistorio tendrá más de un millón de euros en cooperación al desarrollo, con un incremento muy relevante. Aún así, no habrá ni un euro nominativo, garantizado, para la organización formada por el obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, y un grupo muy activo de colaboradores.

Si se consultan las páginas de cualquier periódico, es habitual ver que organiza actividades solidarias, de recaudación de fondos, y que firma multitud de acuerdos para llevar material de primera necesidad y asistencia médica a la República Centroafricana. El país es de los diez más pobres del continente africano y su índice de desarrollo humano lo coloca en el antepenúltimo lugar de los 187 funcionales y fallidos en los que se divide el planeta. Es, además, una zona de guerra. El Papa Francisco visitó recientemente el país y la diócesis que dirige el obispo cordobés en un viaje que ha tenido resonancia mundial.

Da mucho de sí

El Ayuntamiento decidió, en la anterior corporación, dotar de estabilidad a la que era una colaboración esporádica. El equipo de gobierno del PP decidió fijar una cuantía anual, periódica, de 12.000 euros que, en manos de la organización no gubernamental, da mucho de sí por las enormes carencias que tiene el país. Esa es la partida que se ha eliminado para este ejercicio.

La entidad que coopera con el obispo cordobés tiene un gran arraigo en la ciudad

El gobierno municipal no puede alegar que ha optado por un modelo competitivo de ayudas de cooperación. En el listado de programas a desarrollar sigue habiendo un número de entidades que van a recibir recursos sin competir con nadie. Lo hará Ideas (Comercio Justo), Córdoba Solidaria, Amigos de los Niños y las Niñas Saharauis, Anida (acogida de niños bielorrusos), Tierra de Hombres (una entidad de atención a las zonas pobres de África), la Cátedra de Cooperación de la Universidad de Córdoba o la Asociación Educativa Barbiana (que desarrolla una plataforma de solidaridad en los institutos de Secundaria). De hecho, la mayor de estas entidades recibían mucho más dinero que la fundación Bangassou.

 

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Paz llama a la solidaridad de sus hermanos

sevilla.abc

 

La Paz llama a la solidaridad de sus hermanos

 

La hermandad de la Paz y Esperanza ha lanzado una nueva campaña relacionada con su obra social a la que ha denominado «Pon tu mano». Bajo la supervisión de la Diputación de Caridad, la corporación capuchina ha preparado distintas acciones, junto con el grupo joven, para recaudar fondos y recoger juguetes y alimentos no perecederos en favor de los más necesitados.

Además de esta colecta de alimentos, la cofradía ha procedido a la apertura de un número de cuenta cuyos fondos serán destinados a distintas entidades con las que colabora la corporación a lo largo del año, como laAsociación Española Contra el Cáncer, Cáritas parroquial, la Fundación Bangassou y Adevida, a quien atiende de forma especial el Grupo Joven con su campaña de recogida de leche y alimentos infantiles.

De esta forma, las personas que estén interesadas en colaborar con ladonación de comida, podrán hacerlo todos los martes del 20.30 a 22.00 horas en la casa de hermandad de la corporación. Además, la cofradía está organizando un concierto con fines caritativos para el 18 de diciembre, festividad de la Esperanza, a lo que hay que sumar un ensayo solidario y la recogida de alimentos no perecederos que se realizará en el reparto de papeletas de sitio.

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

La Fundación Bangassou envía dos contenedores de ayuda humanitaria a la diócesis de Juan José Aguirre

cordobahoy.es

La Fundación Bangassou envía dos contenedores de ayuda humanitaria a la diócesis de Juan José Aguirre

El obispo cordobés había solicitado que se los remitieran antes para evitar la temporada de lluvias en el país africano

La Fundación Bangassou acaba de remitir dos contenedores de ayuda humanitaria a la República Centroafricana para paliar en parte las grandes necesidades y falta de productos de primera necesidad que hay tanto en el país como en la Diócesis de Bangassou, a donde va destinado realmente el material y que dirige el obispo cordobés Juan José Aguirre.

Según una misiva remitida a los miembros de la Fundación por su presidente y hermano del prelado, Miguel Aguirre, el pasado día 7 se congregaron desde muy temprano "numerosos amigos" en la nave de este organismo del polígono de Las Quemadas para ayudar en unas labores que si bien se iniciaron a las ocho de la mañana con unos churros con chocolate que expiraron en apenas una hora, pudieron rematarse a las 16,30 horas con la "degustación de unos magníficos bocadillos de Bocadi que hicieron las delicias de todos los asistentes, incluidos de los conductores de los camiones que no daban crédito a la cantidad de cosas que habíamos conseguido meter y que nos felicitaron por ello".

Entre el material recogido hay unos 15.000 kilos de productos de Hero recogidos en Salamanca por la empresa CBS, además de material deportivo, alimentación imperecedera, folios, máquinas de coser a pedales, material escolar, jabón, champú y habón para ropa procedentes desde lugares tan dispares como Murcia, Jaén, Madrid, País Vasco o León.

Este año el envío se ha tenido que adelantar, ya que el propio Juan José Aguirre necesitaba contar con todo ese material en enero, a fin de evitar la temporada de lluvias en aquel país africano que deja impracticables las carreteras, además de poder preparar con tiempo la visita del Papa Francisco a su diócesis prevista pare este mismo mes.

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Camino hacia Bangassou

diariocordoba.com

Camino hacia Bangassou

Dos contenedores con ayuda humanitaria, preparados durante meses por decenas de voluntarios, viajan ya con destino a la empobrecida región de la República Centroafricana, donde ejerce su misión solidaria el obispo cordobés Juan José Aguirre

 

Han sido meses de preparación, pero ya están viajando camino de Bangassou dos contenedores gigantes cargados con 40.000 kilos de artículos y alimentos de primera necesidad que esperan ansiosos los habitantes de Bangassou, región de la empobrecida República Centroafricana donde ejerce su misión el obispo cordobés Juan José Aguirre. El presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, señaló que en los contenedores van "15.000 kilos de leche en polvo donada por HERO; mil litros de aceite regalados por la finca Duernas de Santa Cruz; varias placas solares con batería; colchones; alimentos (legumbres, arroz, pasta, entre otros productos); material escolar; dos frigoríficos y un congelador; dos coches (para ir reponiendo poco a poco todos los que robaron la guerrilla Seleka en el ataque de hace varios años); cocinas de leña; ropa; calzado; medicamentos y numeroso material sanitario, con el objetivo de poder reactivar los campamentos quirúrgicos y que para el 2016 profesionales sanitarios puedan ir a operar allí en misiones solidarias".

"Los contenedores está previsto que lleguen para febrero, si no se produce ningún contratiempo", añadió Aguirre. Por otro lado, el presidente de la Fundación Bangassou recordó que "para final de este mes se espera la visita del Papa Francisco a República Centroafricana, por lo que ya están allí con todos los preparativos".

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Esclavos

cristianismeijusticia.net

Esclavos

Mons. Juan José Aguirre. De “usar y tirar”. Un concepto casi desconocido en grandes partes del continente africano es hoy allí moneda corriente. Pero no estoy hablando de un objeto que se puede barrer o quitar de en medio como algo inservible, inútil, engorroso o molesto. Se trata de seres humanos. De personas del siglo XXI que son vendidas como esclavas. Personas de carne y hueso son tratadas como amasijos de carne, de usar y tirar o de reciclar vendiéndoselos a otros. Una trata de seres humanos, carne de cañón bien etiquetada para el mercado, niñas jóvenes para recreo de gente sin escrúpulos en el Golfo Pérsico que bajo la publicidad de países punta de lanza en camisetas del Madrid, del PSG o de la Fórmula 1 esconden unas bajezas podridas hasta el límite de lo inhumano.

Ser esclavo hoy está tan de moda como lo fue en la antigüedad. Leíamos en estos días que el mal llamado Ejército islámico (hay millones de musulmanes tolerantes en el mundo que rechazan la violencia yihadista), el ISIS, ha raptado más 200 personas (y asesinado a otras tantas) para pedir un rescate o para venderlos como esclavos en los alrededores  de la ciudad de Ohms. El Boko Haram tiene en su cosecha más de 700 asesinatos. De aquellas 200 muchachas estudiantes raptadas, apenas se escaparon 40.

Las demás han desaparecido. O las han matado o las han vendido como esclavas. Muchas, igual estarán en un harem del Golfo Pérsico al estilo de las esclavas de sus antepasados en el imperio califal cordobés. Desde las áridas estepas de Palmira, el DAES juega con las vidas humanas o se quedan con jóvenes indefensas como esclavas sexuales para goce de aquellos “mártires de pacotilla”. Desde los miles de esclavos y esclavas secuestrados por los perros rabiosos de DAES en Siria cuyos padres de la secta Yazidi han huido a las montañas, hasta las azules aguas del Mediterráneo en una patera sobrecargada, amasijo de sombras que huyen, a merced del mar y sus caprichos. Estos huyen de la esclavitud pero son esclavos de la ruleta que los lleve a buen puerto, a salvamento marítimo o al camposanto improvisado en los fondos marinos. Se juegan la vida a una carta. Y la de su familia. Es la esclavitud de la fortuna. Convertirse en esclavos pende de un hilo en una serie de calamidades que han llovido sobre sus cabezas.

Luego lleva lo que algunos llaman el “flujo demográfico”. Para subir a una patera, muchas africanas han debido ser esclavas sexuales de los traficantes. Otros llegan a España, Grecia o Italia en donde empieza otra carrera por la vida: la de quedarse fuera de las zonas calientes, la de encontrar un sitio donde vivir en paz, la de los papeles, la de buscar un medio para llegar a Francia, o a Calais para mirar a Inglaterra, o a los países nórdicos, donde vivir en la calle siempre será mejor que quedarse a ver venir la apisonadora asesina del DAES o del ISIS. El flujo migratorio toca sobre todo a países africanos o a Turquía. En mi diócesis tenemos un campo de 3.000 refugiados del Congo que hemos acogido, alojado y dado un terreno para sembrar y comer. Llegaron sin papeles y nadie se los pidió. Muchos países africanos reciben cientos de miles de refugiados. En Italia parecen haber entrado 52.000 en 2015. En África estoy hablando de cientos de miles. Huyen de un drama que  a veces comprendemos sólo a medias.

Recuerdo a una mujer protestante de Obo, al este de Bangassou, en Centroáfrica. Se llama Olive. Deterioró su vida, su salud física y mental, su familia, su honor, su credibilidad el día en que la LRA (Armada de Resistencia del Señor del miserable Joseph Kony) la secuestró y se la llevó esclava a la selva. Por tres años fue esclava de un comandante que  mancilló sus veinte años, la ultrajó pisoteándola, la violó, la prestó como puta gratis a sus compañeros de tropa, la torturó echándole encima gotitas de fuego de una bolsa de plástico que hacía arder sobre ella cuando una orden suya era mal comprendida o una mancha en su camisa delataba que su trabajo como sirvienta no era hecho con  inmaculada delicadeza. Olive me contaba como ese hacer inmaculado de las horas áridas del día se convertía en tórrido asco cuando su “protector” llegaba borracho al campamento, la violaba y luego la quemaba con emponzoñadas gotas de plástico. La fragilidad de Olive destacaba sobre la brutalidad de aquel pervertido. Sus manos vacías hablaban de su horror frente al arsenal de aquel vándalo vestido con traje de camuflaje. Olive vivió aquel espanto tres años, hasta que, en una escaramuza afortunada, huyó del campamento con una decena de cuerpos macilentos, jóvenes convertidos en adultos abruptamente, mujeres con niños en los brazos, todos esclavos modernos en el mundo virtual de alta tecnología. Olive nunca podrá huir del drama que vivió en la selva de Obo. No tiene medios. Vive con medio euro al día.

Entre docenas de casos vividos en primera persona recuerdo otro del 2002. Se trata de un muchacho atlético, fuerte, que tenía 14 años y era de Rafai, diócesis de Bangassou. Se perdió en la selva cuando cazaba ratas palmistas con sus amigos. A los tres días lo encontró un grupo de cazadores furtivos sudaneses que lo alimentaron y se lo llevaron en la grupa de uno de sus asnos. A los tres meses, el destino lo llevó a una ciudad del centro del Sudán en donde los furtivos lo vendieron a unos comerciantes de Jartum, la capital. Allí lo volvieron a vender en una subasta de esclavos, lo compró una familia que lo revendió más tarde. Su vida se convirtió en una espiral de pujas y vejaciones, en un objeto desechable dentro de las costumbres de familias tradicionales sudanesas. Cuando tres años después, una ONG inglesa lo descubrió y habló con él, se recordó de cuatro palabras en francés y en zande, su lengua natal y de Bangassou su región. A través de los Combonianos de Jartum, contactaron conmigo. Esta ONG lo recompró y lo embarcó para Centroáfrica donde yo mismo lo recibí en el aeropuerto de Bangui y lo llevé hasta su familia, 800 kilómetros en la selva, que lo  acogió con extraordinaria alegría, perpleja por increíble, el mismo Michel por quien habían hecho los funerales tres años antes.

Esclavos de la antigüedad y esclavos del hombre moderno. Estamos viviendo la repetición de aquello que ya ocurrió en  muchos momentos de la historia. La de hoy, en el Mediterráneo, en Ceuta, en Calais o en Lampedusa, es otra página manchada de la historia. ¿Vamos a quedarnos de brazos cruzados? En aquellos momentos, siempre hubo hombres lúcidos, carismáticos. Héroes de la humanidad que supieron reaccionar con feroz energía y amor sin límites. Desde San Pablo y su historia de Onésimo y Filemón hasta San Pedro Claver o San Junípero Serra (que será canonizado por el Papa Francisco en Washington el próximo 23 de septiembre), no todo el mundo se quedó indiferente.

Hay reacciones extraordinarias, como la del arzobispo de Tánger, Mons. Santiago Agrelo, que escribió en defensa de los derechos de estos “extranjeros” a los que el Evangelio nos dice claramente, en el texto del juicio final de Mateo 25, que tenemos que acoger, sobre todo sabiendo que miles de ellos están huyendo de una muerte segura. Con efecto llamada o sin él. Países como Grecia, Italia o España están haciendo frente al problema como mejor pueden, pero muchas veces están desbordados. La Unión Europea no dice nada por no mojarse, creo yo. Y la Iglesia católica, nuestras comunidades religiosas, me parece ver un alzarse de hombros como pensando “esto no me toca”, “estos dramas no van conmigo”, o “estos indeseables no entran en mi evangelio, mejor que la policía los vuelva a echar al otro lado de la frontera”. Mirar y ver qué pasa, desde la orilla. El silencio nos hace cómplices de los esclavistas. Ojalá que surjan nuevos Juníperos o Pedro Claver, capaces de mirar desde el evangelio y actuar, de empatizar con los últimos de la cadena y desbordar de compasión por estos esclavos modernos. No vaya a ser que el mayor asesino en serie hoy día en nuestro planeta no sea la pobreza, sino nuestra indiferencia.

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Monseñor Juan José Aguirre, misionero en Centroáfrica

domund.org

Monseñor Juan José Aguirre, misionero en Centroáfrica

Publicado por OMP España × 10/10/2015
Hemos construido casas de esperanza para acoger a ancianos
 
Misionero de la misericordia español en Centroáfrica
 

 

JUAN JOSÉ AGUIRRE ES MISIONERO COMBONIANO Y OBISPO DE BANGASSOU EN SU VIDA HA TENIDO MIL OPORTUNIDADES PARA PRACTICAR LA MISERICORDIA DE ALOJAR AL QUE NO TIENE CASA Y NO LAS HA DEJADO PASAR.

 
"En la diócesis de Bangassou y en el vecino Congo democrático, encontramos ancianos y ancianas, muchos con demencia senil, que, sin poder defenderse, son acusados de brujería. Normalmente son elegidos con ese sanbenito los que no pueden defenderse, los que no tienen familia, los que han perdido la noción de la realidad por la demencia senil.
 
La diócesis de Bangassou, en colaboración con una parroquia de Antequera, ha construido 4 casas de la Esperanza, donde estos ancianos pueden encontrar un sitio donde no son agredidos, donde tienen una veranda donde sentarse tranquilamente, comida y cama, cariño y ternura, atención sanitaria..., acompañados por una monja congoleña que está con ellos 7 días a la semana y 24 horas al día. En estas casas cuidamos a los ancianos les damos protección y cariño.
 

 

Os deseo a todos que este #Domund os enseñe a poner en práctica la misericordia allá donde tengáis oportunidad".
 
 

Bangassou ya prepara el envío de los contenedores solidarios

eldiadecordoba.es

Bangassou ya prepara el envío de los contenedores solidarios

Hasta 50.000 kilos de material partirán hacia la República Centroafricana el 7 de noviembre

M. CASTRO | ACTUALIZADO 17.09.2015 - 01:00

 

 

La Fundación Bangassou sigue sumando en solidaridad. Y ya van once años. La organización religiosa ha comenzado la recogida del material que envía cada año a la República Centroafricana. Se trata de dos contenedores solidarios con hasta 50.000 kilos de material. Colchones, material deportivo, arroz, habichuelas, garbanzos, material escolar, champú, gel, bicicletas y hasta placas solares. A todo esto se suma la aportación de la Fábrica Hero con 15.000 litros de leche en polvo. Este año también se enviarán máquinas de coser para promover un taller de costura entre las mujeres sin estudios. 

El hermano de monseñor Juan José Aguirre y presidente de la Fundación Bangassou, Miguel Aguirre, destacó a El Día la gran acogida de esta iniciativa entre los cordobeses. "Necesitamos muchas manos pero la gente viene encantada, repiten de otros años y traen a amigos y familiares", afirma el presidente. Hasta que se envíen los contenedores, el día 7 de noviembre, la Fundación reúne a sus voluntarios los miércoles (de 17:30 a 20:30) y sábados (de 9:30 a 14:00) para organizar los donativos. 


En la República Centroafricana los contenedores son recibidos como "los reyes magos". "He estado allí y lo he vivido de primera mano, la gente queda impactada", agrega Aguirre. Monseñor Juan José Aguirre es el encargado de repartir los materiales y comida entre la población. Así, el material se transporta a varios locales habilitados desde donde se reparte en función del producto. El Papa Francisco visitará a monseñor para conocer de primera mano la situación del país y ayudar a conquistar la paz los días 29 y 30 de noviembre. "Hay esperanza e ilusión", atestigua Aguirre.

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

"Los refugiados sirios que llegan a Europa son sólo la punta del iceberg"

diariocordoba.com

"Los refugiados sirios que llegan a Europa son sólo la punta del iceberg"

¿Qué importan más: los refugiados sirios que a diario están llegando al continente europeo, los millones de perseguidos en países africanos envueltos en conflictos bélicos que interesan muy poco al primer mundo o los que desde hace años intentan saltar la valla de Melilla, cruzar el Estrecho en patera o alcanzar la costas de Italia o Grecia? El obispo de Bangassou, el cordobés Juan José Aguirre, defiende que todos son importantes, tanto refugiados políticos como inmigrantes sin papeles, y deben recibir ayuda internacional para que puedan tener derecho a una vida digna. El refugiado político, según la Organización de Naciones Unidas (ONU), a diferencia de los inmigrantes indocumentados, tiene derecho a pedir asilo siempre y cuando pueda demostrar que proviene de un país en conflicto donde las circunstancias le obligan a buscar refugio fuera de sus fronteras. El obispo de Bangassou, antes de volver mañana a la República Centroafricana después de recuperarse en Córdoba de un tercer infarto que sufrió en mayo, analiza la crisis de los refugiados de Oriente Medio y la de Africa. También anuncia que el Papa Francisco visitará la República Centroafricana, el segundo país más pobre del mundo, los días 29 y 30 de noviembre. Aguirre lleva 35 años de misionero en esta nación y 17 años como obispo.

--La foto de un niño que murió ahogado frente a Turquía ha logrado por fin una condena casi mundial a la guerra de Siria.

--La imagen de ese niño sirio es espeluznante. Eso habrá ocurrido más veces pero ahora lo hemos conocido porque en esa zona hay actualmente mucha cobertura mediática. En República Centroafricana enterramos a niños que aparecen muertos y nadie se entera. En todo el mundo se condenan las horribles decapitaciones que miembros del ISIS realizan, por ejemplo, a periodistas. Pero como en Bangassou no hay prensa no ha podido verse lo que muchos hemos presenciado, degollar a personas por causas absurdas. Tampoco se da a conocer el secuestro de pequeños para convertirlos en niños soldados o el rapto de niñas para convertirlas en esclavas sexuales, sometiéndolas a todo tipo de vejaciones.

 

--En su opinión, ¿hay varios tipos de refugiados?

--Existen refugiados que escapan de un horror (guerra u otra desgracia), que huyen con parte de sus bienes o sólo con lo puesto. Los que tienen algún dinero aspiran a comprar un pasaporte para ir en patera u otro medio. A Europa están llegando unos 350.000 sirios, pero desde hace 3 años unos diez millones de sirios han escapado de su país. Y a quien se cuestiona que por qué los sirios no se marchan a otros países árabes y no a Europa no saben que Líbano ha acogido ya a 2,5 millones de huidos sirios y Turquía a unos 3 millones. La mayor parte de las migraciones que se producen en Oriente Medio y en Africa son internas. Los refugiados sirios y de otros países que llegan a Europa son sólo la punta del iceberg porque la mayor parte no tiene medios para ir mucho más lejos.

 

--¿Qué le parece la petición que ha hecho el Papa Francisco para que todas las parroquias acojan a refugiados?

--Excelente. El movimiento de solidaridad que ha surgido en Europa de tipo gubernamental y personal ante la llegada de refugiados sirios, afganos y de otros países es estupendo, aunque llega con tres años de retraso.

 

--¿Estados Unidos y Naciones Unidas se muestran demasiado pasivos ante el conflicto sirio?

--Estados Unidos actúa mucho por intereses económicos. El DAES (ejército islámico que quiere imponer un califato en el norte de Irak) controla los mayores pozos de petróleo de la zona. Estados Unidos le vende armas y el DAES petróleo para autofinanciarse. Por su parte, Arabia Saudí apoya a radicales que luego forman parte del ISIS. En el caso concreto de la República Centroafricana, vino una expedición de Estados Unidos para mediar en la guerra pero no llegó a actuar contra el LRA (Ejército de Resistencia del Señor), sino que se instaló en las vecinas Sudán y Congo para controlar la venta del coltán, un mineral muy escaso que se usa para alta tecnología, misiles y drones. Quien tiene el control del coltán lo tiene de las guerras. Por eso es tan importante.

 

--¿Sigue la República Centroafricana sumida en la ola violenta que comenzó en el 2013?

--Sí. Había previstas elecciones para final de año, pero será muy complicado que se celebren. Mientras, existe un gobierno de transición, pero no hay censos, fueron aniquilados. Cuando se produjo el ataque de los Seleka en marzo del 2013, que arrasó nuestra misión, nadie pudo tomar imágenes de ese horror, ni tampoco de la carnicería que los anti-balaka (otro grupo de mercenarios) perpetraron el 3 de diciembre del 2013 en la capital Bangui. Las balas me rozaron al salir de una reunión, pero pude ocultarme. Fue un infierno. La guerrilla mató ese día a unos 3.000 inocentes sin que hubiera testimonio gráfico de ello, cifra similar a las víctimas de las Torres Gemelas. Aquella jornada vi demasiados cadáveres, entre ellos no se me olvidarán los cuerpos sin vida de una madre y su hijo pequeño que, a pesar de estar cosidos a metralla y bañados en sangre, seguían cogidos de la mano. Si la imagen la hubiera captado un fotógrafo hubiera dado un toque de atención al mundo de la espiral de violencia que asola la República Centroafricana. En las fronteras del Chad, Congo y del Camerún hay unos 600.000 refugiados de República Centroafricana, mayormente musulmanes moderados, que huyen del horror. En el mundo hay millones de musulmanes moderados que no están de acuerdo con la violencia.

 

--Su salud ha empeorado. ¿Se plantea dejar Bangassou?

--Por ahora no, porque el Señor me quiere allí. Pero me tengo que cuidar, porque con 9 muelles en el corazón no sé si podría aguantar un cuarto infarto. Lo que no quiero es ser una carga. Al Vaticano le he pedido disponer de un obispo auxiliar que asuma gran parte de mi responsabilidad. En los cuatro meses que ha durado mi recuperación el vicario episcopal ha estado a cargo de la misión. Soy el obispo pero allí hay responsables de cada uno de los proyectos. Ya hemos conseguido recuperar mucho de lo destruido. Tenemos 13 escuelas (2 de ellas se pondrán pronto en marcha en la selva), para unos 8.000 alumnos; centro de enfermos terminales de sida, que atiende a unos 1.000 pacientes; la maternidad, con 20 camas, o la Casa de la Esperanza, para abuelos seniles acusados de brujería. También está la leprosería y la clínica de pediatría, que incluye un proyecto de seguimiento de niños desnutridos con la ayuda de la empresa Hero, que nos regala cada año unas 8.000 toneladas de leche en polvo. Una religiosa se encarga de repartir la leche entre los niños que están por la selva. Por su parte, contamos con la cooperativa de las abuelas; centro de fomento para recuperar a los niños soldado y otro de costura y sastrería para darle una nueva vida a niñas y jóvenes que han sido secuestradas por los rebeldes para usarlas como esclavas sexuales. También hay un laico que se encarga de coordinar a los albañiles y está en proyecto construir dos iglesias nuevas.

 

--¿Con qué financiación han contado?

--Con lo recaudado por la Fundación Bangassou y la ayuda de Manos Unidas, Ayuda a la Iglesia Necesitada, Orden de Malta, los misioneros combonianos, una aportación muy significativa del Vaticano, entre otros.

 

--¿Qué espera de la próxima visita del Papa Francisco?

--Quisiéramos que su visita sirva para poner fin a la situación de violencia. Primero el Papa visitará a las autoridades del gobierno de transición en Bangui. Que Francisco haya aceptado dormir en la capital del país, teniendo en cuenta la situación tan convulsa que existe, demuestra que tiene mucho coraje. Y luego tendrá lugar el encuentro con autoridades civiles y militares, que es muy importante porque el Papa no tiene pelos en la lengua y dirá lo que necesitamos para salir del conflicto. Celebrará el día 30 un encuentro con religiosos y seglares en una misa multitudinaria en el campo de fútbol de Bangui, donde también habrá representantes de otras religiones, que están esperando las palabras del Papa. Este estadio de fútbol lo construyeron los chinos a cambio de que República Centroafricana no apoyará a Taiwan en Naciones Unidas como país independiente, pero este campo se usa muy poco por la situación del país.

 

--La Fundación Bangassou ya está preparando los contenedores con ayuda humanitaria con destino a su misión.

--Sí, queremos adelantar este año la salida para que no lleguen en las épocas de lluvia, que los caminos están muy mal.

 

--Por ahora siguen sin poder organizarse expediciones de médicos a Bangassou por el clima bélico ¿no?

--Efectivamente. Ya llevan tres años sin poder ir. No podemos garantizar su seguridad.

 

--¿La vida está muy barata en esta nación de Africa?

--Sí. Se vive con menos de medio euro al día y la esperanza de vida al nacer es de 48 años.

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]

Juan José Aguirre: «El Papa demuestra valor porque va a un avispero»

larazon.es

Juan José Aguirre: «El Papa demuestra valor porque va a un avispero»

 

Juan José Aguirre (Córdoba, 1954) lleva 35 años en República Centroafricana, los últimos 15 como obispo de Bangassou. Se considera uno más de los 13.000 misioneros españoles repartidos por el mundo, aunque lleva a cabo su ministerio en una zona de alto riesgo. Bangassou, donde vive y trabaja, es hoy el único lugar pacificado del país, sumido en una guerra civil. Espera que la próxima visita del Papa Francisco ayude a resolver el conflicto y a devolverlo al foco informativo internacional.

–¿Qué supone para los centroafricanos esta visita papal?

–La gente va a recibir al Papa con una gran alegría. Sólo con su presencia ya aliviará el conflicto. Cuando hable, le escucharan todos: musulmanes, protestantes, católicos, sectas... Ojalá el Papa nos ayude a salir de la violencia y odio en el que está sumido el país. En tres años, hemos retrocedido diez en desarrollo.

–¿Qué país se va a encontrar el Pontífice?

–Un país dividido en tres. El norte está en manos de los seleka, musulmanes radicales; el oeste lo controlan los antibalaka, no musulmanes que luchan contra los seleka y que incluso atacan a musulmanes moderados. La capital, por su parte, está dividida en barrios. Allí es a donde va ir el Papa. Va a llegar a un avispero, pero tiene mucho valor. En cualquier caso, estará muy bien protegido por las fuerzas francesas y de los diferentes países enviados por la ONU. En la parte de Bangassou, musulmanes y no musulmanes vivimos en paz en más de año y medio.

–¿Escuchará los tiros de la noche de Bangui?

–Sin ninguna duda. En la capital hay tiros todas las noches, pero creo que la gente violenta y armada va a quedarse tranquila con la llegada del Papa. Es tal el respeto que se le tiene que va a haber calma. Va a haber bajada de armas para escuchar al Papa lo que tiene que decir. Necesitamos alguien que nos saque de esta situación y él puede hacerlo.

–¿Marcará esta visita el futuro del país centroafricano?

–Sí. El Papa se va a encontrar con las autoridades civiles y militares y luego va a ver a la gente más pobre, a la juventud, a los misioneros y terminará con una misa multitudinaria en Bangui con representación de todo el país. Esa misa puede tener una gran cantidad de gestos de reconciliación que desemboquen en un proceso que nos lleve hacia la paz.

-¿Pondrá el Papa a este país en el foco informativo mundial?

-Hay muchos países que intervienen en el país y mueven sus hilos; ojalá se produzca una foto a un gesto que ayude a sacarnos de donde estamos.

La foto del niño en la playa nos puso sobre la mesa el problema que se vive en Siria, cuando la guerra lleva nada menos que varios años.

Recuerdo el 5 de diciembre de 2013, cuando llegaron los antibalaka a la capital. Yo estaba allí. Me tuve que esconder en un barrio y esperar a que una tanqueta del ejército me llevara a la catedral. Sólo ese día murieron 3.000 personas pero pasó desapercibido. Desde el vehículo militar vi una imagen que si la hubiese fotografiado un periodista hubiese tenido el mismo efecto que la foto del niño en la playa. Vi a una mamá con un niño en el suelo delante de la puerta de la Parroquia Nuestra Señora de África y vi cómo aquella mamá había caído por una ráfaga de metralleta junto a su hijo, los dos en el suelo, con rigor mortis, los dos en un charco de sangre negra, los dos todavía cogidos de la mano. Hubiese sido un icono que hubiese despertado al mundo de su indiferencia. Centroáfrica tiene 600.000 refugiados en las frontera del Chad y del Congo, la mayor parte musulmanes moderados que huyen de los violentos. Supera en número a lo que sucede hoy en Europa, pero pasa desapercibido.

-¿Cómo han sido sus encuentro con Francisco para preparar el viaje?

- Te encuentras con el padre Jorge que se paseaba por las periferias de Buenos Aires. Esa cercanía te hace estar a gusto. Te escucha y al hablarle te das cuenta de que sabe de los problemas que tenemos. Ojalá nos ayude a salir del pozo en el que vivimos.

-Será un viaje intenso y con mucho trabajo para la iglesia local. ¿Cómo está de salud tras el infarto que sufrió en mayo?

-Tengo el corazón al 50%, por lo que debo tomarme las cosas con más calma. Espero que el Vaticano me nombre un obispo auxiliar para que pueda descargar en el parte de mi trabajo.

-¿No se ha planteado volver a España?

-Los misioneros somos los últimos en apagar la luz o, mejor dicho, nunca la apagamos del todo. Cuando llegaron los seleka a Bangassou, donde yo vivo, las ONG se fueron todas hacia la frontera. Nos quedamos allí sólo los misioneros y un chico suizo de Cruz Roja Internacional. Nos quedamos con la gente, que nos necesitaba.

-Toda esta labor y dedicación ha sido recogida por el cineasta Javier Santamaría en un documental titulado “El Corazón de África”.

-Javier vino para unas pocas semanas y se quedó conmigo cuatro meses. Todo lo que ayude a dar a conocer la realidad de la población que sufre en Centroáfrica y los proyectos que estamos llevando a cabo es muy positivo. Todo está en www.elcorazondeafrica.com

 

[Leer la noticia completa AQUÍ]
 

Juan José Aguirre: "El Papa dormirá en Centroáfrica: va a meterse en un avispero"

periodistadigital.com

"Francisco va a encontrarse un país tremendamente dividido y radicalizado"

Juan José Aguirre: "El Papa dormirá en Centroáfrica: va a meterse en un avispero"

"Aquel que viene a Europa tiene que ser acogido sin condiciones", afirma el obispo de Bangassou

 Eran niños de la calle, estaban desesperados y, de pronto, alguien les dio un kalashnikov; dispararon y se sintieron dioses.

(Jesús Bastante).- Juan José Aguirre es obispo de Bangassou, en Centroáfrica. El cineasta Javier Santamaría ha rodado gracias a su inspiración el documental El corazón de África, que saldrá a la luz a finales de año. Porque Juan José es un ejemplo de que "con la paz se llega a todo", como el Papa Francisco, que tras reclamar diálogo en otras partes del mundo pronto va a acercarse a los riesgos de ese continente al que, como al pez del proverbio, nunca se le ven las lágrimas cuando llora.

Javier, eres el direc